Archivos para el tag ‘Arenas’

La sonrisa del régimen

Ignacio Martínez | 11 de junio de 2008 a las 9:48

Aído

 Bibiana Aído se ha distinguido en los dos meses que lleva en el Gobierno por dos cosas: sonríe con desenvoltura y coloca una a final en cualquier palabra. Lo de la sonrisa no es una novedad de género. En otros tiempos fueron ministros varones los que ejercieron este papel. Y por alguna extraña razón, siempre le toca a un andaluz el cometido. Ocurrió hasta un régimen hosco y sombrío como la dictadura de Franco, con un cordobés tan campechano que era conocido por su nombre familiar: Pepe Solís, ministro secretario general del Movimiento era la sonrisa del régimen. Es famosa una fogosa intervención suya en las Cortes de los 60, para defender una ley que disponía más tiempo para el deporte en detrimento de otras materias. “Menos latín y más deporte, porque, ¿para qué sirve hoy el latín?”, clamó el ministro. Su desatino tuvo su merecido. Un procurador culto, catedrático de Filosofía, Adolfo Muñoz Alonso, le contestó: “Por de pronto, señor ministro, sirve para que a ustedes, los de Cabra, les llamen egabrenses y no otra cosa”.

En la democracia, hemos tenido ministros manifiestamente más simpáticos que sus jefes. El caso más paradigmático es el de Javier Arenas, titular de Trabajo, Administraciones Públicas y vicepresidente del Gobierno con Aznar. Su carácter extrovertido le convirtió en el ministro campeón de los Guiñoles. Y ahora Zapatero ha puesto otro/a andaluz/a en el escaparate de la simpatía. El lunes, Bibiana Aído soltó una ocurrencia en el Congreso: saludó a los “miembros y miembras” de la Comisión de Igualdad.

Ayer, en Los Desayunos de TVE, Nativel Preciado le pidió a la joven que tuviese cuidado con el lenguaje. La reprimenda fue severa, como de una maestra con una párvula. Y la ministra, azarada, se disculpó: dijo que viene de Centroamérica y que “allí se utiliza mucho”. En fin, otro hombre culto, un filólogo andaluz miembro de la Real Academia de la Lengua, Gregorio Salvador, ha sido menos condescendiente. Ha sugerido a Aído que se deje de “bromas de mal gusto” y que se ocupe de resolver “problemas de desigualdad preocupantes que hay en España, como las dificultades que tienen los padres en algunas comunidades para que sus hijos estudien castellano”.

Arturo Pérez Reverte ya se choteó hace años de una ley del Parlamento vasco. Una de las frases era “las miembros y los miembros afectados por posibles causas de abstención”. Y el escritor proponía cambiarla por “las miembras y los miembros afectadas o afectados por posibles causas o causos…”. En este caso, la realidad supera a la ficción. Se acordarán de “los jóvenes y las jóvenas” de Carmen Romero. Pero quizá desconozcan la frase que catapultó al estrellato a Bibiana Aído; en un mitin en Cádiz, le dijo a Zapatero: “José Luis, esa sonrisa tan bonita que tienes, tienen que verla todos los españoles”. Un acierto. Porque esa es la verdadera sonrisa del régimen democrático actual.

Esperanza tira la toalla

Ignacio Martínez | 21 de abril de 2008 a las 18:04

Esperanza Aguirre y Camps

Esperanza Aguirre ha dicho que no tiene intención de presentarse a la presidencia del PP, después de que en los últimos días barones de todos los territorios hayan advertido a los suyos contra toda tentación de apoyar las aspiraciones de la presidenta de Madrid. Es una pena que el margen para la democracia interna en los partidos sea tan estrecho.

