Archivos para el tag ‘Aborto’

Discrepo de Rouco

Ignacio Martínez | 30 de diciembre de 2009 a las 12:23

El acto del domingo en apoyo a la familia cristiana, presidido por Rouco Varela en Madrid, me pareció una celebración religiosa, moderada y razonable. No comparto las ideas de monseñor, pero es normal que haga demostraciones como ésta. Fue un acto religioso y no un mitin político como el de 2007, en el que varios cardenales dijeron que en España había un retroceso de los derechos humanos y una disolución de la democracia. Este año, fue un acto más moderado que evitó incluso exagerar el número de asistentes: hace dos años fueron unas 200.000 personas, pero los organizadores inflaron el número hasta dos millones. Esta vez ni siquiera se ha dado cifra. Y ha sido razonable, porque siempre lo es en una democracia que cualquier institución o grupo defienda en público sus puntos de vista.

Sostiene Rouco que el laicismo que invade Europa va a acabar con la familia. Discrepo. Como explicaba en esta página Carlos Colón hace unos días, el consumismo ha sido más nocivo para la familia que el laicismo. Y en todo caso, todos estamos de acuerdo en que la familia es la base de la sociedad. En lo que no coincidimos es en qué tipo de familia. Rouco dice que la única familia verdadera es la cristiana. Discrepo. Cualquier tipo de familia en la que haya amor y respeto merece la misma consideración. Pero el presidente de la Conferencia Episcopal Española ha ido más lejos. Ha dicho que Europa se quedaría casi sin hijos sin la familia cristiana. Se olvida que las familias musulmanas tienen más hijos que las cristianas. Tengo serias dudas de que el número de hijos sea un mérito, pero si lo es, no es virtud exclusiva de una sola religión.

El jefe de la Iglesia católica española sigue predicando contra el divorcio. Discrepo. La institución que representa Rouco despacha mil anulaciones matrimoniales al año en España. La doctrina del Tribunal de la Rota es más razonable y coherente que el discurso de monseñor: considera causa de anulación de un matrimonio los malos tratos. La pregunta es si este tipo de abusos vale para una anulación que facilite la Iglesia, pero no para una separación que otorgue el Estado. Se pronuncia Rouco contra los matrimonios homosexuales. Esta beligerancia de la jerarquía contra la homosexualidad no es coherente con el encubrimiento de abusos a menores por sacerdotes, que le ha costado indemnizaciones, disculpas y descrédito en Estados Unidos o Irlanda, por poner dos ejemplos.

Y por último, la Iglesia defiende la vida del nasciturus desde el momento de la concepción. Hay quienes pensamos que en determinados supuestos hay que despenalizar el aborto, y otros otorgan a la madre el derecho a abortar en las primeras 14 semanas de gestación. Unas diferencias que no hay al considerar el aborto un hecho violento y dramático. Que habría que evitar con más educación sexual y métodos anticonceptivos. Momento en el que seguro vuelven las discrepancias.

Espada de fuego contra el aborto

Ignacio Martínez | 19 de junio de 2009 a las 6:35

Dos de los mejores colaboradores de monseñor Rouco Varela han sido noticia en los últimos días. Primero Federico Jiménez Losantos ha anunciado que va a crear una nueva cadena de radio, que se llamará esRadio, en la que trabajará con César Vidal y Luis Herrero. Tienen algunas concesiones hechas por los gobiernos de Aguirre y Camps. Alguna más que caerá y van a trasmitir por internet. Un palo para la Cope. Rouco pierde al campeón de la última cruzada de su Iglesia contra los infieles, aunque el propio Losantos presumiera de no ser creyente. Pecata minuta.

