Archivos para el tag ‘Arenas’

Vuelco electoral

Ignacio Martínez | 22 de diciembre de 2010 a las 16:26

La encuesta del IESA nos permite hacer literatura a los periodistas, filosofía a los perdedores socialistas y poesía a los ganadores populares. Aunque Arenas ha intentado ofrecer un perfil prosaico, sus huestes andan eufóricas. No es para menos. Antes de otras consideraciones, les daré un dato: traducido a escaños el porcentaje de votos en cada provincia, el PP tendría una cómoda mayoría absoluta de 58 diputados, el PSOE bajaría a 45 e Izquierda Unida se quedaría con seis. En las últimas elecciones, en marzo de 2008, los socialistas sacaron 56 escaños, los populares 47 y los izquierdistas seis.

Esto no es un cambio de escenario, es un vuelco en toda regla. Hasta tal punto que ya puede afirmarse que el PP será el partido más votado en 2012. La ventaja de más de nueve puntos es casi irrecuperable para los socialistas. La incógnita a despejar es el margen de la victoria popular y si se confirma, amplía o pierde la mayoría absoluta que le concede ahora este macro sondeo. Hay tres elementos en esta encuesta que convierten el triunfo de Arenas en inevitable. 1. Dos de cada tres andaluces desean un cambio de gobierno. 2. Prefieren al PP en San Telmo de manera clara, por ocho puntos de ventaja. 3. Y, por primera vez, consideran posible una alternancia en el poder.

Hay más elementos. El PP gana en todas las provincias, menos en Jaén en donde empata y en Sevilla en donde pierde por poco. Y los andaluces tienen más confianza en los populares para gestionar empleo, seguridad ciudadana, inmigración y economía, mientras al PSOE sólo lo eligen para sanidad y pensiones. Las culpas de este desastre se reparten de manera desigual. Acumulan más reproches los mercados, entiéndase bancos e inmobiliarias, y les siguen las instituciones, con gran ventaja en las iras ciudadanas para el Gobierno central respecto al regional.

Esto es lo que hay. La Andalucía de las clases medias urbanas lleva tiempo apostando mayoritariamente por el PP. La crisis ha desencantado a la clase obrera con el Partido Socialista y esos dos efectos sumados han precipitado el vuelco. La identificación de elecciones generales y autonómicas andaluzas que de manera tan ventajista inventó Manuel Chaves después del disgusto de 1994, le ha sido muy útil en las urnas hasta ahora. Pero el secuestro de un verdadero debate territorial ha fomentado los localismos e impedido una verdadera conciencia regional. Ahora lo paga Griñán en sus carnes. Seguro que el actual presidente daría lo que fuese por unas elecciones generales antes de las regionales. Pero es probable que no tenga esa suerte.

Eduardo Moyano, el director del IESA, habló en su rueda de prensa del lunes de “punto de inflexión”. Ha cambiado de sentido la curvatura. El año próximo por estas fechas, en vísperas electorales, si los socialistas repiten este resultado, se pueden dar por satisfechos

Etiquetas: , , , , , ,

Un Wikileaks andaluz

Ignacio Martínez | 12 de diciembre de 2010 a las 13:20

El servicio diplomático de la nación más poderosa de la tierra ha sido pirateado por una arriesgada organización, cuyo líder está encarcelado en el Reino Unido, en oscuras circunstancias. Tan rara es la cosa, que todo el mundo cree ver detrás el enfado de Estados Unidos. Si los diplomáticos americanos intentaron forzar a fiscales y jueces españoles para que no procesaran a los soldados que mataron en Bagdad al cámara español José Couso, no veo por qué no iban a forzar a fiscales suecos y jueces británicos para meter entre rejas a Assange.

El Estado tiene el monopolio de la violencia en una democracia. Pero en ningún caso el de la información. Al contrario, el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos dice que todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión. Y ese derecho incluye no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Aunque en su libro Comunicación y poder (Alianza Editorial, 2009), el profesor Castells establece la tesis de que el poder es la capacidad de un actor social de influir sobre otros actores sociales de forma que se refuercen la voluntad, los intereses y los valores de quien está en el poder. Ya sabíamos que el poder no es un atributo: es algo que no se exhibe, se ejerce. Pero Castells añade que en el mundo moderno el poder se ejerce mediante el control de la información. Y Assange ha roto esta regla no escrita y, de camino, le ha tocado las narices a quienes mandan.

Ha sido estupendo conocer las opiniones de los diplomáticos americanos de los actores que a lo largo del mundo controlan los medios para mantener el poder. ¿Se imaginan un Wikileaks en Andalucía? Y conocer de manera fehaciente lo que piensan nuestros gobernantes. Saber, por ejemplo la opinión de Griñán sobre Zarrías y viceversa. La de Chaves sobre Griñán. La de Arenas sobre los canónigos de Córdoba. La de los canónigos de Córdoba sobre Medel. La de Medel sobre Pulido. La de Pulido sobre Ávila. La de Ávila sobre Jara. Así no habría manera de ejercer el poder, según las tesis de Castells, pero sería muy entretenido. A que sí.

