Archivos para el tag ‘Barcelona’

El mercado del fútbol

Ignacio Martínez | 13 de septiembre de 2011 a las 17:32

Un amigo, catedrático de Derecho y abogado en ejercicio, siempre se mofa de esos famosillos de la televisión basura por un asunto que al común de los mortales nos pasa desapercibido. Esta fauna ibérica dedicada a la maledicencia tiene entre sus hábitos cotidianos querellarse entre sí constantemente. Y se amenazan unos a otros con una frase que parece sacada de un culebrón sudamericano: ¡hablaré con mis abogados; atente a las consecuencias! Mi amigo sostiene que con un abogado van que chutan y se pregunta qué es eso de “mis abogados”. Lo mismo pasa modernamente con los mercados.

Hasta que se hundió el sistema capitalista, entre 2007 y 2008, como consecuencia entre otras cosas de la enorme factura de las guerras que inició el señor Bush para vengarse del ataque a las torres gemelas hace ahora diez años, siempre se hablaba del mercado y sus reglas. Ahora hablamos de los mercados como de un fantasma y nos preguntamos quién está detrás, quién maneja los hilos, qué clase de especuladores sin escrúpulos nos han arruinado. Podríamos añadir que nosotros mismos. También mueven la prima de riesgo los inversores particulares que deciden en masa vender bonos españoles a 10 años y pasarse al cupón alemán, menos remunerado, pero con un mercado mucho más grande y más líquido en el que operarán con enorme comodidad.

El mundo del fútbol nos ofrece esta semana un caso práctico. No es nada difícil saber quién controla el mercado de retransmisiones de televisión. Básicamente dos empresas. Y también es fácil saber quiénes son los principales beneficiarios: los dos grandes clubes del país, que se quedan con la mayor parte del pastel. Los destinatarios de las facilidades son los mismos. Los dos errores arbitrales más sonoros de la jornada han sido un penalty a favor del Madrid, que no era, y un balón despejado con la mano por Busquets cuando entraba en su portería por lo que no le sacan la tarjeta roja.

En España el club que más cobra recibe doce veces más que el que menos. En el Reino Unido la diferencia es algo menos del doble, en Alemania un poco más del doble. En Francia, tres veces y media. Ha hecho muy bien el Sevilla en convocar a los clubes de Primera esta semana en la capital de Andalucía para plantear un sistema más justo a partir de 2014. Y han estado a la altura los otros tres clubes andaluces, que no han faltado a la cita. Los mercados no son tan malos. Malas son algunas normas. Y quienes no las cambian.

Primas de riesgo

Ignacio Martínez | 4 de septiembre de 2011 a las 21:57

La nueva Constitución es cosa de dos. La parte mala es que no se cuenta con los demás. La parte buena es que por fin se ponen de acuerdo en algo PSOE y PP. Nunca desde las elecciones de 1977 han tenido tantos diputados en el Congreso los dos grandes partidos como en esta legislatura. Ocupan entre socialistas y populares 323 asientos de los 350 de la Cámara. Un 92,28%. Pero sólo les votó el 61,11% del censo. Sobre el papel de los nueve millones de electores que se abstuvieron en 2008, hay quien opina que el número de escaños de un parlamento debe acortarse en el mismo porcentaje de la abstención. Aplicado a este caso, el 26% de ciudadanos que no acudió a las urnas le habría restado al Congreso 91 diputados. Y hay, por el contrario, varios países europeos en los que votar es obligatorio por ley.

En todo caso, PP y PSOE obtuvieron el 84,2% de los votos a partidos en 2008, pero consiguieron ocho puntos más de representación. Es la prima que les da el sistema. Una ventaja sobre los demás en aras de la gobernabilidad. Pero si en vez de colaborar se dedican a hacerse la vida imposible, como en estas dos legislaturas, entonces el plus se convierte en una prima de riesgo más insostenible que nuestro diferencial sobre el bono alemán a diez años.

Este país necesita la íntima cooperación entre los dos grandes partidos. Y más ahora que hay que hacer recortes dolorosos en las cuentas públicas. Hay que eliminar instituciones, como las diputaciones y por qué no el Senado, que no aporta nada en su actual función. Hay que reducir empresas públicas como las televisiones autonómicas, mastodónticas estructuras creadas para mayor gloria de los gobiernos respectivos… Cada cual tendrá su propia lista de prioridades, pero sobre el método hay precedentes: en Alemania hubo una gran coalición de 2005 a 2009 que aquí es impensable.

