Archivos para el tag ‘Arenas’

Malos presagios

Ignacio Martínez | 28 de septiembre de 2011 a las 11:07

Una consejera del PP propuso, como quien no quiere la cosa, que los miembros del Consejo de Administración de RTVE pudieran entrar en los ordenadores de Televisión Española, para ver los contenidos de los informativos. Por adelantado. Era una vieja aspiración a la que se negaron los dos presidentes que ha tenido la Corporación. Ahora que está vacante la presidencia, lo consiguieron gracias a la complicidad de CiU y la anuencia de PSOE y Comisiones Obreras, que se abstuvieron. Sólo UGT e Izquierda Unida se opusieron. Algún consejero ha explicado que no era un intento de censura. Que sólo les movía su afán por estar mejor informados. El escándalo ha sido mayúsculo y han dado marcha atrás. Nunca antes se ha trabajado en TVE con más independencia, ni con González ni con Aznar.

Esta inocente maniobra presagia malos augurios para el futuro. No es un hecho aislado. Con las elecciones ganadas de antemano por el PP, como el PSOE ganó por anticipado las de 1982, los dirigentes populares dejan pistas. En el plano social, Esperanza Aguirre sostiene que quizá no toda la educación tiene que ser gratuita y el presidente murciano Valcárcel ya dejó dicho que había que estudiar el pago parcial de la atención sanitaria, igual que pasa con las medicinas. Lo que, por cierto, no es descabellado. Sería deseable que el debate sobre cómo financiar los servicios públicos se produjera antes de las elecciones. Pero se deja para después.

En asuntos diplomáticos, Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy y coordinador de relaciones internacionales del PP, afirma que reconocer en la ONU al Estado palestino ¡debilitaría el proceso de paz! En cuestiones domésticas, Arenas tiene la convicción de que Rubalcaba no ha hecho el cien por cien para acabar con el terrorismo. Resbaladizo. Con sus equivocaciones, que las ha habido, como seguir hablando con ETA después del atentado de la T4, a cualquier gobernante español hay que atribuirle la mejor intención en la materia. Hasta a Aznar cuando calificó a la banda de Movimiento Vasco de Liberación Nacional.

Se dice que el PP tiene un programa oculto. Error. No puede ser más transparente, sin necesidad de fisgonear en sus ordenadores.

Etiquetas: , , , , ,

Miedo escénico a la televisión

Ignacio Martínez | 16 de septiembre de 2011 a las 10:56

Valdano escribiría mejor que un servidor la crónica de la sesión de control al Gobierno de la Junta, ayer en el Parlamento andaluz: la retransmitía por primera vez Canal Sur y hubo nervios en todas las filas. Algunos brillaron especialmente, como la consejera Martínez Aguayo contestando a los alcaldes populares de Sevilla y Valverde del Camino. Por el contrario, Aguayo naufragó sepultada por un alud de algodón cuando tuvo que responder a las elogiosas y blandas preguntas de los miembros del grupo socialista. Algo que también le pasó a Antonio Ávila, calificado de honesto, realista e inteligente por un miembro de su grupo. A ver qué se dice después de eso. Todas las opciones son un atentado al pudor: tiene usted razón, me alegro que me haga esa pregunta, muy acertado su razonamiento…

No fueron éstas las únicas víctimas del debut televisivo en el que sus señorías quisieron lucirse, con desigual fortuna. Menacho estuvo mal, y hasta a un veterano actor político como el izquierdista Sánchez Gordillo la presencia de las cámaras le provocó inseguridad. Bueno, cámaras hubo las mismas de siempre, lo que hizo Canal Sur fue pinchar la señal institucional del Parlamento, con realización de José Domingo Romero, como hace la edición digital de este diario cada dos jueves desde hace casi dos años. El debut fue por partida doble. Se estrenó un nuevo equipo técnico en alta definición.

Valdano acuñó el principio según el cual el Madrid tenía una ventaja inmaterial por el miedo escénico que provocaba el Bernabéu sobre los adversarios visitantes. El impacto de la televisión provocó sobre la sesión de ayer un efecto parecido. Y tuvo otras consecuencias, además de los nervios. Víctimas de su furor por el lucimiento televisivo, tanto Arenas como Valderas consumieron en sus primeras intervenciones más tiempo del que disponían para sus dos turnos. Eso les dijo con cierta severidad la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, preocupada quizá por el minutado de la retransmisión.

Cabe pensar que los dos dirigentes de la oposición han perdido práctica durante las vacaciones. O les ha traicionado llevar tantas semanas en el dique seco y han intentado tocar demasiados temas en su primera intervención. Pero también ocurre que la presidenta ha aplicado el reglamento de manera más estricta que otras veces.

La televisión es un magnífico invento y nos facilita la tarea. En la videoteca de la Cámara se puede repasar el tiempo consumido por los oradores en los últimos debates de los jefes. Sumadas sus dos intervenciones, Arenas habló el 9 de junio trece minutos y el 26 de mayo 11′ 36″. Y ayer consumió en total 9′ 50″. Lo que significa que el 9 de junio habló tres minutos nueve segundos más que ayer, sin que entonces la presidenta le pusiera inconveniente alguno.

En todo caso, se atuvo al reglamento de la Cámara que fija en siete minutos y medio, repartidos en dos partes, el tiempo de cada uno de los tres oradores. Tiempo sobrepasado por Arenas y Valderas en su primer turno. Coves les comunicó a ambos que la benevolencia de la Presidencia les facilitaría un minuto extra para que hicieran sus respectivas réplicas a Griñán. Que fue un minuto largo.

Sea como fuere, Griñán, con el reloj a favor, pudo lucirse en el estilo profesoral y didáctico que más le gusta, lejos de los cuerpo a cuerpo a los que son tan aficionados sus dos oponentes. A Valderas le explicó con detalle que el artículo 175. 2. h. del Estatuto andaluz ya recoge el principio de estabilidad presupuestaria que se ha introducido en la Constitución. Y le ha recordado al líder izquierdista que IU votó ese Estatuto.

