Alta Velocidad » Del 5 al 9 de julio de 1999 unas 600 personas participaron en la inauguración informal de la Legislatura, que incluyó un mitin de Aznar con Berlusconi y Martens

Del 5 al 9 de julio de 1999 unas 600 personas participaron en la inauguración informal de la Legislatura, que incluyó un mitin de Aznar con Berlusconi y Martens

Ignacio Martínez / Málaga

Francisco Correa, el empresario investigado por el juez Garzón por encabezar una presunta trama de corrupción, fue el organizador en la Costa del Sol de la reunión informal inaugural de los 225 diputados del Partido Popular Europeo en la Legislatura 1999-2004. La reunión se celebró en distintos puntos de la costa del 5 al 9 de julio de 1999 e incluyó un mitin el día 7, en el que participaron José María Aznar y Silvio Berlusconi. El secretario general del PPE era entonces Alejandro Agag, quien el 18 de junio dio una rueda de prensa en Málaga para explicar los pormenores de la reunión en compañía de Gerardo Galeote, portavoz de los eurodiputados españoles del PP en el Parlamento Europeo. Agag, que ya era con anterioridad secretario general del PPE, acababa además de ser elegido eurodiputado en la lista que encabezó Loyola de Palacio. Dejaría su escaño en la primavera de 2002, en vísperas de su boda con Ana Aznar Botella, que se celebró el 5 de septiembre. Correa era conocido por los dirigentes locales de Málaga, porque había intervenido a última hora en la organización de un acto del PPE en la campaña de las elecciones europeas y andaluzas de 1994. La organización en ese caso corrió a cargo del partido, pero a los dirigentes locales les irritaron sobremanera las interferencias de Correa. El asunto se comentó durante mucho tiempo. Esos roces se evitaron en el 99, porque Correa lo organizó entero: “Fue todo muy profesional y muy caro”, señalan varios de los asistentes. Un portavoz del PPE ha declarado a este diario que a estas reuniones de inicio de legislatura asisten los eurodiputados salientes y los entrantes, acompañados por sus parejas y una serie de ayudantes, lo que suele suponer movilizar durante varios días entre 600 y 700 personas. En estos encuentros se deciden los puestos relevantes del grupo y los candidatos a cargos institucionales en la Cámara. La reunión equivalente en 2004 se celebró en Budapest y la de este año está prevista en Atenas. Las facturas del encuentro de Málaga las pagó el grupo parlamentario del PP Europeo y no el Partido Popular español. Aunque el mismo portavoz ha señalado que los viajes se los organiza cada eurodiputado y después el Parlamento les reembolsa el gasto. A través de este portavoz, Galeote ha declarado que “probablemente conociera a Correa en aquel entonces”, pero que él no era un personaje importante, porque tenía el puesto 22 de la lista.

En el 99, cuando Agag y Galeote anunciaron la reunión de Málaga, estaban eufóricos. El grupo del PPE acababa de pasar a ser la primera fuerza del nuevo Parlamento Europeo, con 233 diputados, mientras los socialistas del PSE, que habían sido tradicionalmente el grupo más numeroso, bajaron hasta 180. Gerardo Galeote insistió reiteradamente en que su grupo estaba compuesto por “fuerzas centristas”. La euforia le impidió explicar que 69 de aquellos diputados centristas pertenecían a los conservadores británicos y a la formación italiana Forza Italia, de Berlusconi, dos organizaciones indiscutiblemente de derechas. Alejandro Agag, secretario general del PPE, había tenido un papel relevante en el paso de los diputados italianos a su formación.

El empresario encarcelado de Garzón acabó siendo testigo en la boda de Agag con Ana Aznar Botella, hija del presidente del Gobierno. En cuanto a Galeote, su padre tiene una antigua relación con Francisco Correa, que le llama familiarmente el abuelo. Hay documentados varios viajes a Miami de Correa y el dimisionario alcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, volando en gran clase. En uno de ellos, del 18 al 22 de abril de 2002, les acompañó José Galeote, que fue durante 12 años concejal del PP en Boadilla. En 2004 fue nombrado gerente en el Consorcio Deportivo y de Servicios de la zona noroeste, por los alcaldes del PP en Majadahonda, Pozuelo y Boadilla, Guillermo Ortega, Jesús Sepúlveda y Arturo González. José Galeote es también consejero de la empresa municipal de suelo y vivienda de Boadilla, cuyo gerente, el diputado del PP en la Asamblea de Madrid Alfonso Bosch, está siendo investigado por el juez Garzón en la trama de Correa.

Fuentes del PP apuntan que Javier Arenas, cuando llegó a la secretaría general en 1999, empezó a cuestionar que Correa fuese el organizador de todos los eventos del partido. Pedía más de un presupuesto y exigía una detallada relación de gastos. El inicio de la relación empresarial de este hombre con el Partido Popular se produjo a través de Francisco Cascos hacia 1994, según las mismas fuentes. A Arenas no le gustaba Correa y no lo disimulaba, por lo que el empresario empezó a tener dificultades con la organización nacional del partido. Sin embargo, su papel en la boda de Ana Aznar con Alejandro Agag le dio un prestigio indudable en la estructura periférica del PP y le procuró contratos fáciles. Él y sus hombres se hicieron imprescindibles en la infraestructura de la boda del Escorial: “Las consuegras estaban encantadas con Álvaro Pérez, el del bigote, tan malencarado con los simples mortales, como servicial con los jefes”, dice quien lo siguió de cerca en aquellos años. Su éxito social en la boda lo perdió. Verse de testigo de un enlace junto a Blair o Berlusconi es de vértigo. El mismo que le da ahora a todo el que ha tenido algo que ver con él en los últimos 15 años. También en Andalucía.

 (Publicado en los nueve diarios del Grupo Joly el 15 de febrero de 2009)