Cádiz Herzegovina

Ignacio Martínez | 21 de noviembre de 2012 a las 12:27

Cádiz vuelve a hacer bueno un comentario que se atribuye a Griñán: Cádiz Herzegovina. Definía el jefe del eterno partido gobernante en Andalucía la situación interna de su partido. Traducido, significa territorio habitado por varias tribus que se llevan mal entre ellas de manera permanente, aunque a veces hay alianzas cruzadas, que no duran mucho. Se pueden hacer chistes con la cosa. Pero lo que está pasando en la Diputación gaditana es un drama. La dirección provincial del PSOE, amparada por la regional, pretende echar al portavoz socialista, mayormente porque lo está haciendo bien. Y porque quiere su puesto la secretaria provincial y alcaldesa de Sanlúcar, pero no tiene mayoría. Hoy tienen citados a seis diputados insumisos, uno a uno de manera individual, para intentar doblarles la mano. Cosas de la vida.

El PSOE presume, sin embargo, de su impecable espíritu democrático en comparación con los métodos arbitrarios que atribuye a sus rivales del PP. Sus dirigentes no se cansan de decir que en su partido hay debate, pluralismo y votación, mientras que en el PP todo se decide en la cúspide y tras el dedazo de turno se obedece al nuevo jefe sin rechistar. Esto último lo confirma en su primer tomo de memorias Aznar, que explica cómo le ofreció dos veces el puesto de líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno a su amigo Rodrigo Rato. Y cómo este primero lo rechazó, y aunque después cambió de opinión el césar se decantó por Rajoy. La sola voluntad de un hombre.

En la acera de enfrente, mucho presumir, pero no hay tanta diferencia. Sin ir más lejos, Chaves ofreció a su amigo Griñán la Presidencia de la Junta graciosamente y el interesado dijo primero que no, para aceptar más tarde. Ahora en Cádiz pasa algo parecido, la ejecutiva pide a los diputados provinciales socialistas que cambien de portavoz y como no hay mayoría se pasa a las amenazas. La foto es la siguiente: en mayo, once días antes de que el secretario provincial González Cabaña dimitiera por su estrenado escaño en el Congreso los griñanistas pidieron por el registro de Diputación su sustitución con la firma de siete de los 12 diputados provinciales del PSOE. Imponían así la voluntad mayoritaria del grupo a la de la ejecutiva. Cabaña consiguió parar el procedimiento lo suficiente para marcharse sin que se ejecutara el relevo.

Tras su dimisión se nombró portavoz al ex alcalde de Chiclana José María Román. Este y sus seguidores fueron decisivos para volcar el congreso provincial a favor de la griñanista Irene García. Más tarde, Román y los suyos le ganaron el congreso local de Chiclana a Jiménez Barrios, presidente provincial y eterno enemigo, que forma parte de un trío de veteranos que maneja la provincia, con Blanco y Menacho. La nueva secretaria local de Chiclana pide la cabeza de Jiménez Barrios como preisdente provincial y se desata una nueva guerra interna. Francisco Sánchez Zambrano lo contó en un excelente reportaje hace un mes en Diario de Cádiz [http://cor.to/zmoF].

Al final Irene García quiere el puesto (y el sueldo) de quien facilitó su elección hace seis meses, y así lo exige su ejecutiva: o sea, el argumento contrario al utilizado en mayo contra Cabaña. Entonces el grupo era más importante que la ejecutiva, ahora la ejecutiva manda sobre el grupo. Marxismo puro, sector Groucho: estas son mis ideas, si no le gustan tengo otras.  Total, que a mediodía de hoy los seis díscolos tendrán que soportar la presión y la ambición de sus dirigentes provinciales y regionales. Lo del dedazo no sé si será más democrático, pero seguro que es menos hipócrita

Etiquetas: ,

Un cuento de Cenicienta

Ignacio Martínez | 20 de noviembre de 2012 a las 12:47

El hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim, ha comprado la mayoría de las acciones de un histórico club de fútbol español, el Oviedo. La campaña para recaudar los dos millones de euros que hacían falta para evitar su desaparición ha sido una hermosa historia romántica. Por ejemplo, la actuación a través de Twitter de Sid Lowe, periodista inglés corresponsal de The Guardian en Madrid, que se encariñó con el Oviedo durante su paso por la ciudad como estudiante. Su mensaje pidiendo a los aficionados ingleses que compraran una acción del club que dio a la Premier jugadores como Cazorla, Michu o Mata movilizó miles de pequeñas contribuciones. Es como el cuento de Cenicienta, con final feliz, cosa que viene muy bien en las malas circunstancias anímicas que vive este país.