Valderas había criticado duramente el pacto PP-PSOE para reformar la Constitución, que impone, según él unos límites draconianos al déficit y al endeudamiento, y tiene un enfoque conservador. Así que propuso una reforma del Estatuto para blindar las políticas sociales de eventuales recortes futuros. También se quejó de que el PSOE haya demonizado a IU en Extremadura, mientras que ahora anda a brazo partido firmando acuerdos antisociales con el PP.

El hombre que intenta conseguir mayoría absoluta en el próximo Parlamento regional vino ayer al debate con hambre de balón. Arenas empezó presumiendo. Con los gobiernos de Aznar y su afán por el déficit cero se consiguieron cinco millones de empleos y cuando “se gasta, gasta y gasta, como Zapatero y usted”, cinco millones de parados. En su afán enciclopédico, el jefe popular precisó que ha habido 560.000 parados en Andalucía en esta legislatura, 1.200.000 en total, que el paro afecta a la mitad de los jóvenes y mujeres que quieren trabajar, a los que no les queda más remedio que la emigración. Que ha aumentado el gasto corriente en 3.400 millones, mientras que las inversiones en la región se han recortado en 4.800 millones. Este punto preciso era repetido de otras sesiones. Estaría dedicado mayormente a los televidentes. También la respuesta de Griñán fue la habitual: sanidad, educación y servicios sociales son precisamente gasto corriente. Explicación que servía además para refutar el argumento de Arenas de que la Junta ha recortado en mil millones sus políticas sociales.

En este capítulo concreto hay una puja entre ambos. Arenas propuso a Griñán un pacto presupuestario, priorizando precisamente sanidad, educación y servicios sociales. E ironizó sobre el súbito afán reivindicativo de la Junta, “después de años de sumisión”, que más parece una oposición a los alcaldes del PP, al Gobierno que viene del PP y a un futuro Gobierno del PP en Andalucía.

Cuando Griñán le desafió a apoyar a la Junta en sus reivindicaciones de que el déficit se mida por población y no por PIB, y que la Dependencia se financie por beneficiarios efectivos y no teóricos, se sumó a cualquier demanda que incluya reprobar a Zapatero por incumplir las inversiones en Andalucía exigidas por el Estatuto. Griñán planeó sobre todos los temas con soltura. Explicó que el PP no cumplió nunca con el déficit cero, pero que los primeros gobiernos de Zapatero tuvieron tres años de superávit. Le pidió a Arenas que no se traicione y defienda abiertamente su ideología de derechas, para que los andaluces puedan elegir entre un modelo y otro: puso como ejemplo el trasvase que se produce en Madrid de la enseñanza pública a la privada con recortes por un lado y desgravaciones y subvenciones por otro.

El presidente sólo cometió un desliz: le reprochó a su oponente el magnífico concepto que tiene de sí mismo. Arriesgado sarcasmo sobre un capítulo en el que Griñán es imbatible, sin miedo escénico alguno.

Toros desde la barrera

Ignacio Martínez | 13 de septiembre de 2011 a las 14:25

Pronosticaba aquí la semana pasada que la petición del alcalde de un estatuto de capitalidad para Sevilla, que mejore su financiación, le abriría una fisura al PP andaluz. Así ha sido. Ayer, en una entrevista de Javier Gómez en Málaga hoy, el alcalde de Málaga le lleva la contraria a su compañero de partido, como antes se la llevaba a Monteseirín cuando planteaba estas cosas. Por si no lo recuerdan, el anterior alcalde sevillano en 2001, en una conferencia en Madrid en el Club Siglo XXI, dijo delante del presidente Chaves que las inversiones de la Expo 92 en Sevilla ya estaban amortizadas y que a la ciudad le resultaba gravoso ser la capital de Andalucía. Sin embargo, los socialistas no avalaron una propuesta en ese sentido del PP, presentada en el Ayuntamiento sevillano en 2007.

En todo caso, De la Torre no se ha hecho esperar, aunque ha mejorado su apuesta. A Monteseirín le decía que Málaga haría de capital gratis y ahora está dispuesto a poner dinero incluso: “Mi compañero Zoido no tiene ninguna razón… Espero que ni este Gobierno autonómico ni los que le sigan detrás le hagan caso, porque sería una injusticia para el resto de Andalucía. Javier Arenas conoce mi criterio perfectamente. Y Zoido también. Insisto, Málaga pagaría un canon por ser capital. Tiene muchas ventajas. Y los problemas de financiación de los ayuntamientos hay que resolverlos para todos, no para uno solo”. Arenas, como Rajoy, torea de salón en espera de que lleguen las elecciones. Tienen muchas posibilidades de ganarlas, pero no dejan de ser aspirantes. Pero estos dos alcaldes están gobernando y se comprometen. Ahora han puesto un toro en suerte, que el presidente regional del PP tendrá que lidiar.

La cercanía electoral retrata a propios y extraños. Hay quienes se sienten perjudicados por las decisiones de los jefes de su partido, como Carmen Calvo, despechada porque prefieran en Córdoba a Rosa Aguilar que a ella, a quien tanto quisieron los mandamases socialistas y a la que tanto deben por su sacrificio en ser consejera y ministra.

También se extralimitan otros. Ayer en este diario la presidenta del Parlamento regional hacía una exhibición de partidismo en una entrevista de Antonio Fuentes en la que repetidamente cargaba contra el PP y contra Javier Arenas. No es ese el papel que cabe esperar de su puesto institucional, que le exige una prudente neutralidad. Según la señora Coves es “imposible” compatibilizar los cargos de alcalde y diputado autonómico y es incoherente que el PP lo propusiera en el pasado y ahora lo rechace. Los socialistas tienen más de setenta alcaldes y concejales que son diputados en los distintos parlamentos regionales de España. Probablemente es por coherencia por lo que el PSOE propone suprimir la compatibilidad sólo en Andalucía. A ese toro le quieren recortar los pitones. Para que no les coja.