El sábado, en Elche, los presidentes del PP en Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía escenificaron su apoyo incondicional a Rajoy. Allí, Javier Arenas dijo que él no necesita decir si es liberal, demócratacristiano o socialdemócrata, que le basta con decir “soy del PP”. En el mismo mitin, Rajoy abandonó el modo gallego de contestar con desdén y sarcasmo a Esperanza Aguirre y empleó un tono más siciliano: “Si alguien quiere irse al partido liberal o al conservador, que se vaya”. Mariano le señaló una puerta a Esperanza que hoy ha cerrado ella misma. Pero no se confundan, esta pelea no es sólo una lucha por el poder: en el PP hay una crisis de identidad.

Resulta interesante este debate sobre su ideología, que se ha solapado a la pugna por el liderazgo del PP que se libra desde que se produjo el 9 de marzo la segunda victoria de Zapatero. Para esta Legislatura, Rajoy y Arenas quieren moderar su estrategia tanto en la política nacional como en la andaluza, mientras la presidenta de Madrid y los grandes tenores mediáticos de la derecha prefieren una oposición más dura que la de los últimos cuatro años. Aquí no sólo se posicionan periodistas: la cúpula empresarial española, en donde Aguirre goza de buenas simpatías, prefiere en este momento la prudencia de Rajoy, porque entienden que al Gobierno hay que ayudarle a gestionar la crisis económica.

La coyuntura pone de manifiesto que el PP es el partido con la ideología más ancha de Europa. Hay países con cinco grupos en su parlamento, que ocupan el espacio que en España se definiría con un “soy del PP”. A los conservadores, liberales, democratacristianos y socialdemócratas, citados por Rajoy, hay que añadir la extrema derecha y hasta los neocon ultraliberales. Todas esas familias conviven en el Partido Popular. Socialdemócratas ya hubo en UCD y en el PP habrá pocos, pero los hay: por poner un ejemplo cercano, me parece que Amalia Gómez está a la izquierda de José Bono. O, dicho de otro modo, que Bono está a la derecha de Manuel Pimentel o Amalia Gómez. En todo caso, cinco familias tan diversas, son muchas para mantener la cohesión de una maquinaria de poder y de empleo.

Liberal es un término difícil de explicar. En la Francia del XVIII, los enciclopedistas que defendían al individuo, la razón y la ciencia, fueron un modelo para la burguesía liberal. En España, los liberales del XIX eran revolucionarios que propugnaban libertad e igualdad. En Estados Unidos en el XX, liberal ha sido sinónimo de peligroso izquierdista. En fin, hoy día las democracias europeas son liberales: todos los partidos respetan la iniciativa privada y la libertad individual y social. En vez de indicar a Aguirre dónde está la salida, Rajoy podría haber rebajado las firmas de compromisarios, para facilitar su candidatura. Habríamos visto un partido apasionante y competido. Habría sido un gesto muy liberal. Hoy, tras su encuentro con el presidente valenciano Francisco Camps, Esperanza ha tirado la toalla.

(En la imagen de Chema Moya/Efe, Esperanza Aguire y Francisco Camps ensayan unas sonrisas forzadas monísimas)

Debates de segunda

Ignacio Martínez | 1 de marzo de 2008 a las 11:59

Mañana hay un debate por la noche en Canal Sur entre Manuel Chaves y Javier Arenas. Y el lunes, otro en varias cadenas entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. Llegan después de difíciles negociaciones que han encorsetado los formatos de tal manera que hay poco lugar a la improvisación. Bloques pactados, minutos milimetrados para cada uno, escasa posibilidad de interrumpir, barra libre para leer textos largos o dirigirse a los espectadores… El resultado son monólogos sucesivos. Los periodistas se limitan a ser cronometradores y no pueden preguntar. Todo, a años luz de los debates entre Clinton y Obama, que ya han hecho más de 20. No leen, tienen que responder preguntas incisivas, no pactadas, de periodistas prestigiosos. Otra dimensión. Verles durante hora y media en un debate en Austin (Tejas) improvisar discursos, da envidia, la verdad. Hay que alegrarse de que haya debates: en el futuro deberían ser inevitables. Y esperemos que con el tiempo vayan subiendo su techo.