Primar a dos grandes sobre los demás es una tradición nacional. El Barcelona y el Real Madrid se quedan con 140 millones de euros de los derechos de televisión cada año. Cualquiera de los dos ingresa el triple que los cuatro clubes andaluces de Primera División juntos. Así fomentamos la máxima rivalidad y conseguimos la peor relación. Va a ser que nos atraen las primas de riesgo.

La terapia de Mourinho

Ignacio Martínez | 1 de mayo de 2011 a las 11:27

En la semana del millón doscientos mil parados en Andalucía, de la boda global, del partido del siglo. Mourinho nos salva de la monotonía depresiva de la crisis. Este país ya tiene otro motivo de queja. Un motivo que pertenece al género de ficción, porque este portugués es un actor que hace de malo. En un culebrón no tendría precio, pero a la reputación del Madrid le hace un roto. La protesta es generalizada. Un amigo madridista me confiesa que le pone de los nervios y otro amigo bético, y por tanto estoico, lamenta que haya arrastrado a Guardiola a su estilo tremendista en la rueda de prensa previa al partido del Bernabéu.

Leo en un chat de internet que el Madrid-Barcelona del miércoles fue como el Holanda-España. Ganó España y Holanda se quejó del árbitro. Aunque el alemán le sacara a Pepe una roja en vez de una amarilla, el equipo blanco jugó tan sucio y tan feo que dio una penosa imagen. Leo también que el vestuario del Madrid cuestiona a su entrenador. Ya era hora; están haciendo el ridículo pisando tobillos, jugadores que están entre los mejores del mundo. La cuestión es por qué un hombre con tanta personalidad y sabiduría para los negocios como Florentino Pérez deja a su club en manos de un personaje así. La respuesta debe ser simple; por un título, lo que sea. El fin justifica los medios.

A Mourinho no le gustaba Valdano, un caballero dentro y fuera del campo. Y Pérez lo quitó de en medio: ni viaja con el equipo, ni entra en el vestuario. El malo de esta película se permite no acudir a las ruedas de prensa y como los periodistas se marchan, al día siguiente los provoca. No contesta a las preguntas con un argumento inquietante. Si ellos no preguntan a Karanka, él sólo habla con directores. De número uno a número uno; no deja papel alguno para el presidente. Pero Florentino no será la principal víctima de la terapia de Mourinho. Al fin y al cabo se lo merece. Lo peor de esta batalla de gladiadores es que va a romper a la selección nacional. Después de tanta violencia, simulación y denuncias, difícilmente volverá a ser un grupo de jóvenes bien avenidos. El fenómeno Mourinho es pasajero. Sus secuelas durarán.

Lo pequeño es hermoso

Ignacio Martínez | 25 de abril de 2010 a las 12:58

En el Festival de Cine de Málaga se ha estrenado una comedia que va a tener éxito esta temporada. Que se mueran los feos es una película pensada para hacer reír, pero en determinados momentos conmueve. Entre sus logros de buen cine destacan unos preciosos paisajes de la provincia de Huesca. Los pueblos del Pirineo aragonés en los que se ha rodado merecen una visita. Las Tiesas Altas, Ansó y Hecho, cerca de Jaca, están muy bien conservados, son pequeños y hermosos. El Gobierno de Aragón y la Diputación de Huesca han subvencionado esta producción, lo que seguramente les procurará un buen rendimiento turístico.

Ya Woody Allen demostró en Vicky Cristina Barcelona que un guión se adapta en función de los patrocinadores, y nos tragamos un repertorio de postales de Barcelona y Asturias. Una de las protagonistas se va de viaje de bodas a Sevilla, pero sólo se ve a la pareja marcharse y volver. Ni un plano sevillano; no habría dinero andaluz.

Lo de pequeño y hermoso es toda una teoría económica. Un profesor austriaco, el filósofo y economista Leopold Kohr, que en su juventud fue corresponsal en la Guerra Civil española, formuló este principio, que se hizo famoso en los 60 y 70: small is beautiful, lo pequeño es hermoso. Este amigo de Orwell, Hemingway y Malraux era partidario de la preservación del medio ambiente mucho antes de que se inventara el turismo rural. Sostenía que sólo lo pequeño se conserva, por ley natural, que no es el crecimiento permanente lo que asegura la existencia del hombre, sino el regreso a la dimensión humana, más reducida. Y recurrió a los dinosaurios para explicar su teoría: “Desaparecieron por causa de su tamaño, no pudieron soportarlo”.

