Obama o Romney, ésa es la cuestión

Ignacio Martínez | 6 de noviembre de 2012 a las 11:48

Obama o Romney; ésa es la cuestión. Hoy lo deciden los norteamericanos. Acudirán a las urnas menos de 130 millones de electores, pero su voto afectará a los ciudadanos de todo el mundo. Estados Unidos elige presidente cada cuatro años, el primer martes después del primer lunes de noviembre. Si me preguntan quién nos conviene a los españoles, mi primer pronto es que nos da igual. Aunque cabría matizar que los presidentes demócratas suelen ser más multilaterales. Incluso tienen algo más de cosmopolitas. El anterior presidente republicano, George Bush hijo, apenas había salido de su país cuando fue elegido, mientras el anterior demócrata, Bill Clinton, hablaba un fluido francés y había deambulado por el Viejo Continente de joven. Así que digamos, por decir algo, que nos conviene más un Obama II que un Romney I.

De hecho, hace cuatro años todos los dirigentes políticos de este país, de Fraga a Carrillo, de Chaves a Arenas eran partidarios de Obama. ¿Se acuerdan? La memoria es frágil; tanto que les propongo una prueba. Digan en menos de tres segundos el nombre del candidato republicano perdedor hace cuatro años. (…) Sí, aquel héroe de la Guerra del Vietnam, que llevaba a Sarah Palin de candidata a la Vicepresidencia. John McCain ha desaparecido de la memoria colectiva, como el fervor de mucha gente en el mundo por el primer presidente negro. Quizá porque las expectativas eran demasiado grandes. ¡Hasta le regalaron en 2009 el Premio Nobel de la Paz! sin merecerlo entonces ni ahora. Lo cierto es que sus primeros cuatro años en la Casa Blanca han sido algo decepcionantes y que Obama ha resultado algo frío y distante.

Hay una lógica reciente que invita a pensar en la victoria de Obama. Todos los presidentes americanos desde la II Guerra Mundial que se han presentado a la reelección han conseguido un segundo mandato, menos Carter en 1980 y Bush padre en 1992. No cuentan Truman y Johnson, que no concurrieron, ni Kennedy porque lo mataron, ni Ford que no fue elegido nunca. Por el contrario, repitieron Eisenhower, Nixon, Reagan, Bush y Clinton. Claro que bien mirado son seis que por alguna razón no repitieron y cinco que sí. Es más, si se considera la serie completa, de los 43 presidentes anteriores a Obama, 13 han sido elegidos dos veces y uno (Roosevelt) hasta en cuatro ocasiones. Pero han sido 29 los que sólo han conseguido un mandato. Una relación de casi uno a dos.

Pero la pregunta era quién nos conviene más. El problema para España es que no nos ven. En su debate sobre política exterior Obama y Romney ni siquiera hablaron de Europa. Para que luego quiera alguien crear nuevos estados en un Viejo Continente invisible. Sólo hablaron de España en el debate sobre economía: la citó Romney como un mal ejemplo. Éste es nuestro sino. Podemos concluir que nos conviene más que nos ignoren, como Obama, antes de que nos miren mal, como Romney.

Etiquetas: ,

Merkel se retrata

Ignacio Martínez | 5 de noviembre de 2012 a las 12:28

Mientras aquí la ministra júnior del Gobierno español Fátima Báñez adivina en el horizonte síntomas de mejoría, la jefa sénior del cotarro Angela Merkel ha dicho este fin de semana que el régimen de austeridad durará mucho en Europa. Necesitamos un gran esfuerzo, de cinco años o más, para superar la crisis europea, sostiene la canciller alemana. El diagnóstico de Merkel es que la zona euro está lejos de haber superado la Gran Recesión, por eso insiste en hacer más reformas y ajustes para recuperar la confianza de los inversores e impulsar de nuevo la economía. Fundamentalismo prusiano en estado puro.

