Presidentes intrusos

Ignacio Martínez | 3 de diciembre de 2012 a las 11:00

Los ex presidentes tienen un encanto especial. Quizá Aznar sea la excepción que confirma la regla. Por impostura: dice que sufre en silencio por España. Lo que es incierto. No por el sufrimiento, sino por su silencio, tan sonoro. Pregona su disgusto en todos los periódicos y en todas las televisiones sin reserva alguna. Es un asunto de negocios, tiene que vender sus memorias. El ex que menos se prodiga es Zapatero. Ayer, en el homenaje de su partido a Felipe González por el 30 aniversario de su primer gobierno, más Bambi que nunca, pidió a los socialistas lealtad, unidad y afectos. Enternecedor.
Podría darse una vuelta por Andalucía y oír cómo un joven sin autoridad, ni mérito conocido que no sea la intriga orgánica, compara con el tránsfuga Tamayo al alcalde más importante del PSOE en la región. Ni afecto, ni respeto. Ni nadie que llame la atención al neófito por su ligereza. Zapatero con su declaración se convierte en un intruso para los suyos. De hecho, el encanto de los ex presidentes no lleva aparejado que los actuales aparatos de sus partidos les hagan caso.

El propio Felipe González reclamó ayer a la organización que lideró durante más de dos décadas que recupere su vocación mayoritaria, o sea que gire a su derecha, que mire a la sociedad sin sectarismo y que promueva un cambio electoral para que haya listas abiertas. Otro intruso, que pone el dedo en la llaga de uno de los problemas internos de las fuerzas políticas. El ex presidente pretende que las peleas en los partidos no sean por el puesto que se ocupa en las listas. Y a éste no se le puede tildar de cándido.
Hay otros dirigentes políticos que aun estando en activo ocupan plaza de intruso en sus organizaciones. Por ejemplo, Duran Lleida en CiU. El presidente de Unión Democrática de Cataluña reconoció a su consejo nacional el sábado que había sido un error de la campaña electoral de la coalición primar la opción soberanista por encima de la crisis económica y la grave situación social. Duran está convencido de que la estrategia de la federación había dejado huérfanos a centenares de miles de catalanistas que no son independentistas.

De los ex presidentes de la Junta de Andalucía el más atrevido en los últimos tiempos es Rodríguez de la Borbolla, que mañana protagoniza un acto público en Sevilla en recuerdo de otro aniversario destacado: 35 años de la manifestación del 4 de diciembre de 1977 para exigir la autonomía para Andalucía. En la actualidad Borbolla echa de menos un liderazgo político en la región y explica que consiste en conseguir consensos más allá de las mayorías. Para ejercer un liderazgo real hay que tener consistencia personal e idea de a dónde se va, sostiene el ex presidente. Puede el lector adjudicarle destinatario a la frase. Es lo que se llama fuego amigo. Intruso. Aunque no estoy seguro de que Zapatero se refiriese a esto con lo del afecto.

Fatima Báñez, la tristeza del régimen

Ignacio Martínez | 2 de diciembre de 2012 a las 13:49

Fátima Báñez es insustituible en el Gobierno. Nadie es capaz de dar con cara más triste una mala noticia. Hasta tal punto que dan ganas de consolarla a ella, en vez de a los damnificados. Un servidor ha llegado a la conclusión de que Báñez es la tristeza del régimen. Está puesta ahí para poner cara de pena y generar la conmoción necesaria para que nadie reclame, por ejemplo, que el presidente del Gobierno en persona debiera explicar tras el Consejo de Ministros del viernes por qué rompía la última de sus promesas: lo último que tocaré serán las pensiones, había repetido. Bueno, pues estamos en lo último. Y como siempre que hay malas noticias, Báñez sale al rescate, y habla a la prensa al lado de la vicepresidenta. Santamaría se adorna en alguna explicación de fondo, pero el pésame a los afectados lo da Báñez, con su gesto triste insuperable, ya sea el abaratamiento del despido, ya sea el abaratamiento de las pensiones.
En tiempos pasados, tanto en la dictadura como en la democracia, solía haber un andaluz como sonrisa del régimen. Del egabrense José Solís a la malagueña Celia Villalobos un andaluz o andaluza dicharacheros siempre le han dado juego al Gobierno. Aquello podía molestar, por el estereotipo del andaluz grasioso y los patinazos de alguno o alguna. Pero es que ahora es peor. Los dos ministros que tienen el récord nacional de disgustos, el de las subidas de impuestos y recortes presupuestarios y la de la reforma laboral y recortes en las pensiones son el jiennense diputado por Sevilla Montoro y la onubense Báñez. Dos andaluces. En fin, no se sabe qué es peor.
El último incumplimiento de Rajoy es la bajaba real de las pensiones en capacidad de compra. La vida va a subir este año un 3%, pero las pensiones sólo aumentarán el año próximo un 2% para los seis millones y medio de beneficiarios que cobran menos de mil euros al mes y un punto para los dos millones largos que reciben más de mil euros. Báñez, que ya va teniendo estilo propio, empezó sus condolencias anticipando su compromiso hoy y mañana con los pensionistas, pidiéndoles tranquilidad y ofreciendo garantías. Y luego cortó por lo sano. Hay algo peor que el paro con dolor y las mentiras de los políticos. La tristeza.

