Archivos para el tag ‘Álvarez Cascos’

La tumbona de Rajoy

Ignacio Martínez | 8 de enero de 2011 a las 19:52

El dibujante Peridis tiene en su haber creaciones antológicas. Por ejemplo, cuando empezó a disfrazar de magos a los ministros de Economía y Hacienda. También sentó cátedra cuando pintó con casco o armadura completa a los ministros del Interior. Pero quizá ninguna de sus criaturas ha alcanzado el refinamiento de Rajoy fumando un puro tumbado sobre Aznar, sobre una tumbona, sobre una hamaca, sobre un cómodo sofá, o sobre lo que imaginarse pueda. Tanto éxito ha tenido el sosias, que ya se le confunde con el original. Es un referente.

La última alusión la hizo ayer en Málaga Felipe González. Dijo que no le quita el sueño que gane la derecha, pero sí que lo haga sin decir nada, sin proponer nada y sin saber qué hacer con este país. En Málaga también ofició la plana mayor de los populares. Y no se quedó muda. González Pons dijo que España se está viniendo abajo, y contestó la frase del ex presidente, eludiendo hábilmente el fondo de la cuestión. El problema -dijo- no es qué hacer con España, sino qué hace este país con los malos políticos. Y eso se arregla con elecciones, que Arenas da por ganadas y proclama que traerán una forma distinta de hacer política.

Un malo de película, Álvarez-Cascos, no faltó en el escenario malagueño. Le preguntaron a Felipe si la defección del ex vicepresidente y ex secretario general del PP podría socavar el liderazgo de Rajoy e ironizó: “Eso, no”. Pero ya en serio, consideró irrelevante el daño que pueda hacerle Cascos a su antiguo partido. Aunque eso no quiere decir que el interesado no lo procure. Porque Cascos se ha abonado también a la teoría de la tumbona, en sus diatribas contra el presidente nacional de los populares. “Las victorias no se resuelven sentado en un sillón, esperando que el tsunami de votos le lleve al éxito”. Ha habido más. Gabriel Díaz Berbel, ex alcalde de Granada y ex senador, uno de los pocos dirigentes andaluces del PP que ha acompañado a Cascos en su éxodo, ha ido más lejos: “Están como buitres esperando que caiga la presa porque hay que poner el país tan mal, tan mal. No hay que colaborar en nada, en nada, para ver si de una vez la tarta la reparto yo”.

La teoría de la tumbona cala en el inconsciente colectivo. Hay tradición, aunque no le toque de cerca a Rajoy, que es madridista y por tanto no debe figurar en la cofradía de admiradores de Helenio Herrera. A este entrenador de fútbol argentino, de padres malagueños de Estepona y Gaucín, le llamaban El mago, como Peridis a sus ministros de Hacienda. Don Helenio entrenó a muchos equipos en la España de finales de los 40 y todos los 50, entre ellos el Málaga, el Sevilla y el Barcelona. Era un hombre de ocurrencias y sostenía que podía ganarse un partido sin bajarse del autobús. Aquí es donde Rajoy encuentra su base filosófica de probado éxito y no en el marido de Celia Villalobos.

Previo pago de su importe

Ignacio Martínez | 12 de septiembre de 2010 a las 14:00

A ver. ¿Creen que Terry Jones está loco? No sé si está cuerdo, pero el reverendo Jones es además muy listo. Ahora podrá vender libros a grandes editoriales por millones de dólares. Y aparecer, previo pago de su importe, en grandes espectáculos de la televisión mundial. Ya ha empezado. Ayer ya salió en el show Today de la NBC, en donde explicó que había suspendido la quema de coranes porque Dios le estaba diciendo que parara. Verán como incluso lo intentan traer a nuestras norias y a nuestros sálvame. Y vendrá cobrando, la criatura.

Como cobrando lleva años yendo a los programas de la televisión basura española la banda de pícaros que expolió Marbella durante quince años. Julián Muñoz, previo pago de su importe, cuenta en la televisión lo que haga falta, sobre Pantoja, Zaldívar o el lucero del alba. Lo dice todo, menos afrontar sus responsabilidades.