Un dolor de cabeza para Arenas

Ignacio Martínez | 10 de septiembre de 2011 a las 10:06

El alcalde de Sevilla ha mandado una carta al presidente de la Junta con 16 exigencias. El catálogo es largo y ancho: ley de dependencia, zonas con riesgo de exclusión social, rehabilitación de barrios, programas de empleo, metro, AVE al aeropuerto, ciudad de la justicia, mejora de colegios, reforma de museos, restauración de iglesias, deudas tributarias… Hasta aquí, un menú reivindicativo, que bien podría enviar cualquiera de los alcaldes de las demás capitales andaluzas. Todos ellos del PP, por cierto. El presidente de la Junta sostiene que se ha enterado de la misiva por la prensa y le ha reprochado semejante indelicadeza a Juan Ignacio Zoido. Si es así que el alcalde ha dado a conocer su carta antes de que la recibiera su destinatario habría que convenir que Griñán tiene razón en molestarse. Pero, además, el jefe del PSOE regional ha añadido que se gana las elecciones para gobernar, no para hacer oposición. Simpática teoría que a buen seguro sus compañeros de partido en la Junta no aplicaron en ningún momento en aquellos tensos años de 1996 a 2004, en los que Aznar gobernaba en La Moncloa y las huestes de Manuel Chaves arremetían mañana, tarde y noche contra sus adversarios políticos en la más cerrada de las oposiciones que se recuerdan.

Pero estábamos con la larga lista de frentes que Zoido quiere abrirle a Griñán en defensa de los intereses de Sevilla. Un pulso que multiplicado por ocho en todas las demás capitales podría debilitar aún más la precaria consistencia del Gobierno andaluz. Pero hay algo que añade a su relación de agravios que más bien puede plantearle una fisura al PP en sus propias filas. El nuevo alcalde, como su antecesor del PSOE, reclama una ley de capitalidad que suponga una mayor financiación para Sevilla. La capital de Andalucía considera que ese ejercicio le cuesta el dinero y quiere compensaciones, como las tienen ciudades españolas en similar situación.

Este asunto no es nuevo, ni exclusivo de Andalucía. En Bruselas también hay belgas, mayormente flamencos, molestos con la presencia de las instituciones europeas, con el argumento de que encarecen la ciudad y colapsan sus servicios. Sin embargo, tanto para la capital europea como para la de Andalucía es un gran negocio tal condición. El alcalde De la Torre ha aprovechado cada ocasión que se le ha presentado en los últimos tiempos para decir que si a Sevilla le resulta gravoso ser capital regional, Málaga lo haría gratis. Ahora que los dos regidores son del mismo partido estaría bien que se aclarasen entre ellos. En definitiva, el PP debería explicar si quiere que Sevilla tenga un estatuto de capitalidad dotado de fondos especiales. Como ven, en el cerco que las legiones populares se disponen a hacer a la única aldea socialista que queda en España, no todas las exigencias debilitan a Griñán. Con alguna puede dolerle la cabeza a Arenas.

Camps, Griñán y Arenas en entredicho

Ignacio Martínez | 16 de julio de 2011 a las 11:11

El presidente valenciano va a ser procesado por cohecho impropio. Por soborno, para entendernos. Sostiene el juez que Camps y tres de sus colaboradores recibieron regalos por importe de más de seis millones de pesetas, algo menos de 40.000 euros, por parte de la red de corrupción conocida como Gürtel. Y para corresponder a tanta gentileza, le dieron en la Generalitat valenciana contratos por valor de unos siete millones de euros a tan desprendidos mafiosillos. No fueron tres trajes, como ha dicho con desdén Mariano Rajoy en alguna ocasión. En realidad, según la Fiscalía se trata de 39 trajes, 11 americanas, diez pares de zapatos, ocho corbatas, siete pantalones y dos abrigos. Después de haber dicho que pagó los suyos al contado, con dinero que sacaba de la caja de la farmacia de su mujer, la defensa del presidente Camps al final de la instrucción ha mantenido que los regalos los habría recibido en su calidad de presidente del PP de Valencia y no como presidente del Gobierno. Una argucia para aliviar eventualmente la pena.¿Qué dice Rajoy de esto? Nada. Tanto PP como PSOE tienen en casos así varas de medir que cambian por arte de magia. Procesan a tres altos cargos de Interior y toda la artillería pesada del PP, la política y la mediática, exige a Rubalcaba que retire su candidatura a la Presidencia del Gobierno. Procesan directamente al presidente de la Generalitat valenciana y el estado mayor del Partido Popular se pone a silbar. En el PSOE las gastan igual. Griñán se niega a modificar la ley electoral en Andalucía, pero Rubalcaba propone un cambio radical del sistema para las generales, con un colegio nacional para restos. Su modelo para España no vale en Andalucía. Los socialistas no tocan la ley electoral regional, aunque se sacan de la manga que los alcaldes no puedan presentarse. Un atropello: así restan al PP el tirón electoral de sus alcaldes en las capitales. Pero los alcaldes pueden ser diputados en el Congreso, con lo que el PSOE además de oportunista, peca de incoherente.

Y si volvemos al otro campo, Javier Arenas ha protagonizado un culebrón con su declaración de la renta del que debería avergonzarse. Se le llenaba la boca reclamando que nadie ganara más que el presidente de la Junta en la política andaluza, pero resulta que él ingresa casi el doble. En el Debate sobre el estado de la Comunidad se comprometió a entregar su declaración de IRPF. Tras diez días de demora, envió a los medios un acta notarial con algunos rendimientos netos. El asunto espinoso es un sobresueldo de su partido de alrededor de unos 15 millones de pesetas. Y él sostiene que es dinero para gastos de protocolo, donaciones y gastos sociales y lo justifica con 135 facturas, como diciendo que su mujer no es farmacéutica… Finalmente, ayer hizo pública su declaración: 142.69,06 euros de ingresos brutos.