Toreo de salón

Ignacio Martínez | 4 de noviembre de 2010 a las 18:22

Sostiene Arenas que hay una situación de emergencia social en Andalucía, con 1.130.000 parados. El jefe de la oposición va escapado en las encuestas, camino de la victoria en 2012, pero advierte que no quiere la gloria del triunfo, sino la responsabilidad de gobernar. Se agarra a la dramática cifra de paro, el 28,5% de la población activa, para subrayar sus diferencias con el socialismo gobernante. Y utiliza la didáctica: dice que subir impuestos, recortar pensiones, sueldo de funcionarios e inversiones, asusta a consumidores y a inversores. Impecable. Pero para llegar a fin de mes hay que saber dónde se consiguen más recursos y de dónde de reduce.

En este campo no es preciso. Arenas se lamenta de que las familias estén todo el día ahorrando y los gobiernos sigan despilfarrando. El discurso de la austeridad es bienvenido, aunque no sea un bien en sí mismo. El bajo coste de una administración de poco serviría si es menos eficiente. El líder popular es muy aficionado a los eslóganes. Y como es un buen profesional, sabe cómo usarlos. El último es que la publicidad no crea puestos de trabajo. Se queda corto. El empleo lo crean las empresas; no lo hacen ni la propaganda, ni los gobiernos. Y menos, un gobierno autonómico; salvo el vasco y el navarro. Para los demás, la política fiscal la decide en Madrid el Gobierno central y la monetaria la maneja desde Fráncfort el Banco Central Europeo.

Y esto, parcialmente. El profesor Aurioles ya ha explicado en este diario que hay una guerra mundial de divisas. Los japoneses, con tipos de interés del 0%, han creado un fondo para comprar deuda, sobre todo propia. Tienen el equivalente a un millón de millones de dólares en reservas; venden yenes y compran dólares. Mantienen su divisa baja. Los americanos, con intereses cercanos a cero, han decidido darle a la máquina de hacer dinero. La inflación no les preocupa y juegan al dólar barato.

Los chinos se resisten a revaluar su yuan y ya tienen dos veces y media las reservas de Japón. El principal tenedor de deuda soberana del mundo ha creado su propia agencia de calificación, no se fía de las americanas, y de camino ha bajado la nota a la deuda estadounidense. Brasil y México han tomado medidas para que sus divisas no se aprecien. Y Europa no hace nada. A las potencias industriales o turísticas (como Andalucía) les convendría un euro más bajo. Pero en ese caso la deuda de Irlanda, Portugal, Grecia o España no sería atractiva para los inversores internacionales y países como Alemania tendrían que sustituirlos. Así que Merkel, aunque le perjudique a sus exportaciones, no está por la labor. Tampoco le hace muchísima falta; Alemania crecerá el año que viene un 3%. Aquí vale el discurso de la austeridad. Es un divino tesoro. Necesario, pero absolutamente insuficiente para generar empleo. Arenas, como buen profesional de la política y del poder, debería saber que para infundir confianza y seguridad hace falta mucho más que eslóganes. Porque los eslóganes no crean puestos de trabajo. Y tampoco el toreo de salón.

Etiquetas:

Marea popular

Ignacio Martínez | 2 de noviembre de 2010 a las 9:46

El PP está que se sale en las encuestas, aunque su líder no despierte entusiasmos. El domingo, La Vanguardia publicó la primera encuesta tras el profundo cambio de Gobierno que ha efectuado Zapatero. El resultado era demoledor. El Partido Popular está a un escaño de la mayoría absoluta y el PSOE sacaría menos escaños que en 2000, con Almunia de candidato. El sondeo ha sido realizado por un instituto de opinión presidido por el catedrático de Ciencia Política Julián Santamaría, que no es sospechoso; tuvo varios cargos de relieve durante el mandato de Felipe González. Si las elecciones fuesen hoy, los populares aventajarían a los socialistas en más de 40 diputados, 175 a 133, y tendrían un alza espectacular los nacionalistas catalanes y vascos, IU y UPyD, que sumarían 36 escaños. La variable común es el hundimiento del PSOE. Sólo dos de cada tres votantes socialistas desean hoy la victoria de su opción en 2008.

Rajoy tendría razones para estar satisfecho de este triunfo anunciado, que se basa en gran manera en el desafecto que ha generado en la hinchada socialista la errática política de Zapatero. Un 55% de los votantes del PSOE desconfían del presidente del Gobierno. Pero resulta que un porcentaje similar de votantes del PP desconfía de Rajoy. Este desapego del líder popular se debe a dos razones esenciales, una es que su partido es muy ancho y a su flanco derecho, el tea party español, no le gusta. Al tea party nacional bebe los vientos por Esperanza Aguirre, por su arrojo, su desparpajo y su conservadurismo populista sin concesiones ni fisuras.

El otro problema de Rajoy es su indefinición. Ayer, en una entrevista de cinco páginas en El País no concretó mucho sobre sus proyectos para el país. Decía, por ejemplo, que haría un plan en España como el de Cameron en el Reino Unido: mantener los servicios públicos esenciales, sobre todo en Educación y Sanidad, aumentar la inversión y no subir impuestos. Pero mientras el primer ministro británico lo hace a costa de suprimir 500.000 funcionarios, nuestro jefe de la oposición aquí no lo haría. Las cuentas no salen. En San Roque (Cádiz) el ministro plenipotenciario Rubalcaba, con su habilidad habitual metía el dedo en esa llaga: “Rajoy sabe lo que quiere, pero no quiere que lo sepan los demás”. Un ex ministro de Aznar cuenta en privado que Rajoy tiene que hacer tales reformas y recortes que ya se plantea estar sólo cuatro años.

Arenas no es ajeno a este síndrome. Practica muy bien el juego duro contra la Junta, a la que afea despilfarros en muebles, teléfonos móviles, mudanzas o exceso de cargos públicos, que se dispone a reducir a la mitad, pero nada dice de una jibarización de la administración como la de Cameron. Sostiene que la propaganda no crea puestos de trabajo. Una gran verdad, que vale para todos los colores políticos.

Etiquetas: , , ,

La dignidad de la educación

Ignacio Martínez | 31 de octubre de 2010 a las 19:46

Si hay algo en lo que coincidan Griñán y Arenas es en la importancia de la educación. Tanto, que es la prioridad mayor del presidente y el primer reproche del jefe de la oposición en el recorte presupuestario. La educación no es sólo la escuela primaria, la enseñanza secundaria, la formación profesional o la universitaria. Son más cosas; entre otras una televisión pública con mayores ambiciones que la nuestra actual. Y un comportamiento cívico, que se aprende en casa. El campo es infinito.

Esta semana se ha hablado mucho del dinero que ha ido a una academia de formación de Córdoba. Se ha puesto el foco en que la dueña fuese esposa de un dirigente político. Pero hay otros aspectos en este tema que tienen una gran importancia. Se gasta mucho dinero público en formación ocupacional, que en gran parte viene del Fondo Social Europeo. A esta región llegan todos los años 415 millones de euros del FSE, que al cambio son casi 70.000 millones de pesetas. ¿Se gastan bien?

Hay picaresca en cantidades industriales. Una amiga me cuenta que su hijo fue a una academia de la provincia de Málaga para un curso de peluquería gratuito, subvencionado por la Junta. El dueño del centro tiene peluquerías y coloca a sus alumnos en sus establecimientos, con lo que consigue un récord de efectividad; si quiere, puede emplear a la totalidad de sus inscritos. ¿Dónde está el truco? Les da de alta en la Seguridad Social varios días, les paga sólo uno y los despide. Pero eso no sale en las estadísticas.

La Unión Europea está cansada de multar al Reino de España por fraudes en los cursos de formación. Como la pillería es nacional, ha sancionado a gobiernos de todo color. En algún caso por decenas de miles de millones de pesetas. Para no flagelarnos en exceso hay que añadir que también pasa en otros países. Tanto, que un conocido mío, profesor de la Universidad de Galway (Irlanda), desarrolló la teoría de que la UE debería entregar un cheque directo a cada joven con el importe de sus estudios, de tal manera que el alumno supiera quién pagaba y pudiese elegir dónde matricularse.

Hay que plantearse si los cursos de formación tienen el rendimiento adecuado, si permiten encontrar trabajo o un empleo mejor. Ahí es donde la educación adquiere su importancia y dignidad.

‘Match point’

Ignacio Martínez | 23 de octubre de 2010 a las 13:33

El semanario The Economist sostenía en agosto que la aceptación en las encuestas del presidente del Gobierno y del jefe de la oposición era tan baja que el primer partido que cambiase de candidato ganaría las elecciones de 2012. Zapatero no se ha retirado, pero ha hecho un cambio de Gobierno de categoría. No lo dice un servidor, sino Dolores Cospedal y Javier Arenas en una conversación robada por una cámara. La secretaria general del PP afirma que Rosa Aguilar es “la izquierda” y tiene buena imagen, y el presidente del PP andaluz agrega que la nueva ministra de agricultura y medio ambiente es muy buena parlamentaria. A pregunta del diputado por Sevilla Juan Manuel Albendea, Cospedal responde que este Gobierno es mejor que el anterior y Arenas añade que tiene mejor proyección pública.