Un amigo me manda el enlace de YouTube del vídeo que han hecho los de la consultora Grant Thornton en España para mostrarlo a las 700 personas de 80 países que acudieron este mes a Barcelona a su asamblea anual de socios. También lo han puesto en el congreso de la Empresa Familiar que se celebró en la cuidad condal. Les dejo aquí un enlace corto [http://cor.to/zPlV]. Sube el ánimo. Somos líderes en donación de órganos y en turismo, tenemos bancos punteros, hemos aumentado sustancialmente las exportaciones, somos ejemplo en energía limpias, gestionamos aeropuertos internacionales… Un buen mosaico, sin sorpresas. Los políticos dicen las mismas cosas para aupar la moral de la tropa, pero son menos convincentes.

Esta secuela de la campaña sobre la Marca España no olvida recordar que somos los mejores en fútbol, campeones del mundo y de Europa. Cuando Zapatero dijo aquella simpleza de que jugábamos la Champions de la economía mundial y éramos el equipo menos goleado y el que más goles marcaba, se estaba refiriendo al fútbol y nada más que al fútbol. Lo de la solvencia de nuestro sistema financiero y el escaso endeudamiento de empresas y familias era una broma. El fútbol nos fascina tanto, que no nos importa que nuestros equipos de fútbol estén cayendo en manos extranjeras. Hay quien piensa que antes hubo cosas peores, como Gil o Lopera.

Lo cierto es que de la misma manera que la mayor parte de los grandes medios de comunicación nacionales, los clubes de fútbol han visto aparecer en sus puentes de mando a extranjeros de toda clase y condición. Desde aventureros que buscaban notoriedad como el ucraniano Piterman que se hizo con el Palamós, el Racing y el Alavés; hasta el indio Ali Syed en el Racing, que no puso ni un euro, o el jeque catarí Al Thani que ha llevado al Málaga a la Champions, pero le debe dinero a los jugadores. Distintos casos no muy halagüeños. Esperamos que lo del Málaga se enderece y que el matrimonio Slim-Oviedo tenga un segundo y definitivo final feliz.

Primer año de Gobierno, la gran decepción

Ignacio Martínez | 20 de noviembre de 2012 a las 12:22

Hoy hace un año que Mariano Rajoy recibió el encargo de los españoles de formar un Gobierno de mayoría. Mayoría que más que absoluta ha resultado aplastante. Y un Gobierno, por cierto, que hasta la presente no ha hecho honor a su promesa de sacar al país de la crisis en un plis plas. Como ha contado la diputada canaria Ana Oramas, el ministro andaluz y diputado por Sevilla Cristóbal Montoro cuando estaba en la oposición iba por ahí chafardeando de que esto era pan comido. “¡Dejen que España se hunda, ya la levantará el PP!”.

Después nos metemos con Zapatero y la tontería de la Champions de la economía mundial, pero este Cristóbal tremendista cuando estaba en la oposición o el de la risita sardónica ahora que está en el poder no desentonan nada; están a la altura del leonés. La risa de Montoro ha provocado no poco disgusto a la parroquia nacional. Semejante actitud, tan altanera, recuerda al poema de Benedetti: “Vi en pleno gozo y en plena euforia y en plena risa su rostro simple; seré curioso, señor ministro ¿de qué se ríe?”.