Pero al jefe de la Conferencia Episcopal española siempre le quedará su fiel auxiliar monseñor Martínez Camino, figura estelar del catolicismo intransigente, a pesar de su condición de jesuita: Ayer hizo una nueva aparición para fulminar la ley del aborto, después de meses de silencio en la precampaña y la campaña. La experiencia es un grado y la Iglesia española no cayó en la trampa que ladinamente le tendió el Gobierno, lanzando la reforma de la ley de despenalización del aborto justo antes de la cita con las urnas. Fue una provocación fallida. No le costaba nada al Gobierno haber propuesto la iniciativa ahora y evitar la contaminación de la campaña, que alguna hubo. En sentido contrario, si Martínez Camino hubiese dado la conferencia de prensa de ayer hace un mes, el PSOE habría sacado más votos.

Personalmente tengo un problema con esta reforma legal. Hay argumentos razonables por parte de quienes la apoyan y quienes la rechazan. Y al revés: hay puntos de vista de partidarios y oponentes con los que estoy en desacuerdo. Por ejemplo, cuando veo a Martínez Camino en la televisión rasgarse las vestiduras por el drama del aborto, pienso automáticamente en los ocho años en los que el PP estuvo en el Gobierno y ni derogó la ley aprobada durante el Gobierno de Felipe González ni se escuchó la protesta de la Iglesia. Y cuando contemplo a Bibiana Aido en la televisión balbuceando su parecer sobre los seres vivos y el derecho de las niñas de 16 años a ocultar a sus padres su embarazo y un posible aborto, me viene a la memoria el empeño de Zapatero por entrar en el libro Guiness de los récords con la ministra más joven de la historia.

Lo que todos tenemos claro es que hay que reducir los embarazos no deseados y evitar que 115.000 españolas aborten cada año; y más de 20.000 andaluzas, el 43% de ellas reincidentes. Eso sólo se consigue con formación, información y ayuda. Educación sexual en la escuela, más transparencia en la familia sobre estos asuntos, mayor complicidad de los medios de comunicación… La lista de factores que podrían ayudar es larga. Pero desde luego no incluye las amenazas de excomunión y la espada de fuego de Martínez Camino. Eso sólo sirve para marcar territorio. Y esto no es una cruzada, sino un drama.

Felipe es de derechas

Ignacio Martínez | 12 de junio de 2009 a las 6:30

 

Dos días después de la votación del domingo, Felipe González ha criticado a Zapatero. De manera indirecta, eso sí. El presidente González ha hecho campaña de manera disciplinada. Pero terminada la contienda ha dicho lo que piensa. Como si hablara de Europa en general, describió la situación en España: No ve una propuesta socialdemócrata alternativa articulada, más allá de argumentos defensivos del tipo de “yo soy más garante que tú de la protección”. Pero además de protección, González exige a los gobiernos que muestren a los ciudadanos el horizonte para luchar contra la crisis y salir de ella compitiendo en la economía global.

Hay más discrepancias en su intervención del martes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Por ejemplo, que si patronal y sindicatos no acuerdan nada, el Gobierno tiene que intervenir para imponerles normas legales, lo contrario de lo que dice Zapatero. O que él no cerraría la central nuclear de Garoña. De hecho, Felipe González lleva años pidiendo un debate nuclear en Europa. Las propuestas en este campo no pueden ser simplistas, según el ex presidente. España ya es capaz de producir el 19% de su consumo de electricidad a partir de energías renovables, el mismo porcentaje que suponen los nueve reactores nucleares. Pero el avance de las renovables será lento y difícilmente sustituirán a las energías fósiles.

Saramago sostiene que la izquierda ha dejado de existir, al deslizarse progresivamente hacia el centro, y que anda por ahí humillada, contando los míseros votos recogidos el domingo. González viene a decir la contrario. Ha pedido aparcar la tensión entre la derecha y la izquierda y propone llegar a acuerdos entre los europeístas de todas las tendencias para enfrentar la crisis. Le preocupa que la izquierda en general no sea consciente de que sus propuestas han sido copiadas por la derecha, que ha intervenido más.