Y todos los días tenemos oportunidad de conocer nuevas versiones de esta idea. El argumento de la serie de televisión Doctor Mateo se ajusta perfectamente a ese perfil: un prestigioso cirujano que está en Nueva York, decide volver a su Asturias natal, San Martín del Sella en la ficción, Lastres en la realidad. El concejo de Colunga, en la comarca de la sidra, a medio camino entre Ribadesella y Gijón, ha atraído a miles de turistas gracias a la serie televisiva. No son originales. Ya lo hizo Nerja con Verano azul, Salzburgo con Sonrisas y lágrimas, Castilla-La Mancha con los paisajes de Pedro Almodóvar, o Nueva Zelanda con El Señor de los Anillos. Estaría bien que la RTVA hiciese algo parecido con algún pueblo andaluz. Pero quienes saben de esto explican que el rodaje en exteriores es muy caro. De hecho, en Padre Medina, reciente serie de Canal Sur rodada en El Viso del Alcor, no se veía mucho este pueblo sevillano.

En todo caso, en el cine y en la vida real, es cierto que lo pequeño es hermoso. Aunque hay sus excepciones. Kohr era contrario a la Unión Europea. Nadie es perfecto.

Huelga de balón

Ignacio Martínez | 6 de noviembre de 2009 a las 2:00

Seguro que no saben quién es José Luis Astiazarán. Resulta ser un abogado donostierra de 46 años, que fue presidente de la Real Sociedad cuatro temporadas y dejó su club en la ruina. No obstante lo cual, 39 de los 42 clubes de Primera y Segunda lo promovieron a presidente de la Liga de Fútbol profesional en 2005; puesto en el que ha sido reelegido una vez. El buen hombre ha amenazado a este país con una huelga del fútbol, si se pone en marcha la nueva ley fiscal que obligará a los futbolistas extranjeros a pagar impuestos como todo hijo de vecino. Resulta que los Cristiano Ronaldo, Kaká o Ibrahimovic pagan como tope un 24% de impuesto de la renta, mientras los Raúl, Casillas o Villa tributan con un IRPF del 43%.

Con cara de póquer, Astiazarán dejó caer ante las cámaras de televisión que si esto no se arreglaba se podía parar el fútbol, porque la broma le iba a costar a los clubes unos 100 millones de euros. Es curioso el lenguaje de los abogados: en realidad a quien le costaba 16.638,6 millones de pesetas al año era a la Hacienda pública. Resulta increíble que no paguen impuestos como los demás unos multimillonarios privilegiados, que trabajan algunos días a la semana y sólo un par de horas. En estas situaciones, la gente se retrata. El demagogo presidente del Barcelona, Laporta, ha dicho que si se aplica esta medida el fútbol español perderá competitividad. Falso. El fútbol inglés de clubes está en la cúspide continental y sus estrellas pagan un 40% de IRPF, aunque el gobierno británico está pensando subirlo al 50%. En Alemania la cuota es del 45% y en Italia, del 43%. Raúl, el sensato jugador del Real Madrid, ha dicho que todos los jugadores deberían pagar lo mismo.

La ley por la que los futbolistas mejor pagados del mundo tenían privilegios fiscales en España fue promovida en tiempos del Gobierno Aznar y puesta en marcha por el Gobierno Zapatero. Su intención era servir de reclamo para que profesionales y científicos de primer nivel mundial vinieran a trabajar a este país, pero en realidad ha ayudado a los clubes españoles a fichar más barato que sus competidores. Los jugadores hacen contratos con cifras en neto y son los clubes los que tienen que pagar sus impuestos. Por cierto, que es una clara competencia desleal dentro del mercado único europeo, que extrañamente no ha sido recurrida por ningún otro socio comunitario.

