Archivos para el tag ‘Armstrong’

Estrellas de agosto

Ignacio Martínez | 3 de septiembre de 2012 a las 19:22

Sánchez Gordillo gana con diferencia el título de estrella del verano. Quería publicidad y la ha conseguido, aunque no ha resuelto nada. El problema no es su reivindicación. Vivienda, renta básica, la causa de los desfavorecidos mueve todas las conciencias. El inconveniente es cómo, con el asalto de supermercados, fincas y bancos. Y quién. Antonio Soler lo ha definido de manera perfecta como un revolucionario aforado, funcionarial. Estas movilizaciones son más útiles para la propaganda del caudillo populista que para quienes dice defender.

No es el único protagonista de agosto. Dos Armstrong norteamericanos lo han sido al mismo tiempo. Uno es el primer hombre que pisó la Luna, considerado el héroe americano más importante de todos los tiempos, muerto a los 82 años. El otro ha sido un gran ídolo deportivo, ganador de siete Tour de Francia. Pero su prestigio se ha quebrado cuando la agencia antidopaje de Estados Unidos lo ha descalificado por tomar drogas y eludir los controles.

En el campo deportivo, hay que destacar que los mayores éxitos de España en los Juegos Olímpicos de Londres han sido de mujeres, por primera vez en la historia. Tres oros, diez platas y cuatro bronces fue la cosecha nacional, con una clara ventaja femenina: once a seis. ¡Y sin cuotas! Así se hace. Otro personaje entrañable del deporte nacional, el futbolista Andrés Iniesta, ha sido elegido el mejor jugador europeo del año. Una alegría para un país deprimido. El hombre que metió el gol que hizo a la roja campeona del mundo es un tipo discreto, humilde, que cuando marca un gol no necesita darse golpes en el pecho para explicar que ha sido él -“¡he sido yo!”-, ni dice que esá triste.

Tres personajes siniestros ocupan el último capítulo. El noruego Breivik, un hombre sin escrúpulos ni remordimientos, ha sido condenado a la máxima pena por el asesinato de 77 personas el año pasado. Una severa comisión de investigación independiente, al estilo nórdico, alejado del familiar que nos gastamos aquí, no ha dejado títere al señalar responsabilidades. En España el carcelero de Ortega Lara, Uribetxebarria Bolinaga, otro hombre sin escrúpulos ni remordimientos, condenado a muerte por un cáncer, podrá salir de la cárcel por razones humanitarias. Está condenado por tener en un agujero bajo tierra a Ortega durante 532 días y por el asesinato de tres guardias civiles. No ha pedido perdón. El Estado de Derecho sigue siendo mucho más considerado que los terroristas. Con creces.

El tercer protagonista indeseable es cordobés. Otro hombre sin remordimientos. La identificación de restos de huesos de sus hijos parece la prueba que faltaba para inculpar a José Bretón de su muerte. A Francisco Correal el viernes en estas páginas no le extrañaba que quien haya avanzado en las pesquisas sea un investigador de Atapuerca. “Estamos en el comienzo como especie”. Concluía con acierto.

Un Gobierno récord

Ignacio Martínez | 29 de julio de 2009 a las 10:42

Nos encanta un récord, de lo que sea. Los siete Tours de Armstrong o los dos de Contador, por ejemplo. Y un ranking, también de lo que sea. Sin ir más lejos, por estos pagos nos gusta tener el carné número uno del club de fútbol de nuestros amores o ser el número uno de la hermandad, aunque sea a costa de que palmen personas próximas. Pero un ranking es superior a nuestras fuerzas, nos hechiza. El lunes, el Centro de Investigaciones Sociológicas sacó la última clasificación de los miembros del Gobierno, que tiene su interés. De entrada, un titular: todos suspenden. Desde el primero, el ministro del Interior y diputado por Cádiz, Alfredo Pérez Rubalcaba, que roza el cinco con un 4,99; hasta la última, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, que libra del farolillo rojo a Bibiana Aído con un 3,41.