La prueba es que en la última encuesta de popularidad de los ministros del Gobierno, publicada hace dos semanas, Montoro era el tercero por la cola, seguido de cerca por la también andaluza Báñez y por José Ignacio Wert como farolillo rojo. Menos mal para la autoestima regional que el otro ministro con divisa andaluza, Miguel Arias Cañete, ocupa el segundo lugar de la clasificación general, tras Gallardón. Pero el año de Gobierno no ha sido una pasarela de la moda, precisamente: todos los ministros suspenden y su presidente tiene una nota ridícula de 2,78 sobre 10.

Esto es lo que hay. No se ha cumplido casi nada del programa electoral. Ha aumentado espectacularmente el paro, que va camino de superar la barrera de los seis millones de personas. Se ha abaratado el despido y las grandes empresas se apuntan con entusiasmo a la tarea: Telefónica quiere echar a más de 7.000, Iberia tiene en su lista a 4.500. El Estado no se queda atrás y pretende despedir a 1.500 trabajadores de Aena, incluidos 16 a 18 de los 28 del aeropuerto de Córdoba. También aumenta la deuda pública y su precio. Suben los impuestos y se reducen las prestaciones de sanidad, educación y servicios sociales. Y después están las ocurrencias: en la última, el Gobierno parece dispuesto a dar la residencia a los inmigrantes que puedan comprarse un piso de 160.000 euros. Que adquirirán quiénes tengan hipoteca. Total, que serán los bancos los que den indirectamente los permisos de residencia.

El Gobierno piensa que el tren no ha descarrilado, porque el BCE, la Comisión y el FMI no han intervenido la economía nacional. Pero el primer año de Rajoy ha sido la gran decepción, para propios y extraños

Etiquetas: ,

Lo grotesco

Ignacio Martínez | 18 de noviembre de 2012 a las 13:03

Si tienen oportunidad, no se pierdan la excelente exposición que hay en el Museo Picasso de Málaga sobre el factor grotesco: 270 obras de 74 artistas, que muestran la caricatura, la comedia, la sátira, la máscara, lo fantástico, lo macabro, lo inquietante, en pinturas, dibujos, grabados, libros, revistas y películas de los últimos cinco siglos. Juntos, Leonardo, El Bosco, Goya, Magritte, Picasso, Bacon, Bruegel, Gaugin, Lichtenstein, etcétera. Una exposición irrepetible sobre la otra cara de la vida, el envés de la corrección social de cada época.
Tres años se tardó en montar esta muestra efímera. Sólo durará hasta febrero: sorprende que no vaya a otras capitales. Una pena. Un amigo, que sabe de esto, me explica que ningún gran museo de Madrid expone jamás una exposición montada en la periferia, salvo La Caixa que lleva montajes de Barcelona. Alguna excepción hay, facilitada por el poderío financiero, como la antológica de María Blanchar que este verano estuvo en la Fundación Botín de Santander, y ahora está en el Museo Reina Sofía, también hasta febrero. Y los intercambios con otras regiones comunitarias, no se llevan. El viejo Jean Monet dijo en los 70 que si volviera a abordar la Europa unida, empezaría por la Cultura. Suscribo.
En Andalucía no tenemos un poderío financiero del calibre santanderino. Sevilla retrasa y rebaja su capacidad para entrar en los circuitos de La Caixa, tras el fiasco de la conversión de las Atarazanas en un grandioso Caixafórum. No pesamos para darle recorrido a las exposiciones de nivel internacional que aquí se montan, ni para rematar proyectos de rehabilitación patrimonial fuera de lo común. Lo más que se nos ocurre es un caprichoso rascacielos convencional erigido bajo el cateto concepto de edificio emblemático, con el que después no se sabe qué hacer.
No es el caso del Picasso, convertido en los últimos años en el centro cultural que estaba llamado a ser. Es grotesco que dos tercios de sus visitantes sean extranjeros, que los malagueños no representen más que un 11% y los andaluces sumemos el 22%. Hay que amortizar nuestra infraestructura cultural. Empiecen por no perderse la exposición sobre el factor grotesco. Se lo agradecerán.