En su reunión de hoy, los presidentes de la Liga no se atreverán a parar el balón. En los tiempos que corren no son de recibo este tipo de privilegios y la huelga no sería popular. Pero no hay mal que por bien no venga: aquí tenemos otra prueba de que es falso el aserto del presidente del Real Madrid de que él contrata jugadores tan caros, porque puede pagarlos. En realidad no puede sin leyes-trampa como ésta, con la que le metía la mano en la cartera a los españoles.

Los mitos del fútbol

Ignacio Martínez | 30 de agosto de 2009 a las 12:57

Con la victoria de ayer del Real Madrid ha empezado la Liga de fútbol en España y vuelven los mitos. Algunos son nuevos en el campeonato, gracias al presidente del Real Madrid, cuya gestión desmiente que este país se encamine hacia una nueva economía, más sostenible. Las masas populares han llenado el Bernabeu en la presentación de las nuevas estrellas merengues, fruto de una estrategia especulativa, que ya puso en práctica Florentino Pérez durante su primer reinado. A nadie le inquieta quién paga la factura. Con el entusiasmo que la fórmula genera en la afición, todo vale.

No es sólo un mal español. La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, acaba de hacer honor a otro mito: habría sido una magnífica alcaldesa de Marbella en la era gilista, por su desahogo verbal, su escasa formación y su silicona carnal. Se va a gastar 600 millones de pesos anuales, casi 110 millones de euros, unos 18.150 millones de pesetas, para que los partidos de la liga argentina se televisen en abierto. Su argumento es que la democracia está incompleta si no se garantiza a los ciudadanos el acceso a los bienes fundamentales. ¿La buena mujer equipara el fútbol con el empleo, la sanidad o la educación? No. Va más lejos; lo compara con la libertad y con la vida: “Ahora se secuestran los goles como la dictadura militar de 1976 a 1983 secuestró a 30.000 argentinos; no quiero más secuestros, quiero una sociedad libre”. Ahí queda eso. Aunque Maradona no le ha ido a la zaga a la doña: ha dicho que Argentina es una sociedad más democrática después del acuerdo gubernamental.

Con la Liga vuelven otros mitos. Aquellos que relacionan el fútbol con la política. Una encuesta del CIS de 2007 establecía que el Real Madrid era el equipo con mayor número de seguidores en toda España, con un 32,8% de los aficionados, seguido por el Barcelona (25,7), Valencia (5,3), Bilbao (5,1), Atlético de Madrid (4,3), Betis (3,3), Zaragoza (2,7) y Sevilla (2,3). Lejos quedaban Málaga (0,7), Cádiz (0,6), Huelva (0,4), Almería (0,3) y Jerez (0,1). Ese barómetro revelaba que la izquierda es claramente culé y la derecha, merengue. Parece un tópico: Zapatero es del Barça y Aznar del Madrid, pero dice el estudio que el margen de error es del 2%. Y, por otro lado, los mitos no se discuten. Ha empezado la Liga, que los dioses repartan suerte.

Soria, el mar y el Orfeón donostierra

Ignacio Martínez | 6 de agosto de 2009 a las 19:11

Un amigo me dice, entre bromas y veras, que lo único que le falta a Soria es el mar y el Orfeón donostierra. El mar, para mi gusto, le falta a todo el que no lo tenga. Es hermoso el lluvioso de hoy en el Cantábrico, majestuoso en la playa de San Vicente de la Barquera; el Atlántico de dos playas de El Portil en Huelva o el Mediterráneo del levante almeriense, en donde los incendios han arrasado buena parte de su escasa vegetación. Sobre el Orfeón donostierra cabe decir lo mismo: cualquiera lo querría. Con una diferencia, mientras lo del mar es imposible para quien no lo tenga, ese tipo de instituciones surgen en sociedades ilustradas y ambiciosas. Todo es cuestión de ponerse manos a la obra. En otras palabras, un Liceo como el de Barcelona no aparece por generación espontánea.

El fútbol sigue en la cultura del ‘pelotazo’

Ignacio Martínez | 15 de junio de 2009 a las 11:00

La ministra de Vivienda considera que los 997.000 pisos en stock que había en España a finales de 2008 son “la mejor fotografía de lo que hemos sido y de lo que no queremos volver a ser”. Es un bonito pensamiento, pero desgraciadamente el afán derrochador del pueblo español sigue vivo. Seco, por la falta de créditos, pero latiendo. En cuanto que volvamos a tener la oportunidad de endeudarnos hasta las cejas para vivir por encima de nuestras posibilidades, lo haremos con entusiasmo. Vean, si no, el segundo gobierno de Florentino Pérez en el Real Madrid. Viene el hombre con 50.000 millones de pesetas, dispuesto a comprar a los mejores jugadores del mundo. Éste es el paradigma nacional, todo se compra con dinero. Así se puede tener, por ejemplo, el mejor equipo del mundo.