Tiene su por qué, Merkel añade que muchos inversores no se creen que Europa cumpla sus promesas. Y para convencerlos hay que seguir con la severa dieta impuesta a los países pobres del sur. Su mensaje es que necesitamos austeridad para convencer al mundo de que vale la pena invertir en Europa. Se supone que es un discurso europeísta y con él se opone a quienes reclaman medidas para estimular el crecimiento y crear empleo, que en España son multitud.

Pero no. A diez meses de las elecciones generales en la República Federal, la padrina de la UE no piensa cambiar su receta para un futuro mejor: recortes presupuestarios y reducción de la deuda. España debe 3,65 billones de euros, si se suma la deuda pública, la deuda de las familias, la de las empresas financieras y la de las empresas no financieras. Y aunque empiece a respirar antes, su economía no tendrá soltura hasta que la deuda no se acerque al billón de euros. Y eso son más de cinco años y más de diez, en el mejor de los casos. La clave está no en lo que dure, que será mucho, sino en lo penosa que sea la travesía del deswierto.

El problema es que con su tesis actual la canciller va muy por delante en las encuestas que su antagonista, su ex ministro de Finanzas en el Gobierno de gran coalición alemana, Peer Steinbrück. El candidato socialdemócrata tiene un perfil parecido al del español José Borrell: es brillante y arrogante a partes iguales. Y a los alemanes les gusta más el tono llano y directo de la jefa democristiana. Y su firmeza. La teoría de los cinco años o más la expresó el sábado en un acto de su partido en el estado federado de Mecklemburgo-Antepomerania, en el noreste del país, donde hay elecciones regionales en enero. Es, por tanto, un recado electoral. Pero va a misa: la canciller mantiene su resistencia a hacer concesiones a España, como las relacionadas con la liquidez, como la recapitalización directa de la banca y la intervención del Banco Central Europeo en los mercados de deuda.

Pero hay otras políticas en las que se verá su verdadera vocación europeísta. Dentro de tres semanas se celebra la primera cumbre para discutir sobre el presupuesto comunitario de 2014 a 2020. Tanto si es cicatera como si es generosa se retratará. Será su prueba del algodón.

Etiquetas:

Lealtad, divino tesoro

Ignacio Martínez | 4 de noviembre de 2012 a las 11:01

A Manuel Chaves, que es un buen cinéfilo, le gustaba cuando era presidente la serie de televisión El ala Oeste de la Casa Blanca. La coleccionaba. En su opinión reflejaba muy bien cómo se producían los acontecimientos y cómo se reaccionaba desde el poder político. Un servidor ignora si los guionistas trataron el tema de la sucesión en algún capítulo. Pero habría sido de gran utilidad para el inquilino de San Telmo.
Imaginen un presidente que impone a su sucesor, que es un íntimo amigo. Un hombre de gran talento y capacidad. Pero ajeno a las bases de la organización, que por disciplina y adhesión al líder que se marcha lo aceptan a pies juntillas. En el siguiente acto los artífices de la entronización del nuevo presidente son marginados. Y finalmente, quienes se instalan en los puestos de mando denigran del pasado y se permiten amedrentar a quien con su sola voluntad propició su llegada al poder. Es pura ficción, como ven.
Curiosamente, tenemos en Andalucía una gran capacidad para dejarnos arrastrar por la magia cinematográfica. No es improbable que Zoido esté incómodo con Arenas. Y que no pocos dirigentes del PP se miren al espejo y piensen que tienen frente a sí a un presidente popular mejor que el que hay. Pero a Zoido no lo ha puesto en el sillón Arenas. Y a Griñán lo puso Chaves, a dedo.
Tras las últimas dos derrotas simultáneas del PSOE, las declaraciones del presidente de la Junta sonaron a tambores de guerra contra Rubalcaba. El interesado ha quitado hierro a esta sensación generalizada. Pero su antecesor y mentor le ha reprochado esta semana que no ejerza el papel moderador en el Partido Socialista al que estaría obligado por su cargo de presidente. Y le ha pedido que apoye sin reservas a Rubalcaba. La respuesta ha sido una bofetada sin manos de la consejera de Presidencia de la Junta. Susana Díaz le ha pedido a Chaves lealtad recíproca con Griñán.
El aludido se ha limitado a decir que le parece un poco fuerte que esta joven le hable de lealtad. Es lo que tiene el buen estilo del Ala Oeste. Se habría expresado de forma distinta en un guión de Los Soprano, otra serie de culto de Chaves y de su antiguo amigo Griñán, también cinéfilo y gran aficionado al cine negro de los 50.