Cumbre de Cádiz: Negros y andaluces

Ignacio Martínez | 17 de noviembre de 2012 a las 10:45

Esta es la segunda cumbre iberoamericana de la historia que se celebra en Cádiz. La primera se produjo hace dos siglos, cuando se reunieron tres centenares de diputados para redactar la Constitución de 1812, que en su artículo primero decía que “la Nación es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios”. Aquello fue el principio de una nueva era y esta cumbre se celebra en el inicio de otra nueva época. Lo recordaba el secretario general iberoamericano Enrique Iglesias en el Foro Eurolatinoamericano de Comunicación que precedió a la cumbre. Un seminario que contó con la destacada presencia de los ex presidentes González, de España, y Samper, de Colombia.

Si La Pepa fue el preludio de la independencia de las naciones americanas, la coyuntura española desvió la intervención de Felipe González hacia la cuestión catalana. Sostuvo que aquel liberalismo conservador era de carácter censitario, limitado por razones económicas, y afectaba a la mitad de la población porque las mujeres no tenían derecho a voto, y estaba el monopolio del comercio con América y el tráfico de esclavos… pero la Constitución de Cádiz supuso el paquete básico de los derechos de ciudadanía. Tras ella vino una segunda oleada histórica con los derechos sociales y luego una tercera con los derechos identitarios, que son sentimientos de pertenencia.

Sobre este asunto recalcó que el fundamento de la democracia es la igualdad entre derechos y obligaciones. Que dentro del Estado nación el derecho a decidir concierne a todos los ciudadanos y no a una parte de ellos. Que intenta no alimentar la dinámica entre separatistas y separadores… Pero mostró su disgusto porque la primera autoridad del Estado en Cataluña cuestione la legitimidad del Estado democrático y haga una propuesta que no tiene salida. ¿Qué solución hay para este embrollo? El federalismo. Pero advirtió que nunca su asimetría debería afectar a los derechos y obligaciones, que serían los mismos para todos.

Rebobinando dos siglos, Ernesto Samper se quejó de la escasa delegación americana en las Cortes de Cádiz, en las que los 16 millones de americanos estaban representados por 24 diputados, y once millones tenían el resto. Claro que entre los 16 millones se sumó a indios y negros, que no contaban. Explicó que en aquella época el Papa consideraba a los negros “inmundas sentinas sin alma”. Frase lamentable, pero las hay parecidas y bastante más recientes. Por ejemplo la que Jordi Pujol reeditaba en 1976 sobre el andaluz: “Es un hombre destruido, poco hecho, que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. De entrada constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España”.

Como ven las eras y las épocas irán pasando, pero tampoco se avanza tanto.

 

Lo peor está por llegar

Ignacio Martínez | 17 de noviembre de 2012 a las 10:33

Ha dicho el presidente del Gobierno andaluz que lo peor está por venir y ha tenido algunas críticas. No veo por qué. No está nada desencaminado. He tenido ocasión de oír en Cádiz el miércoles a Carlos Solchaga la misma frase en el Foro Eurolatinoamericano de Comunicación. Dijo el ex ministro, por cierto, que esto va para largo, para muchos años, sin precisar. Entiéndase esto por una larga época de poco crecimiento, mucho desempleo y gran tensión.
Felipe González sostuvo una tesis parecida en el mismo Foro, con más precisión en el calendario. La idea era que los países occidentales van a emplear los próximos 25 años para pagar sus excesos de los últimos 25. Y que los países emergentes van a emplear sus ahorros de los últimos 25 años en comprar el excedente de los endeudados países occidentales. Los lectores de los nueve periódicos del Grupo Joly ya conocen el diagnóstico de los economistas que escriben en estas páginas, en su último balance colectivo: el conjunto de este país debe 3,65 billones de euros, sobre todo de deuda privada. Y estaremos bien cuando debamos un billón, que es ahora el PIB anual. O sea, décadas.
Antes se respirará. Solchaga está convencido de que Alemania cuando crea que tiene una red de seguridad suficiente, con equilibrios fiscales en los peores alumnos de la clase y un sistema de aprobación previa de los presupuestos nacionales, acabará permitiendo un mecanismo de abaratamiento de la deuda de sus socios, incluida la creación de los ahora denostados eurobonos. Pero no será pronto. Entre tanto, se pueden hacer muchas cosas. Alguna sería un verdadero test democrático. Por ejemplo, subir los impuestos a los verdaderamente ricos. Cosa que no ha hecho nadie en el mundo en los últimos 30 años, según afirmación del ex ministro de Economía y Hacienda.
Pero no. Aquí seguimos exprimiendo a las clases medias sin pudor. No importa que a una familia de banqueros la cojan con un paquete de miles de millones de euros distraído en Suiza. Liquidan los últimos años y pelillos a la mar. Ahora confiamos mucho en las posibilidades de inversión en España de los países latinoamericanos. Bienvenidos sean. El acontecimiento cumpliría con la regla esbozada por el ex presidente González para el próximo cuarto de siglo. Eso sí, Latinoamérica precisamente es el espacio del mundo donde más diferencias de renta hay entre los más ricos y los más pobres. Un 65% más que en los países avanzados, un 36% más que en el Sudeste asiático e incluso un 18% más que en África.