Aquí se predican muchas letanías que no se practican. O, como sostiene el dicho popular, una cosa es pregonar y otra dar trigo.

El diputado 110

Ignacio Martínez | 6 de julio de 2011 a las 18:53

Ha pasado una semana del debate sobre el estado de la comunidad autónoma y los socialistas esperan con ansiedad la declaración de la renta de Javier Arenas, en respuesta al desplante torero de José Antonio Griñán, a mitad de su discurso, entregando la suya conjunta con su esposa a la presidenta del Parlamento andaluz. Por cierto, que fue un derechazo: realizó el pase con la mano derecha, según dan fe las fotos de la sesión. Y es curioso que gesto tan heterodoxo no cogiera por sorpresa a doña Fuensanta, que recogió el documento con toda naturalidad, señal de que había sido avisada de la maniobra.

Arenas todavía no se ha retratado y sus maliciosos adversarios se frotan las manos porque esperan un sueldo parecido al de su compañera Dolores Cospedal, que acumula entre el salario que le paga el PP como secretaria general y el de senadora más de 220.000 euros al año. Como puede verse, cuando se va perdiendo el partido, cualquier falta al borde del área anima a la afición.

El debate terminó, ha pasado una semana, y absolutamente nadie ha echado de menos una iniciativa que el presidente Griñán se había trabajado en los debates del 26 de mayo y 9 de junio. Era un teatrito bien ensayado con los jefes de Izquierda Unida. En el primer entremés, Mariscal explicó con pelos y señales lo injusto de que cada diputado le costara a su coalición 52.000 votos, mientras que a sus rivales les salía mucho más barato: 38.000 al PP y 36.000 al PSOE. Ahí Griñán argumentó que Andalucía es la región que tiene menos diputados por habitante.

En la segunda actuación, Valderas se quejó escuetamente de la falta de representatividad del sistema electoral andaluz y Griñán desarrolló una tesis doctoral sobre cómo con el criterio de la comunidad de Madrid, de un escaño por cada 50.000 habitantes, en Andalucía tendría que haber 167 diputados. O sea, 58 más.

Tan abierta sugerencia fue objeto en los días siguientes de no pocas críticas periodísticas, políticas y ciudadanas y se aparcó. Pero el presidente no se quedó con las ganas de ampliar la Cámara, al menos simbólicamente, y de camino hacer un guiño a los indignados. Es el diputado 110, una de las 37 resoluciones aprobadas al final del debate. Este diputado, rey o reina por un día, será el que defienda las iniciativas populares que lleguen al Parlamento autonómico, en representación de todos los firmantes. Un grupo de trabajo tiene ahora que establecer el mecanismo y el número de firmas. Viniendo de un Parlamento con tanto desequilibrio en la representación y en el que no ha habido una sola comisión de investigación en 15 años, suena a brindis al sol. Pero bienvenida sea la medida. Otro gesto torero heterodoxo.

Griñán amenaza con aumentar los diputados

Ignacio Martínez | 12 de junio de 2011 a las 11:41

(El viernes 10 de junio publiqué en la edición de papel de los nueve diarios del Grupo Joly esta crónica de la sesión plenaria del Parlamento andaluz del día anterior. Algunos lectores han pedido que la cuelgue aquí. Hecho está.)

Que paren las máquinas. Tenemos dos titulares: limitación de mandatos del presidente y aumento del número de diputados. No suele haber novedades en estos combates parlamentarios quincenales, así que ayer hubo dos aportaciones notables. Valderas le espetó a Griñán que o cambia de rumbo su política liberal o la bancada de la derecha le pasará por encima. Auguró una era de mayoría conservadora de 20 años. Arenas, maestro en dialéctica, aprovechó para agradecerle el detalle al jefe izquierdista y con una mijita de falsa modestia añadió que no han ganado nada todavía, que no van a dar oídos a cantos de sirenas, pero que si consiguen la mayoría en marzo, entre las primeras leyes que mandarán al Parlamento estará una para limitar a ocho años el mandato de los presidentes de la Junta. Punto directo de saque.

Griñán no encajó bien este ace de Arenas. Pero no estuvo mal en su turno: le reprochó al jefe popular que lo que se propone hacer aquí no lo practique su partido en ninguna comunidad autónoma o ayuntamiento. Pero Arenas está crecido y le entran todos los golpes. Parece Nadal. Y Griñán tiene un rictus triste en el semblante, aunque conserva su traza de excelente orador. Es elegante, pero no termina de acertar. Parece Federer.

El presidente patinó ayer en un charco de aceite en el que ya se había resbalado hace dos semanas: Valderas, tras hacer una rotunda defensa del movimiento 15 de mayo, reclamó una ley electoral más justa, más proporcional, más representativa. En definitiva, que no sea tan perjudicial para su coalición. Y la respuesta de Griñán fue adelantar algo que amenaza con traer a la Cámara en el Debate sobre el estado de la Comunidad a final de mes: un aumento del número de diputados del Parlamento andaluz, que no está limitado por el Estatuto de Autonomía.

Por resumir el estado de la cuestión. Mientras Arenas quiere limitar los mandatos presidenciales, Griñán quiere aumentar el número de diputados. ¿Quién conectará mejor con el desencanto de los ciudadanos hacia la política y los políticos? El líder de los populares le ha ganado por goleada este envite al circunstancial jefe de los socialistas. Griñán lo argumenta muy bien desde el punto de vista académico. Dice que la Asamblea de Madrid tiene 129 diputados, aunque empezó con 96, pero aplica una relación de un diputado por cada 50.000 habitantes. Que con esa relación, Andalucía debería tener 167 escaños en su Parlamento en vez de 109. Y si en esta región se aplicase el baremo de crecimiento demográfico desde 1982 deberíamos estar en 142.

