Archivos para el tag ‘Asturias’

Lo pequeño es hermoso

Ignacio Martínez | 25 de abril de 2010 a las 12:58

En el Festival de Cine de Málaga se ha estrenado una comedia que va a tener éxito esta temporada. Que se mueran los feos es una película pensada para hacer reír, pero en determinados momentos conmueve. Entre sus logros de buen cine destacan unos preciosos paisajes de la provincia de Huesca. Los pueblos del Pirineo aragonés en los que se ha rodado merecen una visita. Las Tiesas Altas, Ansó y Hecho, cerca de Jaca, están muy bien conservados, son pequeños y hermosos. El Gobierno de Aragón y la Diputación de Huesca han subvencionado esta producción, lo que seguramente les procurará un buen rendimiento turístico.

Ya Woody Allen demostró en Vicky Cristina Barcelona que un guión se adapta en función de los patrocinadores, y nos tragamos un repertorio de postales de Barcelona y Asturias. Una de las protagonistas se va de viaje de bodas a Sevilla, pero sólo se ve a la pareja marcharse y volver. Ni un plano sevillano; no habría dinero andaluz.

Lo de pequeño y hermoso es toda una teoría económica. Un profesor austriaco, el filósofo y economista Leopold Kohr, que en su juventud fue corresponsal en la Guerra Civil española, formuló este principio, que se hizo famoso en los 60 y 70: small is beautiful, lo pequeño es hermoso. Este amigo de Orwell, Hemingway y Malraux era partidario de la preservación del medio ambiente mucho antes de que se inventara el turismo rural. Sostenía que sólo lo pequeño se conserva, por ley natural, que no es el crecimiento permanente lo que asegura la existencia del hombre, sino el regreso a la dimensión humana, más reducida. Y recurrió a los dinosaurios para explicar su teoría: “Desaparecieron por causa de su tamaño, no pudieron soportarlo”.

Y todos los días tenemos oportunidad de conocer nuevas versiones de esta idea. El argumento de la serie de televisión Doctor Mateo se ajusta perfectamente a ese perfil: un prestigioso cirujano que está en Nueva York, decide volver a su Asturias natal, San Martín del Sella en la ficción, Lastres en la realidad. El concejo de Colunga, en la comarca de la sidra, a medio camino entre Ribadesella y Gijón, ha atraído a miles de turistas gracias a la serie televisiva. No son originales. Ya lo hizo Nerja con Verano azul, Salzburgo con Sonrisas y lágrimas, Castilla-La Mancha con los paisajes de Pedro Almodóvar, o Nueva Zelanda con El Señor de los Anillos. Estaría bien que la RTVA hiciese algo parecido con algún pueblo andaluz. Pero quienes saben de esto explican que el rodaje en exteriores es muy caro. De hecho, en Padre Medina, reciente serie de Canal Sur rodada en El Viso del Alcor, no se veía mucho este pueblo sevillano.

En todo caso, en el cine y en la vida real, es cierto que lo pequeño es hermoso. Aunque hay sus excepciones. Kohr era contrario a la Unión Europea. Nadie es perfecto.

Tresviso

Ignacio Martínez | 12 de agosto de 2009 a las 20:14

Si tuviera que recomendar una sola excursión por los Picos de Europa, sin dudar elegiría la subida a Tresviso, a pie desde Urdón, en el desfiladero de La Hermida. Es una dura subida de casi seis kilómetros de longitud, con unas rampas que tienen de media un 15% de desnivel. En vertical se suben casi 900 metros. El paisaje que se contempla es de lo más variado: paredes verticales, barrancos espectaculares, laderas arboladas, grandes montañas en cualquier dirección que se mire. Pero el trayecto es casi todo sobre una montaña pelada, con lo que es recomendable no subir un día de sol. Nosotros lo hicimos el martes 11, a pleno sol y eso la hace más dura. Ha sido mi subida número 12: suelo hacer este trayecto todos los años y mi amigo Agustín Riscos sostiene que es el ‘chequeo anual’. Quiere decirse que si somos capaces de subir y bajar sin mayores secuelas que algún tirón o dolor de rodillas es que estamos estupendos.

Urdón está a pocos kilómetros de Panes, en dirección a Potes. Junto a la central hay algunos lugares en donde dejar el coche. En la subida se tarda unas dos horas a buen paso, con un par de paradas, aunque los jóvenes que van cogiendo atajos tardan menos y los más mayores que toman más precauciones pueden tardar algo más. La bajada es igualmente dura, incluso para mi gusto peor; el camino lleno de piedras que se mueven lo convierten en el peor inconveniente de la marcha. En todo caso, se tarda menos en bajar que en subir. Arriba hay un restaurante en el que sirven excelente fabada o cocido montañés. Tresviso es un enclave cántabro dentro del mapa de Asturias. Antes de almorzar, a modo de aperitivo al llegar solemos pedir sidra y un queso picón de la denominación Tresviso-Bejes que está superior. La digestión la hacemos bajando. Nada es perfecto.