Etiquetas:

De la Torre: “Un alcalde de Sevilla o de Málaga tiene difícil ser candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía”

Ignacio Martínez | 2 de diciembre de 2012 a las 13:22

Esta es parte de la entrevista con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que Javier Gómez y un servidor publicamos hoy en los nueve diarios del Grupo Joly

 

Lleva doce años en la Alcaldía de Málaga, ha ganado tres elecciones por mayoría absoluta y no descarta un cuarto intento. Francisco de la Torre (Málaga 1942) sostiene que el centralismo de la Junta de Andalucía es insostenible. Y habla de los equilibrios regionales, del PP y de los desafíos del futuro con la soltura de un verso suelto.
-¿Qué le parece el nuevo liderazgo regional en el PP de Andalucía? Se le atribuyen reticencias con Zoido.
-Es un malentendido. Hice unas declaraciones pensando que era lo que se había decidido, de que el suyo era un liderazgo temporal, hasta el congreso. No fue así y me adapté a las circunstancias al reconocer que podía, evidentemente con dificultades, compatibilizar ese liderazgo con la Alcaldía de Sevilla.
-¿Sin condiciones?
-He puesto alguna: ese liderazgo se va a ir consolidando en la medida en que Zoido tenga cada vez más componentes de reflexión regional; que el chip de lo regional sea más que el chip de lo local.
-¿Y eso lo ha hecho?
-Todavía le queda por hacer.
-¿Un alcalde de Sevilla o de Málaga sería un buen candidato a la Presidencia de la Junta?
-Lo tiene difícil. Pero se puede hacer ese esfuerzo y conseguirlo. Sin tener que perder por ello el fervor y el apoyo de sus conciudadanos, que pueden ver en ese ejercicio un motivo de prestigio para su propia ciudad. Pero tienen que aceptar que un líder regional tiene que tener ese compromiso, esa visión de equilibrio del conjunto.
-En Andalucía hay un sistema de ciudades más proporcionado que en Cataluña.
-El problema de Andalucía es que no se ha hecho la descentralización local. Estamos en una autonomía muy centralizada, donde no se ha dejado respirar a los ayuntamientos, no se les han traspasado competencias y financiación. Y gran parte del déficit público de este país está en esas centralizaciones brutales.
-¿La FAMP sirve para algo?
-Hasta ahora, para nada. Ya llevo año y pico alejado de la FAMP [Federación Andaluza de Municipios y Provincias], pero intenté sin éxito durante once años, en la mesa de concertación local con la Junta, que se produjera la descentralización. Propuse Málaga para una experiencia piloto. En un año o dos se podría haber hecho lo que proponía.
-¿Es una concesión de Zoido a Málaga que haya aparcado el estatuto de capitalidad para Sevilla?
-Me parece de sentido común que lo haga. Respecto a Málaga y también para el resto de Andalucía.
-¿Para 2015 debería estar despejado quién será el candidato del PP a la Junta? ¿Sería un fraude que Zoido se comprometa con Sevilla y se vaya un año después? 
-Si sigue avanzando en el liderazgo regional y no se descarta su candidatura a la Junta, el ciudadano lo va a saber cuando lleguen las municipales. No se podrá hablar de fraude. Si no hay ningún otro candidato a nivel regional, no hay que descartarlo; es una decisión muy personal del propio Juan Ignacio.
-Y también del partido. Hoy no está claro que Zoido quiera ser candidato y surgen otros nombres.
-Sobre eventuales alternativas creo que no es positivo opinar, por la cohesión del partido. Y si alguien lo está haciendo, no debería.
-El PP deberá resolver en algún momento este dilema; un adelanto electoral en la Junta le cogería en fuera de juego.
-Será un problema a plantearse si se altera el calendario, no hay por qué hacerlo con tanto tiempo. Hoy por hoy el candidato que hay, en potencia, es Zoido. No sé si él ha dicho claramente que va a serlo; pero tampoco ha dicho lo contrario.
-¿Fue una buena idea planear un AVE directo Sevilla-Málaga, que ha costado mucho dinero y no se ha terminado?
-Fue un empeño absurdo y un gasto innecesario, que se ha quedado a medio hacer. Yo defendía un baipás en Almodóvar del Río, que habría costado 60 millones de euros y el PSOE prometió para 1992, porque Málaga iba a ser el dormitorio hotelero de la Expo de Sevilla. Pero no se hizo. Habríamos resuelto además el AVE de Málaga a Madrid, que no llegó hasta 2007.
-Usted defiende el tren del litoral andaluz. Sin embargo, el Gobierno del PP apuesta por el eje central: Algeciras, Antequera, Madrid.
