Archivos para el tag ‘Bankia’

Mayoría insuficiente

Ignacio Martínez | 22 de julio de 2012 a las 9:45

De manera fatalista el presidente Rajoy, convertido en una esfinge que emite escasas señales, se limita a balbucear que no hay alternativa a su política de recortes indiscriminados. “¿Qué quieren que haga?, no hay más remedio”, dice el hombre que ganó las elecciones en noviembre porque tenía un plan y prometía confianza, estabilidad. Cuando tomó posesión, la prima de riesgo del país estaba 200 puntos por debajo de la italiana. Hoy está 100 puntos por encima: al borde de la intervención por el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea. Los servicios de Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán, han calculado lo que vale el rescate; 300.000 millones de euros desde ahora a finales de 2014.

 
Pero hay alternativas. En el fondo, persiguiendo con energía el fraude fiscal que desangra las arcas públicas. El ministro de Hacienda, con su habitual risa sardónica, se mofa de la oposición: “¿Dónde están los defraudadores fiscales? Díganmelo”. Que es como si el ministro del Interior fuese al Congreso a preguntar dónde están los delincuentes. Y además de ingresar mucho más, hay alternativa en la forma, haciendo el ajuste del déficit más lento y suave.

Hay otros procedimientos posibles. En vez de huir del Congreso porque le aburre o suspender el Debate sobre el estado de la Nación, porque le teme, Rajoy debería haber planteado en los siete meses que lleva en la Moncloa el conjunto de reformas que hay que abordar, principalmente en la administración pública, para que todos los grupos se retraten. E intentar consensuar los recortes. Porque la mayoría absoluta, como se ha podido ver, no es un bálsamo de Fierabrás con el cual no hay que temer nada.

Hay alternativa a la puesta en escena del Gobierno, empeñado en ocultar al presidente y en sobreexponer a un ministro de Hacienda que da muestras de agotamiento físico y emocional. Y también hay otro estilo posible. La quiebra de Bankia y de Valencia, ambas gestionadas por el PP, invitaría a un sensato abandono de la cantinela sobre la herencia recibida. La necedad de Zapatero no es una coartada inagotable. El Gobierno debe explicar, dialogar, debatir, consensuar. Unir a este país detrás de un liderazgo del que está huérfano. Y ni la mayoría absoluta del PP ni su jefe dan para tanto.

Dívar: un paisano ‘ejemplar’

Ignacio Martínez | 2 de junio de 2012 a las 10:16

El año y medio que le queda de mandato a Carlos Dívar va a ser un calvario. No han convencido a casi nadie sus tardías y evasivas explicaciones sobre veinte viajes a Marbella, uno cada dos meses, en fines de semana de jueves a martes, hoteles de cuatro estrellas que el interesado no considera de lujo, almuerzos y cenas con un solo comensal cuya identidad no quiso revelar, como si fuese un secreto oficial, en restaurantes que pudieran ser de lujo, aunque no su precio.
Sus palabras dejan sobre todo claras dos cosas; que no piensa dimitir y que es de Málaga. Ignoro por qué fatalidad nos salen a los andaluces estos paisanos ejemplares que tan poco hacen por nuestro prestigio colectivo en el ámbito nacional: ¡podría incluir los miércoles!
Dívar es un caso que desmiente la teoría de que hay que elegir por consenso los puestos clave del Reino. Este nombramiento es herencia recibida en estado puro, una brillante ocurrencia de un presidente del Gobierno de notables ocurrencias. Zapatero, en su infinita sabiduría, se sacó de la manga el nombre de un jurista que nunca había pertenecido a un órgano judicial colegiado, profundamente conservador y ferviente católico, lo que es chocante viniendo de un presidente tan progresista y laico. A Rajoy le pareció una excelente la elección. Y así es como nos hicieron este regalo institucional.
El PP, tan aficionado a sacar a pasear la herencia recibida al menor contratiempo, no lo ha hecho en este caso. Al revés, el ministro de Justicia ha llegado a decir que Dívar saldría reforzado de esta crisis. El jueves, Gallardón sostuvo que en estos delicados momentos la fortaleza de las instituciones es determinante para superar la crisis. Una teoría que el Gobierno no ha aplicado al Banco de España y a su gobernador, cocinado a fuego lento por los líderes del Partido Popular en un descarado intento de eludir su responsabilidad en el hundimiento de Bankia, que es máxima.
El presidente del Consejo del Poder Judicial y el Tribunal Supremo ha sido amparado por una Fiscalía que no le quiso investigar, porque sencillamente cree en su palabra. Y el ministro pone la guinda al encubrimiento, al explicar que no debe comparecer en el Congreso porque hay separación de poderes. Se olvida de que en la soberanía nacional reside en el pueblo español (artículo 1 de la Constitución) y que las Cortes Generales representan a ese pueblo soberano (artículo 66). ¿Separación de poderes?
Y ya que estamos con la Constitución, el artículo 56 considera que el Rey no está sujeto a responsabilidad. Dívar el jueves superó con creces esta figura. Se declaró jurídica, moral y políticamente irresponsable. Debería hacerse un favor a sí mismo y dimitir. Tendría más tiempo para descansar.