En la zona templada de la tabla, Manuel Chaves, que con un 4,14 es el vicepresidente menos cotizado del Gabinete y el ministro número 10 de los 17 que tiene Zapatero. Sólo tres miembros del Gobierno suben respecto a la última oleada de abril: el citado Rubalcaba, Moratinos, que parece un corredor de 100 metros lisos, al que hay que mirarle sus tiempos en centésimas, porque está siempre en un 4,3 (4,30, 4,33, 4,36 en las tres últimas); y Trinidad Jiménez. Lo de la ministra de Sanidad es muy destacado, porque está lidiando con la gripe A, que ya se ha cobrado seis muertos en España y amenaza con hacer estragos este otoño, cuando lleguen los fríos y las lluvias. La popularidad de esta ministra sube hasta la cuarta plaza del ranking del Gobierno por su transparencia en asunto tan delicado. El lunes hizo su tercera comparecencia en el Congreso para dar todo tipo de explicaciones. Jiménez ha sorprendido. Se la tenía por persona más ligera e inconsistente, por su imagen cuando llevaba los asuntos internacionales en el PSOE o como jefa de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid. Pero ahí está, seria, trabajadora y transparente, lo que funciona ante la opinión pública.

El ejemplo vale de referencia a lo que se considera una de las principales rémoras del actual Gobierno andaluz, su amateurismo en materia de comunicación. Los políticos latinos, por cierto, son poco transparentes de tradición, no sólo los españoles. Quien tiene la información, tiene el poder. Informar al público, que es el trabajo de los periodistas, es más fácil con administraciones anglosajonas o nórdicas, más permeables porque lo exigen la ley y la costumbre. Aquí en Andalucía, además, la cosa se complica porque tenemos novatos en puestos clave, un gobierno autónomo que dispone en el Parlamento de una mayoría absoluta que lo blinda, y un partido que lleva mucho tiempo en el poder. Con un récord de victorias, una más que los Tours que tiene Armstrong. Y no llega ningún Contador.

Armstrong no sabe perder

Ignacio Martínez | 23 de julio de 2009 a las 7:53

 

Armstrong  y su equipo Astana atacaron en una de las primeras etapas del Tour, en la que se quedó cortado en un abanico Contador. Iba a comerse al muchacho. Todo estaba justificado. “Hay que estar atentos”, dijo. Y el muy malvado al final de ayer dice que no entiende por qué atacó Contador en el último puerto de la jornada de ayer. Pues para intentar dejar atrás a los hermanos Schleck. Y lo hizo, pero el que de verdad se quedó fue su compañero de equipo Kloden. Por cierto, uno de los que tiró en el abanico para dejar tirado a Contador. En fin, Contador va a ganar para disgusto de Armstrong, que no está dando muestras de saber perder con mucha gallardía. ¡Hay que estar atentos!, Lance.

Aldrin, Collins y Armstrong con Obama, como si fueran Athos, Portos y Aramis visitando a D’Artagnan

Ignacio Martínez | 22 de julio de 2009 a las 9:02

 

No sé si se han fijado que están de muy buen uso los tres primeros astronautas que fueron a la Luna. Los tres mosqueteros han vuelto. Ahí tienen a Adwin Aldrin, Michael Collins y Neil Armstrong junto al presidente Obama. Los tres son del curso del 30, tienen la misma edad. Aldrin tiene los 79 desde enero, Armstrong los cumple dentro de dos semanas y Collins en octubre. Seguro que se han ganado bien la vida. Amstrong y Collins han presidido y dirigido empresas dedicadas a la tecnología, la electrónica o la defensa. Aldrin se ha dedicado a los libros y las conferencias. Es el que se vistió más costeado para ver al presidente Obama, aunque los tres seguro que han saludado a todos los presidentes desde Nixon para acá y estas cosas ya no les impresionarán. Pero vean el traje azul con tres botones de Aldrin y su corbata estampada, frente a la sobriedad de las de sus compañeros de aventura.