-Tengo la obligación de defender un ferrocarril por el litoral. En cercanías se ha hecho poco; no se reservó espacio en la ordenación del territorio, que se hizo muy tarde. Y en largo recorrido, no debería pasarnos en el ferrocarril lo que nos pasó con las autovías, que el plan 84-91 de Felipe González, de acuerdo con la Junta, dejó al litoral sin vertebrar. Motril no está conectada ni con Málaga, ni con Almería.
-Se lo impone como una misión.
-Es imprescindible para el desarrollo del litoral andaluz, que es uno de los mejores espacios del mundo, desde el punto de vista del clima, de paisaje y de posibilidades. Todo lo que defendemos de Málaga como un ecosistema de innovación, de cultura, de modernidad es extendible a ese litoral.
-Cada vez que habla de la universidad se interpreta como una crítica implícita a la de Málaga. La última vez hace unos días en Nueva York.
-Quiero para Málaga lo mejor y me gustaría que fuese de las mejores universidades de Europa. Pero hay que reconocer que nos queda camino por recorrer. Es buena la competencia, por eso me parece bien que vengan universidades privadas; mientras dé más calidad, mejor. Pero tampoco son ciertas las palabras que me atribuyen en Nueva York.
-¿Qué dijo?
-Respondía a una pregunta sobre los obstáculos hay para crear empleo en un sistema de innovación y hablé del sistema educativo, relacionado sobre todo con la etapa de secundaria. Y en España no tenemos un sistema de universidades competitivo como el de América.
-¿Hay una burbuja académica? Producimos muchos titulados en profesiones que no tienen salida en el mercado.
-Ha habido esa burbuja. El Gobierno actual está haciendo un esfuerzo por mejorar la Formación Profesional, por vincularla al aprendizaje en las empresas. Sería bueno equilibrar el prestigio de la FP con las posibilidades de la universidad.
-¿Cuántas universidades debería haber en Andalucía? ¿Hay sitio para 10 públicas y una privada?
-Son demasiadas. Creo que una cifra como cuatro o cinco habría sido suficiente. También podríamos haber organizado el sistema regional con reparto de especialidades entre las distintas ciudades.
-En la UMA sus palabras sentaron peor porque se hicieron en un foro internacional. ¿Málaga está por encima del nivel de su universidad?
-Vamos en paralelo. Pero la universidad tiene que ser locomotora y jugar un papel de liderazgo. Málaga sufre no haber tenido una universidad hasta el año 1972. Miras las estadísticas y en población con estudios superiores, hay diferencias a favor de Granada. Málaga tuvo menos oportunidades. No es sólo una cuestión de títulos; la universidad supone reflexión y análisis. Ha tardado demasiados años la Escuela de Arquitectura, que podía haber jugado un papel de contrapeso en los años del desarrollismo urbanístico.
-¿Qué le parece el plan del litoral de la Junta?
-Creo que hay que reservar el espacio litoral lo más posible. Entre otras cosas porque tendríamos más fácil hacer el ferrocarril costero. Pero hay que hacerlo con equilibrio; para que no sea negativo para una posible reactivación del sector.
-Los servicios de urbanismo de los ayuntamientos y la EPSA tienen miles de trabajadores que en este momento no tienen trabajo.
-Nuestra gente de Vivienda está más ocupada que la de la Junta y la EPSA. En diez años, en Málaga la EPSA ha hecho 36 viviendas y nosotros 5.000. Hacemos rehabilitación y ellos muy poquita.
-¿Las diputaciones son útiles?
-Han de servir para hacer eficaz la descentralización que nunca dejaré de reclamar. Y los municipios pequeños necesitarán a las diputaciones para ser el órgano cercano que haga lo que ellos no pueden hacer.
-¿España debería, como Monti en Italia, unificar los ayuntamientos de menos de mil habitantes?
-Eso no resolvería los problemas de este país y crearía muchos más. El gran problema es que el Estado de las autonomías se ha construido muy mal; no se han transferido a los ayuntamientos las políticas que hay que acercar a la gente, que nunca debían haber estado en el ámbito regional. Es un pecado mortal.
-¿Como cuáles?
-Vivienda, política social, política cultural, de igualdad, juventud…
-Sin embargo su partido sí quiere matar a las mancomunidades.
-Se han convertido en un elemento de gasto más allá de lo necesario y lo útil. Creo que se han desnaturalizado para colocar a unos y otros.
-Para colocar han servido todas las instituciones.
-Pero algunas más que otras.
-Curiosamente, la ausencia de una descentralización interior ha fomentado en Andalucía un mayor tribalismo local. Sevilla y Málaga se llevan peor que cuando empezó la autonomía…
-Pero por el hecho de que está allí la sede centralizadora, absorbente, ineficiente y derrochadora, de la autonomía. En los demás municipios no veo que haya una situación de tribalismo.