Etiquetas: ,

No fue una catástrofe natural

Ignacio Martínez | 3 de noviembre de 2012 a las 19:37

No se equivoquen. Lo del Madrid Arena no es una catástrofe natural. Estas muertes no son como las del huracán Sandy, como las del terremoto de Lorca, como las ocurridas en las inundaciones y grandes incendios de los últimos meses en Andalucía. Estas muertes eran perfectamente evitables. Por eso fue chocante en las primeras horas que el vicealcalde madrileño se apresurase a decir que se cumplían todos los requisitos y que no se había superado el aforo. Una declaración defensiva por partida doble: se protege la eventual responsabilidad municipal y al empresario organizador, que es un conocido del número dos de Ana Botella. Ayer, la alcaldesa ha anunciado que se personará como acusación particular.
Esta tragedia hay que investigarla a fondo. Varios jóvenes participantes, habituales de estos festejos, están convencidos de que allí había muchas más de 10.000 personas. El juez decano de Madrid cree que se superó con creces el aforo permitido y ha responsabilizado a la Policía Municipal. Testigos directos cuentan que en la entrada había mucha cola, y se empujaba a los jóvenes hacia adentro sin pedirles el carné ni registrar sus mochilas. Así entró material pirotécnico y se coló mucho menor de edad: una está en estado crítico en un hospital.

Se levantan voces pidiendo un cambio legal. Este no suele ser el principal problema en estos casos. Somos un país excelente haciendo leyes. Pero muy deficiente en la tarea de hacerlas cumplir. Hay serias dudas sobre el sistema de evacuación; muchos testigos señalan que había puertas selladas.

Parece lógico que se decidiera no interrumpir la fiesta, para no causar más alarma y una estampida fatal. Hubo muchos participantes que ni se enteraron de la avalancha y el aplastamiento de personas. Esta misma medida se tomó en Bruselas cuando la tragedia del estadio de Heysel, en la final de la Copa de Europa (la actual Champions) de 1985 entre el Liverpool y la Juventus. Antes del partido, los hooligans ingleses atacaron a los aficionados italianos, cundió el pánico y hubo una avalancha con un resultado espeluznante: 39 muertos y 600 heridos. El partido se jugó para intentar evitar una batalla campal. Posteriormente, los equipos ingleses fueron excluidos de las competiciones futbolísticas europeas durante cinco años. Las normas de seguridad en los campos de fútbol fueron mejoradas sensiblemente. Y el estadio de Heysel, una obsoleta construcción de 1930, fue remodelado de cabo a rabo.

El Madrid Arena es, por el contrario, un edificio muy moderno y funcional. Habrá que revisar qué pasó la trágica noche de Halloween. Cuántas normas se incumplieron para que murieran tres jóvenes y otras dos estén en estado crítico. No. Probablemente no nos faltan leyes, sino rigor para cumplirlas.

Etiquetas:

La ministra milagrera

Ignacio Martínez | 31 de octubre de 2012 a las 10:51

Fátima Báñez ha llegado a su nivel de incompetencia. No subirá del puesto de ministra. Esto es incontestable. La pregunta es cuándo Rajoy se apiadará de ella y de los sufridos ciudadanos y le encomendará una tarea menos onerosa para su quebrado ánimo. Una tristeza que no está vinculada a la subida del paro. Aunque ella y su reforma laboral tienen mucho que ver con el abaratamiento del despido y la oleada de desempleados que ahora hay que subsidiar con fondos públicos. Pero no, ahí no está el detalle. El problema es que la pobre ministra de Empleo sufre cada vez que tiene que hablar en público, se estresa de tal manera que en ese estado de nervios dice con frecuencia inconveniencias de tamaño natural.

