Archivos para el tag ‘Arenas’

Secuestro electoral

Ignacio Martínez | 4 de abril de 2011 a las 13:03

Como la buena fortuna, los liderazgos políticos son efímeros. Unos más que otros. Javier Arenas lleva de líder del PP andaluz desde 1993, controlando todos los resortes de su partido, incluso durante los cinco años en los que figuró Teófila Martínez como presidenta regional. Es un caso similar al de Chaves en el campo socialista. Otro paralelismo es el de Zapatero con Aznar. Tuvieron mucha suerte al principio de sus mandatos y serias dificultades cuando llegaron los problemas.

El caso de Griñán es inédito: ha tenido que afrontar una sucesión de malas noticias, sin pizca de buena suerte. Y su liderazgo está tan discutido, que no se prolongará mucho en el tiempo. Quizá este fin de semana haya recibido su primera buena noticia. Si Rubalcaba es el candidato del PSOE en las elecciones generales, lo más probable es que no pueda impedir la llegada de Rajoy a La Moncloa, pero es posible que su impacto sobre la afición logre parar la entrada de Arenas en San Telmo.

Quizá por eso, el líder regional del PP está empeñado en que se convoquen elecciones generales ya. No quiere competir con Rubalcaba. Siempre ha dicho que no es partidario de la coincidencia de elecciones generales y andaluzas. Le alabo el criterio, pero dudo que sea sincero. Lo sabremos si Arenas gobierna, porque se ha comprometido a acabar con esta práctica ventajista inventada por Chaves en 1996, para ir cómodamente amparado en el paraguas de la política nacional y evitar examinarse sobre lo realizado en Andalucía.

La presunta insinceridad de Arenas se deduce de sus declaraciones de ayer: “Vamos a las elecciones del 22 de mayo a votar las políticas de Zapatero”. No. El 22 de mayo se eligen concejales en toda España y diputados en las asambleas regionales. Y se vota sobre lo que hayan hecho en cada municipio o región los que gobiernan y los que estaban en la oposición. Pretender que en mayo se votan las políticas de Zapatero es poner esa convocatoria electoral bajo el paraguas de la política nacional, porque le conviene al PP. Exactamente lo mismo que Chaves ha hecho con las elecciones andaluzas en cuatro ocasiones, porque le convenía al PSOE.

Es lamentable que por quinta vez consecutiva vayan a coincidir estas dos convocatorias. No ha pasado en ningún sitio de España, salvo en Andalucía. Agotar las dos legislaturas, la nacional y la regional andaluza, no significa que no se puedan separar unos meses las respectivas elecciones. Y para más inri la ley electoral y el panorama político sólo ofrecen margen para elegir entre los dos grandes e Izquierda Unida. UPyD, PA o Equo tendrían escasas posibilidades de entrar en el Parlamento andaluz, pero mucho menos si se solapa esa convocatoria a las urnas con la nacional. El resultado es oportunismo y liderazgos eternos. Aburrimiento. Mala suerte.

Etiquetas: , ,

Un poco de sensatez

Ignacio Martínez | 28 de marzo de 2011 a las 13:11

Emilio Botín, Rafael del Pino y Juan Miguel Villar Mir le han pedido a Zapatero que no adelante elecciones y que aparque el debate sucesorio en su partido, porque todo eso sería malo para la economía española. Esperemos que en el estado mayor del PP lean los periódicos; que sus gurús y estrategas, Arriola y compañía, tomen nota. Grandes empresarios de este país, los patrones de Banco Santander, Ferrovial y OHL entre otros, opinan que la estabilidad económica de España ha mejorado de forma clara y que si por ellos fuera el presidente del Gobierno no debería desvelar su futuro hasta 2012. En otras palabras, pretenden que se dedique a agotar su mandado. A gobernar.