Estos pensamientos del ex presidente abonan una teoría que circula entre los jóvenes lobos y las jóvenes lobas del entorno ZP: hay un felipismo de derechas y un zapaterismo de izquierdas. Una visión equivocada. Es al revés. El radicalismo de Zapatero no debe confundirse con izquierdismo. González nunca habría establecido una prima de natalidad de 2.500 euros para los bebés de familias sin recursos y los hijos de millonarios. Ni habría aprobado una devolución de 400 euros para todos los contribuyentes, sin discriminación. Ni probablemente habría propuesto una ley de despenalización del aborto que permitiese a una niña de 16 años ocultárselo a sus padres. Eso se le ocurre a una ministra que no tiene hijos, ni experiencia o cualificación suficiente para el cargo. Y la experiencia es un grado: el propio presidente cuyo Gobierno implantó la moratoria nuclear en 1984, pide revisar aquella decisión. Porque ahora, dicen, es de derechas.

Mayorías de edad

Ignacio Martínez | 17 de mayo de 2009 a las 9:26

Ya tenemos un catálogo completo de mayorías de edad. Una civil a los 18, responsabilidad penal desde los 14, sin límite para la píldora del día después, y 16 para abortar. Más allá de criterios morales o de costumbres, habría que armonizar estas edades. Y, de camino, hacer un esfuerzo colectivo para aumentar el sentido de responsabilidad de nuestros jóvenes. Lo que incluye su educación sexual. De las 20.358 interrupciones de embarazo contabilizadas en Andalucía en 2007, un 43% eran mujeres que ya habían abortado antes. Y casi dos tercios tenían una instrucción que como mucho llegaba a la secundaria. Este es un problema social de primer orden, que no tendrá solución sin más y mejor formación.

También falta severidad. Las autoridades pueden aprender de su propia actuación en otra materia que estaba fuera de control: el tráfico. El ministro del Interior ha presentado esta semana una campaña para promover el uso del casco entre los conductores de ciclomotores de Andalucía, Extremadura y Murcia, que es donde menos diligentes son los jóvenes en esta materia. Rubalcaba sostiene que un 84% de los conductores usa esa protección en las ciudades y el 64% de los acompañantes. Quizá sea la media nacional, en Andalucía seguro que es menos. La Dirección General de Tráfico ha pedido a las policías locales que inmovilicen las motocicletas cuyos ocupantes no lleven el casco y multen a los conductores con 150 euros y la pérdida de tres puntos.

No es un capricho: tres de cada cuatro motoristas fallecidos lo son a consecuencia de heridas en la cabeza; el riesgo de sufrir una lesión cerebral se multiplica por tres si los pasajeros no llevan casco. Estadísticamente, la posibilidad de morir en un accidente de ciclomotor es 17 veces mayor que en uno de coche. Las motillos han aumentado en un tercio en los últimos cinco años, pero siguen siendo ejemplo de irresponsabilidad en la circulación. Es raro no ver diariamente a jóvenes que se saltan semáforos en rojo. Se ha aumentado la edad para conducir ciclomotores y ahora llega la campaña del casco: algo de la doctrina Rubalcaba falta en la gestión de otras políticas.

Zapatero usa un comodín contra Aguirre

Ignacio Martínez | 28 de marzo de 2009 a las 9:39

Zapatero saca otro as de la manga: Caja Madrid. Y conste que me alegro. Hasta ahora el asalto de Esperanza Aguirre a la cuarta entidad financiera de España, había sido contemplado por el PSOE de cerca y con una cierta complicidad. Llegaron a expedientar a un dirigente socialista que votó con Gallardón. Aguirre quería el poder en esta caja para consolidar su alternativa a Rajoy en el PP y su futura candidatura a la presidencia del Gobierno. Una eventual candidata que gustaba más en el Gobierno como adversaria que Gallardón, que es visto como el equipo ese de la Champions que nadie quiere que le toque hasta la final; o sea, el aspirante más fuerte. Total, que Aguirre ha promovido una reforma de los estatutos de Caja Madrid que sencillamente le da a ella más poder. Y mucho menos a Gallardón; el Ayuntamiento de Madrid pasaba de 70 a 24 representantes en la asamblea de la caja, mientras que un ayuntamiento aguirrista como el de Majadahonda subía de 1 a 14. Y además la lideresa ha dicho que la asamblea legisla y los demás a obedecer, una frase escasamente liberal y profundamente autoritaria.

