Archivos para el tag ‘Baena’

Penalti simulado

Ignacio Martínez | 16 de diciembre de 2009 a las 13:57

A la Conferencia de presidentes autonómicos le ha pasado como al penalti pitado por Iturralde en el Barça-Español. Xavi, al sentir el menor contacto de la mano de Baena, se deja caer fulminado y el árbitro pica. Zapatero intentó el lunes que los presidentes del PP le dieran un espaldarazo a su improvisado anteproyecto de ley de economía sostenible y al menor rechazo dijo que los populares se lavan las manos sobre el paro. Y Esperanza Aguirre aprovechó la oportunidad para sacar pecho como lideresa del Partido Popular y sostuvo que ZP es el campeón del paro. A ver si los árbitros, los ciudadanos en este caso, no caen en la trampa como Iturralde: ninguno de los dos tiene razón.

Ni el PP se lava las manos sobre el paro, sino que tiene otra política para combatirlo; básicamente, restricción del gasto público y bajada de impuestos. Ni ZP es el culpable de que en España se hayan perdido un millón y medio de puestos de trabajo en los dos últimos años. La responsabilidad es del modelo económico. Y ahí entramos todos; las familias o las empresas, endeudadas en ambos casos por encima del 100% del PIB. El resultado es que tenemos un país en la ruina, porque no ahorraba; con una economía basada en la especulación urbana y un turismo de mediana o baja calidad. Desde luego que es necesario un nuevo modelo económico, con más productividad, más innovación y más internacionalización. Pero eso no se hace por decreto, ni a corto plazo.

Hay que decir con énfasis que lo del lunes en la Conferencia no es un drama. Ni se iba a acabar el paro porque el Gobierno central y los autonómicos aprobaran por unanimidad una declaración de buenas intenciones, tan ligerita como la que se puso sobre la mesa. Ni va a haber más paro por el desacuerdo. La propuesta gubernamental era poco ambiciosa, llegó tarde y estaba mal redactada. Por ejemplo, en función pública no se planteaba una reducción del personal; simplemente consideraba necesario un nuevo modelo, “más moderno y competitivo”. En las cumbres internacionales, es un clásico que haya ayudantes, sherpas, que negocian la declaración final semanas antes de la cita, en nombre de los líderes. Aquí todo se ha hecho a la buena de dios.

La anterior Conferencia de Presidentes Autonómicos en 2007 versó sobre la inmigración, el I+D y el agua. Se crearon varias comisiones y no se ha reunido ninguna. Habría que cambiar el formato de este encuentro y convertirlo en un debate político en el Senado sobre la realidad del estado de las autonomías. Varios días, si es necesario; con luz y taquígrafos. Y hacer una declaración final con las coincidencias de criterio. No este encuentro a puerta cerrada, con la intención por ambas partes de cobrar ventaja de cualquier lance y tirarse al suelo fulminado por la presunta maldad del contrario.

Otra violación entre menores

Ignacio Martínez | 25 de julio de 2009 a las 12:29

Es como una plaga. Nuestros jóvenes son maltaratadores como sus mayores. Esta generación de la democracia viola a las jovencitas sin apuro. Sin encontrarle el menor atisbo de maldad. Como si fuera una travesura. La Guardia Civil de Córdoba ha detenido a un menor de 16 años, de la aldea de El Cañuelo, en Fuente Tójar, que está 15 kilómetros al sudeste de Baena. El niño en cuestión está acusado de una agresión sexual a otra menor. Como en Baena o en Isla Cristina, aunque en esta ocasión no se trata de una violación múltiple. 

La criatura, que fue detenida el jueves, es el presunto autor de esa agresión sexual y el posible inductor de otras agresiones sexuales entre menores. La Guardia Civil instruyó diligencias y puso al menor a disposición de la Fiscalía de Menores, que ha dictado su ingreso un reformatorio. Se trata de un joven de nacionalidad marroquí, pero ya ven que no se comporta de manera diferente a los nacionales.

Isla Cristina y Baena: la violación como un juego de niños

Ignacio Martínez | 20 de julio de 2009 a las 11:16

En Isla Cristina, la Guardia Civil ha detenido a siete menores por la violación de una niña de 13 años en la playa de esta localidad onubense, en la madrugada del sábado. El jueves se supo que en Baena (Córdoba) otros cinco menores y un mayor de edad, violaron a otra niña de 13. Ayer era el cumpleaños de la sevillana Marta del Castillo, que habría cumplido 18 años. Su asesino confeso no ha querido decir qué hizo con su cadáver. El canalla en cuestión ha cambiado el relato de lo ocurrido según le ha convenido, incluida una supuesta doble violación antes de acabar con la vida de la que fue su novia.

Los protagonistas de estos sucesos se parecen en una cosa: tienen una escasa conciencia del daño que causan. Los de Baena estaban extrañados de tanto jaleo por una simple violación. Aunque, por ser más preciso, fueron seis, cuatro primero, y dos más tarde en otro sitio. Casi como un juego. Un juego de niños; entre ellos había un menor de 13 años que está por debajo de la edad de responsabilidad penal. Es el mismo caso de dos de los siete violadores de Isla Cristina.

Estos niños no son extraterrestres. Han nacido aquí, en plena democracia, en un régimen de libertades. Viven en la parte más desarrollada y próspera del mundo. En una región en la que se ha erradicado el analfabetismo, en la que la sanidad y la educación son universales y gratuitas. Y, sin embargo, el abuso de la dignidad de las mujeres sigue siendo cotidiano en la Andalucía de hoy como bajo la Dictadura, cuando éramos una región subdesarrollada, con un alto índice de iletrados. El Defensor del Pueblo de Andalucía critica que haya menores inimputables tras violar a una niña.  

Quiero pensar que no es tan frecuente, pero no avanzamos. Les pongo un ejemplo que me ha impresionado. El comentario de Tacho Rufino en su blog sobre cómo media docena de adultos acosaron a una muchacha que pasaba delante de ellos en una zona céntrica de Sevilla a plena luz del día. No se lo pierdan. Eran trabajadores de una contrata de mantenimiento de infraestructuras municipales. Estaban descargando un vehículo y pasó por la calle una muchacha de unos 16 años, joven, bien parecida, discreta y vestida normalmente, según el relato de Tacho, testigo de los hechos. Le gritaron, entre risas divertidas, todo tipo de groserías y bajezas. Era casi como un juego. Uno de ellos, con edad quizá de ser su padre, la rodeó con los brazos, sin tocarla, mientras le metía la cara sobre la de ella para soltarle una frase soez.

¿Cuántos casos así vemos todos los días, y no decimos nada? ¿Cuántos casos así ven por la calle los futuros violadores menores de edad, sin responsabilidad penal alguna?