Esto es un jarro de agua fría sobre uno de los grandes sambenitos de los populares, que repiten con cadencia de frasecita recién aprendida los Rajoy, Arenas, Cospedal, González Pons, Sáenz de Santamaría, etcétera, etcétera. Botín ha pinchado el globo de que el mejor servicio que Zapatero puede hacer por el país es convocar elecciones. A Rajoy le queda, sin embargo, una posibilidad al alcance de su mano: presentar una moción de censura. Por cierto, que Arenas podría hacer lo mismo en el Parlamento andaluz, le sobran diputados para presentar una moción de censura contra Griñán que supla la negativa socialista a admitir una comisión de investigación sobre los eres. Bastaría con 28 diputados y él tiene 47.

Se ha pretendido, por parte del PP y sus voceros, hacer un paralelismo entre la situación de España y la de Portugal. Y hay pocas similitudes. Para empezar el tamaño y fortaleza de la economía de ambos países. Después la composición de los parlamentos respectivos: allí no hay CiU. La caída del Gobierno portugués, al perder Sócrates la votación en la Asamblea lusa sobre su cuarto plan de ajuste, deja al país vecino a merced de los especuladores durante tres meses. La principal fuerza política de la oposición, el Partido Social Demócrata, es a pesar de su nombre de ideología liberal conservadora, pero a pesar de su tendencia milita en el grupo democristiano del Parlamento Europeo, todo un récord Guinness del despiste. El PSD, sin embargo, a diferencia del PP, le ha aprobado a Sócrates los primeros tres planes de ajuste en marzo, mayo y noviembre del año pasado. Aquí los populares se ahorraron su voto favorable a los ajustes de mayo, porque tenían la certeza de que Convergencia lo haría.

No desgastarse, y pedir elecciones sin decir qué planes tiene, es poco responsable por parte del principal partido de la oposición española. Podrían aprender algo de sus colegas portugueses y de la sensatez demostrada por los grandes empresarios españoles. En marzo de 2012 toca votar. Y ahora, trabajar.

Etiquetas: , , ,

Falsarios

Ignacio Martínez | 20 de marzo de 2011 a las 23:39

A la vicepresidenta de la Generalitat de Cataluña, Joana Ortega, la han cogido en un renuncio nada más ocupar tan distinguido cargo. En su biografía ponía que era licenciada en Psicología y no lo es. Un diputado de Solidaridat, notario de profesión y antiguo amigo de CiU, ha denunciado la falsedad. Duran Lleida, jefe político de Ortega, ha salido en su defensa y ha atacado a la televisión pública catalana por dar la noticia y al notario por felón. La vicepresidenta, en opinión de Duran, nada malo ha hecho al inventarse una carrera en su currículo. Este político pierde su proverbial ecuanimidad cuando se ocupa de los pecadillos de sus correligionarios democristianos.

Estas cosas no son nuevas. Uno de los personajes más lamentables de la todavía joven democracia española, el recordado Luis Roldán, corrupto director general de la Guardia Civil con el Gobierno de Felipe González, se inventó dos carreras para darle fuste a su biografía: ingeniero y economista. Lo pillaron en la mentira cuando se vino abajo todo su montaje de comisiones y desfalcos, por importe de más de 20 millones de euros.

También Celia Villalobos cuando fue elegida eurodiputada en 1994 deslizó en su currículo oficial una carrera que no tenía, economista. Tan lejos, quién se iba a enterar. Pero los servicios de publicaciones del Parlamento Europeo son de una eficacia implacable: tradujeron el curriculum de la economista malagueña a las nueve lenguas comunitarias de entonces y la cosa no pasó desapercibida. Después de todo, a Joana Ortega le faltan dos asignaturas y Villalobos ni siquiera empezó Económicas.

Este riesgo nunca lo corrió Javier Arenas, que retrasó durante años el final de su carrera de Derecho, por su temprana dedicación a la política, pero jamás presumió de licenciado antes de tiempo. Después, sí. Un día, siendo concejal del Ayuntamiento de Sevilla, un socialista que después llegaría a consejero, Guillermo Gutiérrez, hizo un sarcasmo en un pleno sobre la condición de estudiante de su oponente. Y en cuanto aprobó la última asignatura, en el mismo escenario, Arenas se vengó de su rival con una punzante ironía.

