Archivos para el tag ‘Al Zaidi’

La moda del zapato protesta

Ignacio Martínez | 31 de diciembre de 2008 a las 11:13

 

 El zapato se ha convertido en la última moda del género de protesta desde que un periodista iraquí le lanzó los suyos a George Bush el 14 de diciembre en una conferencia de prensa en Bagdad. El domingo, en una manifestación en Madrid ante la Embajada de Israel, cientos de personas gritaban “esta embajada está ensangrentada” por el feroz ataque a la franja de Gaza, mientras niños a hombros de sus padres blandían sus zapatos, sin arrojarlos contra el edificio. El día antes, en un pueblo de Barcelona, la secretaria de Vivienda de la Generalitat esquivó con soltura un zapato arrojado por una indignada ciudadana descontenta porque en su barrio, que se hunde cada año unos centímetros, hay ayudas para unos vecinos y para otros no. Una semana antes, un periodista ucraniano, de origen ruso, que trabaja en un canal de televisión, arrojó su bota contra un sociólogo que daba una conferencia a favor de la integración en la OTAN. Ya ven, una moda en toda regla.

La protesta con zapato más famosa de la historia la protagonizó el secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Nikita Kruschev, en la asamblea general de Naciones Unidas, en octubre de 1960. El delegado de Filipinas intervino para pedir la libertad para los países de Europa del Este que estaban bajo el yugo soviético. Era su respuesta a una propuesta sobre descolonización del líder de la URSS. Kruschev, indignado, empezó a golpear el pupitre con su zapato y a llamar a gritos “tonto” y “lacayo del imperialismo norteamericano” a Lorenzo Sumulong. Era la época de la guerra fría, la coexistencia pacífica obligada por la cantidad de armas de destrucción masiva de las que disponían Estados Unidos y la Unión Soviética. Años duros. Bajo el gobierno de Kruschev, en los años siguientes se construyó el Muro de Berlín y se produjo el incidente de los misiles de Cuba.

En estos tiempos modernos ha habido guerras calientes en Europa, África, Oriente Medio. La última de Iraq se hizo con el pretexto de que había armas de destrucción masiva en el país gobernado por Sadam Hussein. O, mejor dicho, se pudo hacer porque se sabía que no las había y el agredido no podía utilizarlas contra el agresor. Así se inició en marzo de 2003 una guerra que en casi seis años ha causado más de 700.000 muertos iraquíes y más de dos millones de refugiados. Cuando el periodista iraquí Al Zaidi lanzó sus zapatos a Bush estaba incumpliendo con su deber profesional y al mismo tiempo estaba haciendo un buen negocio personal. Negocio extensible al fabricante de zapatos, un turco que ya ha recibido pedidos de 300.000 pares. El modelo se llamaba código 271. No era el Colt 45 de los viejos pistoleros del Oeste, sino un vulgar código 271, lo más parecido a un arma de destrucción masiva encontrado por el presidente Bush en Iraq. Un arma moderna para la protesta masiva.

Zapatazo a Bush

Ignacio Martínez | 16 de diciembre de 2008 a las 11:48

 

Daba penita ver al pobre de Bush, en su despedida de Bagdad, arrugado para evitar que le alcance un zapato, lanzado por un indignado periodista iraquí. Un gesto que invita a dos reflexiones. En primer lugar, si ya han cesado fulminantemente al jefe de los escoltas del presidente americano: El tipo tuvo tiempo de tirarle no uno, ¡sino los dos zapatos!. Y en segundo lugar, personalmente pongo en duda lo de indignado y lo de periodista. Muntazer al Zaidi, más que indignado, en este momento debe estar frotándose las manos del dinero que él también le va a sacar a la ocupación americana de Iraq. En cuanto salga le lloverán las ofertas para hacer una gira global por esas televisiones que hay en este mundo nuestro, su autobiografía, una película… Por no hablar de las ofertas de trabajo de postín que también le frecuentarán del mundo fundamentalista chiita. No digo que lo haya hecho por eso, ni que Bush no se mereciera un escarmiento, aunque considero éste muy venial. Lo que estoy diciendo es que este no es, de ningún modo el papel de un periodista.

Decía Kapuscinski, en la mejor definición del oficio de periodista que conozco, que nuestra tarea no debe ser nunca tendenciosa, ni nunca indiferente. Al Zaidi fue a decirle a Bush que es una “especie de perro”. Algo tendencioso encuentro yo esto. Hay quien dice que es lo peor que puede decir un musulmán. Tampoco es para tanto. En Francia dirían “especie de cerdo”, como insulto similar. En España el equivalente podría ser “pedazo de cabrón”, con perdón. Por eso y por tirar dos zapatos, no le van a caer a Al Zaidi ni quince ni dos años de cárcel. Saldrá héroe y rico. Ya le están esperando para ayudarle desinteresadamente unos 200 abogados. Ha hecho un gran negocio. Aquí lo tienen: un simple gesto y se le arregla a uno la vida. Lo que inventa la gente.