El presidente traía de casa estudiadas las cifras. Tanto que se sabía que la relación aquí es de un diputado por cada 80.000 habitantes. Y si en Madrid se puede, con esa mayoría espléndida del PP, ¿por qué aquí no? Griñán, sin embargo, pone una cautela a su insinuación, que es el consenso. Se entiende que a IU esta propuesta le conviene, pero falta por saber si el PP estará de acuerdo. Arenas, tan atento a todos los golpes en la pista, no dijo esta boca es mía al respecto.

Hay una interpretación positiva de este intento institucional de conciliar la petición de IU con la negativa del PSOE a modificar la ley electoral. La norma de limitación de acceso a los medios públicos de las minorías, el criterio de reparto mayoritario establecido por el señor D’Hondt, el límite del 3% por circunscripción para entrar en la Cámara o la menor disponibilidad de financiación para los pequeños, beneficia de tal manera a PP y PSOE que no se van a modificar. Aumentar el número de diputados es la única concesión que el PSOE está dispuesto a hacer a Izquierda Unida, presunto coaligado después de marzo, si el PP no consigue la mayoría absoluta.

Pero también hay una lectura perversa de esta propuesta. Cabe pensar que el globo sonda lanzado por segunda vez por Griñán tiene un efecto isla para el presumible naufragio socialista en 2012: si se aumenta el número de diputados del Parlamento andaluz entre 33 y 58 escaños, el PSOE, aun perdiendo las elecciones, puede tener más diputados que ahora. Sería un ere muy ventajoso.

El profesor Ruiz Robledo, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Granada, tiene publicada una idea muy didáctica sobre el número de diputados del Parlamento que no me resisto a reseñar. Al criterio de establecer los diputados en función de los habitantes, con la ratio que se convenga, se podría añadir una disminución marcada por la abstención. Ejemplo práctico: si el cupo de diputados es de cien y se abstiene el 40%, se adjudicarían sólo sesenta escaños. Con la que la representatividad no sólo estaría en función de los votos emitidos; hasta los abstencionistas harían un voto útil.

Para hacer una nueva ley electoral, el PSOE tiene la mayoría suficiente en la Cámara, aunque resultaría escandaloso que lo hiciera solo. Griñán adelanta que cualquier cambio debería hacerse por consenso. Con lo que presumiblemente nada se cambiará, finalmente. Sea como fuere, para hacer un sistema más proporcional bastaría con eliminar la barrera del 3% y establecer un colegio regional para adjudicar un cierto número de diputados con los restos de votos que no hayan obtenido escaños en las provincias. Es fácil, pero ya verán como no se hace.

Al margen de los dos titulares principales, la sesión tuvo otros ingredientes. Valderas quiere que se compense por las pérdidas de la crisis del pepino a los trabajadores que han perdido jornales. Se olvida de los muchos transportistas que también han sido perjudicados. También se suma a la unánime pretensión de que los fondos europeos compensen el 100% de los daños. Y propone que representantes de todos los partidos de la Cámara acompañen al Gobierno en una visita reivindicativa a Bruselas.

A Valderas unas veces se le ven hechuras de vicepresidente de la Junta y otras un discurso entre griego y extremeño. No sé si me entienden. Un ejemplo de esto último, su definición del estado de ánimo del ciudadano medio andaluz: hastío, cansancio, desesperación, indignación, rebeldía. De tan duro como se pone, parece Djokovic. Verbigracia: le dijo a su presunto futuro socio que no está para muchos trotes; que está noqueado.

El presidente quiso salir del aprieto con juego duro, pero no es lo suyo. Para que su presunto futuro socio se cure del pavor que le produce la ola de derechas que se cierne sobre Andalucía, le recordó la pinza del 94 al 96, de entendimiento entre PP e IU que llevó a Valderas a la Presidencia del Parlamento andaluz. Por no citar épocas remotas, mencionó pueblos en los que Izquierda Unida puede permitir gobernar al PP: Almonte, Torredonjimeno, Alcalá de los Gazules.

Arenas castigó a Zapatero por tierra, mar y aire en el hígado, el mentón y el costado de Griñán, a quien acusó de servilismo con las políticas del presidente del Gobierno. Y el presidente cometió el error de querer responder al catálogo completo de reproches. Diluido, perdió eficacia. Y defender lo bueno que haya tenido la era de Zapatero no es plato de gusto para nadie. Arenas ganó el partido con holgura. Y al final sonreía satisfecho desde su escaño.

Estado del bienestar

Ignacio Martínez | 7 de junio de 2011 a las 14:50

Ha dicho Rajoy que en el futuro tendremos el Estado del bienestar que podamos permitirnos y se le ha echado encima Rubalcaba. Con ironía marca de la casa ha conjugado el verbo podar, para llegar a la conclusión de que la agenda oculta del PP incluye recortes en sanidad, educación y política social. Pero la frase del líder popular es de Perogrullo; su único defecto es que está incompleta. Ningún país, empresa o familia debería tener algo que no pudiera pagarse. O sí. Podrían entramparse hasta más de tres veces el producto bruto nacional, como hemos hecho los españoles en los locos años 2000. Hemos vivido tan por encima de nuestras posibilidades, que hemos inventado chistes para explicarlo: ¿A usted cómo le gustaría vivir? Como vivo, pero pudiendo.

El problema ahora es de dónde recortar. El PP de Cospedal desembarca en el Gobierno de Castilla-la Mancha con el cuchillo entre los dientes. Dicen que la hacienda regional está en bancarrota, que no hay ni para pagar las nóminas, que van a cerrar tres de cada cuatro empresas públicas de la comunidad, en las que trabajan hasta 3.000 enchufados del PSOE, que van a reducir consejeros, directores generales y asesores, con lo que van a ahorrar una barbaridad. Estupendo, pero los campeones del 22-M no cuentan toda la verdad: que administraciones paralelas tienen todos los gobiernos regionales, de todos los signos políticos. Todos.

Y despilfarro ha habido en todas partes. Sin ir más lejos, el récord nacional de deuda lo tiene el Gobierno popular de Valencia, con un 16% de su producto regional; el triple en términos absolutos que en Castilla-La Mancha. Puestos a dar ejemplo, podrían haber hecho ellos mismos en el pasado lo que ahora prometen para el futuro. Pero los hay más osados. El nuevo alcalde popular de Estepona se dispone a quitarle el sueldo a la oposición, para ahorrar. Ha dicho que va a eliminar todas sus retribuciones; los puede dejar hasta sin despachos ni local para reunirse.

Así los anula: retirar las asignaciones a los concejales de la oposición es gobernar a placer. Si sólo pueden dedicar su tiempo libre a las tareas municipales, difícilmente estarán encima de los temas. Y los alcaldes tienen a todos los funcionarios a su disposición para pedirles informes y estudios, mientras que la oposición necesita algunos técnicos propios para la misma tarea. El nuevo alcalde esteponero no se ha enterado de las consignas que Arenas repite sin cesar: prudencia, humildad, discreción. Mal estrena su mayoría absoluta.

Pero lo peor de la frase de Rajoy es lo que le falta. Podía haber dicho que en el futuro tendremos el Estado del bienestar que queramos. Bastaría con subir los impuestos al nivel de Dinamarca, con tipos marginales máximos para el IRPF casi 20 puntos por encima de los españoles, para permitirnos otro Estado del bienestar. Hay mucho truco en estos prolegómenos de las elecciones generales.

Trono vacío

Ignacio Martínez | 10 de abril de 2011 a las 12:19

Resulta que Luis Pizarro, el número dos del PSOE andaluz durante media vida, dijo ayer en Conil que para él Manuel Chaves es el presidente de la Junta. Ha añadido que Arenas trata de calumniarle con infundios, pero no le llega en honradez a la suela del zapato. Y el secretario de los socialistas gaditanos, Cabaña, ha entrado al rebote. Para él Chaves ha sido el mejor, el más honesto y honrado de los presidentes de la Junta. Total, que el clan de Alcalá le ha dado una bofetada sonora a Arenas, en la cara de Griñán, a quien ningunea en presencia del vicepresidente, alabado como auténtico jefe de filas. No hay mejor manera de definir el síndrome del trono vacío que padece el partido que gobierna Andalucía desde 1982. Es la foto de la regencia.

De esta situación de interinidad el mayor beneficiario es Javier Arenas, pretendiente a la Presidencia de la Junta en tres ocasiones sin éxito y escapado en cabeza en su cuarto intento. Pero su ventaja no se debe al entusiasmo que genera, sino al descrédito de sus adversarios. Además, da muy pocas señales sobre sus planes. Si gobierna el PP anuncia menos consejerías, altos cargos y asesores, con lo que ahorrará unas decenas, quizá unos cientos de millones, cuando en realidad tendrá que hacer un ajuste de miles de millones. No se plantea en absoluto reducir o eliminar las diputaciones, ni el exceso de talla de los ayuntamientos, y sólo cabe inferir que le meterá mano a lo que él llama administración paralela de la Junta. Nada dice del copago sanitario, por ejemplo. El pretendiente no está en esas cosas. Está de manera exclusiva en la regeneración democrática. Presenta pomposamente sin rubor decálogos éticos, que condenarían a su adorado amigo Paco Camps en Valencia.

No es el único, Izquierda Unida también se da golpes de pecho sobre su integridad sin fisuras. Los candidatos de IU se comprometen a dimitir si son imputados o procesados. Pero menos. Si Torrijos es imputado en Sevilla, se fuman un puro con el compromiso: el asunto no va con este, porque es inocente. Así está el patio. El regente ignorado por los suyos, el pretendiente exigiendo moral y ética sólo a los adversarios; la única minoría superviviente, silbando guarachas en los apuros. Y el personal, a la intemperie.

Etiquetas: , ,

Si el PSOE andaluz sustituye a Griñán va camino del desolladero. Sería un suicidio.

Ignacio Martínez | 8 de abril de 2011 a las 1:05

Este es un encuentro con los lectores del Grupo Joly que mantuve el miércoles 6 de abril.

 

1. Javier pEREz 06.04.2011, 11:56:  ¿Cómo califica la actuación de la jueza Mercedes Alaya en el caso de los ERE irregulares?

Esta juez es muy profesional, como ha demostrado en asuntos alejados de la política como el de los presuntos delitos societarios de Lopera en el Betis. En el caso de los ‘eres’ está siendo muy puntillosa, como es su obligación. Por cierto, que la Junta también lo está haciendo bien. Muy puntillosa, como es su obligación. Y si hay un conflicto de competencias, que lo dirima el Supremo, que para eso está. Otra cosa son las responsabilidades políticas. Este caso merece una comisión de investigación en el Parlamento andaluz.

2. filo Hidalgo 06.04.2011, 11:54: ¿Qué opinión le merece la sustituto de Pizarro? ¿Cree que con este nombramiento el Gobierno socialista acertará? No se están dando palos de ciego?

Griñán sustituye a un consejero de Cádiz por otro de Cádiz. Mantiene los equilibrios territoriales, como Chaves, en eso no han cambiado mucho los criterios. Y elige a un enemigo político de Pizarro y Cabaña en Cádiz. Son palos, pero no de ciego.