La moraleja es que con estas cosas no se juega. Queman.

Juego de pícaros

Ignacio Martínez | 7 de marzo de 2011 a las 14:17

Puse ayer la televisión y salió Arenas diciendo que el PSOE sólo miente, insulta y prohíbe. Triste papel de secundario agresivo el de este hombre lanzado hacia la Presidencia de la Junta, que debería desde hace tiempo interpretar el rol de líder que entusiasma con sus propuestas. Pero muy poco sabemos de sus planes. Él sigue con el juego duro contra el socialismo en el poder. Después salió Blanco y nos contó que si el PP hubiera tenido una propuesta por cada insulto que dedica a Zapatero y hubiera tenido una idea por cada mentira que dice, tendría un gran programa electoral. Más juego sucio. Precampaña de miserias a dos meses y medio de unas municipales que presagian el hundimiento de la nave socialista.

Las dos estrategias de comunicación parecen diseñada por la misma agencia. Los representantes de la inmensa mayoría del pueblo español nos dicen que el otro miente e insulta. ¿Por qué no escandaliza que la basura sea el combustible principal de los mensajes de fin de semana? Quizá porque el pueblo español en materia de moralidad pública no es muy exigente. La Confederación Española de Cajas de Ahorros acaba de establecer que un 17% de la economía española escapa al control de Hacienda, lo que supone una merma en la recaudación fiscal de más de 30.000 millones de euros al año. Este porcentaje de economía sumergida se parece al 20% denunciado por el sindicato de técnicos de Hacienda. O sea, que uno de cada cinco o seis euros no tributa. Y ahí estamos todos concernidos.

Esto significa que hay gente que escritura su casa por menos de lo que realmente le cuesta. Que paga a su fontanero o a su dentista sin factura. Que hay empresarios que llevan una contabilidad paralela. Que hay trabajadores que trabajan en negro, mientras cobran el paro. Que hay propietarios que hacen obras estructurales en su vivienda y piden una simple licencia de obra menor; y luego liquidan al contratista sin IVA. Que hay consumidores que prefieren bajarse una película o un disco gratis total desde internet. Que hay declaraciones de la renta con más mentiras que las de populares y socialistas juntos. Y esto no es culpa de la clase política, que tanto nos preocupa en las encuestas. Esto es la médula espinal del pueblo soberano. Y si nos falta sentido de la responsabilidad en origen, ¿por qué se lo habríamos de exigir a los políticos?

Una amiga danesa me sorprendió un día con un tesoro que tenía en su archivo: las declaraciones fiscales de su abuelo. Mientras aquí presumimos de lo listos que somos de engañar al fisco, en Dinamarca guardan las contribuciones antiguas como si fuesen títulos de propiedad de su país. Y allí el que menos paga de IRPF supera la barrera del 40%. Ese es el secreto de la impunidad del vergonzoso espectáculo de todos los fines de semana, con el “y tú, más”. Los políticos saben que, en el fondo, no nos escandaliza. Pretenden ponerse a nuestra altura, los muy pícaros. Pero se equivocan: tendrían que dar ejemplo.

Etiquetas: , , ,

ERE en Andalucía: Hipocresías, falsedades y miserias

Ignacio Martínez | 4 de marzo de 2011 a las 11:21

No hay nada más hipócrita, más falso y más miserable que la vida política de España. Contra esta gente política no hay manera de luchar honradamente. Las frases no son de este cronista, sino de don Benito Pérez Galdós, citado en su Diario de un escéptico por Julio Camba en mayo de 1907. Como ven, no hay nada nuevo bajo el sol. El fantasma de Galdós se paseó ayer por la antigua capilla del Hospital de las Cinco Llagas, en un debate de control al Gobierno andaluz dominado de nuevo por las irregularidades en los eres financiados por la Junta en los últimos diez años. Eso, de manera expresa, porque en la sesión plenaria de miércoles y jueves ha pesado como una losa la derrota del PSOE en las elecciones de 2012, que presagian todas las encuestas publicadas el pasado fin de semana.

