Alta Velocidad » Barbate

Archivos para el tag ‘Barbate’

Asfixia municipal

Ignacio Martínez | 19 de diciembre de 2011 a las 21:40

Designados este fin de semana Arenas y Griñán como candidatos de sus partidos para la Presidencia de la Junta, han entablado su primera pendencia sobre la descentralización local. Puede ser porque cada dos por tres hay una manifestación en algún punto de Andalucía de trabajadores municipales que protestan porque no les pagan las nóminas. La lista es interminable: La Línea, Valverde, Barbate, Jerez, Estepona, Marbella…

Los afectados reclaman que intervenga la Junta o el Gobierno de la nación. Quieren dos cosas; mantener el empleo y que les paguen religiosamente. A partir de hoy empezaremos a saber lo que nos espera de la Administración General del Estado. Poca cosa, lo podemos adelantar sin temor a equivocarnos. Rajoy va a exponer en su discurso de investidura la filosofía para los próximos cuatro años: sangre, sudor y lágrimas.

Esto vale para todas las administraciones, pero de manera especial para los ayuntamientos, que se metieron en un tren de vida suicida. Sobran funcionarios en muchos municipios, en particular en los que tenían una actividad inmobiliaria potente, que necesitaba un ejército para papeleo y permisos, y ahora están tiesos. Los afectados tendrán que hacerse a la idea de que hay que afrontar lo que la alcaldesa de Jerez planteó hace dos años: eres de cientos de personas.

Hay campo para una mayor austeridad. Por ejemplo, si es difícilmente aceptable que las televisiones autonómicas cuesten en España del orden de los 2.000 millones de euros al año, mucho más inaceptable es que haya tantas emisoras locales de radio y televisión, que además adolecen de una absoluta falta de independencia y pluralismo.

Se sabe de dónde recortar, pero los candidatos se ahorran ese disgusto, porque eso supone más paro y más malestar social. Y estaremos en campaña durante los próximos tres meses. El tiempo y las circunstancias han desenmascarado el modelo de gestión implantado por el maestro Jesús Gil, que hizo escuela. Se crearon empresas municipales que escapaban al control de la intervención y a las normas de contratación. Se inflaron las plantillas en busca de un clientelismo inmediato. Y se colocaron los ayuntamientos en unos gastos de personal insostenibles, aun en la época de bonanza.

Pero a la vez que se prescinde de lo superfluo, los ayuntamientos necesitan unas transferencias desde las autonomías que financien muchos servicios que ya ofrecen sin tener las competencias, sobre todo en la esfera social. Se acaba de iniciar el mandato de los novenos consistorios democráticos y muchos municipios padecen una grave asfixia económica. La segunda descentralización no puede ser un eslogan retórico de campaña. Es una necesidad vital.

Amenazas a la pesca

Ignacio Martínez | 18 de diciembre de 2011 a las 12:10

Unos dos mil empleos pesqueros en Barbate, Conil y Algeciras están amenazados por la ruptura del acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos. Veinte cerqueros y 23 palangreros se quedan sin su caladero natural. La UE deambula desorientada. Su lastre no es sólo la crisis. La falta de identidad tras las últimas ampliaciones y una generación de dirigentes de segunda fila, en la que los pesos pluma parecen gigantes, completan el penoso retablo de una Europa que se comía el mundo en los 90 y ahora le falta autoestima.

El último episodio ha sido la hombrada del Parlamento Europeo, paralizando el tratado de pesca con Marruecos, porque incluye aguas del Sahara cuya soberanía no tiene. La levedad del europarlamento sólo es superada por el Senado español. A esta hazaña contribuye la comisaria griega Maria Damanaki, que fue una joven diputada comunista y una belicosa presidenta del partido de izquierda radical Synaspismos, antes de buscar acomodo en el Pasok, y entrar en la Comisión. Damanaki sostiene que los nuevos tratados de pesca tienen que respetar la sostenibilidad medioambiental, el beneficio económico y la legalidad internacional.

Está muy bien la defensa de los derechos humanos, pero la hipocresía europea es infinita. Se negocia cualquier cosa con Marruecos que suponga ventajas para la producción industrial del norte europeo, sin acordarse del Sahara. Mejor aún, se firman sin complejo acuerdos comerciales con la mayor dictadura del planeta, China, a la que se dan a ganar cientos de miles de millones de euros. Los derechos humanos pueden esperar. Sin embargo, se puede golpear a Marruecos en el culo de los pescadores andaluces o canarios, provocando más paro en zonas deprimidas y perjudicando a España, que es el país que más ayuda a los saharauis.

La situación es mala. Pero puede empeorar: en junio termina el acuerdo con Guinea Bissau y en julio el de Mauritania. Allí hay unos 40 marisqueros congeladores de Huelva. Los mauritanos después de cinco rondas negociadoras no se han movido un ápice. Este es el cuadro: Andalucía pinta poco en España, España no pesa en Europa, y Europa empieza a ser intrascendente en el mundo.