3. Romina 06.04.2011, 11:53: ¿Cree que el Partido Socialista haría bien en sustituir a Griñán de cara a las elecciones autonómicas para evitar un batacazo?

Si sustituyen a Griñán, van camino del desolladero. Sería un suicidio.

4. Julia Bermúdez 06.04.2011, 11:53: Hola, ¿Es de los que piensa que tantos años en el poder corrompe a cualquiera?

No a todos, pero 30 años son muchos años para cualquiera.

5. Augusto 06.04.2011, 11:52: Buenas Ignacio. ¿En qué medida cree que Griñán es responsable de la salida de Pizarro del Gobierno andaluz? Gracias.

En toda la medida. La presencia de Chaves en una comida para ofrecer la alcaldía de Jerez a un independiente contra la alcaldesa actual, elegida por mayoría absoluta, es una provocación que supera la imaginación de un guionista de cine muy atrevido. Acción y reacción. En la política como en la vida misma.

6. Eduardo López 06.04.2011, 11:51: Y me pregunto yo: ¿qué influencia real tiene la llamada crisis socialista andaluza en el PSOE nacional? ¿Va a Griñán como candidato a la Junta en 2012?

La crisis del PSOE andaluz, que es una batalla real aunque la desmienta Chaves, podría hacer las primarias más abiertas, al no haber un liderazgo fuerte que imponga el apoyo en bloque a un candidato. Pero estoy convencido de que tanto Chaves como Griñán están por Rubalcaba. Y Griñán será candidato en 2012 salvo gran cataclismo el 22 de mayo.

7. Gerardo 06.04.2011, 11:51: Estimado señor, ¿cree que el PSOE andaluz conseguirá recuperarse algún día de la situación en la que se encuentra actualmente? Gracias

Con seguridad se recuperaría muy bien después de una derrota electoral en las autonómicas andaluzas y generales del año que viene.

8. begoña 06.04.2011, 12:03: ¿Cree que hay alguna posibilidad de que Arenas no arrase viendo cómo se están cargando el chiringuito estos tíos?

Arenas tiene el triunfo en sus manos. Otra cosa es la mayoría absoluta. Sostengo que debe cambiar de táctica personal después de las municipales. Hasta entonces practicará el juego más duro posible, para dejar a sus alcaldes y candidatos hacer un papel más institucional. Y después adoptará un aire más presidencial. Necesita ganar votos en el centro, los de la derecha dura ya los tiene. Su problema puede ser que Rubalcaba, si es el candidato, anime a los muchos votantes socialistas que ahora piensan abstenerse. El PSOE castigará de nuevo las elecciones autonómicas al ostracismo, al hacerlas coincidir con las generales porque le conviene más que nunca. Y eso puede acabar impidiendo la mayoría absoluta del PP en Andalucía.

9. martín 06.04.2011, 12:02: ¿Tiene arreglo el daño que le están haciendo Viera y Susanita al Psoe?

El daño al PSOE tiene muchos nombres y sobre todo muchos años. No es cosa de dos.

10. Rafa 06.04.2011, 12:02: ¿Opina que los andaluces deberían rebelarse ante los últimos escándalos que han salpicado al Gobierno andaluz?

En las sociedades democráticas las rebeliones se producen en las urnas. Pero para perder hay que tener contra quién. El PP tiene que hacer más méritos que la denuncia. Por ejemplo, decir lo que haría. Con los planes de austeridad de Arenas se ahorrarían unos millones de euros. Pero hay que reducir el gasto público en miles de millones. Las cuentas no salen sin reducir el número de trabajadores públicos en ayuntamientos, diputaciones (que habría que suprimir) y Junta.

11. Francisco 06.04.2011, 12:00: De llegar a la presidencia de la Junta, ¿qué cambios sustanciales cree que llevará a cabo Javier Arenas?

Imagino que en el primer gobierno habría más cualificación de los consejeros que en el último del PSOE. Y si la alternancia fuese al revés, por ejemplo en Valencia, pasaría la mismo. Los partidos después de muchos años en el poder se oxidan. También Arenas hará recortes en el gasto público, pero los que ha anunciado son más efectistas que reales. Soy de los que piensa que tanto él como Rajoy tendrán que hacer cosas que no pueden decir, porque perderían votos.

12. Josefina Pilastre 06.04.2011, 12:00: ¿Cuál sería su propuesta de Gobierno? ¿Qué cambios haría en el actual equipo de Griñán? Reubicaría a algunos consejeros? A cuáles eliminaría de sus puestos? Gracias

Pregunta, tan excelente como larga de responder. La vuelvo en positivo. Veo al menos cuatro consejeras bien capacitadas para sus puestos Micaela Navarro, Martínez Aguayo, María Jesús Montero y Josefina Cruz. Y dos consejeros que saben de lo suyo, Luciano Alonso y Antonio Ávila. Pero Alonso es un político y Ávila no pasa de ser un excelente técnico y funcionario, que no es poco, pero no es suficiente para haber ocupado los dos puestos que con Chaves eran de vicepresidente.

13. Piedad andaluza 06.04.2011, 11:56: ¿Considera que este es el peor momento que vive el socialismo andaluz? ¿Es esta la herencia de tantos años de ‘chavismo’? Un saludo

Desde luego es el peor escenario en el que se ha visto el PSOE andaluz desde la Transición. Y la culpa no es sólo de Chaves. Insisto en que tiene muchos nombres y sobre todo muchos años. Los años no perdonan…

14. Juana M. 06.04.2011, 11:55: La dimisión de Pizarro, ¿es cuestión de honradez política o de amiguismo?

Ninguna de las dos cosas, es producto de una lucha por el poder que responde a la pregunta ¿aquí quién manda?