Por ejemplo, en su primer fin de semana con cartera ministerial se estrenó en un acto del PP de Huelva y dijo una barbaridad en un gobernante sensato: España está en la ruina. Bravo. No necesitábamos a las agencias de calificación, ni a los fundamentalistas presupuestarios alemanes, finlandeses u holandeses. Ya teníamos una flamante ministra del Reino de España para explicar a los pérfidos mercados que estábamos en las últimas. Después hizo una reforma laboral que bautizó con grandes oropeles: traería estabilidad, flexibilidad, formación y empleabilidad. Pero de momento sólo ha traído más desempleo. Todo se andará, nos dicen desde el Gobierno. Veremos.

Por si acaso, su siguiente movimiento fue encomendarse a la Virgen del Rocío, reclamando un milagro. O, más bien agradeciendo un milagro que sólo pareció percibir la propia ministra: “Nos ha hecho un regalo en nuestra salida de la crisis y en la búsqueda del bienestar todos los días de los ciudadanos”. No contenta con hazañas mediáticas anteriores, la semana pasada quitó importancia a la subida del desempleo porque la mayor parte de los nuevos parados eran trabajadores públicos. Consciente de semejante desliz quiso arreglarlo, pero fue peor. Sostuvo que para el Gobierno los funcionarios también son personas, con toda claridad.

Quizá satisfecha de tanto protagonismo o para enmendar meteduras de pata antiguas, Báñez ha decidido el lunes proclamar lo contrario que en diciembre del año pasado: ahora ya no estamos en la ruina, sino saliendo de la crisis. Ve señales esperanzadoras. Después de la cifra de seis millones de parados, el  nuevo milagro se produjo en la presentación del número 100 de la revista del Ministerio de Empleo, dedicada a la reforma laboral, en presencia de su mentor, el ex presidente del PP andaluz Javier Arenas, que fue quien puso en marcha la susodicha revista. La ministra onubense subrayó que el empleo no se crea con teoría ni derrochando dinero público en tareas prescindibles, sino en proyectos que den confianza. Sin mucho mirar, la revista en cuestión parece un buen derroche de dinero público en una tarea prescindible. Mayormente propagandística.

Etiquetas:

El banco malo

Ignacio Martínez | 30 de octubre de 2012 a las 16:10

El mes que viene entrará en funcionamiento el banco malo creado por el Gobierno en su tercera reforma financiera. Su misión será vender una enorme masa de vivienda nueva sin colocar, que se acerca al millón de unidades y que el mercado no ha sido capaz de digerir desde que empezó la crisis. Se prevén rebajas a la mitad en el precio que estos pisos tenían en el balance de los bancos. Pero ya hay fondos buitres y oportunistas profesionales dispuestos a hacer pujas con reducciones suplementarias de un 20 y hasta un 30% más. ¡Hagan juego señores!

Aunque se le llama banco y malo no será técnicamente ninguna de las dos cosas. No será un banco sino un gestor de activos, que no podrá facilitar financiación a sus compradores. Y no será malo, sino lo contrario, una especie de sanatorio donde depurar las cuentas de una banca que en la loca década de los 2000 concedió créditos por el 110% del valor de tasación. Tan generoso comportamiento no se ha visto continuado cuando los compradores se han quedado sin trabajo y no han podido atender los plazos. Hay centenares de desahucios diarios. Eso sí, la banca es más prudente ahora. Se resiste a dar créditos hipotecarios y los suele otorgar por la mitad de la tasación.

De las 818.000 viviendas nuevas sin colocar que hay en las estadísticas del Ministerio de Fomento, casi la mitad están situadas en las regiones mediterráneas. La palma se la lleva la Comunidad Valenciana con la friolera de 140.000, una rémora que se ha llevado por delante a sus dos cajas y al Banco de Valencia. Aunque también hay que anotar que los locos años 2000 se han cobrado una pieza política mayor: Francisco Camps. El resto del Mediterráneo nos ofrece un empate entre Andalucía (casi 110.000) y Cataluña (más de 100.000). Y Murcia no se queda a la zaga, con 30.000.
 