Etiquetas:

De la Torre: “Lo importante no es ser leal con el programa sino con la gente”

Ignacio Martínez | 2 de diciembre de 2012 a las 12:48

Esta es parte de la entrevista con el alcalde de Málaga que Javier Gómez y un servidor plublicamos hoy en los nueve periódicos del Grupo Joly.

-¿Qué siente del fiasco de la comisión de investigación de los eres falsos?
-Decepción. Era esperable, por su coalición con el PSOE, que IU iba a tener muy difícil hacer un papel frontal en contra. Por lo que hemos sabido, con una orden verbal de Empleo se habría evitado todo el fraude.
-¿El PP no ha sido maximalista? O implicaba a Griñán y Chaves o nada. La síntesis del presidente de la comisión era dura, aunque evitase la responsabilidad de los presidentes.
-Era difícil para el PP no darse por enterado de la responsabilidad que tenían y que se desprende de la declaración del interventor. Pero el trabajo de la comisión queda desdibujado sin las conclusiones.
-Al final, nadie es responsable.
-A la opinión pública le queda mal sabor de boca y la sensación de impunidad con la que actúa el Gobierno socialista andaluz.
-No es responsable ni Guerrero.
-Espero que los jueces compensen lo que ahora no se ha hecho.
-Las comisiones de investigación no sirven para mucho. 
-Es dudosa su eficacia.
-El resultado de esta ¿deteriora la imagen del PSOE?
-Cualquiera que hubiese sido el desenlace, deterioraba al PSOE. Lo peor es la sensación de que las instituciones democráticas no son capaces de poner un contrapeso a este tipo de desmanes.
-¿El PP no se está deteriorando también en el Gobierno central?
-Es inevitable cuando gobiernas en una situación de tanta dificultad y tienes tan poco margen. La clave está en trasmitir mensajes y hacer políticas de austeridad que deben ser para todos: administración pública y empresas privadas.
-¿Eso cómo se concretaría?
-La clave es transparencia y honestidad en el plano oficial y el privado. Si se habla con trasparencia es muy difícil que la otra parte no entienda. Hay que reducir salarios para ganar productividad al  inicio, y después mejorar la competitividad con más formación e innovación.
-Se le echa la culpa a Europa.
-Han faltado en el ámbito europeo y nacional líderes que explicasen que la moneda única significaba cumplir déficit, deuda e inflación. Pero también converger en educación, formación, en política fiscal y financiera. España ha perdido 20 puntos de competitividad desde que empezó el euro.
-No todo era burbuja inmobiliaria.  
-Había muchas burbujas, no sólo la inmobiliaria. Y al final, una burbuja nacional: la creencia de que estábamos en un paraíso gracias a la moneda única. El euro era importante, pero hacían falta más esfuerzos. Y no se convocó al país a esos esfuerzos por quien debía hacerlo.
-Transparente significa cumplir los programas. El PP ha hecho lo contrario de lo que prometió. Educación e innovación son dos de las partidas que más se han reducido.
-Lo más importante no es ser leal con el programa, sino leal con la gente; y tienes que hacer los esfuerzos para que el país vaya mejor. El PP no tenía los datos de déficit. Y la reducción del déficit provoca un grave malestar, y tienes que explicar mucho las razones.
-En 2011 el Estado se desvió tres décimas. El desfase se produjo en las autonomías, casi todas en manos del PP. Debían saber que su programa era inviable.
-Inviable, no. Podían pensar que era difícil. Sabíamos las dificultades para sacar a España adelante.
-Falta una unión fiscal en Europa, pero además hay una escasa afición a pagar impuestos en España. 
-Nos queda mucho por aprender sobre cumplimiento fiscal. No hemos hecho la convergencia con Europa. Es una asignatura pendiente.
-Los que tienen nómina son los únicos controlados. El rigor con grandes fortunas, profesionales liberales y grandes empresas es relativo.
-Con este Gobierno se ha intensificado la lucha contra el fraude. La conciencia fiscal es para todo el mundo, y efectivamente, sólo los que estamos en nómina estamos controlados. Al resto, sean pequeños o grandes, le falta sensibilidad.
-Con la amnistía han aflorado 150 millones de euros. Es ridículo.
-Lo de la amnistía es ridículo, estoy de acuerdo. Pero en la presión contra el fraude se está trabajando bien.