No ha habido diputado socialista que tomara la palabra que no se emplease a fondo en atacar al Partido Popular. Ni siquiera el presidente se sustrajo a este síndrome: no pudo evitar terminar su intervención, cuando ya no podía replicarle Arenas, vinculando al jefe de los populares con Correa, el capo de la trama corrupta Gürtel. Fue lo que se llama una bofetada sin manos. Dijo si tuviéramos que dar más credibilidad a un imputado que a una persona honorable, cosa que yo no hago, tendríamos que convenir que el señor Correa entró en el Partido Popular de su mano. Pero usted lo negó y yo le creí, porque creo más en su palabra que en la de un imputado y usted debería hacer lo mismo.

Punto final al debate, pero no a la polémica. Mientras que los diputados socialistas aplaudían a rabiar, Javier Arenas le decía a Griñán “eso es mentira”, sin micrófono, a viva voz. En la retransmisión de televisión se pudo ver, aunque no oír, la réplica del presidente: “si yo te creo a ti”. Sólo que la mentira, el jefe de los populares se la atribuía a su contrincante, por sostener algo que Correa nunca habría dicho. En todo caso, la argucia le dio muy buen resultado a José Antonio Griñán entre su parroquia, que reía divertida.

Arenas había entonado antes su particular “váyase señor Griñán”. Dijo que la entrevista publicada ayer en El País, con el director general de Trabajo de la Junta durante nueve años, que manejó lo que él mismo calificó como fondo de reptiles de ayudas a empresas en crisis, demostraba que las irregularidades de los eres no fueron actos individuales, sino una trama cuyas responsabilidades políticas exigen una comisión de investigación. El líder del PP concluyó pidiendo a Griñán que si no consiente esa comisión renuncie a la presidencia. El presidente descalificó la acusación de Javier Guerrero de que los consejeros decidían las ayudas directas del fondo de 647 millones, porque el antiguo director general de Trabajo está imputado. Y un imputado no tiene credibilidad. Y sobre su renuncia improvisó una réplica contundente: si yo renunciase, el PP podría proponer para sustituirme a un imputado, en alusión a la candidatura de Francisco Camps en Valencia.

Definitivamente el caso de los eres ocupa el norte, sur, este y oeste de la política andaluza. Un asunto que está lleno de hipocresías, falsedades y miserias. Arenas hizo una batería de preguntas al presidente sobre el entramado. ¿No le repugna mantener ocultos los informes de Hacienda de los años 2005, 2006 y 2007, que no entrega en el Parlamento? ¿A usted le repugna que ya sean 70 los intrusos, aunque ahora les llamemos presuntas discordancias? Ayer [miércoles] decía un vicepresidente del Gobierno que esto era cuestión de tres o cuatro pillos. No sabe sumar. ¿A usted le repugna la intervención de comisionistas en los fondos que van a los parados? ¿A usted le repugna que se hayan contratado a aseguradoras sin concurso público?

Pero la letanía no había terminado. ¿Le repugna que la consejera de Presidencia diga en rueda de prensa que ustedes le han enviado los informes de la Intervención de Hacienda al juez y no lo hayan hecho? ¿Le repugna que se den ayudas a empresas de ex concejales con el argumento de “porque sí y ya está”? ¿Le repugna que fondos para empresas en crisis se manden a trece ayuntamientos? ¿A usted le repugna que dinero para la crisis se gaste en arte ecuestre o ferias de artesanía? ¿A usted le repugna que se gaste dinero público sin normas, sin publicidad y sin control? Arenas concluyó afirmando que no es el PP, sino el conjunto de los medios de comunicación, prensa, radio y televisión, quienes se hacen estas preguntas.