El más informal en el salón oval fue Collins, con la mano izquierda en el bolsillo, chaquetilla azul y pantalón gris, el más delgado de los tres. Se le ve en forma a este militar de formación que llegó a coronel de la fuerza aérea, nacido en Roma un 31 de octubre. Fue el único de los tres que en 1969 no bajó a la Luna; se quedó en la nave de mando. Armstrong es el que tiene menos canas. Es rubio o lo era. Se adivina que debajo del traje está más fondón que Collins. Es el más introvertido de los tres, vive en el campo en su Ohio natal. Después de haber sido el primer hombre en pisar la Luna, ha sido profesor de universidad y directivo de empresas. Aldrin también está algo fondón, pero a los tres se les ve condenadamente felices.

En fin esta alineación de Armstrong, Aldrin y Collins, forma parte del inconsciente colectivo de mi generación. Ahí los tienen, vivos y de buen uso, como si fueran Athos, Portos, Aramis visitando a su amigo D’Artagnan.

 

Un gran salto para la humanidad

Ignacio Martínez | 20 de febrero de 2009 a las 9:06

Los cargadores de los móviles van a ser universales, el mismo tipo para todos los teléfonos. Es un descubrimiento sideral. Neil Armstrong cuando pisó la luna hace ahora 40 años dijo “es un pequeño paso para un hombre y un gran salto para la humanidad”. Este anuncio tiene el mismo carácter. Ahora cada marca de móviles tiene varios modelos de cargadores: en total hay 70 distintos . Es una manera de ingresar por todos los gadgets posibles; a más chismes, más facturación. Hasta hoy, sólo Corea había establecido que los teléfonos móviles tuviesen el mismo cargador. China y Japón estaban en ello, pero no hará falta; a partir de 2012 los dos mil millones de usuarios del mundo podrán cargar sus terminales con el mismo aparato. Es un ahorro de energía y un avance en la conservación del medio ambiente: sólo en Europa los residuos de aparatos electrónicos domésticos suponen al año seis millones de toneladas muy contaminantes.

Las empresas no saben cómo sacar beneficios adicionales. Nos quejamos de los bancos con la comisiones. Pero ¿y los cines con la palomitas o los refrescos que luego se convierten en la música de fondo de todas las películas? ¿Y los cartuchos de tinta de las impresoras? ¿Y las tasas de aeropuerto y otros gastos suplementarios de los billetes de avión? Además de evitar un coste añadido, la normalización de los cargadores de móviles es un progreso hacia la ciudadanía universal. Antes de que la Unión Europea estableciera el mercado único, los enchufes de electricidad o de teléfono eran diferentes de unos países a otros. En los 90, un técnico de la France Telecom que conocí en Estrasburgo había inventado una clavija universal europea para la conexión de ordenadores de cualquier nacionalidad a la red de telefonía francesa. Era un cable único por un lado, que se convertía en un racimo por el otro: la terminal española, la británica, la alemana… La foto de Europa. El mercado único estandarizó las normas de los enchufes y ahora le toca a los cargadores en todo el mundo.

La normalización podría extenderse a otros ámbitos de la vida: que dos terminales de cualquier organización sean iguales. Por ejemplo, que el PP esté a favor de la fusión de Unicaja y la CCM en Andalucía y también en Castilla La Mancha, y no como ahora, a favor aquí y en contra allí. O que el PSOE sea partidario de que una eventual gran caja andaluza esté en una sede determinada. Al contrario que hoy día: el PSOE de Málaga dice que la sede tiene que estar allí y el de Sevilla opina que “naturalmente” tiene que estar en la capital política. Ya ven, nadie se moja. En el mercado sentimental se venden muy bien los localismos. Y este terreno es más arriesgado que el de los cargadores de móviles. Pasamos de 70 modelos a 770 municipios en Andalucía. Es 10 veces más complicada, pero la solución sería un gran salto para Andalucía, España y la humanidad.