En el corto plazo, el banco malo va a tener efectos terapéuticos sobre los balances bancarios. De hecho, de los 325.000 millones que suman los créditos que el sistema financiero tiene comprometidos con los promotores, un 60% se considera incobrable. Eso tiene un costo: en la transferencia desde las entidades nacionalizadas se aplicará un descuento del 48% a la vivienda usada, del 54% a la nueva y del 86% al suelo sobre su valor en libros. Su venta, que se realizará sobre todo al por mayor, va a marcar los nuevos precios de mercado. Y de camino va a empobrecer a los trece millones de hogares españoles que tienen un piso en propiedad. Será la devaluación colectiva del particular fondo de pensiones nacional. 
 
Y eso traerá como consecuencia que se incremente el ahorro de las familias, que se gaste menos, que siga bajando el consumo interno y que la economía española prolongue su estancamiento. Malo no es el banco, mala es la perversa situación.

Etiquetas:

La bolsa o la vida

Ignacio Martínez | 29 de octubre de 2012 a las 13:27

Una encuesta de ayer en La Vanguardia arrojaba varios datos interesantes: un 80% de los catalanes quiere un nuevo estatuto fiscal. Más de un 70% desea un referéndum sobre la independencia y más de la mitad votaría a favor. Pero si consiguen pagar menos al erario público español, descendería en diez puntos esa mayoría independentista. La rebaja fiscal está servida. Sobre todo si se confirma que dentro de cuatro semanas, en las elecciones autonómicas adelantadas, de los 135 diputados del Parlament, 66 serían para CiU y 16 para Esquerra. El mismo sondeo dice que el PSOE cosecharía un nuevo batacazo, el PSC sacaría 18 escaños, 17 el PP, 13 ICV y 6 Ciudadanos. Siguiendo la tónica general, todos los partidos suben menos PP y PSOE, que pierden uno y diez diputados respectivamente. Y desaparece Solidaridad, que lideró Laporta hace cuatro años.

Este diario catalán ha tenido un gran protagonismo a la hora de crear el clima de opinión que se vive en Cataluña en este momento. Aunque ayer su director adjunto Enric Juliana recordara en su artículo dominical que el catedrático Francesc de Carreras, uno de los fundadores de Ciudadanos, en su habitual colaboración en el periódico calificó hace pocos días de iluminado a Artur Mas. Hizo más. Lean un trozo de su texto: “Parecía ser un político dispuesto al pacto, en la tradición catalana de Prat de la Riba y Cambó, es decir, un anti-Companys, un hombre de seny, alejado de la rauxa. Me equivoqué. El racionalista se ha transformado en un visionario decidido a que su país emprenda caminos ‘duros, muy duros’, a permanecer aislado del ruido mediático, es decir, de la opinión pública, a estar dispuesto cual mártir a ‘asumir el sufrimiento’, a tener esperanza basándose sobre todo en la fe. Me da miedo”. Hay que añadir que esta es una posición muy minoritaria entre los comentaristas del centenario rotativo.

El mismo diario publicaba ayer un editorial revelador, en el que hacía de puente entre el independentismo y la situación actual, que el Govern califica de expolio. Decía que en Cataluña no hay en estos momentos una apuesta definitiva por la ruptura, que hay solución. Y da pistas. Hace falta respeto mutuo, solidaridad equilibrada, reconocimiento de la nación cultural, autogobierno efectivo y derecho a decidir en el nuevo marco europeo que la crisis acelera. Por si no lo han entendido, un párrafo posterior lo explica más claramente: tenemos un Estado autonómico artificialmente hinchado y mientras en la mayor parte de España crece la opinión favorable a la recentralización, Cataluña y el País Vasco se mueven en la dirección contraria. No es un drama, dice el diario, es una contradicción que puede ser inteligentemente administrada.

O sea, en vez de la bolsa o la vida, la bolsa o la unidad de España.