Arenas ganó a los puntos

Ignacio Martínez | 27 de febrero de 2008 a las 13:25

Chaves administró en el debate de Canal Sur de anoche su tradicional ventaja histórico-artística: la que le dan las encuestas y la inercia del voto de los andaluces en el último cuarto de siglo. Pero Arenas estuvo tranquilo y convincente. Si Zapatero le ganó por puntos a Rajoy el lunes en la confrontación nacional, Arenas habría ganado a Chaves por el mismo margen anoche. Valderas no estuvo mal, a pesar de haberse presentado con una corbata llena de lamparones. Y Álvarez tuvo intervenciones felices, como la crítica a la superioridad financiera de Cataluña respecto a Andalucía, votada por el PSOE. Si ha habido una diferencia entre el debate nacional a dos del lunes y el regional a cuatro de anoche es que Manuel Campo callaba sin problemas a Zapatero y Rajoy, mientras que a Carlos María Ruiz le costaba la misma vida hacerlo con los candidatos a la Presidencia de la Junta. Chaves estuvo sobrado: espera tener el PIB per cápita andaluz en la media europea en 2015 o 2016, por ser precisos. Reprochó al Gobierno de Aznar haber recortado en 4.000 millones de euros los fondos europeos para Andalucía entre 2000 a 2006. (Se quedó corto en el cálculo). Arenas no le contestó. En compensación, cuando el líder del PP andaluz le reclamó una cifra de la deuda histórica, el jefe de los socialistas evadió la respuesta. Valderas, sin embargo, cifró la deuda en 7.500 millones de euros y el presidente ni se inmutó. Arenas hizo énfasis en el liderazgo que Andalucía debe ejercer en España y reprochó a Chaves que hace 14 años estuviese por el trasvase del Ebro y ahora esté en contra. Donde las dan las toman: Chaves ridiculizó el intento de Arenas de comparar el New Flame con el Prestige. Hubo algo en lo que estuvieron de acuerdo: desarrollar el nuevo Estatuto por consenso. El cara a cara de los líderes regionales de PSOE y PP del próximo domingo promete emoción: si Chaves quiere ganarlo, deberá arriesgar.  

Etiquetas: , , ,

La arrogancia de las mayorías

Ignacio Martínez | 23 de febrero de 2008 a las 13:03

¿Son buenas las mayorías absolutas? Depende para qué. Todo el mundo está de acuerdo en que José María Aznar fue mejor gobernante los primeros cuatro años de su mandato, y se volvió autoritario y altanero en los cuatro siguientes, cuando ya tenía la mayoría absoluta en el Congreso. Al PSOE le pasa lo mismo, pero en simultáneo: Zapatero, con mayoría relativa, pactó con la oposición la nueva ley de la televisión pública en el Congreso (fue uno de los pocos consensos con el Partido Popular en leyes básicas para la democracia) y ahora sus colaboradores se han puesto de acuerdo con el PP para organizar dos debates de televisión. En la misma legislatura, el mismo partido y en el mismo país, en Andalucía el comportamiento no es el mismo. Chaves, con mayoría absoluta en el Parlamento andaluz no pactó con ningún grupo la nueva ley de la televisión pública regional, cuyo máximo responsable se puede nombrar con un porcentaje de la Cámara mucho menor que en la ley nacional y no exige titulación superior para poder entrar en su consejo de administración. Una ley peor, vamos. Y ahora la mayoría socialista, con ventaja en las encuestas, no quiere pactar un debate en la televisión con el PP.