El presidente busca lo que se llama un fuerte perfil político, que nadie sabe muy bien qué significa. En todo caso, estamos ante un grupo de buenos comunicadores, en especial Rubalcaba y Jáuregui, que van a vender en el próximo año y medio una versión nacional del sangre, sudor y lágrimas churchilliano. Es el caso de la mencionada Rosa Aguilar, a quien el valor se le supone, pero que se va de la Consejería de Obras Públicas sin ningún mérito especial, salvo su buena imagen; el marchamo de antigua esperanza blanca de Izquierda Unida, su capacidad dialéctica y su solvencia como tertuliana radiofónica. Tampoco ha cometido errores, salvo quizá un suave, nítido, relajamiento en la disciplina urbanística, que no prometía nada bueno.

La suerte es un elemento capital en la vida. Woody Allen hizo una excelente película sobre el asunto, Match point. Y para llegar a ministro hay que valer, sin duda, pero también ser la persona oportuna, en el momento oportuno, en el sitio oportuno. O en el sitio inoportuno. Sin su necesaria sustitución en la secretaría de Organización del PSOE, para poner a un peso pesado en su lugar, Pajín no habría obtenido como consolación un ministerio. Trinidad Jiménez responde al perfil de buena vendedora. Hace tiempo que en la carrera diplomática piensan que el mejor ministro no es del Cuerpo. Eso paliaría que tenga menos solvencia que Moratinos en la materia.

Entre tanto, el PP tendrá que cambiar su táctica. El jueves en un mitin en Rincón de la Victoria las huestes del PP vibraron con Arenas, pero desde la mitad del discurso de Rajoy se oía un murmullo de conversaciones; el personal había desconectado del líder. Como Allen, el gurú de cabecera de Rajoy, Pedro Arriola, cree en la suerte. Y también cree, como Helenio Herrera, que se puede ganar un partido sin bajarse del autobús. Pero se equivoca fomentando el dontancredismo de su patrón. O Rajoy empieza a decir a la nación qué planes tiene o puede perder este match point. No se gana sin arriesgar; y, como dice un amigo mío, estamos en el peor momento, pero ante el mejor Zapatero.

No hay miedo al cambio

Ignacio Martínez | 29 de junio de 2010 a las 10:05

Dicen los expertos que una encuesta es una foto fija. Si es así, hay que decir que la foto del Barómetro Joly publicado el domingo es que el personal le ha perdido el miedo al PP. Los ciudadanos piensan que en economía, empleo, crecimiento y administración pública lo haría mejor que los socialistas. Que en educación sería lo mismo, y sólo empeoraría la situación de sanidad andaluza con un cambio de gobierno en la Junta. A los dirigentes del PSOE se les ha acabado la habitual munición, del tipo “¡que “viene la deresha!”, o “al señorito Arenas no lo van a votar nunca los andaluces, porque no se fían de él”. Pueden seguir con el argumento, pero las encuestas dicen que es una mercancía que ya no tiene mercado.

Como no soy un experto, me gusta más ver las encuestas como secuencias de una película. El Barómetro de este diario es una serie semestral dinámica que nos dice que el PSOE se hunde a gran velocidad, al tiempo que el PP levanta cabeza. Ambas cosas juntas provocan notas muy parecidas tanto en la calificación personal de Griñán y Arenas, como para la actuación de Gobierno y oposición.

Y mientras el PP roza la mayoría absoluta, lleno de moral, al partido que gobierna la región desde 1982 le sube la ansiedad. Ahí sí que hay miedo al cambio. Una debacle en las municipales dentro de 10 meses y el Partido Socialista estará listo para caer a plomo por el tobogán gigante de un aquapark. A esta situación no ayuda nada el escaso perfil político y el mínimo conocimiento público que tienen los consejeros. Llama la atención que sea un consejero invisible Antonio Ávila, que ha sido el número dos del Gobierno durante el primer año de la Presidencia de Griñán, y ahora ocupa el número tres.

Se puede argumentar que la encuesta se ha hecho en el peor momento para los socialistas, pero muchas otras ya pintaban bastos, antes de los ajustes presupuestarios o la reforma del mercado de trabajo. Por ejemplo, la encuesta de Cepes de febrero tenía un dato revelador: el segmento de edad en el que mayor porcentaje de seguidores tenía el PSOE era el de mayores de 65 años, que es el afectado por la congelación de pensiones, la medida más impopular de las que ha tomado el Gobierno en su plan de ajuste. El PP tenía su mejor porcentaje en el grupo de 25 a 45 años. Las personas sin formación eran mayoritariamente seguidoras del PSOE, y los universitarios hacían lo propio con el PP.