Etiquetas: ,

Nos movemos a ciegas

Ignacio Martínez | 28 de octubre de 2012 a las 10:40

Aunque no ha pasado un año siquiera desde que el Gobierno entró en funciones ya podemos pensar que no habrá en esta legislatura una reforma profunda de la Administración Pública. Sorprende que Rajoy, que tenía cantado el triunfo electoral, no llegara a La Moncloa con más equipaje documental. Diez meses después de sentarse en el sillón presidencial ha encargado a una comisión y a cuatro subcomisiones evaluar cómo está la cosa. Patada a seguir. En junio se supone que estarán las conclusiones de los evaluadores. Entonces se echará encima el verano y después estaremos enfilando el ecuador de la legislatura. Se ignora si se pretende un consenso y si se desea que sea amplio.
Nos falta método. Qué hacer con la Administración, merecería un pleno extraordinario del Congreso, en el que oír las ideas o propuestas de todos los grupos. No se puede seguir cortando de aquí y de allí en los servicios públicos, en las instituciones sin establecer una estrategia, sin disponer de un mapa con el objetivo final marcado. El viernes, al término del Consejo de Ministros, la vicepresidenta hizo apología de este sistema anárquico. Como la Ley de Estabilidad Presupuestaria obliga a las comunidades autónomas a cumplir el déficit, pues eso ya está forzando recortes de plantilla, dijo tan campante. O sea, que de momento vamos a seguir cortando a tontas y a locas.
El necesario consenso del PP con el PSOE tiene dos inconvenientes. El primero es la poca afición de ambos por entenderse y el segundo que no se sabe a ciencia cierta qué posición tienen sobre la reforma de las administraciones públicas. Ninguno de los dos se retrata. Un ejemplo más lo ha dado ayer en Málaga el presidente de la Junta, secretario general del PSOE andaluz y presidente de los socialistas españoles. Resulta que Griñán inauguraba una convención municipal de su partido e imbuido por el ambiente defendió la existencia de las entidades locales autónomas y las diputaciones. Rubalcaba propuso en algún momento de la campaña, hace un año, disolver las diputaciones y ahora Griñán defiende su existencia. Así nos movemos, a ciegas.

Empiezan los suicidios

Ignacio Martínez | 27 de octubre de 2012 a las 9:21

La crisis ha subido esta semana un escalón dramático en España: la gente empieza a suicidarse. Ya lo hicieron antes en Grecia. En abril supimos que un farmacéutico jubilado de 77 años se pegó un tiro en la cabeza ante el Parlamento griego, en plena Plaza Sintagma. Se negaba a buscar comida en la basura. Tenía deudas y no quería dejarlas a sus hijos. Aquí, en Granada un quiosquero del barrio de La Chana se ha ahorcado cuando le iban a desahuciar de su piso hace pocos días. Otro hombre le ha intentado imitar tirándose por un balcón en Burjassot (Valencia). Pero es que en España hay 350.000 propietarios que han sido desalojados de sus casas desde que empezó la crisis. Y ahora llegamos a la fase de los suicidios por desesperación. Sin ánimo de señalar, la primavera árabe empezó con un suicidio.
El paro también ha subido un dramático escalón en España esta semana. Más de uno de cada tres trabajadores andaluces está parado. La cifra no para de aumentar. Tradicionalmente Andalucía ha estado ocho puntos por encima de la tasa española de desempleo. Hasta ahora. Eso también sube: ya hay diez puntos de diferencia. El grado de desesperación de la gente aumenta. Y aunque la indignación no alcanza la calle de momento, se alzan voces contra los desahucios. El Defensor del Pueblo andaluz ha pedido un cambio de legislación, porque considera la actual anacrónica e injusta. El partido del Gobierno responde que ellos ya han hecho una modificación de la norma y se lava las manos.
El PSOE ha sufrido esta semana nuevos disgustos electorales y ha comenzado una catarsis: empieza a admitir errores del pasado. El primer golpe de pecho ha sido por la reforma constitucional promovida por Zapatero en el verano del año pasado para limitar el déficit. Griñán dijo ayer que fue un gran error porque ha beneficiado a los especuladores con la deuda española. El segundo arrepentimiento han sido los desahucios: su portavoz en el Congreso sostuvo también ayer que fue otro gran error no legislar cuando estaban en el Gobierno para evitar los desalojos. Ahora han presentado una proposición no de ley que obligaría a una mayor flexibilidad a cajas o bancos nacionalizados.
Una amiga empresaria, con sentido práctico, me señala que en realidad los bancos se quedan con unos pisos que no tienen salida en el mercado y se deterioran vacíos. Piensa que les rentaría más quedarse con los inquilinos a cambio de un alquiler simbólico, antes que echarlos a la calle. Al menos les mantendrían la casa. O que los bancos que reciben ayudas públicas tengan que computar una parte como ese alquiler. Cualquier idea sería mejor que esta realidad: 350.000 familias desahuciadas significa que la crisis ha echado de su casa a más de un millón de personas. Y vamos a peor, de escalón en escalón.