¿Creen, por ejemplo, que Aznar dio gratis su conferencia en el congreso judío mundial de Jerusalén la semana pasada? ¿Se acuerdan?, un discurso en el que acusaba a Obama de abrazar a los enemigos de los Estados Unidos y criticaba su afán por establecer una nueva relación con el mundo musulmán. No, esas intervenciones se hacen previo pago de su importe. Poderoso caballero es don dinero. Ése fue el argumento de Álvarez Cascos para justificar la espiral de precios de las viviendas cuando estaba en el Gobierno: los pisos suben porque los españoles pueden pagarlos.

Pasa lo mismo con las encuestas. Un amigo mío encargó siendo director de Informativos de Telemadrid una encuesta para ver quién ganaría las elecciones en la Comunidad de Madrid en 1991. Salió que el presidente Leguina las perdería. Mi amigo se ganó muchos reproches. Leguina, que es estadístico, decía que las encuestas las carga el diablo. Lo diabólico es que si quién las paga es persona interesada le salen a pedir de boca. Cuando un partido encarga una encuesta, previo pago de su importe, sale mucho mejor parado que si lo hace su rival. Por eso Tomás Gómez queda mal en el sondeo contratado por su enemigo mortal y compañero del partido José Blanco. La encuesta de Leguina, sin embargo, como mi amigo no tenía ningún interés especial, resultó acertada: perdió las elecciones de 1991.

Locos no sé si hay muchos, pero listos hay todavía más. Ya ven.

Las FARC pagaron a Correa

Ignacio Martínez | 18 de julio de 2009 a las 11:17

 

Confieso que me dio un vuelco el corazón cuando leí la noticia en los diarios digitales: Un jefe de las FARC dice que la guerrilla financió a Correa. ¡Vaya!, lo que faltaba. En la España de hoy no hay más Correa que el jefe de la trama corrupta Gürtel, nacida, crecida y desarrollada al amparo y a costa del PP aznarista y marianista. Este Correa autóctono ha sido un osado de marca mayor. Empezó con la organización de viajes, con tanta eficiencia que fascinó al secretario general del PP en los primeros 90, Álvarez Cascos. Después pasó a la gestión de eventos, grandes reuniones, congresos, mítines. Un hombre de fiar para los suyos. Tan amigo de Agag, el yernísimo, que fue testigo en su Boda imperial con la niña del presidente del Gobierno. Bueno, en realidad, la Boda concentró a una buena partida de imputados en la operación Gürtel. Correa pasó después al negocio que ha sido su perdición, y la de tantos otros, el de la especulación inmobiliaria. Arriesgado negocio que exige correr riesgos con atenciones, regalos, comisiones, mordidas, que no siempre van a ser entendidas por los jueces en caso de que por un mal paso del destino la cosa trascienda.

Total, que estábamos aquí pendientes de las mentiras de Camps y del enroque de Bárcenas y sale la noticia de que las FARC, la guerrilla narcotraficante colombiana, dedicada a la industria el secuestro, había dado dinero a Correa. Joder, con Correa, el tío. Pero era una falsa alarma. Este Correa de la noticia no es el nuestro, de pelo engominado y sonrisa suficiente en sus años de gloria, por ejemplo en la Boda del Escorial. No. Este Correa es el presidente ecuatoriano, que podría haber recibido 100.000 dólares para su campaña de los narcosecuestradores, según una información facilitada por las propias FARC. Falsa alarma. No puede ser de otra manera: 100.000 dólares es una cantidad irrisoria en la galaxia Gürtel.

El fútbol sigue en la cultura del ‘pelotazo’

Ignacio Martínez | 15 de junio de 2009 a las 11:00

La ministra de Vivienda considera que los 997.000 pisos en stock que había en España a finales de 2008 son “la mejor fotografía de lo que hemos sido y de lo que no queremos volver a ser”. Es un bonito pensamiento, pero desgraciadamente el afán derrochador del pueblo español sigue vivo. Seco, por la falta de créditos, pero latiendo. En cuanto que volvamos a tener la oportunidad de endeudarnos hasta las cejas para vivir por encima de nuestras posibilidades, lo haremos con entusiasmo. Vean, si no, el segundo gobierno de Florentino Pérez en el Real Madrid. Viene el hombre con 50.000 millones de pesetas, dispuesto a comprar a los mejores jugadores del mundo. Éste es el paradigma nacional, todo se compra con dinero. Así se puede tener, por ejemplo, el mejor equipo del mundo.

No aparece por ninguna parte la austeridad que debería regir los destinos de la nueva sociedad: más formación, más esfuerzo, más eficiencia, más ahorro, más innovación. No. Aquí todo el mundo aplaude a don Florentino, todo el mundo le envidia. Y los ultraliberales más todavía; si él puede permitírselo, ¿dónde está el problema? Alguno hay. Por ejemplo, que no es del todo cierto que los Figo, Zidane o Beckham ingresaran su precio multiplicado por varios enteros con la publicidad, las camisetas y el aumento del caché del club. El dueño de la constructora ACS se movió y consiguió una recalificación multimillonaria de la ciudad deportiva del Real Madrid para hacer cuatro torres. Es, con perdón, la cultura del pelotazo en su estado puro. Prefiero el modelo del Barcelona, invertir en la cantera, en la formación de jugadores, que no sólo serán más baratos, sino que sentirán más los colores. Lo de que “Florentino se lo puede permitir”, me recuerda la impagable frase de Álvarez Cascos, a la sazón ministro de Fomento, cuando se empezaron a disparar los precios de las viviendas a finales de los 90: “Los pisos suben porque los españoles los pueden pagar”. Ya ven, hay un millón sin vender.

Medir todo en términos de dinero es un error. El dueño del Betis, que va a provocar hoy una manifestación de rechazo en Sevilla, explica desconcertado lo mucho que le debe la afición: “Yo compré, yo traje, yo pagué”. El valor de las personas no se mide por su dinero, ni siquiera por lo bien o lo mal que lo gastan. En un club de fútbol, como en una empresa o en un país, de los líderes se espera que aporten estabilidad y confianza a sus organizaciones, que mejoren la autoestima de su cuerpo social, que contribuyan a aumentar el prestigio de su entidad. O sea, nada de lo que ha hecho el buen hombre que compra, trae y paga en el Betis.

El Gobierno dice ahora que saldremos de la crisis en 2012. Ya va entrando en razón. Pero necesitaremos bastante más para salir de la cultura de la pillería y el pelotazo. Forma parte del ADN nacional.

Nuevos ricos

Ignacio Martínez | 13 de mayo de 2009 a las 12:05

Ayer, el presidente Zapatero preguntó a Duran i Lleida quién ha vivido en España por encima de sus posibilidades en los años atrás. Era una precisión en el Debate sobre el estado de la Nación. El portavoz de CiU recordó en su magnífica intervención las palabras Churchill en mayo de 1940 en los Comunes, cuando ofreció a su país sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas para ganar la Segunda Guerra Mundial. El dirigente nacionalista catalán le dijo a Zapatero que España necesita líderes que estén dispuestos a perder votos cuando tomen las medidas necesarias, aunque sean impopulares.

La representación en las Cortes de CiU aporta sentido común y estabilidad, reivindicaciones nacionalistas aparte. Duran pidió a Zapatero que busque la complicidad de la sociedad, convocándola a salir de la crisis con un cambio de valores, para recuperar la cultura del esfuerzo, del ahorro, de la previsión y abandonar la arrogancia de nuevos ricos que hemos practicado en los últimos años. Una época en la que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Lo mismo dijo más tarde Ridao, de Esquerra. Los suyos, los de Duran y Ridao, fueron los mejores discursos de la jornada de ayer. Y el mejor de hoy ha sido el de Uxue Barkos, de Nafarroa Bai. Total, que los nacionalistas no sólo están ahí para reclamar sobre lo suyo. También están en ocasiones como esta para dar ejemplo de profundidad en el análisis, acierto en la propuesta y flexibilidad en el tono. Encima, las marrullerías de ayer de Zapatero y Rajoy elevan la categoría de estas intervenciones.  

¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades?, preguntó el presidente a Duran. Todos, se puede responder. Las empresas y las familias, que acumularon una deuda superior al 100% del PIB. O las autoridades que el año pasado aumentaron la plantilla de funcionarios en 116.000 personas, para rebasar por primera vez los tres millones de trabajadores públicos. Y que este año, en el que los empleos privados se pierden por centenares de miles, han subido los sueldos por encima de la inflación a quienes tienen asegurado su trabajo de por vida. El Gobierno que ha hecho eso, vivía por encima de sus posibilidades. O sea, que Duran pudo contestarle a ZP, parafraseando a Bécquer: el nuevo rico eres tú.

En el debate, Zapatero propuso rebajas fiscales a las pymes, ayudas para la compra de coches y ordenadores portátiles para los alumnos de 5º de Primaria. Hay que recordarle al presidente que el ordenador no es suficiente; es imprescindible que los profesores sepan hacer enseñanza on line. Y no saben. También anunció la eliminación de la deducción fiscal por la compra de viviendas para las rentas medias y altas a partir en 2011. Suscribo el argumento presidencial: la desgravación fiscal, como el alargamiento de las hipotecas, ha encarecido el precio de las casas y ha contribuido a la burbuja inmobiliaria. Por cierto, que Zapatero se refirió a la burbuja con desprecio. Ignora, probablemente, que los alcaldes de su partido en la costa andaluza han realizado la misma política urbanística especulativa que los demás. Rajoy, por su parte, adjudicó en exclusiva a Zapatero la paternidad de la especulación, pero este fenómeno empezó en la era Aznar y el entonces ministro Álvarez Cascos estableció una doctrina que hizo fortuna: los pisos suben de precio porque los españoles pueden pagarlos. Otro nuevo rico.

Un puesto de verduras en el Congreso

Ignacio Martínez | 3 de abril de 2009 a las 11:52

En los primeros años de la Transición, Iñaki Gabilondo puso de moda un eslogan en la SER: “Siéntase orgulloso de ser andaluz”. Aquellas cuñas de la radio relataban glorias históricas o artísticas. Dos diputados por Málaga, del PSOE y el PP, hicieron un alarde de lo contrario el miércoles en un pleno del Congreso de los Diputados. Aquello acabó con un ataque de cólera y un espectáculo vulgar protagonizado por la ex alcaldesa de Málaga Celia Villalobos (PP). En las webs de internet los comentarios son muchos y subidos de tono: lo más general que le dicen a la buena mujer es verdulera.

El diccionario traduce esta palabra como “mujer descarada y ordinaria”. Es cierto que el ataque de cólera de Villalobos le sobreviene porque el diputado malagueño del PSOE Miguel Ángel Heredia insinuó que el alcalde de Málaga es un ladrón, porque se ha gastado un dinero para un cartel colocado en el paseo marítimo de poniente, en el que denuncia que el Gobierno no quiere prolongarlo.

Hay dos matices que hacer: es conocida la escasa simpatía que Celia tiene por su sucesor y cómo consiguió que su amigo Álvarez Cascos lo ninguneara cuando era ministro de Fomento. Por eso el ataque de cólera para defender el honor de De la Torre (PP) tiene algo de impostura. Pero la acusación de Heredia no es de recibo. Un alcalde debe informar a los ciudadanos sobre los asuntos trascendentes. Por el contrario, el PSOE está acostumbrado a inaugurar todo tipo de obras de Fomento en Málaga sin ni siquiera avisar al regidor de la ciudad. Claro que el alcalde, tan acostumbrado a los feos de Cascos, todavía podría pensar que ahora le tratan mejor.

Heredia dijo en el pleno, en referencia a De la Torre, una cursilería: “Quien tiene impunidad para robarte un céntimo, la tiene para robarte hasta el último”. Y Celia, inflamada, pidió la palabra por alusiones y porfió, con el descaro marca de la casa, con la vicepresidenta primera de la Cámara, Teresa Cunillera, que presidía la sesión. La diputada socialista por Lérida intentó, primero con aplomo y después alterada, calmar los ánimos de la ex alcaldesa. Sin éxito. Y la llamó al orden cuando gritaba desde su escaño a Heredia: “Ladrón tú, en Alcaucín, el pueblo donde gobernabas, eres un diputado indigno”. Como colofón, a la salida del hemiciclo soltó una última fresca: “Es que los socialistas ponen a cualquiera de presidente”.

En ese lado la han golpeado los comentarios de internet: “Los populares ponían a cualquiera de ministra de Sanidad”, “hemos pasado del caldito al plato de verduras” o “podía poner al lado del taquígrafo un puesto de verduras”. Ayer, más calmada, pidió disculpas a los socialistas. Pero lo hizo con otra impostura: “Esta no es mi forma de ser”. En fin, no fue un día para sentirse muy orgulloso de ser andaluz. Estas no son las efemérides que contaban las cuñas de Iñaki en los 70.