Ésta es la foto a día de hoy. Pero si los populares quieren gobernar en 2012 tendrán a su vez que renunciar a algunos cómodos latiguillos. Ya no vale sólo con criticar o descalificar la actuación de los socialistas en el poder. Hace falta que hagan propuestas y propicien acuerdos. Les hace falta a ellos y le resulta imprescindible a esta sociedad atemorizada por la crisis y huérfana de liderazgo.

Etiquetas: , , , ,

El debate de los jefes: aprobado general a la gran caja

Ignacio Martínez | 25 de junio de 2010 a las 0:27

Como si estuviesen interpretando el guión de una obra de teatro, en la fiesta de fin de curso, los jefes de los tres partidos del Parlamento andaluz escenificaron ayer una coincidencia total de puntos de vista sobre la necesidad de concentrar las cajas andaluzas bajo una misma bandera. Puso el toro en suerte el portavoz de Izquierda Unida Diego Valderas. Entró a fondo en el asunto el presidente Griñán, y lo hizo también de manera reiterada en sus dos intervenciones el líder popular Javier Arenas. Han quedado en verse la semana que viene; estamos en vísperas de grandes noticias.

El último pleno ordinario del actual periodo de sesiones no ha defraudado. Arenas había planeado una sesión de control al Gobierno para desenmascarar un supuesto plan B de recortes ocultos del Gobierno andaluz. Pero su estrategia quedó muy en segundo plano.

Pero el que dio en la diana con el asunto estrella del día fue el jefe de los izquierdistas. Valderas centró monográficamente su intervención en la gran caja, que es el nuevo nombre artístico que ha tomado la antigua caja única. Dijo muchas cosas. Criticó los localismos que impiden fusiones intraregionales, mostró su desacuerdo con la integraciones con entidades de fuera; clamó contra la privatización de las cajas en el futuro, como pretende según él la derecha financiera; descalificó la doctrina al respecto del Banco de España…

En resumen, reiteró el valor que su organización le da a la naturaleza pública de las cajas y a su función social. Y exigió a Griñán que no sea neutral en este proceso. Valderas leía su guión. Como a continuación hizo el presidente Griñán, de manera evidente, para decir las frases del día: Que su Gobierno trabaja en la configuración de la gran caja andaluza, un objetivo importante y posible, para impulsar la recuperación económica y revertir sus beneficios en la región. Y que invita a todas las cajas, a sus presidentes, a sus consejos, a sus órganos de decisión para que trabajen en la construcción de un gran proyecto de integración financiera netamente andaluz.

El presidente precisó que cuando se refería a todas las cajas, la de Granada no se le olvidaba. Inicialmente, no mencionó a ninguna por su nombre, pero sí las numeró; las tres que quedan en Andalucía con plena capacidad de obrar tienen una morosidad –dijo– por debajo de la media de las cajas y del entero sistema financiero español.

El resultado de esta concentración daría el cuarto “bloque” cajista español, según las cuentas de Valderas; y uno de los más importantes, si acudimos a la expresión utilizada por Griñán. Al final de su primera intervención hizo un relato de los procesos de fusiones en marcha, para concluir que el objetivo del Gobierno andaluz es la creación de una gran caja, sobre la base del entendimiento entre Unicaja y Cajasol, al que sería bueno que se incorporase CajaGranada, tras una reflexión profunda de sus órganos de decisión, que estaría abierta a otras entidades no andaluzas, que aporten solvencia y eficiencia, y que se podría completar con la incorporación de Cajasur cuando la adjudique el Banco de España. Esto es lo que hay. En su texto, minuciosamente redactado y leído, el presidente evitó pronunciarse sobre el domicilio social, argumento de litigio infinito entre Sevilla y Málaga. Anunció Griñán algo tan impreciso como que el domicilio estaría en Andalucía. “Aproximadamente”, podría haber añadido.

Valderas volvió a la carga: una entidad resultante con más de 100.000 millones de euros de activos. Izquierda Unida está en contra de las cuotas participativas, con derechos políticos. No es lo que parece; esos derechos políticos serían votos en los órganos de decisión y un caballo de Troya para la privatización, mientras que IU pretende que las cajas sean bancos públicos, para entendernos. Huyendo de los desacuerdos, Griñán eludió este lado del debate. Se limitó a decir que la naturaleza de las cajas no está en cuestión y se concentró en el consenso político que pretende para conseguir su objetivo. El lunes hablará con la izquierda parlamentaria, el embrión de un eventual Gobierno en 2012 si el PP es el partido más votado, pero no tiene mayoría absoluta, como dicen ahora las encuestas. Recibirá a Valderas y a Velasco; por separado, claro está. Y el martes tendrá la tarea más complicada con el presidente del PP andaluz, Javier Arenas.

El jefe de los populares traía otro debate preparado de casa, pero vio rápidamente donde estaba la noticia del día. Así que hizo su declaración institucional sin guión. Y le salió muy elegante. El resumen, en un decálogo, es de un servidor. 1. El intercambio entre Valderas y Griñán le había parecido edificante. 2. Las cajas no deben ser terreno partidista. 3. Hay que buscar que sean viables y solventes. 4. El objetivo que se plantea necesita un consenso social amplio. 5. También, un respeto escrupuloso a los órganos de gobierno. 6. Es muy importante que las fusiones no supongan pérdida de empleos. 7. Las entidades deben mantener su vinculación con el territorio. 8. Los cargos públicos no deben estar en los consejos. 9. Hay que establecer una hoja de ruta. Y 10. Es sustancial la estación de llegada.

Un espectador imparcial diría que Arenas está por la labor. Pero un rumorcillo en los bancos socialistas en su inicio mostraba el escepticismo en las filas adversarias. Puesto a ponerle bálsamo a cualquier inconveniente, el presidente se había tirado un farol en una de sus primeras intervenciones: dijo que no es verdad que la fusión de cajas de un mismo territorio produzca solapamientos. Lo dijo con muchísimo énfasis, pero ningún espectador imparcial se lo pudo creer. En todo caso, ya ven que sube el tono de los argumentos a medida que se acerca la solución.

Al final no se echó el telón. Habrá algún pleno extraordinario, en la segunda quincena de julio.

Contante y sonante: Música de Pink Floyd

Ignacio Martínez | 19 de junio de 2010 a las 21:19

En la canción de Pink Floyd Money hay dos polos enternecedores: por un lado se dice que el dinero es un crimen y por otro se le pide al dinero que vuelva. Se trata de una grabación de 1973, que pronto hará 40 años: como ven, no hay nada nuevo bajo el sol. El presidente del BBVA, Francisco González, dijo en Sevilla hace unas semanas en privado que la deuda pública que se estaba emitiendo en España la suscribían principalmente su banco y el Santander. No había bastante dinero de fuera. Después lo ha dicho en público. Y esta semana ha habido buenas noticias para ambas partes. Por un lado, para las emisiones de deuda soberana española, que el jueves se suscribieron sin problemas. Y por otro, para los grandes bancos españoles, que están entre los primeros de Europa en las pruebas de fortaleza que realiza el comité de supervisores bancarios de la Unión Europea. Pero González visita esta página en su condición de posible tapado en la subasta de Cajasur. Sorprendentemente, ha aparecido el segundo gran banco del país en la puja por la caja cordobesa.

Y la tentación es pensar que el Banco de España le ha sugerido que se presente. Así, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández-Ordóñez, le daría una lección a las cajas en general y a Unicaja en particular. Y, de camino, sacaría una caja emblemática del control de una de las comunidades autónomas más emblemáticas. Un aviso a navegantes: las cajas están haciendo mal su trabajo y ésta se la queda un gran banco.

Esto no deja de ser una hipótesis. Pero en algunos círculos financieros ha hecho fortuna. Hasta tal punto que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, está haciendo valer su poder de persuasión sobre las autoridades monetarias españolas para que Cajasur quede en manos de una de las dos cajas andaluzas que han ofertado por ella: Unicaja y Cajasol. Las otras ofertas son de los bancos BBVA y Sabadell, las cajas BBK e Ibercaja y la portuguesa Caixa Geral. Las gestiones con el subgobernador del Banco de España y presidente del FROB, Javier Aríztegui, las lleva el presidente. Su consejero de Economía, Antonio Ávila, aparentemente ausente de esta cuestión, dijo esta semana a la prensa que Unicaja es la que mejor conoce la situación de Cajasur. Lo que en el lenguaje de los signos significa que el consejero insinúa tímidamente quien es su candidato.

Entretanto, sobre la eventual fusión fría entre Cajasol y Unicaja, ha pasado una semana aparentemente glacial. Pero ha habido contactos de Rafael Velasco, vicesecretario del PSOE andaluz, con Braulio Medel y con Antonio Pulido y de Antonio Ávila con los dos citados y con Antonio Jara. Al final de la semana que viene se pueden anunciar cosas. Fuentes del sector apuntan que aunque la relación entre Braulio Medel y Antonio Pulido sea distante, hay puentes fáciles entre sus dos organizaciones. Por ejemplo, el flamante nuevo director general de Unicaja, Manuel Azuaga, tiene una relación personal muy fluida con el director general adjunto y secretario general de Cajasol, Lázaro Cepas, persona muy cercana a Pulido. Aunque la atención de propios y extraños está hoy por hoy centrada en la bandera futura de Cajasur.

Griñán ha visto esta semana cómo la subida de impuestos decretada por la Junta tenía una inusual respuesta frontal por parte del presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero. El presidente de la CEA no ha ahorrado palabras de grueso calibre. Las medidas fiscales le han parecido una barbaridad. Y ha lanzado una advertencia: las empresas van donde menos trabas se les imponen desde el ámbito político. La reducción del déficit a través de este aumento de impuestos es lo peor que se puede hacer, en opinión del jefe de la patronal andaluza, que vaticinó la emigración de empresas y capitales.