Etiquetas:

La FAMP no sirve para nada

Ignacio Martínez | 24 de octubre de 2012 a las 14:26

Mi colega y vecino de página Pepe Aguilar en su artículo de ayer se preguntaba para qué sirve la FAMP. Pues yo se lo voy a contestar a ustedes: para nada. No sirven para nada ni la Federación de Municipios y Provincias de Andalucía, presidida por el notable dirigente socialista Francisco Toscano, ni su homóloga nacional que ha presidido efímeramente el alcalde de Sevilla y presidente regional del PP Juan Ignacio Zoido. Este tipo de organismos debe dar mucho brillo a los currículos de sus dirigentes, a la vista de la encarnizada pelea que ha protagonizado en el último año y medio el PSOE para mantener la presidencia.

No importa que el PP ganara las elecciones municipales de calle en Andalucía y que gobierne en todas las grandes ciudades de la región. Un sistema ponderado de voto permite a un pequeño municipio tener cinco, seis, ocho veces más de representación por habitante en la FAMP que una gran ciudad. Aun así el PP presidiría la federación, pero resulta que también hay que contar los votos de diputaciones, en las que aventaja a los socialistas, y finalmente el de las mancomunidades. Y aquí es donde ha estado el truco. Se han inscrito unas 40 controladas en su mayoría por el PSOE, para conseguir mantener la presidencia. Con lo que hay pequeños pueblos que no sólo tienen agigantada su representación, sino que además pueden votar dos o tres veces.

A los políticos se les llena la boca hablando de evitar solapamientos, de conseguir la máxima eficacia de las administraciones públicas, pero no dan paso alguno en esa dirección. Sólo UPyD ha planteado eliminar la capacidad de gasto de municipios de menos de 1.000 habitantes, como ha hecho Monti en Italia. El PSOE se abraza a las mancomunidades, aunque sea para ganar las municipales en los despachos, y no acaba de despejar si Rubalcaba estaba por la desaparición de las diputaciones o por quitarle el sueldo a los diputados provinciales. Propugnó las dos cosas durante la campaña electoral hace un año. El PP denigra las mancomunidades y considera un instrumento capital las diputaciones. Pero es bien probable que ambas sobren si se crean municipios con un mínimo viable de habitantes, fusionando a pequeñas entidades vecinas.

El PP ha decidido abandonar la FAMP ante las medidas legales llevadas a cabo por el PSOE. Lo que encima ha indignado a la dirección socialista regional. Su vicesecretario ha calificado de “montaje” el portazo de los populares. Y se ha despachado a gusto: “esto demuestra la radicalidad y escasísima base democrática del PP andaluz”, es “una verdadera tomadura de pelo” que “forma parte de una agresión continua al municipalismo que está llevando a cabo”. Todo esto puesto en un comunicado para pedirle al PP que vuelva; ¡menos mal que no era para romper relaciones! En todo caso,esperemos que Zoido tome nota y decida no volver nunca. A ver si empezamos a desmontar la administración pública por donde sobra. Y, de camino, por donde no sirve para nada.

Etiquetas: