Archivos para el tag ‘Al Qaeda’

Arenas se descentra

Ignacio Martínez | 29 de enero de 2011 a las 11:18

El verbo descentrar tiene dos acepciones. Una es dejar de estar centrado. La otra es actuar de modo disperso o desordenado. Javier Arenas ha cumplido con los dos significados en una sola semana, con declaraciones hechas para contentar a los más irredentos de sus seguidores. El jefe del partido que va lanzado en las encuestas en Andalucía, está ajustando cuentas del pasado, antes incluso de ganar. Arenas lidera una formación muy ancha. Con un núcleo duro de liberales, conservadores y democristianos. Y dos alas, una en el extremo derecho y otra en la frontera con la socialdemocracia. En muchos países europeos ese abanico da para un arco parlamentario casi entero, al menos con cuatro partidos.

El comportamiento de Arenas parece un paradigma de la teoría del filósofo y teórico de la comunicación canadiense Marshall McLuhan, que a mitad del siglo pasado estableció que el medio era el mensaje. Sumergido en determinados medios, nuestro líder liberal-conservador-democristiano-derechista-socialcristiano lanza mensajes impropios de un político con su responsabilidad pasada y futura. Hace unas semanas, en Intereconomía, el presidente regional del PP agradó a la derecha extrema. Y esta semana, invitado por la televisión de Pedro Jota, se apunta sin apuro a la teoría de la conspiración en el 11-M.

Arenas sostiene que es casi imposible que un terrorismo foráneo intervenga en un país con terrorismo propio sin tener contacto. O sea, que Al Qaeda y ETA actuaron juntas en el atentado, no importa qué dijera la sentencia judicial. Añade, que hay un proceso judicial abierto y el juez ha pedido sin éxito documentación al Gobierno. Y se compromete cuando lleguen a La Moncloa a dar a ese juez la documentación que el Gobierno le ha negado, para que se sepa la verdad. En otras palabras, que una de las primeras cosas que hará el PP si gobierna es intentar blanquear los últimos días de Aznar en La Moncloa. Para arreglarlo, un senador canario del PP ha declarado que los presuntos autores del 11-M no se suicidaron en Leganés, sino que los mató la Policía. No se extrañen, una ex ministra de Aznar contaba hace años en privado que en la conspiración participaron los servicios secretos franceses, españoles y marroquíes.

Lanzado por esa pendiente, Arenas relaciona a Rubalcaba con los GAL, en un ataque preventivo contra el ministro principal del Gobierno, a quien propios y extraños dan por seguro candidato socialista en 2012. Esta actitud del político mejor situado para gobernar Andalucía dentro de un año no es un buen augurio. Esta región necesita líderes que miren al futuro, con propuestas concretas que generen seguridad y confianza. Y mientras, el jefe regional del PP aparece perdido en la anchura de su partido y muy escorado a la derecha.

Arenas se descentra. Y se equivoca.

ETA se camufla

Ignacio Martínez | 22 de marzo de 2010 a las 13:34

La confusión de los cinco bomberos catalanes con un comando de ETA en Francia es una metedura de pata. Zapatero ha dicho en Sevilla este fin de semana que no es tan grave. Pero los auténticos etarras han tenido más facilidad para huir, mientras la Policía buscaba a estos bomberos. El ministro de Interior Rubalcaba, siempre más hábil con las palabras que su jefe, dice que era una hipótesis de trabajo y que se podía haber explicado mejor. Y tanto. Pero la mejor aportación en este río revuelto la ha hecho Javier Arenas. El jefe de los populares andaluces ha declarado con gran énfasis que en materia de identificación de terroristas hay que actuar siempre con el máximo rigor y la máxima prudencia. Viniendo del vicepresidente de un Gobierno que identificó a los etarras como los autores de la mayor masacre terrorista de la historia de España, tiene mérito la cosa. Aznar llegó hasta a promover una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra ETA como autora de los atentados del 11 de marzo de 2004, que había cometido Al Qaeda.

El rigor y la prudencia son exigibles a las autoridades, y a los medios de comunicación que nos hemos tirado a por lo más fácil en los comentarios a la foto de los cinco bomberos en el supermercado. El causante de este enredo ha sido el detenido en la acción en la que murió el policía francés: Joseba Fernández Aspurz se habrá divertido mucho indicando que los bomberos eran sus colegas de fechorías. Aspurz, a sus 27 años, tiene por delante una espléndida carrera carcelaria. La banda terrorista ha hecho ayer un comunicado para decir que está dispuesta a un cambio político. Es un farol, porque nada añade sobre dejar las armas. Está claro que vive en otro mundo: sostiene que en el País Vasco hay constantes recortes en los derechos civiles y que la solución policial es una fantasía. De donde se deduce que se mantiene en sus trece.