De todas formas, el cara a cara entre Chaves y Arenas del 2 de marzo se celebrará, porque es uno de los pocas bazas que le quedan por jugar al aspirante, que va por detrás en las encuestas. Por eso los socialistas hacen abuso de su posición dominante y lanzan sus arietes a castigar a los populares. Zarrías, Pizarro y Camacho han dejado claro que si Arenas quiere un debate tendrá que ser en Canal Sur. Lo toma o lo deja. Si no estuvieran tan seguros de ganar, no actuarían con tanta arrogancia. ¿Tiene razones Arenas para desconfiar de Canal Sur? Creo que sí. Recuerdo un debate electoral en el que le pusieron un fondo a Teófila Martínez rojizo y varios elementos que hacían el efecto de un ruido visual, mientras Chaves disfrutaba de un confortable y cálido fondo azul. En fin, estos días llueve sobre mojado. Son los inconvenientes de las mayorías absolutas.

Manipulación en la televisión pública

Ignacio Martínez | 16 de febrero de 2008 a las 19:31

Suelo quejarme de manera recurrente de los tics gubernamentales de Canal Sur. Hoy sábado, en el telediario de mediodía han dado una información de la ampliación del Parque de la Ciencia en Granada, ¡que se inaugurará en mayo!, en la que casualmente salía, como presidenta de su patronato la ex consejera de Educación, Cándida Martínez, que casualmente, encabeza la lista del PSOE al Congreso por esa provincia. La ex consejera sólo decía lo contenta que está porque Granada vaya a tener una cosa tan estupenda. Pura y simple propaganda.

Pero veo en YouTube una pieza que no me resisto a compartir con ustedes. Es de la televisión valenciana, Canal 9. He visto cosas tremendas, pero un editorial tan rastreramente partidario como este, creo que no. La presentadora del programa da un mitin de dos minutos y medio a favor del PP y en contra del PSOE. Pura y simplemente vergonzoso. Se lo recomiendo a Javier Arenas. Y ya sabe el líder de los populares andaluces dónde tendría que poner el listón de las quejas a sus adversarios. Ni Urdaci caería tan bajo.

Un conejo de la chistera

Ignacio Martínez | 27 de enero de 2008 a las 18:40

El periodo legal de campaña electoral es muy corto. Así que la carrera ya ha empezado. Inevitablemente, han comenzado los empujones, los codazos y los brindis al sol, que son sus ingredientes principales. En el capítulo de los brindis, el presidente Chaves ha sacado un conejo de su acreditada chistera: acceso a internet gratis para todos.

En esta campaña es internet; en otras han sido las habitaciones individuales en los hospitales, un ordenador por cada alumno en la escuela o un sueldo para todas las amas de casa. Las sorpresas de la chistera de Manuel Chaves tienen más éxito de público que grado de cumplimiento. Pero lo malo no es que se hagan estas promesas y luego no se lleven a cabo. Lo peor es que en la campaña, ni quienes están en el Gobierno, y probablemente continúen en él, ni los que quieren arrebatarles el poder, hacen ninguna propuesta central que nos permita saber a dónde nos quieren llevar. En definitiva, saber dónde está el futuro de Andalucía.

El PSOE juega con ventaja; para preparar el programa electoral los dirigentes del partido cuentan con el aparato de la Administración. La idea de internet es de la Consejería de Innovación. Y a los redactores del programa electoral socialista, les sorprendió, como al común de los andaluces. El Gobierno regional ha producido iniciativas que le valen para pergeñar su programa: facilitar el acceso a la vivienda; la apuesta por la energía solar; el intento de establecer una normativa urbanística, atacado por tierra, mar y aire; la nueva Ley de Educación que pretende frenar el fracaso escolar y aumentar el bilingüismo… pero de momento los mensajes son más bien de juegos malabares: meterse con el adversario y hacer promesas mediáticas.