La única respuesta de concreta de Griñán fue su alusión a la trama Gürtel. Para el resto, trajo de casa una respuesta genérica bien estructurada: el consejero de Empleo comparecerá la semana próxima en la Cámara y dará todas las explicaciones que hagan falta. Ustedes han establecido una conclusión y luego han buscado las premisas que justificaran esa conclusión. Nosotros lo hacemos al revés. Investigamos y denunciamos. Me repugna lo que se pueda encontrar de ilícito, por eso lo denunciamos, lo llevamos al juzgado y apartamos a quien no se ha comportado lealmente con el partido y con el cargo. Naturalmente que me repugna, por eso estamos colaborando con la justicia. Y contestamos a sus preguntas. No puede haber más transparencia.

No sólo Arenas se hizo eco de las declaraciones de Guerrero. Diego Valderas relató a Griñán su propio resumen, aunque no obtuvo respuesta: el ex director general acusa a su Gobierno de tráfico de influencias, de procedimientos administrativos con absoluta falta de control, de discriminación a la hora de conceder las ayudas, con nuevas irregularidades puestas de manifiesto en esta Cámara. Considera a personas en desempleo como criaturitas en paro. Señor presidente, le exijo que limpie la era, que sea capaz de acabar con estas prácticas, que sea firme, de no templarle el pulso, y que se asuman las responsabilidades políticas por el bien de la democracia.

El fantasma de Pérez Galdós concluiría que nuestros políticos se anulan, se estrellan, no por lo que hacen, sino por lo que dejan de hacer; se parecen a los toreros medianos en que no rematan la suerte. Lo decía el taurófilo Pepe Hillo en Mendizabal. La comisión de investigación ni está ni se la espera.

Arenas se descentra

Ignacio Martínez | 29 de enero de 2011 a las 11:18

El verbo descentrar tiene dos acepciones. Una es dejar de estar centrado. La otra es actuar de modo disperso o desordenado. Javier Arenas ha cumplido con los dos significados en una sola semana, con declaraciones hechas para contentar a los más irredentos de sus seguidores. El jefe del partido que va lanzado en las encuestas en Andalucía, está ajustando cuentas del pasado, antes incluso de ganar. Arenas lidera una formación muy ancha. Con un núcleo duro de liberales, conservadores y democristianos. Y dos alas, una en el extremo derecho y otra en la frontera con la socialdemocracia. En muchos países europeos ese abanico da para un arco parlamentario casi entero, al menos con cuatro partidos.

El comportamiento de Arenas parece un paradigma de la teoría del filósofo y teórico de la comunicación canadiense Marshall McLuhan, que a mitad del siglo pasado estableció que el medio era el mensaje. Sumergido en determinados medios, nuestro líder liberal-conservador-democristiano-derechista-socialcristiano lanza mensajes impropios de un político con su responsabilidad pasada y futura. Hace unas semanas, en Intereconomía, el presidente regional del PP agradó a la derecha extrema. Y esta semana, invitado por la televisión de Pedro Jota, se apunta sin apuro a la teoría de la conspiración en el 11-M.

Arenas sostiene que es casi imposible que un terrorismo foráneo intervenga en un país con terrorismo propio sin tener contacto. O sea, que Al Qaeda y ETA actuaron juntas en el atentado, no importa qué dijera la sentencia judicial. Añade, que hay un proceso judicial abierto y el juez ha pedido sin éxito documentación al Gobierno. Y se compromete cuando lleguen a La Moncloa a dar a ese juez la documentación que el Gobierno le ha negado, para que se sepa la verdad. En otras palabras, que una de las primeras cosas que hará el PP si gobierna es intentar blanquear los últimos días de Aznar en La Moncloa. Para arreglarlo, un senador canario del PP ha declarado que los presuntos autores del 11-M no se suicidaron en Leganés, sino que los mató la Policía. No se extrañen, una ex ministra de Aznar contaba hace años en privado que en la conspiración participaron los servicios secretos franceses, españoles y marroquíes.