No es que eso le haya tocado las narices a Zapatero. Sino que llegado este momento preelectoral, los socialistas están poniendo encima de la mesa toda una batería de temas que movilicen a su electorado. Por eso han sacado a la palestra a la joven ministra Aido con su reforma de la ley del aborto; por eso Chacón ha anunciado la salida de Kosovo, con tanto entusiasmo que se olvidó de los efectos colaterales; por eso el Gobierno ha decidido recurrir ante el Constitucional la reforma de los estatutos de Caja Madrid. Una caja con 260 millones de volumen de negocio y siete millones de clientes. Ahora se suspenderá la aplicación de la norma aguirrista durante cinco meses. Las elecciones para elegir los 320 miembros de la nueva asamblea general se tendrán que hacer con los estatutos antiguos. 

Dicen en el Gobierno que recurren los estatutos porque violan la proporcionalidad. Pero, sin duda, porque a dos meses de unas elecciones generales, las europeas del 7 de junio, ZP y sus gabinetes de análisis de estrategia van a colocar cada semana un asunto en la palestra que nos distraiga de la crisis y polarice a los suyos. Este es el comodín de esta semana.

La metedura de pata de Kosovo

Ignacio Martínez | 24 de marzo de 2009 a las 13:50

 

Tengo una duda. ¿Carme Chacón ha tropezado con el asunto de Kosovo? ¿O ha sido a cosa hecha? Es un caso inédito el anuncio de la retirada de unas tropas directamente a los soldados allí destinados, en primicia mundial. Se supone que antes se le avisa a los demás miembros del Gobierno, a los embajadores en los países de la OTAN, a Naciones Unidas, al secretario general de la Alianza, a los socios de la operación… y después a los soldados concernidos. Es tan de catón, que creo que aquí hay gato encerrado. ¿Y si Chacón se ha prestado a uno de los juegos que tanto gustan al presidente, como sacar una nueva ley de interrupción voluntaria del aborto? Vean si no; la Iglesia entra al trapo, monta la campaña del lince, después pretende involucrar a las cofradías en la guerra contra la nueva ley, se forma una polémica potente… y se deja de hablar de la crisis que nos corroe.

Pero el número de Kosovo ha tenido peores consecuencias. Chacón era hasta ahora la persona mejor situada para sustituir a Zapatero el día que éste decida marcharse. Y resulta que The Independent dice que está abatida por su metedura de pata. El alemán Süddeutsche Zeitung habla de desastre diplomático. Y un alto funcionario del Gobierno polaco lo ha resumido este fin de semana con una frase lapidaria, que enlaza este episodio con la salida de las tropas de Iraq hace cinco años: “España siempre se va”. Total, que los rivales de la ministra de Defensa en la invisible carrera de la sucesión están de enhorabuena.

La ministra Chacón se ha adaptado a su cargo con destreza y rapidez. Y no había cometido errores hasta ahora. Incluso ha sabido mimetizar su indumentaria, a base de trajes pantalón, con colores cercanos al verde caqui, y el uso de chaquetas de camuflaje para pasar revista a las tropas. Este asunto de la ropa siempre es un problema para los civiles, sean hombres o mujeres. Parece raro que se haya columpiado en Kosovo. Sigo sin creerme que no sea algo premeditado.

La crisis ya se ha llevado por delante a dos gobiernos europeos, los de Islandia y Bélgica, y amenaza ahora con hacer naufragar a otros dos, los de Hungría y República Checa. Las horas bajas de Zapatero y los tres años de soledad que le quedan por pasar en el Congreso no son una originalidad del presidente del Gobierno español. Así que toda maniobra de distracción es poca. Ahí es donde encuentro yo cierta lógica al tropiezo de Kosovo.

La ‘guerra’ del aborto

Ignacio Martínez | 22 de marzo de 2009 a las 11:34

La Iglesia ha decidido jugar fuerte contra la modificación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Tanto que quiere sacar la infantería a la calle: le ha pedido a las cofradías que aprovechen la salida procesional de Semana Santa para lucir lazos blancos en los palios y las cruces de guía, en señal de rechazo hacia la iniciativa gubernamental. Con independencia de la respuesta, éste es un hecho histórico por el lado de la propia infantería: las cofradías no han tenido tradicionalmente una buena relación con la jerarquía eclesiástica, en particular en Andalucía. Aun así, esta región será el escenario fundamental de la guerra del aborto: una ministra andaluza lleva adelante la reforma de la ley, y aquí es donde más base social tienen las cofradías y más impacto público alcanzan las procesiones de Semana Santa.

La tendencia general de las hermandades de penitencia es de apoyo a la jerarquía. De una u otra manera, ya se han sumado a la campaña de la Conferencia Episcopal los consejos o agrupaciones de cofradías de Sevilla, Málaga, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jerez y Almería. En otros lugares como Valladolid, Toledo o Palencia, hay adhesiones. Y también críticas: el presidente de la junta de cofradías de Zamora ha asegurado que la posibilidad de que algunas hermandades andaluzas coloquen lazos blancos contra la nueva ley sobre el aborto le parece “absurda”. Opina que son “problemas ajenos a la Semana Santa”.

Es curioso que la avanzadilla de este movimiento sean las cofradías andaluzas, cuya relación con la jerarquía ha tenido en el pasado episodios de desconfianza mutua. Pasaron 20 años desde la constitución del Consejo de Cofradías en Sevilla en 1955 hasta que fue nombrado un seglar como presidente en 1975. Presidente que además no fue el votado abrumadoramente por las hermandades. En Málaga, después de la Guerra Civil, desavenencias entre el clero y los cofrades provocaron que los tronos empezaran a montarse fuera de las iglesias, bajo tinglados de palos y toldos, y que las imágenes iniciaran y finalizaran sus recorridos fuera de las iglesias. Incluso algunas hermandades aumentaron el tamaño de los tornos, lo que les impedía pasar por la catedral. En fin, esta campaña contra el aborto supone una reconciliación histórica entre los cofrades andaluces y una jerarquía que los ha mirado con recelo en el pasado.

En todo caso, tenga recorrido o no la campaña de la Iglesia, y consiga o no el Gobierno llevar a buen puerto el trámite parlamentario de la nueva ley, el problema sigue siendo que hay un número extraordinario de embarazos no deseados en España. El resultado es de 112.000 abortos en 2007. La última estadística andaluza, de ese año, es de 20.358, de los que una cuarta parte se produjeron en Málaga. Uno de esos abortos fue de una niña menor de 14 años, que había tenido ¡otros tres! con anterioridad. Casi dos tercios de los abortos son practicados a mujeres cuyo grado de instrucción llega como mucho a la Secundaria. Estamos ante un problema educativo y social de primer orden.

Un 51% de las abortistas andaluzas tienen entre 20 y 29 años, el 48% tiene pareja, un 56% dispone de ingresos económicos, un 55% ya ha tenido hijos antes, el 43% son reincidentes, el 97% aducen riesgo para la salud de la madre. Este es el retrato robot del problema. La escuela, la familia, los medios de comunicación tenemos una labor educativa dura y difícil por delante para reducir del número de embarazos no deseados. Es ahí donde se deberían gastar las principales energías de la sociedad y no en una nueva disputa de buenos y malos.

¿Y Andrés?..

Ignacio Martínez | 18 de marzo de 2009 a las 10:28

Martínez Camino ha vuelto. Y en esta ocasión lo ha hecho con mejor estilo que en otras de sus entradas en escena. Presentó el lunes la campaña de la Iglesia Católica contra el aborto. Lo hizo con moderación e incluso evitó preguntas como si deben ir a la cárcel las 112.000 mujeres que abortaron el año pasado en España voluntariamente. Pero anunció que en cuanto el Gobierno envíe al Congreso la propuesta de modificación de la ley de despenalización del aborto de 1985 llamarán a una masiva movilización. Los obispos creen que el Gobierno protege mejor a el lince y otras especies en vías de extinción que la vida de los no nacidos. El cartel dice ¿Y yo?.. ¡Protege mi vida!

No conozco a nadie que esté a favor del aborto, que es algo traumático y violento. Ese no es el problema. La cuestión es si debe estar despenalizado en algunos supuestos, como ahora en caso de grave peligro de la vida de la madre, malformación o violación. O si debe estarlo en las primeras semanas de gestación. O si debe haber condiciones para las menores, como por ejemplo las que exige la Junta de Andalucía de madurez para permitir que se hagan implantes en los pechos. En todo caso este es un problema social de primer orden y de difícil solución. Más de cien mil abortos al año es una cifra descomunal, que muestra una grave deficiencia educativa.

Es cierto que esta modificación la lanza el Gobierno en su ofensiva mediática contra la crisis, dentro de un paquete de medidas sociales. Y también que la propuesta no estaba en el programa electoral con el que los socialistas consiguieron ser la minoría mayoritaria del Congreso. Pero si la Iglesia puede legítimamente defender sus ideas en una democracia, la mayoría parlamentaria tiene derecho a legislar según las suyas. Añado que en este tipo de temas sería importante conseguir el consenso político; pero no es realista. La ley del 85 la hizo el PSOE con AP en contra, pero cuando después el PP tuvo mayoría absoluta, no la cambió.

Martínez Camino es un jesuita atípico, porque es un jesuita intransigente, más cercano a la línea del cardenal Rouco que a la del superior de su orden, el padre Adolfo Nicolás. El cartel de la campaña de la Iglesia que ha presentado muestra a un bebé. Asunto cuestionable; se trata de un nacido. Me gustaría que el obispo auxiliar de Madrid nos dijera también si su campaña ampara también a los nacidos. Me refiero a Andrés, el niño andaluz de 7 años, salvado por un hermano genéticamente seleccionado, recién nacido. Pero a la Iglesia no le ha gustado esto de la manipulación genética. Javier ha salvado la vida de su hermano Andrés, enfermo de una anemia severa congénita, hasta ahora incurable. Yo me alegro. Andrés también podría hacerle a Camino la misma pregunta: ¿Y yo?..

¿Y yo?.. ¡Protege mi vida!

Ignacio Martínez | 17 de marzo de 2009 a las 19:14

 

Monseñor Martínez Camino es un jesuita atípico, porque es un jesuita intransigente, más cercano a la línea del cardenal Rouco que a la del superior de su orden, el padre Adolfo Nicolás. En todo caso, Camino estuvo el lunes moderado en la presentación de la campaña de la Iglesia católica contra el aborto. Nada que objetar a que la Iglesia haga una campaña para defender sus ideas. Como no conozco nadie que esté a favor del aborto. No creo que ese sea el problema; la cuestión es si despenaliza y en qué supuestos. O en qué tiempo de gestación, o en qué condiciones. La foto del bebé es cuestionable, pero de eso escribiré mañana. Hoy les quiero hablar de este niño, con una enfermedad incurable. Con una vida que ha salvado su hermano genéticamente seleccionado. Pero a la Iglesia no le ha gustado esto de la manipulación genética. Javier ha salvado la vida de Andrés, enfermo de una anemia severa congénita, hasta ahora incurable. Yo me alegro. Andrés también podría hacerle a Camino la misma pregunta: ¿Y yo?.. ¡Protege mi vida!