Sobre los amigos, sin embargo, cabe añadir que si la juez Alaya confirma la imputación del ex consejero de Empleo Antonio Fernández tras tomarle declaración, entonces el PSOE regional lo suspendería de militancia. En ese caso, Pizarro se ahorra el disgusto de estar en el Gobierno, cuando el PSOE andaluz le vuelve la espalda a su amigo Fernández. Dimitiendo ahora, se lo ahorra.

15. Manuwar 06.04.2011, 11:54: Señor Martínez, ¿Cómo cree que quedará reconstuido el mapa andaluz político tras el 22-m?

Pues muy parecido al actual, con una sola diferencia: el PP tendrá más o menos los escaños del PSOE, el PSOE los del PP e IU los que tiene. Hasta ahora pensaba que IU tendría incluso menos de seis. Ahora el deterioro del PSOE invita a pensar que aumentarían. Pero insisto en que si Rubalcaba es el candidato de las generales y le gana un par de debates a Rajoy, despertará a una parte de su afición. En ese caso ni el PP tendría su mayoría absoluta, ni IU prosperaría. Lamentablemente, al coincidir generales y autonómicas, las minorías que serían un soplo de oxígeno en el Parlamento andaluz, UpyD, PA o Equo (verdes), tienen escasísimas posibilidades de entrar.

16. tomas 06.04.2011, 11:49: ¿Esto que ocurre es síntoma del exceso de años del PSOE en el poder?

Pues sí. Así de simple. Pero además está la crisis económica que se ha llevado por delante a los laboristas en el Reino Unido y sobre todo al Fianna Fáil en Irlanda, que ha pasado de 78 a 18 diputados y ha gobernado en 73 de los últimos 78 años en ese país. Y está perjudicando a Sarkozy en Francia y a Merkel en Alemania. No se libra ni dios. Pero aquí en Andalucía el elemento esencial son los 30 años de desgaste en el poder, el clientelismo que eso genera, el relajo en los comportamientos…

17. jose ortiz 06.04.2011, 11:47: ¿Es sensato que Griñán dimita a tiempo? Viendo el panorama, pinta muy mal para municipales, pero si corrigen a tiempo, puede que la cosa se arregle para las autonómicas.

Ya he contestado una parecida: Si el PSOE andaluz sustituye a Griñán es para entregar las elecciones autonómicas de 2012.

18. Ana 06.04.2011, 11:47: ¿Ve muy cerca el final del socialismo en el gobierno de Andalucía? Saludos.

De momento parece que sí. Si hubiese elecciones hoy el PP sacaría mayoría absoluta. Pero un año de legislatura es mucho tiempo. Si fuera un partido de fútbol quedarían 22 minutos. Y si Arenas no consigue la mayoría absoluta iríamos a una coalición PSOE-IU.

19. Manuel 05.04.2011, 12:15: ¿Serías partidario de que en la provincia de Sevilla, la RTVA (el ente público al que pertenece Canal Sur) pusiese en marcha una nueva sede central para sustituir a todas las sedes dispersas que la RTVA todavía tiene por dicha provincia?

Soy partidario de una buena y fuerte radiotelevisión pública. Con menos costo y mejor programación que la actual. Concentrar las sedes en principio suena a ahorro; en ese caso, de acuerdo.

20. Jonny 06.04.2011, 11:45: ¿Cómo afectará esta crisis a las elecciones del 22 de mayo? Un saludo!

Afectará mucho, sin duda. Y eso va a beneficiar al PP. Pero es posible que nos llevemos una sorpresa, porque al final los ciudadanos han desarrollado un fino sentido práctico. El que esté contento con su alcalde o alcaldesa socialista la seguirá votando. Aunque a los candidatos del PSOE les faltará en esta ocasión el plus que les ha dado la marca durante décadas.

21. SAMANTHA 06.04.2011, 12:04: Señor Martínez, ¿se hará justicia en este caso? ¿cree que la negativa de la Junta a mandar las actas la jueza esconde algún temor o algo ilegal? Por otro lado, ¿cómo cree que este revoltillo afectará al PSOE en las elecciones?

El caso de los ‘eres’ perjudica al PSOE y erosiona su imagen pública, así que le quitará votos el 22 de mayo de 2011 y el 4 marzo de 2012. Pero no creo que la Junta intente ocultar nada. De hecho, ya ha decidido depositar las actas lacradas en sede judicial. Si el Supremo así lo decide, la juez las podrá ver. Justicia se hará, pero faltan las responsabilidades políticas, por eso la petición de PP e IU de una comisión de investigación en el Parlamento andaluz era pertinente.

22. Nacho Algar 06.04.2011, 12:07: Siendo Andalucía la comunidad fuerte del socialismo, ¿considera que los votantes serán fieles a sus principios o este lío que ha salido a la luz va a hacer crecer el recuento del PP?

Ya he contestado una casi igual. A los candidatos del PSOE, la crisis, los errores de Zapatero, los ‘eres’ y demás les van a quitar el plus de la marca, incluso les añadirá un hándicap. Pero aquellos candidatos que lo hayan hecho bien, mantendrán sus alcaldías.

23. hartodetodo 06.04.2011, 12:28: La situación actual en el PSOE es consecuencia del ejercicio del poder durante 30 años sin ninguna cortapisa y en cuanto a asunto interno al ciudadano no afiliado no debería interesarle demasiado. ¿Cómo piensa que la falta de alternancia en el Gobierno de la Junta ha podido influir en el retraso de la Comunidad Autónoma Andaluza con respecto a la media española? Saludos y gracias.

La competencia siempre aviva el ingenio. Así que si hubiese habido un par de alternancias en el poder en estos 30 años nos habría ido mejor. Y otra cosa, si no hubiese elecciones andaluzas simultáneas con las generales veríamos abstenciones muy superiores al 50%. El desafecto con el proceso autonómico está camuflado detrás de la convocatoria sistemática de generales y regionales conjuntas en 1996, 2000, 2004, 2008 y, si nada lo remedia, 2012.