Lanzado por esa pendiente, Arenas relaciona a Rubalcaba con los GAL, en un ataque preventivo contra el ministro principal del Gobierno, a quien propios y extraños dan por seguro candidato socialista en 2012. Esta actitud del político mejor situado para gobernar Andalucía dentro de un año no es un buen augurio. Esta región necesita líderes que miren al futuro, con propuestas concretas que generen seguridad y confianza. Y mientras, el jefe regional del PP aparece perdido en la anchura de su partido y muy escorado a la derecha.

Arenas se descentra. Y se equivoca.

Marketing contra la crisis

Ignacio Martínez | 24 de enero de 2011 a las 10:13

El PP ha hecho una operación de marketing perfecta en Sevilla durante el fin de semana. Propuestas ha habido pocas, si se exceptúa acabar con los privilegios de pensiones máximas para diputados y senadores con pocos años de cotización. Muchos eslóganes resumidos en dos: confianza y concordia. Lo dijo antes de empezar Ana Mato y ese fue el eje central del eufórico discurso final de Rajoy. Sería de enorme utilidad conocer la sensación que produjo en Francisco Camps el pasaje en el que el presidente del PP afirmaba rotundo que sabrán ser austeros, vigilar el dinero, reducir el déficit y rebajar la deuda. El hombre que recibió a la trama Gürtel en Valencia como a amigos del alma y administra la comunidad autónoma más endeudada a lo mejor se inquietó. O no.

Pero Rajoy, además, quiere elecciones ¡ya! Dice que España tiene sed de urnas, aunque quien las tiene sin duda es su partido. Arenas también habló de elecciones. Promete que no habrá más elecciones andaluzas camufladas con las generales, si en el futuro depende de él. Un compromiso estimulante. Uno de los problemas de la autonomía andaluza es cómo Chaves decidió tras el disgusto de 1994 que nunca más se expondría a cuerpo limpio a una confrontación electoral sin el paraguas de unas elecciones generales. Andalucía necesita que su futuro se debata sin interferencias y la promesa de Arenas es una buena noticia. Aunque para poder cumplirla, primero tiene que ganar por mayoría absoluta en marzo de 2012.

También Arenas repitió su letanía de austeridad, y reducción de consejerías y cargos públicos. Un plan que será insuficiente. Su partido sostiene que sobra burocracia, lo que significa que sobra personal en las administraciones públicas y no sólo asesores enchufados. La propuesta de que los políticos estén ausentes de las cajas de ahorros es incoherente. El PP ha puesto al frente de Caja Madrid a Rodrigo Rato, un político como la copa de un pino, que aspiraba a suceder a Aznar y no lo hizo por tener ideas propias.

En fin, la convención del Partido Popular, contra lo prometido en Córdoba el jueves por Rajoy, ha hablado mucho del Gobierno que hay y poco del gobierno que viene. Este país más que sed de urnas tiene sed de seguridad y confianza. Y nada daría más estabilidad a la deprimida parroquia patria que un detallado plan sobre lo que harán los favoritos de las encuestas cuando gobiernen. Se desprendía del discurso de fin de año de Rajoy que su agenda gubernamental la desvelaría en mayo, después del paseo triunfal que esperan en municipales y autonómicas. Quizá también después de que Zapatero confirme que no concursará en las próximas elecciones generales. En todo caso, no es con marketing como se resolverán los problemas de este país. España tiene sed de propuestas concretas.

Etiquetas: , , , ,

La necesidad nacional de Rajoy

Ignacio Martínez | 22 de enero de 2011 a las 20:58

Hay que dar la bienvenida al PP a Andalucía para su convención nacional, por cortesía. Y tomar buena nota de lo que digan, por la cuenta que nos trae. Rajoy dijo ayer en Sevilla que el cambio político es una necesidad nacional. Tomo prestado el título, para contestar al hombre que dicen las encuestas que gobernará España el año que viene. Una necesidad nacional, urgente señor Rajoy, es saber qué hará usted si gana las elecciones. Y sabemos muy poco. El jueves, en Córdoba, tuvo una frase estupenda: dijo que el Gobierno está en tiempo de descuento, consagrado al sobresalto como forma de hacer política, que ha ido siempre por detrás en la crisis, ha utilizado la mentira como arma electoral y se ha divorciado de la sociedad. Añadió que sus adversarios no sirven, que no les importan, y ¡que no van a hablar de ellos! Pero no hacen otra cosa que hablar de ellos.