Un presidente harto de todos

Ignacio Martínez | 28 de mayo de 2012 a las 11:36

Mi colega Enric Juliana recordaba ayer en La Vanguardia una frase del primer presidente de la I República española, el catalán Estanislao Figueras: “Señores, estoy hasta los cojones de todos nosotros”. Perdón por la expresión, pero es textual. Don Estanislao estuvo sólo cuatro meses en el cargo y estaba tan harto de correligionarios y adversarios que un buen día abandonó su despacho, cuando todavía estaba en funciones y se marchó a París. En 1873 había una grave crisis económica y la situación política estaba muy deteriorada por el extremismo cantonalista. Josep Plá cuenta en uno de sus libros que, poco antes de huir a Francia, Figueras reunió a un grupo de partidarios y antagonistas a los que les soltó esa frase que tan bien le encajaría a nuestros políticos actuales. Y no sólo a los españoles.

¿Se imaginan a Rajoy en la próxima cumbre de la UE dentro de un mes pedir la palabra después de la última negativa de la señora Merkel a crear los eurobonos, y soltar la misma expresión? Hace unos cinco años, en plena guerra civil en el PP madrileño entre aguirristas y gallardonistas, don Mariano ya dijo aquello de “¡vaya tropa!”, que se asemeja. Eran los tiempos en los que se levantaba mucho polvo en la permanente pelea por ocupar toda instancia de poder en la capital del Reino, incluida Caja Madrid.

Aquellos polvos nos han traído los lodos actuales. Pero hay que afinar. Sin duda los gestores que puso el PP al frente de Caja Madrid y Bankia son los máximos responsables de lo ocurrido en este banco. Pero qué pasa con los representantes del PSOE y de IU en el consejo de administración de la entidad. ¿Qué hacían además de cobrar dietas y aprobar las cuentas? ¿Y los de los sindicatos? Se dispara con munición de grueso calibre contra el Banco de España, pero aquí hay mucho responsable que se ha ido de rositas, cuyos jefes de fila piden ahora comparecencias en el Congreso y comisiones de investigación. Hacen bien, pero que empiecen por llamar a sus propios consejeros para que les informen.

Y, hablando de eurobonos, España hace mal en no reclamarlos. Y peor en no crear el hispanobono como precedente. Las autonomías no están en condiciones de salir a los mercados internacionales a emitir deuda. Nadie la compraría. El último en decirlo ha sido el presidente catalán el viernes. Hay quien considera los eurobonos imprescindibles, como el británico Niall Ferguson, catedrático en Harvard, que recomienda eso, un sistema de garantía de depósitos bancarios extendido a toda la zona euro y una unión fiscal. Cree que Europa está en una situación similar a la de 1931, con la deflación y desempleo que facilitaron el triunfo de Hitler en el 33. Uno quiere pensar que España está mejor que en 1873. Esperemos.

Etiquetas: ,