Etiquetas:

Los huevos fritos del Rey

Ignacio Martínez | 1 de diciembre de 2012 a las 9:23

San José de Madrid. Domingo 25, 14:30. El presidente del Gobierno pide a los periodistas que no le hablen de política el día en que se juega una de las partidas más difíciles de la joven democracia española; las elecciones catalanas. Rajoy había estado una hora con el Rey al que 48 horas antes habían realizado en esa clínica privada una complicada intervención de cadera. Tuvo un argumento para demostrar la buena salud del Monarca y, de camino, ofrecer un titular goloso a la prensa: el Rey había desayunado dos huevos fritos. Bingo. Media hora después, todos los telediarios adornaban sus crónicas con los huevos.

El Monarca hizo honor aquel día a las castizas aficiones de los borbones y pidió de desayuno la que podríamos considerar la comida nacional. Nos flagelamos constantemente con la idea de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, pero seamos sinceros, si se hace una encuesta entre el conjunto de la ciudadanía española sobre cuál es su plato favorito, los dos huevos con patatas ganan por goleada. Y habrá que convenir que se trata de una comida sencilla, adecuada para la humilde España de antaño y a la modesta España que propone para el futuro mi colega Enric Juliana.

Este ensayo, publicado por la editorial RBA, establece que la actual crisis económica no será un paréntesis en la historia de España, a pesar de que el discurso de los políticos juega con la metáfora tranquilizante de ese paréntesis. Juliana sostiene que España no regresará a las altas cotas de consumo, especulación y hedonismo de las últimas dos décadas. Y que en la nueva era este será definitivamente un país modesto.

La modestia que no siempre ha tenido buena acogida en el alma popular, pero ya ven que en materia gastronómica este pueblo no ha descarrilado. Lo que no indica que no haya habido burbuja en la materia: hemos visto surgir la tortilla de patatas líquida y las aceitunas líquidas, sin que se decretase que era alta traición. Pero las masas populares y la alta aristocracia han seguido fieles a los valores eternos, como la tortilla de patatas de toda la vida de dios. Afortunadamente el más moderno de nuestros chef andaluces, Dani García, que se encuentra estos días en Nueva York abriendo un restaurante con el genuino nombre de Manzanilla, ha adaptado con más estilo platos tradicionales como la papada de cerdo o el rabo de toro.

Rajoy dijo también a la salida del hospital que había hablado con el Rey de la vida misma. Ahora que preocupa tanto la marca España, los huevos fritos no son mala guarnición. Añadió el presidente que con don Juan Carlos no había hablado nada de política. ¿Semejante día y nada de política? No hay quien se crea esa cortina de humo. Si el infierno existe hay quien hace méritos. Con el estómago lleno.

Aquí no ha pasado nada

Ignacio Martínez | 28 de noviembre de 2012 a las 11:08

Habría que prohibir por ley las comisiones de investigación parlamentarias en este país. Son una farsa. Sin ir más lejos, ayer empezó una en Madrid sobre una fiesta en la que participaron decenas de miles de jóvenes en un establecimiento municipal, con mínimas medidas de seguridad y el doble del aforo permitido. Resultado: cuatro mujeres muertas y una gravemente herida. No piensa comparecer la empresa organizadora, ni la alcaldesa Botella, que estaba tan preocupada aquel fin de semana que se fue a un balneario en Portugal para calmarse. Eso sí, su vicealcalde dijo desde el minuto uno que el aforo se había respetado y se habían cumplido todas las normas. Una vergüenza.