No se espera ningún cambio por ese lado y es una incógnita saber qué va a hacer el presidente Chávez con el etarra Cubillas, jefe de seguridad del Instituto Nacional de Tierras del Gobierno de Venezuela, un organismo que ha confiscado 40.000 fincas a los hacendados. Un juez de la Audiencia Nacional sostiene que Cubillas es el responsable de ETA en Venezuela y ha organizado hasta seis cursos de explosivos en la selva para el entrenamiento de las FARC colombianas. Chávez dice que está casado con una venezolana y que eso le ampara. Es curioso cómo ha acaparado la atención el caudillo venezolano en esta polémica y que no se haya resaltado la relación entre la guerrilla colombiana y los etarras. Detrás de su pose contraria a las drogas, a la central nuclear de Lemóniz, a la autopista de Leizarán que pasaba por una zona de alto valor ecológico, los terroristas vascos acaban de profesores de la banda de narcoterroristas más notable del mundo.

11-M: demasiadas heridas y afán de protagonismo

Ignacio Martínez | 12 de marzo de 2010 a las 11:28

Actos terroristas como el salvaje atentado de Madrid de hace seis años o el secuestro de los tres cooperantes catalanes no deberían ser motivo de división de las víctimas, ni de exhibición para los políticos. Desgraciadamente, hemos tenido grandes dosis de ambas cosas estos días. Es reprobable el afán de los políticos por la foto; una afición que comparten socialistas y populares. El presidente de la Generalitat, José Montilla, y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, no pudieron el miércoles resistir la tentación de inmortalizarse con la cooperante Alicia Gámez, liberada por los terroristas de Al Qaeda del Magreb Islámico. Podrían haber cumplido perfectamente con su obligación institucional en privado. Ayer en Madrid tanto Esperanza Aguirre como Ruiz Gallardón organizaron sendos actos para mayor gloria de sus figuras. La ceremonia unitaria del Congreso por la tarde, con la lectura de la Declaración Universal de Derechos Humanos, es un formato idóneo, en lugar del festival de homenajes sin los protagonistas, que son las víctimas y sus familiares. Aunque desgraciadamente ayer no hayan estado a la altura.

Instalada en la teoría de la conspiración, Ángeles Domínguez, presidenta de la Asociación de ayuda a las víctimas del 11-M, se mostró esperanzada en que algún día se sepa la verdad. No se cree la versión oficial, confirmada por la sentencia judicial que condenó a los terroristas islámicos. Y se mostró esperanzada por encontrar la verdad en las últimas informaciones y el vídeo publicados por El Mundo. Contra el director de este periódico cargó Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M afectados por el terrorismo, diciendo que no tenía un vídeo, sino dos y en uno había un corsé. Y, de camino, descalificó a Esperanza Aguirre por compararse con las víctimas del 11-M tras el atentado de Bombay. Y también guardó palabras durísimas contra el ex presidente José María Aznar, a quien aludió como un señor de la guerra con las manos sucias de petróleo, avaras de oro negro y de poder, que ahora ante el grito de asesino responden con peinetas. Impropio del día y de la representación que ostenta.

Seis años después de la tragedia, hay demasiadas heridas abiertas y demasiado afán de protagonismo. Las víctimas no se merecen estos espectáculos.

ETA: Presos dobles

Ignacio Martínez | 11 de enero de 2010 a las 13:44

A simple vista, los terroristas siempre ganan. Quieren aterrorizar a la población, hacer propaganda de su causa. Y consiguen su propósito; nos atemorizan y hablamos de ellos. El joven nigeriano Aldulmutallab, que tiene cara de ingenuo, ha provocado que se movilice un ejército de policías y agentes de seguridad en los aeropuertos de todo el mundo, por el cinturón de explosivos que intentó hacer estallar en un vuelo a Detroit. Se ha declarado inocente, lo que significa que no es un ingenuo; intenta un arreglo con las autoridades americanas, a cambio de información sobre sus cómplices de Al Qaeda. Los presos de ETA tienen más difícil dejarlo. Siempre pierden. Son prisioneros dobles; del Estado y de la banda, que no les deja acogerse a beneficios penitenciarios. La dirección etarra acaba de expulsar de la organización a cinco de sus presos, por aceptar trabajar en un economato carcelario o salir unos días de permiso. Y este es el trato pacífico: a Yoyes la asesinaron en 1986 delante de su hijo de tres años por dejar la militancia.

La banda terrorista vasca anda asfixiada por el cerco legal y policial internacional. Y tocada por la sentencia de Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que en junio dictaminó que la disolución de Batasuna por parte del Gobierno español no sólo era legal, sino también una necesidad social imperiosa. El entorno de ETA esperaba un apoyo a sus chicos que ocupaban puestos en las instituciones y se encontraron con una condena en toda regla. Así que los jefes etarras no saben cómo meter en cintura a los cuarenta disidentes que tienen entre rejas. Aunque a veces lo consiguen. Otegi escribió una carta a un preso de la banda en la que decía que quien se resiste a dejar la violencia o no está en sus cabales o trabaja para el enemigo. Pero tras las presiones recibidas, ha desmentido que escribiera semejante cosa.