Además de por sus convicciones, la declaración de Herrero hay que interpretarla en función de las maniobras en la sombra que se están produciendo en la cúspide de la CEOE. Díaz Ferrán no quiere abandonar la presidencia, pero cada vez son más los dirigentes empresariales que desean su marcha. Y Herrero es uno de los más claros candidatos a la sucesión. Pero tiene un hándicap: es visto por muchos de sus colegas como una persona excesivamente cercana al PSOE. De hecho, en las pasadas navidades, tras la quiebra de la compañía aérea de Díaz Ferrán, Air Comet, Griñán dijo que Herrero sería un gran presidente de la patronal española. El presidente se extendió en elogios: que si era un hombre acostumbrado a la concertación, que si sería un gran presidente de la CEOE…

Los enemigos de Herrero en la gran patronal española, que los tiene, aprovecharon para reforzar su etiqueta de hombre del PSOE. Alguno, como el secretario general de la CEOE José María Lacasa, han convertido estos argumentos en un muro que difícilmente superará el presidente de la CEA en su asalto al sillón de Díaz Ferrán. En todo caso, la subida de impuestos en Andalucía, le ha permitido una actuación de cara a la galería, para mostrar a sus bases nacionales que él también sabe ponerse duro.

El desafecto entre Herrero y el presidente regional del PP, Javier Arenas, también contribuye a la imagen del jefe de la patronal como cercano al poder socialista andaluz. Es curiosa esta fría relación entre dos personas que se distinguen por su extraordinaria cordialidad, pero así es la cosa. A Arenas deben estar sonándole los oídos, porque estos días es muy mencionado en los corrillos empresariales, en los que se critica al presidente del Gobierno, pero también la falta de alternativas del jefe de la oposición.

Pero no sólo Rajoy es mentado en estos círculos; también causa una cierta perplejidad la insistencia con la que el PP se presenta como el partido de los trabajadores. El latiguillo molesta ostensiblemente al PSOE, aunque la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha encontrado un buen antídoto en el último debate en el Congreso: “Como sigan ustedes así van a acabar abrazando el marxismo leninismo”. Pero, fuera del ámbito adversario, confunde a la clientela de los populares. No les hace gracia, vamos.

La cara oscura de la luna, el Muro, dinero… Música de Pink Floyd.

Contante y sonante. Ruidos e interferencias

Ignacio Martínez | 15 de junio de 2010 a las 19:26

El proceso de reestructuración y saneamiento del sistema financiero andaluz se salda, de momento, con dos fusiones frustradas de Unicaja, la intervención de Cajasur, la participación de CajaGranada en un sistema institucional de protección (SIP) liderado por la Caja de Murcia y dos absorciones de entidades pequeñas, Jaén y Guadalajara por parte de las dos principales cajas de ahorro de Andalucía. Pobre balance a un día del final del plazo dado por el Banco de España para acogerse al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En la pequeña Sevilla del poder no hay tensión al respecto. El presidente de la Junta en su diáfano discurso sobre el estado de la Comunidad de la semana pasada, en el capítulo que ha sido más ambiguo ha sido en el de la concentración de cajas. Aparte de su apoyo al saneamiento del sistema y su defensa del modelo, añadió una tímida señal en favor de un proyecto “genuinamente identificado con los intereses andaluces”. De la caja única de Chaves a esto, hay mucho trecho.

En paralelo, a Braulio Medel se le ha agitado el gallinero por primera vez en los 23 años que lleva como presidente de Unicaja o Caja de Ronda. Esto sí que es una novedad, que sorprende en persona de tanta experiencia e inteligencia. Ha encadenado tres disgustos en pocas semanas: el fiasco de la fusión de Cajasur, la dimisión de su prestigioso director general y el desafecto de los cinco consejeros de Partido Popular, en el consejo recién estrenado de la Unicaja fusionada con la Caja de Jaén. El miércoles de la semana pasada el consejo de administración autorizó a su presidente para que entre en la subasta por Cajasur. Nomura, el banco heredero de Lehman Brothers, encargado de la venta de la caja cordobesa, había preguntado a Unicaja si estaba interesada en pujar. El banco japonés también ha trasladado la misma pregunta a Cajasol y a otras entidades como Banco Sabadell, Ibercaja, Caja Madrid o la vasca BBK. Cajasol, ha hecho su oferta.