La infamia nos toca de cerca. Debería ser un delito celebrar durante semanas, meses, reuniones para que después no haya ni siquiera una resolución, como ha pasado con la de los eres fraudulentos en el Parlamento andaluz, el caso de corrupción más grave de la autonomía andaluza del que el PSOE, en su arrogancia, piensa que sale indemne. Pero no. Nunca antes como hoy esta región habrá parecido sometida a un régimen semidemocrático, como cuando se vote en el pleno esta tarde la malograda resolución y salga rechazada. Al final no es responsable político ni Javier Guerrero, el más famoso ex director general de una autonomía española. Nadie es culpable, aquí no ha pasado nada. Al menos unos 25.000 millones de pesetas han tenido un innoble destino en ayudas a empresas amigas o a falsos beneficiarios de los eres. Pero ha sido sin querer.

El eterno partido gobernante está enajenado, cómodamente soportado por una red clientelar de personas, familias completas, colocadas con diligencia durante tres décadas en los más variados lugares a cargo del contribuyente. Es incapaz de la más mínima autocrítica. Se resistió en la pasada legislatura a crear la comisión de investigación de los eres, la admitió a la trágala porque fue condición sine qua non de IU para entrar en el Gobierno. Primero dijo que Griñán no comparecería, después que iría si lo pedía el Parlamento y finalmente el interesado no tuvo más remedio que mostrar su disposición.

El PSOE ha dinamitado el documento resumen preparado por el presidente de la comisión investigadora. No se entiende que alegara a 38 párrafos y votara en contra de otros 79 sobre los que no había mostrado objeción. Unan el empecinamiento del PP en señalar a Chaves y Griñán y el aburguesamiento de IU, y tendrán el desastre perfecto. Otra vergüenza. El mensaje que queda es sencillo: Guerrero es un héroe que era enviado a focos de graves conflictos, a apagar incendios. Y hacía muy bien los encargos, a plena satisfacción. No había problema de dinero, ¿quién se iba a fijar en las formas? Y sale limpio del Parlamento. Pero su partido, tocado. Semihundido en esta semidemocracia.

España respira aliviada

Ignacio Martínez | 27 de noviembre de 2012 a las 13:21

Mas quería una mayoría excepcional y ha sacado un fracaso excepcional. Pocos casos más clamorosos de ineptitud estratégica pueden encontrarse en el entorno próximo. Quizá la aventura de Álvarez Cascos en Asturias en marzo. O un referente francés. Jacques Chirac, que era un político simpático pero candoroso, ganó las presidenciales francesas en 1995 y como tenía una cómoda mayoría de derechas en la Asamblea Nacional no disolvió inmediatamente para aprovechar el tirón de la campaña presidencial. Encima convocó las elecciones en 1997, un año antes del final de legislatura, en un alarde de torpeza, que llevó al socialista Lionel Jospin al palacio de Matignon como nuevo primer ministro.

Es uno de los precedentes que tiene la disolución del Parlamento catalán por un presidente que tenía un cómodo gobierno de derechas apoyado por 62 diputados y reclamó una mayoría excepcional, para sacar 50. Artur Mas no tiene el estilo espontáneo de Chirac, es lo que en Andalucía se definiría como estirado. Tan engreído que se creyó que la riada humana que se manifestó el 11 de septiembre en Barcelona estaba toda allí por la independencia. El resultado es muy decepcionante para él. El director de La Vanguardia dijo en RNE la noche electoral que CiU tendrá que meter el proyecto soberanista en el cajón. Declaración relevante en boca del responsable de un medio que ha animado a este movimiento en los últimos meses.

Ayer el presidente de la Generalitat hizo de tripas corazón y convocó una rueda de prensa con Duran Lleida. Concretó que prefiere un gobierno de coalición, porque solo no tiene fuerza suficiente para apechugar con las deudas, los recortes y la triste realidad. Apunta a Esquerra y al PSC, con los que completaría unas mayorías muy distintas. Sigue empeñado, aunque sea de boquilla, en la consulta sobre el derecho a decidir. Pero la suma de escaños soberanistas en el Parlament ha bajado de 76 a 74, así que se podía haber ahorrado el viaje. Y de las diez elecciones autonómicas que ha habido en Cataluña desde 1980 la suma de CiU y ERC ha sido en cinco ocasiones superior a la que tienen ahora. Además, los votos que sacaron el domingo suman el 30,5% del censo llamado a las urnas.

