Archivos para el tag ‘Arias Cañete’

Gobierno sin galvanizar

Ignacio Martínez | 24 de diciembre de 2011 a las 14:12

Rajoy y sus trece ministros han hecho su primer desafío; al frío invierno matinal de Madrid. Han cogido oxígeno y posado a cuerpo para los fotógrafos. Ayer se estrenó el Gobierno y sigue sin soltar prenda. La estrategia del nuevo presidente debe tener virtudes taumatúrgicas: la Bolsa sube y la prima de riesgo baja. A lo Helenio Herrera, sin bajarse del autobús. Recuerda la llegada de Balladur a Matignon en los 90. Ahora se anuncian las primeras medidas para el 30 de diciembre. Allí habrá prórroga de los presupuestos, con subida para las pensiones y no se sabe qué para los funcionarios. Las apuestas de más riesgo y los disgustos gordos se dejan para finales de marzo, cuando haya terminado el maratón electoral con las elecciones andaluzas. Todo hace pensar que Rajoy hará lo que sea para consolidar la cantada victoria de Javier Arenas.

Como todo lo nuevo, los ministros estaban ayer estupendos en su estreno. Limpios y relucientes. Sonrientes. Y eso que se enfrentan a la situación más difícil de nuestra joven democracia. En la época de Mitterrand, Chirac y Balladur se acuñó en Francia el principio de que no existía el Gobierno inoxidable. Y no se ha inventado desde entonces. De hecho, a Suárez se le oxidó el suyo ya en la primera legislatura. A Aznar y Zapatero, en la segunda. Y a los más duraderos, los de González, la herrumbre les entró en la tercera y los carcomió en la cuarta. Rajoy empieza con un sólido equipo de leales, pero tiene un Gobierno sin galvanizar. La crisis no lo permite. Trabajarán sin red.

Quizá por eso, el presidente ha escogido para la odisea a personas con un currículo y una edad. Seis ministros tienen más de 60 años y la media es de 55,6. Sólo dos tienen menos de 50: la ministra de Empleo, la onubense Fátima Báñez, y la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, la benjamina del Gabinete, con 40. Cómo cambian los tiempos. Esa era la edad de Felipe González cuando llegó a La Moncloa. Y Suárez, Aznar y Zapatero fueron primeros ministros con 43. Rajoy, con 56. A esa edad, los cuatro citados eran ya veteranos ex presidentes. Incluso el efímero Calvo Sotelo dejó el poder con 56.

Estamos pues ante un Gobierno de seniors, de gente con una o dos carreras universitarias, en el que se da alguna circunstancia curiosa. Hay sólo cuatro ex ministros, entre catorce miembros. Ninguno de ellos, por cierto, tendría la etiqueta de aznarista puro y duro. Hay cuatro de 1950: Arias, Montoro, Fernández Díaz y Wert. Y sólo cuatro mujeres. Se acabó el festival de los jóvenes y las mujeres primero del zapaterismo, que criticó recientemente con ácido sarcasmo Alfonso Guerra. Aunque señoras con capacidad hay suficientes en el PP como para que se corrija este desequilibrio en las remodelaciones que inevitablemente habrá, por el natural efecto de la oxidación.

Negociar con ventaja

Ignacio Martínez | 16 de octubre de 2011 a las 10:59

Vienen épocas de estrecheces. Más todavía. Y todo dios toma posiciones. Los nacionalistas catalanes quieren pagar menos al Estado. Reclaman los privilegios fiscales de vascos y navarros. Y quieren mandar más. Urkullu le ha ofrecido a Rajoy que el PNV entre en su Gobierno. Duran, el hombre que considera que Andalucía tiene la hostelería más próspera de la península, también se muestra dispuesto a que CiU entre en el próximo gabinete. Con una condición: el pacto fiscal. Habrá mucha tensión entre las autonomías ricas y pobres. Y quienes tienen partidos que defienden sus territorios, mayormente ricos, cavan trincheras para negociar con ventaja.

Al próximo Gobierno de la nación le tocará también la tarea de negociar unos presupuestos europeos para siete años y la nueva política agraria común, que deben entrar en vigor en enero de 2012. No es indiferente en absoluto que el responsable de esa cartera sea una persona con un gran conocimiento de la materia y de los mecanismos de toma de decisiones en la Unión Europea.

Una necesidad, dicho sea de paso, que puede empujar a Rajoy a poner de nuevo en Agricultura a Miguel Arias Cañete, aunque al interesado le complazca más el sillón de Exteriores. Pero sea quien sea quien esté al frente, tampoco será baladí la nacionalidad o región del titular de Agricultura. Andalucía pesa muy poco en la España de hoy; a ver si a partir del 20 de noviembre se nota la influencia que se le supone a Javier Arenas sobre el casi seguro nuevo presidente del Gobierno. Al fin y al cabo su ayuda fue inestimable para que las huestes del Tea Party español comandadas por Esperanza Aguirre no acabaran con don Mariano en 2008.

Otro método que fortalece a los territorios es la unidad. Todo el mundo está de acuerdo ahora en Andalucía en cerrar filas ante la propuesta de reforma de la política agraria común. Quizá Griñán haya reflexionado sobre su discurso en el Comité de Regiones de la UE en enero. Planteaba cambiar los criterios de reparto agrícola dentro de Andalucía. Aplicar ahora esa filosofía en el interior de España con la nueva PAC, le costaría a Andalucía miles de millones de euros. Negociaremos en desventaja. Hay frivolidades muy caras.