Sería un consuelo tras una época tan mala, pensar que en el futuro las grandes fortunas también pagarán como deben y se recortará la brecha abismal de riqueza. En España, en Latinoamérica y en todo el mundo. Entonces Griñán podría decir eso que le queda tan mono a Obama de que lo mejor está por llegar.

Lágrimas de cocodrilo

Ignacio Martínez | 12 de noviembre de 2012 a las 19:37

El primer ministro chino Wen Jiabao hizo ayer en el 18 congreso del Partido Comunista chino un alegato contra la corrupción. Era un déjà vu. Porque en la apertura del congreso, ya había dicho lo mismo el presidente saliente del país Hu Jintao. Ambos han reclamado más democracia para acabar con los abusos de poder. Curiosa palabra para los dirigentes máximos de una dictadura. Pero es una muletilla permanente en sus labios, conscientes de que la corrupción masiva de miles de dirigentes del partido figura entre las preocupaciones más importantes de los 2.270 delegados del congreso.

Y doblemente curiosa la alusión de Wen a la corrupción, después de que el periódico más influyente del mundo, el New York Times, revelara la semana pasada que familiares y amigos del primer ministro poseen participaciones en una amplia red de empresas por valor de 2.700 millones de dólares (2.087 millones de euros). Esta fortuna familiar se ha forjado en paralelo al ascenso de Wen en los órganos de poder de China, sobre todo desde que en 1998 fue nombrado viceprimer ministro y en 2003 llegó a primer ministro. Estos cargos le han permitido tomar decisiones sobre los movimientos de capital de las empresas chinas y la inversión pública en determinados sectores. Wen, muy digno, ha pedido al partido que abra una investigación sobre estas acusaciones.

Gran parte de la riqueza de la familia del primer ministro está en manos de su mujer, Zhang Beili, a la que popularmente se conoce como La Reina de Diamantes, porque ha conseguido toda su fortuna en el negocio de joyas. Otro de los grandes beneficiarios del patrimonio familitar es el único hijo del matrimonio, Winston, de 40 años de edad, conocido como El Principito, que junto a su mujer ha hecho lucrativas inversiones en la industria tecnológica, electrónica y financiera. Además, el hermano pequeño del primer ministro también se ha aprovechado directamente de su gestión; es el propietario de una compañía que ha conseguido más de 23 millones de euros en contratos y licencias estatales.

Inasequible a estas acusaciones del NYT, Wen dijo al congreso que se deben fortalecer las instituciones de modo que se eliminen los sobornos y se promueva la integridad de los funcionarios. Lo mismo que aquí cuando hay problemas estructurales, de deuda o de solvencia bancaria se invoca el latiguillo de “más Europa”, los dirigentes chinos, para entendernos reclaman “más partido”. El lamento por la corrupción suena a lágrimas de cocodrilo.

El mismo eco que producen las palabras de la ministra de Empleo, que pide “sensibilidad y flexibilidad” a Iberia, porque pretende despedir a 4.500 trabajadores en aplicación de la reforma laboral promovida por la propia Fátima Báñez. Contradicciones que tiene la vida.