El resto de las fuerzas han tenido resultados muy dispares. Los socialistas, el peor de su historia en unas autonómicas catalanas. El PP el más alto. Esquerra ha igualado su segundo mejor resultado de la serie, pero superado todavía por Carod en 2003, con 23 escaños. IC también logra su mayor número de diputados, si se exceptúa a su antecesor, el PSUC, que tuvo 25 en 1980. Y Ciudadanos, un partido fundado por intelectuales antinacionalistas, en tres citas con las urnas se ha consolidado definitivamente. Cataluña ha votado de manera muy plural, como suele; con sentido común. Y España respira aliviada.

A la calle, que ya es hora

Ignacio Martínez | 26 de noviembre de 2012 a las 12:23

No sé si fue un millón de personas a manifestarse en la Diada, pero en todo caso fue mucha gente. El independentismo se apuntó el tanto, aunque en gran parte eran ciudadanos que querían mostrar su disgusto con la situación de crisis, paro y desesperanza que se vive en España y buena parte de la Europa del sur. Los resultados de ayer indican que el independentismo pierde peso. CiU se da un batacazo y el soberanismo tiene menos escaños en el Parlament. El plebiscito de Mas ha fracasado. Pero lo que más le interesa subrayar a un servidor es el poder de la calle, que en este caso ha servido para provocar unas elecciones anticipadas, pero en otros ha cambiado leyes o decisiones gubernamentales.

No se puede decir en sentido estricto que los españoles se hayan echado a la calle; de hecho con cuatro horas y media de consumo de televisión por habitante y día, estamos batiendo nuestro récord histórico. Pero lo que sí está pasando es que los ciudadanos se movilizan directamente contra decisiones o normativas que consideran injustas, dejando a un lado a partidos políticos o centrales sindicales, cuya representatividad o prestigio están muy debilitados.

En Madrid, la pretensión del Gobierno autonómico de convertir el Hospital de la Princesa en un centro geriátrico ha provocado una protesta de vecinos y profesionales de tanta intensidad que el sustituto de Esperanza Aguirre no ha tenido más remedio que dar marcha atrás. La Princesa seguirá siendo hospital general. Hace meses la actuación de un bloguero contra un lamentable programa de Tele 5 movilizó a las redes sociales de tal manera que los anunciantes de La Noria retiraron la publicidad del programa y la cadena tuvo que eliminarlo de su parrilla. Carlos Colón en esta misma página ha justificado de manera excelente esa acción [http://cor.to/KEkG].

Las actuaciones espontáneas de vecinos y ONG a favor de familias desahuciadas de sus casas por los bancos ha conmovido fuertemente a la opinión pública y los dos grandes partidos han hecho propuestas para el cambio de la legislación hipotecaria. Ahora los profesionales de la justicia, abogados, procuradores, jueces y fiscales se movilizan en contra de la subida de tasas, que pone en riesgo el acceso universal a este derecho constitucional.

El país está que hierve. Y eso tiene su lado positivo: la ciudadanía goza de buena salud. Parece que Gabriel Celaya hubiese compuesto ahora sus versos de España en marcha en vez de en 1955: “No vivimos del pasado, ni damos cuerda al recuerdo. Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos… De cuanto fue nos nutrimos, transformándonos crecemos y así somos quienes somos golpe a golpe y muerto a muerto. ¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo”. Feliz lunes.

Etiquetas: ,

Supervivientes al maltrato de género

Ignacio Martínez | 25 de noviembre de 2012 a las 11:33

La lucha contra la violencia de género tiene un día internacional, que es hoy. La desigualdad entre mujeres y hombres es asunto de todos los días. La sociedad cada vez presta más atención a este tipo de terrorismo doméstico, que en 2012 se ha cobrado 43 víctimas mortales en España, seis de ellas en Andalucía. De hecho, este es el año de la última década con menos muertes por violencia en el ámbito familiar. Pero falta mucho para ganar la batalla. Hay todavía demasiados cómplices por pasividad. Vecinos y familiares que no denuncian evidentes situaciones de abuso. Es frecuente que los maltratadores pasen por ser personas encantadoras a las que nadie imagina semejante comportamiento. Lo que es una prueba de que situaciones de dominación se toman por hechos normales. De ahí la sorpresa posterior.
Pero si la violencia expresa conmueve la conciencia colectiva, no pasa lo mismo con la desigualdad. Por ejemplo, en la enseñanza segregada de niñas y niños, para la que encima se pretende una financiación pública. Por ejemplo, en la ausencia de una condena oficial de los gobiernos cuando ocurren casos como el de la joven paquistaní Malala, tiroteada por los talibán por defender la enseñanza femenina. O la dentista india embarazada de 17 semanas a la que se niega un aborto en Irlanda, a pesar de estar muy enferma y que el feto no podía sobrevivir. Murieron los dos, madre e hijo. Estos casos se tratan como si fuesen asuntos privados. Por ejemplo, dando reconocimiento simbólico a las mujeres en las Academias. Hay seis mujeres entre los 46 miembros de la RAE. La lista es interminable.
Y si de símbolos se trata, les destaco uno notable. El jueves emocionó ver en El Debate de la 1 a Ana Bella Estévez. Una sevillana de 40 años que convivió once años con un maltratador, padre de sus cuatro hijos. Ha creado una fundación para buscar trabajo a las supervivientes de este holocausto del siglo XXI. Pide a los medios que no sólo se fijen en las mujeres muertas de miedo que hacen declaraciones de espaldas o con un ojo morado. Reclama el foco para las supervivientes como ella, que con un discurso sencillo e inteligente y un rostro hermoso están diciendo a la sociedad que es posible salir del infierno. Mensaje recibido y transmitido.