Los demás tampoco están para tirar cohetes. ¿Han oído alguna vez a algún candidato hacer alguna consideración sobre el futuro de nuestra agricultura? Por hablar de algo en lo que Andalucía es una potencia mundial, y lo somos en frutas y hortalizas o en aceite de oliva. Nadie se atreve a plantear que los sistemas de ayudas europeas al aceite de oliva o a frutas y hortalizas están completamente descompensados. Ni que las subvenciones al aceite deberían vincularse a la industrialización, las marcas y la comercialización. La energía también está ausente del debate. Esta semana en la tribuna de los nueve diarios del Grupo Joly el profesor Lozano Leyva proponía la construcción de dos centrales nucleares en Andalucía. Seguro que genera un saludable debate intelectual, pero desde luego no entre los políticos.

Izquierda Unida, tras laminar a la brillante portavoz que tenía en el Parlamento andaluz y colocar al frente de su lista por Sevilla al alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, ha abandonado el discurso sobre un nuevo modelo de desarrollo económico y el cambio social. Ahora enarbola la bandera de la Tercera República, y saca en procesión las imágenes del Ché o Chávez. En el primer Parlamento regional, en 1982, hubo un diputado en las filas del Partido Comunista, Juan Antonio Romero (no confundir con Antonio), oriundo de Badolatosa, que gastaba boina de castrista, con estrella y todo. La aparición en escena en 2008 de Sánchez Gordillo es un paso atrás, incluso desde aquellas posiciones.

El dirigente andalucista Julián Álvarez puede presumir de haber hecho en Écija, cuando era alcalde, lo que Chaves promete para toda Andalucía, poner internet en todo el pueblo. O sea, que no quedaría mal en un examen de prestidigitación, pero tampoco el PA ofrece novedades al electorado. No apuestan por el alquiler, sino por una vivienda asequible en propiedad y están por la intervención pública para redistribuir los recursos…

Arenas se propone reducir en un 35 por ciento el aparato de la Administración para dedicarlo a educación. No está mal. Otra cosa que llama la atención es la cantidad de promesas locales o provinciales que han preparado los populares. En Málaga, por ejemplo, un tercer hospital o la sede de la Consejería de Cultura y Turismo. Dado el tribalismo andaluz y cómo le ponen la mano todos los alcaldes a los jerarcas de la Junta, no está mal pensado. Pero el debate sobre el desarrollo regional está ausente de todos los discursos, con o sin chistera.

Arenas, centrista

Ignacio Martínez | 19 de diciembre de 2007 a las 11:05

Javier Arenas estuvo cercano, moderado y optimista anoche en el programa de TVE ‘Tengo una pregunta para usted’. La verdad es que empezó brillante, en el primer tercio de la emisión, fue de más a menos y acabó con signos de cansancio. Al final, en la retransmisión de Radio Nacional, explicó que tenía un fuerte dolor de espalda, para el que no había querido tomar ninguna medicina que le impidiera estar en plena forma mental. Se mostró muy familiar, habló de su madre, de su esposa, de sus tres hijos, de sus dos hipotecas, de la muerte de su hermano, del accidente de uno de sus hijos, de la afición de otro por la pesca, de las recomendaciones que le hace su hija, de su condición de usuario de podólogos… Se mostró muy centrista, tanto que recordaba mucho sus tiempos de la UCD, y poco la imagen del PP en estos últimos cuatro años. Propuso consensos en materia de pensiones, educación, sanidad y vivienda. Y lanzó los cinco grandes ejes de su programa. Uno me gusta: limitación del ejercicio de la Presidencia de la Junta a dos mandatos y no coincidencia de elecciones generales y autonómicas. Otro me inquieta: dijo que quiere “restablecer la disciplina urbanística”. Justamente uno de los principales logros de este Gobierno regional que ahora termina mandato es que ha establecido un orden en este sector y aplicado un sentido común del que escribo en mi artículo   de hoy. No quiero pensar que este restablecer sea volver a la barra libre, anterior a que la consejera Concha Gutiérrez decidiera, por primera vez en la historia de la Junta, de que además de titular de la cartera de Obras Públicas y Transportes, lo era también de Urbanismo. Los tiempos de Gil no deben volver. Y los de sus imitadores tienen que acabar.