Ayer, sin ir más lejos, el ex presidente Aznar acusó al PSOE de haberse cargado el modelo autonómico. Un modelo insostenible, que España no puede pagarse. Por la mañana, en Los Desayunos de TVE, González Pons dijo que sobra burocracia en este país, que hay muchas duplicidades. Vaya por delante que estoy de acuerdo con él. Hace una semana, en una conferencia en Ciudadela (Menorca), el mismo Pons cifró el sobrecoste de las autonomías en 26.000 millones de euros. Sería estupendo conocer cómo se recorta ese dinero. O dicho en términos más prosaicos, cuántos puestos de funcionarios o trabajadores de empresas públicas sobran. Porque si sobra estructura y sobra burocracia, sobran empleos públicos.

Y que le pregunten a Ramón Luis Valcárcel, lo complicado que se pone en la calle cualquier recorte. Sobre todo si el partido adversario juega a dar alas a los manifestantes, criticando la falta de diálogo del Gobierno murciano. Por cierto, lo mismo pero al revés que ha pasado en Andalucía. Los papeles cambiados: Griñán recorta, Arenas le reprocha que no dialogue y las manifestaciones crecen en número y agresividad. Valcárcel tiene la oportunidad de consolarse hoy si se asoma a la protesta de funcionarios convocada en Sevilla. Le sonarán muchos gritos. Una marcha que casualmente coincide con la convención popular, y a precios de regalo para los autobuses.

Sería estupendo que alguien en esta convención explique si entre la burocracia que sobra no están las diputaciones, instituciones decimonónicas solapadas por las autonomías, que España ya no puede pagarse. Las ocho diputaciones andaluzas cuestan 2.000 millones de euros al año. Aznar nos dijo ayer que España no está para bromas. Y una broma es que el PP en Andalucía y el PSOE en Murcia alienten revueltas de funcionarios. A ver si ustedes nos dicen cuántos sobran en total. Con los 26.000 millones de González Pons se podrían eliminar los mismos 500.000 de Cameron. Hablemos en serio; es una necesidad nacional.

Sobran funcionarios

Ignacio Martínez | 15 de enero de 2011 a las 15:12

El presidente Aznar es un hombre impagable. Bueno, hay quien puede pagarle una tarifa de 30.000 euros por sus conferencias internacionales. Cinco millones de pesetas por sesión, que ya está bien. Pero es impagable en su diligencia para construir titulares. Una conferencia de Aznar o de cualquier personalidad debería tener un buen suplemento por cada titular rutilante. Así nos ahorraríamos conferencias aburridísimas como la de algún premio Nobel de Economía en la CEA.

Ayer en León el ex presidente ha dado un titular estupendo. España no puede sostener 17 autonomías. Que no puede pagarlas, vamos. Una valiente afirmación a la que Aznar añade un desliz: dijo que el Estado es marginal, olvidando sin duda que tan estado son ayuntamientos, diputaciones y autonomías, como la administración central. Seguramente se refería a la Administración General del Estado, el aparato que está bajo el control del Gobierno central. A mediodía cuando apareció en la televisión esta afirmación de Aznar uno se preguntaba si estábamos ante una opinión personal o era la doctrina oficial del PP. Por la tarde, un teletipo de Europa Press nos sacaba de dudas. González Pons en Menorca decía algo parecido: es inaplazable actualizar la organización territorial de España, hay que racionalizar el coste y la gestión porque las autonomías tienen un sobrecoste de 26.000 millones de euros.