En el mismo consejo, los consejeros del PP no han votado a favor del nombramiento del nuevo director general de Unicaja, Manuel Azuaga, militante del PSOE y ex presidente de Aena. La salida de Miguel Ángel Cabello se ha producido cinco meses después de que el consejo mandatara a Medel para renovar el contrato del director general, que con la fusión con Jaén perdía la cláusula indemnizatoria de su contrato de alta dirección. Con la ley andaluza de cajas del 99, en la nueva entidad no tendría derecho a esa compensación y había que buscar una fórmula alternativa. Hay varias versiones, todas ellas oficiosas, sobre la cuantía de esa cláusula. Una es que era de tres millones de euros. Otras dicen que no ha pasado de dos o tres años de un salario anual cercano a los 600.000 euros. Consejeros de distinto signo han mediado con Medel para facilitar un acuerdo desde que en diciembre se le autorizó a negociar con su director general, un hombre muy bien visto en la CECA, en el Banco de España o en la CNMV. Finalmente, no hubo acercamiento y Cabello ha optado por marcharse con su cláusula, antes de quedarse sin ella.

La intervención de la Junta en este momento de incertidumbre sobre el futuro de las cajas ofrece muchas dudas. El presidente Griñán fuera del Parlamento es algo más claro que en su discurso: dice que confía en poder avanzar en la creación de una gran caja de ahorros andaluza. En una entrevista radiofónica en la noche del jueves incluso dijo que ve fácil un acuerdo con Arenas en la materia, como lo ha habido entre Zapatero y Rajoy. Pero en el PP responden que el presidente no ha llamado a su jefe ni una sola vez para hablar del tema. En sus declaraciones también ha pedido a Cajasol y a Unicaja “que se miren”. Poesía…

Quien sí está dando la cara de manera decidida es el número dos del PSOE andaluz, Rafael Velasco, que ha planteado una fusión fría entre Unicaja y Cajasol, que puje por Cajasur y en la que pueda entrar también Granada si se frustra su SIP con Murcia, Penedés y Sa Nostra. Ha trascendido que Medel ha dicho que de este asunto se puede hablar. Sin embargo, el miércoles pasado no informó a su consejo de administración sobre esos contactos. El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, ha sido un poco más cálido que el de Unicaja al respecto.

La relación entre Medel y Pulido no es fluida. Ambos se miran de reojo con recelo. Con ese precedente, hay quien considera que una SIP entre Unicaja y Cajasol más que una fusión fría, sería una fusión gélida. Pero fuentes socialistas insisten en que no descartan nada en materia de fusiones andaluzas y que Velasco seguirá insistiendo ante Medel y Pulido. Esta semana es clave.

La intervenciones de las autoridades políticas en asuntos de cajas no siempre han sido afortunadas. O quizá habría que añadir que casi nunca han sido acertadas. Si hay algo en lo que coinciden en esta materia los dos principales partidos, al menos en teoría, es en propugnar una gestión económica y financiera profesional. Un ejemplo de desventura fue la decisión estratégica del Gobierno andaluz de pedirle a las cajas que se salieran de Ebro Puleva y que apostaran por SOS. Hoy Ebro Foods es una de las pocas empresas del Ibex-35 que ha subido notablemente en los últimos meses. Y su presidente, Antonio Hernández Callejas, ha anunciado hace pocos días a la junta general de accionistas de su compañía un dividendo para este año de un euro por acción; lo que supone a la cotización de ayer más de un 7%. Mientras, como es conocido, SOS suspendió pagos y está en proceso de reestructuración.

Otras intervenciones de la administración también son criticadas. Al Ministerio de Industria se le reprochan sus bandazos en la política de subvenciones a las renovables que convierten los megavatios solares en diez o doces veces más caros que la media del sector eléctrico. Desde los lobbies competidores también se señala como temerario que se estén dando decenas de asignaciones para construir simultáneamente plantas termosolares con una tecnología todavía experimental. Sería más razonable -dicen- dar esas mismas concesiones para que se levanten las plantas de manera consecutiva y aprovechar, entre una y la siguiente, los avances técnicos para mejorar su eficiencia, dado su coste y las altas subvenciones. Abengoa, presidida por Felipe Benjumea, ha sido la más beneficiada en el último reparto que ha hecho el Ministerio de Industria, con 13 plantas de 50 megavatios, seguida de ACS con seis, de un total de 56 proyectos, que suman 2.340 megavatios.

Como los reproches no vienen solos, en el sector se critica que en el consejo de administración de Abengoa se siente un hermano del ministro Miguel Sebastián, el catedrátrico Carlos Sebastián Gascón, como consejero independiente, la misma condición que tiene el ex ministro socialista Josep Borrell.

No es un hecho aislado, ni privativo de España. Acciona acaba de fichar para su consejo a Miriam González Durántez, la esposa del viceprimer ministro británico Nick Clegg. Y el líder de los liberal demócratas del Reino Unido ha respaldado la decisión con el argumento de que cada uno tiene su carrera. Interferencias y ruidos por todas partes, como ven.