 

Necesitamos otros políticos

Ignacio Martínez | 15 de marzo de 2009 a las 1:07

Necesitamos otros políticos urgentemente. No sólo otros nombres y rostros. Lo que urge es otra clase de políticos. Los discursos de los actuales están llenos de incoherencia y desprecio por los adversarios. Esta semana. La inconsistente ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha presentado las líneas generales de una futura de ley de plazos para abortar en España hasta la decimocuarta o decimasexta semana de gestación. Esta propuesta no formó parte del programa del PSOE en 2008, plantearlo ahora parece que tiene como objetivo que se hable de algo que no sea la crisis.

Personalmente no estoy en contra de una medida así. Hay muchos dramas detrás de cada aborto y nadie aborta por gusto. Pero me preocupa la manera de presentarlo la ministra: las niñas de 16 años podrán abortar sin permiso paterno; si pueden casarse, pueden abortar. La Junta acaba de establecer unas cautelas para que los menores de edad no puedan operarse de cirugía estética, sin un serio estudio psicológico. La consejera María Jesús Montero, ha explicado que a veces las jóvenes de 16 años no cuentan con la edad mental suficiente para asumir un cambio como operarse de las tetas.

Pero su partido no aplica este rigor al aborto. Mi colega José Aguilar abundaba el jueves en esta idea:

“¿Y van a poder someterse a una agresión como el aborto por su sola voluntad inmadura? Este disparate no es más que una variante extrema del sistema de valores que venimos inculcando a la juventud… Se basa en instalarla en el infantilismo, la incapacidad de tolerar la frustración, la inflación de derechos sin deberes y una irresponsabilidad absoluta.”

El presidente de la Junta ha acudido en socorro de la ministra, con el argumento de que la ley quiere acabar con la inseguridad clínica y resolver problemas humanos. Pero no ha evitado pegarle una pedrada al PP, que se opone a la ley de plazos y ha anunciado que la recurrirá ante el Tribunal Constitucional. “Las desigualdades sociales no fueron nunca objetivo de la derecha”. Cuando los socialistas en vez de Partido Popular dicen la deresha, es que quieren mentarle la madre al PP. Y ya que estaba, Chaves ha añadido que la deresha no está arrimando el hombro contra la crisis económica. Seguro que la responsabilidad del PP en  el impacto de la crisis económica internacional en España, es menor que la del PSOE.

Otro lance político de baja categoría es la polémica sobre un apartamento que ha comprado en Arosa el vicepresidente Zarrías. Sale a la palestra el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, y dice que el piso está en al lado del mar en una zona que incumple la ley de costas, que es producto de un pelotazo urbanístico y que esto es un escándalo mayúsculo. Le compro el discurso. Puede repetirlo con más propiedad contra el ex presidente Aznar que se compró una residencia en Marbella en una zona ilegal, producto sin duda de un pelotazo urbanístico en la era Gil. Piso que la alcaldesa de Marbella no piensa tirar abajo. Ángeles Muñoz (PP) cree que los propietarios de las 35.000 viviendas ilegales iban de buena fe. Lo que ha demolido esta semanas es simbólico. Nada allí es escandaloso.

Por su parte, Zarrías, visiblemente enfadado contesta a la interpelación diciendo que el PP es un partido corrupto de la cabeza a los pies. Que la urbanización de su piso es legal y que va a seguir adelante porque está en su derecho. El problema para él es que ésta no es sólo una cuestión  derechos, es también una cuestión de valores: si su partido opina que no se debe construir al lado del mar y promueve leyes contra ese abuso, es incoherente que un dirigente socialista se compre un piso en construcción justo al lado del mar, por mucho que tenga los permisos.

Lo bueno de las crisis es que limpian. A ver si ésta se lleva por delante esta mezquina manera de hacer política de nuestros dirigentes.