Se ha informado que hay 750 etarras en las prisiones de España y Francia. Son cien más que hace dos años. Entonces, de los 486 presos en cárceles españolas, 114 estaban en Andalucía, muy repartidos entre las cárceles de El Puerto, Albolote, Almería, Huelva, Jaén, Algeciras, Córdoba y Málaga. La cifra no para de crecer, el sábado cogieron a cuatro más en Francia y Portugal. Y el ministro del Interior ha aprovechado para mandarles un recadito: que cuando vayan a un zulo o por carretera la Policía o la Guardia Civil les estará esperando, y así hasta que esto acabe.

Es un consuelo. Aunque el terrorista siempre gane en el corto plazo: la selección de Togo se ha retirado de la Copa África de fútbol después de que el autobús que la transportaba a Angola fuera atacado por una guerrilla separatista, que mató a tres miembros de la expedición. Los criminales han conseguido poner el enclave de Cabinda en el mapa y estarán encantados los muy canallas.

Riesgos y bromas

Ignacio Martínez | 4 de enero de 2010 a las 7:25

Los usuarios de los aeropuertos van a pagar en sus carnes los nuevos miedos de las autoridades tras el frustrado atentado de un nigeriano en un avión que se dirigía a Detroit, en Estados Unidos. La última moda contra los pasajeros son los escáneres corporales. Al turista todo se le requisa: zapatos, cinturones, objetos punzantes o líquidos de todas clases. Vamos a acabar como el hijo de Julio Iglesias, en el anuncio en el que se quita toda la ropa, menos su reloj. Era una broma sobre los detectores de metales utilizados para que no entren en los aviones terroristas con armamento convencional o químico.

Pero al terrorista le pasa como a los ciclistas que se dopan: que su tecnología va muy por delante de la pericia de los controladores. En resumen, estas medidas van a disuadir a los viajeros de coger un avión, pero no van a frenar los riesgos de atentados. ¿Qué hacer, si no? Como las autoridades no tienen la respuesta se ponen a dar palos de ciego, para disimular. Aunque el riesgo no es ninguna broma.

La última iniciativa ha sido poner a Yemen en la diana de sus preocupaciones. Allí recibió entrenamiento el nigeriano Abdulmutallab. Allí han cerrado sus embajadas Estados Unidos y el Reino Unido. Y allí la Embajada española, o sea la embajada del país que ocupa la presidencia de turno de la Unión Europea, está en máxima alerta. Sabemos, en carne propia, que estos riesgos no son hipotéticos: Al Qaeda secuestró hace mes y medio a tres ciudadanos españoles en Mauritania: Albert, que está herido, Alicia y Roque, a quienes se supone en territorio de Malí.

La línea que enlaza los países del Sahara, desde el Atlántico al mar Rojo, empieza en Mauritania y sigue en Malí, Níger, Chad y Sudán. Es el nuevo santuario de la organización terrorista, cuya fortaleza se agiganta en estados tan débiles. Al otro lado del mar Rojo, esta línea continuaría en Yemen precisamente. Estados Unidos y el Reino Unido van a crear una unidad especial antiterrorista para que opere en Yemen, en apoyo a un Gobierno sin recursos para enfrentarse a una organización criminal con profesionales tan avezados. Malo. Si se tensa la situación internacional, se complicará la liberación de los tres cooperantes españoles secuestrados en noviembre.

Mucho menos dramática, pero no menos injusta es la situación de Juantxo López Uralde, director de Greenpeace en España, detenido en Copenhague con otros tres compañeros, desde que el 17 de diciembre intentó colarse con una pancarta en una recepción oficial de la reina danesa a los dirigentes que participaban en la cumbre del clima. Una protesta jocosa. El jueves comparecen ante el juez estos ecologistas, que ya han tenido una condena por anticipado, al encerrarles durante las fiestas. Los políticos hablan, los líderes actúan. Eso decía la pancarta. Si se comparan los riesgos, esto sí que es una broma.

Roque, Alicia y Albert, más de un mes en manos de Al Qaeda

Ignacio Martínez | 1 de enero de 2010 a las 12:30

Secuestrados

 

Los tres secuestrados españoles de la ONG Acció Solidària, Roque Pascual, Alicia Gámez y Albert Vilalta llevan más de un mes secuestrados por Al Qaeda. Los han trasladado desde Mauritania a Mali. Se hacen gestiones para su liberación, previo pago de su importe. Albert está herido de bala en una pierna. El lugarteniente de Bin Laden, Aymán al Zawahiri, se ha dirigido al grupo de los secuestradores para recordarles que hay que reconquistar Al Andalus (no confundir con Andalucía, es España entera) y desinfectar el Magreb de franceses y españoles. Un asunto difícil, llevado hasta ahora con sigilo por Gobierno, ong y familiares de las víctimas. Ojalá que termine bien. Y pronto.