Un partido no es una mafia

Ignacio Martínez | 24 de noviembre de 2012 a las 11:20

Un partido político no es una mafia. El autor de la frase no es español. Las desabridas palabras son de François Fillon, primer ministro de Francia durante los cinco años de Presidencia de Sarkozy y frustrado aspirante a sucederle al frente del gran partido de la derecha gala, la UMP. Lo dijo ayer mismo en la emisora RTL. Fillon se ha enfrentado por el puesto a Jean-François Copé, que es por así decirlo el jefe del aparato de la UMP, como secretario general. Han empatado en las elecciones internas del pasado domingo, aunque Fillon denuncia grandes irregularidades que han dado una victoria por la mínima a Copé. Ya ven, el aparato siempre gana. Es frustrante que actores esenciales de nuestro sistema político como los partidos tengan tan escasa democracia interna.

El PSOE de Cádiz es otro ejemplo. Continúa el culebrón herzegovino; los jefes provinciales y regionales del socialismo se la han jurado a los diputados provinciales que no quieren un relevo en la portavocía de la Diputación. La joven guardia pretoriana de Griñán va a degüello, con su habitual torpeza en el uso de la mano izquierda. Primero quisieron quitar en mayo a Cabaña, a la sazón secretario provincial y bestia negra del griñanismo, porque tenían mayoría entre los 12 diputados provinciales. Y lo democrático era entonces que el grupo decidiera. Desaparecido Cabaña, su sustituto como portavoz -José María Román- apoyó en el congreso provincial a la alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, para liderar la provincia de Cádiz. Ahora, la alcaldesa quiere quitarlo y ponerse de portavoz, pero no tiene mayoría entre los doce diputados.

De golpe han cambiado los criterios y García aduce que quien manda en el asunto no es el grupo, sino el comité provincial. Total, que expedienta a los rebeldes, avalada por su mentor: Griñán en persona pidió ayer “lealtad con los órganos de gobierno, porque si no el partido es una banda”. Lo que establece un perverso silogismo. 1. Este es el partido más democrático, que todo lo debate y lo vota. (Menos cuando se decide en vísperas de las municipales que no habrá primarias). 2. El partido es su dirección. (Para eso se vota). Y 3. No obedecer a la dirección conduce a la anarquía. (A las bandas, que son todas malas menos una: la que manda).

Hay más. La secretaria provincial pidió previamente al portavoz que echara a alguno de los cuatro asesores del grupo socialista en la Diputación para colocar a la secretaria de Organización de su ejecutiva. Y también le exigió que le pasara el control sobre los 28.000 euros de que dispone el grupo para su funcionamiento. Román se negó y estalló la guerra. Francisco Sánchez Zambrano lo ha explicado muy bien en un excelente reportaje en Diario de Cádiz [http://cor.to/zmoF].

Mario Jiménez, que es por así decirlo el jefe del aparato del PSOE-A, como vicesecretario general, asegura que no hay ningún conflicto en el grupo socialista de la Diputación gaditana. Añade que el partido ya se ha pronunciado y que los militantes tienen que obedecer. Expresión que recuerda aquella máxima guerrista de que el partido es más importante que la institución. Aunque hay referencias peores. Althusser, en los 70, cuando Georges Marchais ya había abrazado el eurocomunismo, acusó al jefe del Partido Comunista francés de seguir practicando el viejo autoritarismo estalinista, en virtud del principio de que “el partido siempre tiene razón y su línea es siempre justa”. Y ayer llega Fillon y dice lo mismo que el filósofo, pero menos fino: un partido político no es una mafia. Tomen nota.