Son de agradecer estas manifestaciones. Falta por añadir, cuántos trabajadores públicos de todas clases nos sobran. No es un asunto baladí. Hay miles de funcionarios de la Junta de Andalucía en pie de guerra contra un decreto de reordenación del sector público que tenía el defecto de reducir sólo 180 altos cargos y producir un escaso ahorro de 118 millones. Pero sobrar lo que se dice sobrar, sobran funcionarios en ayuntamientos como los de Los Barrios o Marbella, por citar sólo dos; en todas las diputaciones, que deberían haberse fusionado con la administración periférica de la Junta; sobran trabajadores en las empresas públicas de Junta y ayuntamientos y sobran funcionarios en el Gobierno regional.

Creo que Javier Arenas debería explicar cómo se combina su aplauso a los funcionarios contestatarios y el ahorro de 4.700 millones al año que le tocarían a Andalucía en el plan de recorte de González Pons. Ese es el salario anual de 100.000 personas. ¿Está eso en la agenda oculta popular? No es descabellado pensar que después del durísimo ajuste de empleo en el sector privado que ya se ha producido, haya un recorte moderado del empleo público. Aznar sostiene que España no puede pagarlo y González Pons ha tasado el recorte. ¿Pasar de 600.000 a 500.000 los puestos de funcionarios y trabajadores de todas las administraciones públicas andaluzas sería posible? Ese es un buen debate, pero nadie tendrá el valor de afrontarlo.

La pela es la pela

Ignacio Martínez | 26 de diciembre de 2010 a las 11:19

Elegido presidente de la Generalitat, Artur Mas ha restablecido el puente Barcelona-Madrid. El eje que vertebra España. Ya está CiU en sintonía con los socialistas que mandan en Madrid. Y lo estará con los populares cuando Rajoy llegue a La Moncloa, si gana en 2012. La pela es la pela. Este Barcelona-Madrid es nuestro particular eje París-Berlín. Ahí lo tienen en la CEOE: cuatro presidentes en su historia; dos de Madrid y dos de Barcelona. La victoria de Joan Rosell sobre Santiago Herrero ha tenido picante. Y no se habría producido sin un acuerdo previo con el conglomerado de intereses que representa el presidente saliente; lo más castizo del empresariado nacional.

Rosell se ha comprometido a mantener a Díaz Ferrán como presidente de la Fundación CEOE y a todo el aparato de su antecesor. Y a éstos no les ha importado que el nuevo patrón apoyara el Estatut en la manifestación catalanista de julio pasado. Hay muchos negocios en juego. Y la pela es la pela. En la campaña, el jefe de la patronal catalana deslizó la palabra pandereta para hablar de su rival andaluz. Mencionar la pandereta a los andaluces es como mentarnos a la madre. La España seria, que trabaja, se enfrenta a la España festiva, que sestea. El eje que vertebra el país, contra la charanga machadiana. Pero a una región que ha dado un excelente presidente del Gobierno, y muchos buenos empresarios, científicos o premios Nobel de literatura, habría que apearla de estos tópicos. Herrero ha hecho muy bien en presentarse ahora y acertó al disputar la presidencia de la CEOE a Díaz Ferrán en 2007. Así se pierde.

Hay que adaptar el universo andaluz a la teoría de los ejes. Nuestro París-Berlín que es el Sevilla-Málaga; pero hay otros muchos que trenzar en tan amplio y complejo territorio. La encuesta del IESA que da al PP mayoría absoluta en el próximo Parlamento andaluz, también dice que para ser presidente de la Junta hay que haber estudiado Derecho en Sevilla, norma que cumplen Escuredo, Borbolla, Chaves, Griñán y Arenas. Y, con todos los respetos, ya es hora de otras alternancias: de provincia, diploma, género. Las elecciones a la CEOE han facilitado, de paso, la reconciliación entre Arenas y Herrero. El jefe de la CEA es como Mas, si cambia el inquilino de San Telmo verán lo bien que se lleva con el nuevo. La pela es la pela.