Caída libre por el tobogán

Ignacio Martínez | 12 de noviembre de 2012 a las 19:34

El aprecio por los dos grandes partidos nacionales va cayendo por un tobogán gigante a toda mecha. Una encuesta publicada ayer dice que su fidelidad de voto está bajo mínimos: sólo un 49% volvería a votar al PP y un 45% al PSOE. Un agujero enorme se abre en la corteza electoral española, sin mucha alternativa; Izquierda Unida y UPyD no son capaces se absorber a tanto huérfano. Las circunstancias devoran a la peor hornada de políticos de la democracia.

La consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía reconoce que se llega tarde para resolver el drama de los desahucios. Ella se refiere a los de las viviendas, pero se queda corta. Es toda la sociedad la que está desahuciada: la primera acepción de desahuciar en el diccionario es quitar a alguien toda esperanza de conseguir lo que desea.

Mientras los políticos hacen declaraciones grandilocuentes, se producen cientos de desahucios diarios de viviendas, que quedan abandonadas, deteriorándose. La gente de suicida de desesperación. Los jueces claman por un cambio urgente de las ejecuciones hipotecarias. Una abogada general del Tribunal de Justicia de la UE considera que la normativa española sobre desahucios incumple la directiva comunitaria de protección del consumidor frente a cláusulas abusivas. Los ciudadanos organizan grupos espontáneos de apoyo a las familias afectadas. Y PP y PSOE dicen que se van a poner a la tarea. Bravo.

También hablan de eliminar los solapamientos de las administraciones. Pero no hacen nada. Aunque propuestas no faltan, dentro y fuera. Se pueden eliminar diputaciones, mancomunidades, pequeños municipios y hasta autonomías. La Fundación Ciudadanía y Valores ha propuesto la reducción de las regiones a diez. Compara España con los países federales. La media de habitantes por entidad federativa de la India es de 35 millones, Brasil 7,3, Estados Unidos 6,2, Alemania 5,1, México 3,5, Canadá 2,6 y Australia 2,4. Los autores del informe proponen una media como la alemana, que es más del doble que la española, y plantean eliminar todas las comunidades uniprovinciales menos Navarra.

En Italia, Monti ha eliminado los ayuntamientos de menos de mil habitantes, que serían más de la mitad de los españoles. En el año 2010 Grecia redujo en dos tercios sus municipios, que pasaron de 1.034 a 355, con una reducción de gasto estimada de 1.185 millones de euros anuales, lo que traducido a España podría significar una cuantía cercana a los 10.000 millones de euros. Entre tanto, los políticos dicen que van a hablar, que van a crear comisiones de estudio.

La misma consejera de Presidencia que lamenta llegar tarde a los desahucios, probablemente también llegue tarde al de su propia organización. Sostiene la señora Díaz que el PSOE actuó correctamente en el caso de los eres fraudulentos. No, no es cinismo, es efecto del vértigo que da la caída libre por el tobogán. Se desvaría.

Etiquetas: ,

Andalucía: ni gobierno ni oposición

Ignacio Martínez | 11 de noviembre de 2012 a las 13:46

Esta semana el número dos del PSOE andaluz ha dicho que no hay oposición en Andalucía. Estoy de acuerdo. El PP padece de síndrome de abstinencia, tras el hiperliderazgo, la hiperpresencia y la hipervoluntad de Arenas en las decisiones. Sufre de orfandad. Mario Jiménez se preguntaba el lunes si había alguien en la calle San Fernando de Sevilla, sede regional del PP. Una maldad. Los habitantes de la casa andan ocupados en la difícil transición presidencial entre el hombre providencial y el hombre normal. Zoido es de la traza de Hollande. El tipo corriente, cercano, que ni deslumbra ni desentona. Pero debajo de la lenta ceremonia de traspaso de poderes y de adhesiones hay un lío de la tropa, por decirlo con palabras del léxico de Rajoy.
Jiménez mete el puñal en esa herida. Sostiene que no es que eche en falta una oposición más contundente en Andalucía, sino que simplemente echa en falta una oposición. Y pone un ejemplo bien traído. Zoido tardó tres días en valorar el proyecto regional de Presupuestos y lo hizo después del propio Arenas o de Esperanza Oña, una de las aspirantes a la candidatura popular en las próximas autonómicas. Aunque fuentes muy bien informadas señalan que en la calle Génova de Madrid piensan en serio en Zoido como el candidato regional, de Despeñaperros para abajo se barajan alternativas. El alcalde de Sevilla proyecta dudas, por su discurso, tan abrazado al ayuntamiento que preside, y por su baja nota en los debates quincenales con el presidente de la Junta. Así que florecen los alfileres en el mapa de eventuales candidaturas: en Adra (Crespo), Motril (Rojas), Fuengirola (Oña) o Córdoba (Nieto). Y atención a Tomares, cuyo alcalde y secretario general del PP andaluz, José Luis Sanz, tiene buen cartel.
Quizá el vicesecretario socialista no ha reparado en la otra cara de la moneda; tampoco hay Gobierno en Andalucía. El PSOE quiere marcar el paso a Rubalcaba. Y la actuación de consejeros o diputados que apoyan al bipartito se concentra en hacer oposición al Gobierno de la nación. Un juego perverso; el debate parlamentario regional raramente se ocupa de problemas concretos de los andaluces. El resultado es penoso: ni gobierno, ni oposición.

Etiquetas: ,

Peligro: hay asco de la política

Ignacio Martínez | 8 de noviembre de 2012 a las 19:24

Cualquier mala noticia que afecte a los diputados es motivo de regocijo o indignación pública. No está de moda apiadarse de sus señorías. La vieja costumbre democrática francesa o británica del respeto por los elegidos del pueblo, aquí no ha llegado a anidar en el inconsciente colectivo y lo que hubiese prendido se lo ha llevado la crisis. La última comidilla sobre los congresistas es que de los 350 Ipad que les entregaron hace menos de un año al inicio de la legislatura, han perdido unos 30. Instrumentos de trabajo en cuya custodia han tenido escasa diligencia. El propio presidente de la Cámara entiende que la pérdida es “un poquito demasiado alta”. Total que se ha decidido no reponerlos a sus descuidados depositarios. Se puede interpretar como un castigo. Y eso gusta a la gente.
Un sociólogo andaluz ha establecido una nueva definición sobre la fractura que se está produciendo entre la clase política y el pueblo llano. Es un sentimiento de asco moral. De repugnancia. Fernando Aguiar, el vicedirector académico del Instituto de Estudios Avanzados de Andalucía, lo explicó en la conferencia con la que la institución abrió el curso académico, según el preciso relato de El Día de Córdoba. En una entrevista de Ángel Robles, Aguiar explicaba que antes los ciudadanos no se sentían diferentes de los políticos y que una encuesta del IESA de 2006 desvelaba que una parte significativa de la sociedad aceptaba la corrupción política si le beneficiaba. Lo que ha cambiado es la repulsa moral que ha surgido con la crisis; la gente se coloca de parte de las víctimas de malas prácticas de los políticos que antes no les repugnaban, como la hipocresía, la traición, el servilismo o la corrupción. De pronto, los ciudadanos piensan que los políticos no son como ellos.
El sociólogo propone, como terapia para los políticos, que practiquen la transparencia informativa, gobiernen a través de los parlamentos y no con decretos, y dejen de tratar a los ciudadanos como si fuesen ignorantes o niños pequeños. A la gente le fastidia que la engañen. También pensar que los políticos son unos privilegiados que van por ahí con su Iphone y su tableta de última generación, que se pueden dejar olvidada en cualquier parte, porque les dan una de repuesto.
Al pueblo indignado con su situación, Aguiar le recomienda que su reacción sea positiva, a favor de más democracia. Es un riesgo mayor. En la misma sesión inaugural del curso, el director del IESA, Eduardo Moyano, sostuvo que en los estudios sociológicos se percibe un riesgo de fractura por la desconfianza generalizada en las instituciones, en la política e incluso en la democracia. Moyano cree que nos estamos acercando a un punto de difícil retorno. Que en democracia los consensos políticos son importantes, pero mucho más los sociales, que una vez rotos son muy difíciles de reconstruir. Ese es el peligro.

Etiquetas: , ,