No aparece por ninguna parte la austeridad que debería regir los destinos de la nueva sociedad: más formación, más esfuerzo, más eficiencia, más ahorro, más innovación. No. Aquí todo el mundo aplaude a don Florentino, todo el mundo le envidia. Y los ultraliberales más todavía; si él puede permitírselo, ¿dónde está el problema? Alguno hay. Por ejemplo, que no es del todo cierto que los Figo, Zidane o Beckham ingresaran su precio multiplicado por varios enteros con la publicidad, las camisetas y el aumento del caché del club. El dueño de la constructora ACS se movió y consiguió una recalificación multimillonaria de la ciudad deportiva del Real Madrid para hacer cuatro torres. Es, con perdón, la cultura del pelotazo en su estado puro. Prefiero el modelo del Barcelona, invertir en la cantera, en la formación de jugadores, que no sólo serán más baratos, sino que sentirán más los colores. Lo de que “Florentino se lo puede permitir”, me recuerda la impagable frase de Álvarez Cascos, a la sazón ministro de Fomento, cuando se empezaron a disparar los precios de las viviendas a finales de los 90: “Los pisos suben porque los españoles los pueden pagar”. Ya ven, hay un millón sin vender.

Medir todo en términos de dinero es un error. El dueño del Betis, que va a provocar hoy una manifestación de rechazo en Sevilla, explica desconcertado lo mucho que le debe la afición: “Yo compré, yo traje, yo pagué”. El valor de las personas no se mide por su dinero, ni siquiera por lo bien o lo mal que lo gastan. En un club de fútbol, como en una empresa o en un país, de los líderes se espera que aporten estabilidad y confianza a sus organizaciones, que mejoren la autoestima de su cuerpo social, que contribuyan a aumentar el prestigio de su entidad. O sea, nada de lo que ha hecho el buen hombre que compra, trae y paga en el Betis.

El Gobierno dice ahora que saldremos de la crisis en 2012. Ya va entrando en razón. Pero necesitaremos bastante más para salir de la cultura de la pillería y el pelotazo. Forma parte del ADN nacional.

Crónica de una fusión anunciada: Unicaja y Cajasur formarán la cuarta o quinta caja de España

Ignacio Martínez | 14 de junio de 2009 a las 12:30

 

”Los

 

“Esto no es echar un huevo a freír, hace falta tacto, generosidad y el encaje de todas las piezas”. Esta frase resume la situación de los contactos entre Cajasur y Unicaja con vistas a una eventual fusión. Ambas partes están buscando un acuerdo viable económica y financieramente, pero sobre todo práctico desde el punto de vista institucional. Ese aspecto es el más delicado de todos, de tal manera que esta posible fusión es muy diferente a la frustrada operación entre Unicaja y la de Caja Castilla La Mancha, a finales de marzo: allí se trataba de llegar a un acuerdo económico y financiero primero y se dejaban las cuestiones institucionales para después; y aquí es al revés, las cuestiones institucionales deben ser cerradas de antemano. Eso significa que si los consejos de administración de ambas cajas andaluzas mandatan a sus presidentes para iniciar una negociación formal, estaríamos ante una fusión cerrada de antemano, es decir, resuelta en sus aspectos más espinosos. ¿Quiere esto decir que los próximos consejos de Unicaja y Cajasur, el viernes 19 y el miércoles 24 respectivamente, abordarán esta cuestión? La respuesta de la decena de dirigentes de las cúpulas de las dos cajas, la Junta de Andalucía, la CECA, el PSOE o el PP consultados por este diario es cauta. Ninguno ha querido salir con su nombre y apellidos, pero sus afirmaciones han servido para componer la foto de la situación.

La clave es que la empresa resultante sea más fuerte, más sana. En todos los indicadores de solvencia, rentabilidad y posicionamiento de negocio estaríamos ante una de las grandes cajas de España: tercera o cuarta en beneficios, cuarta en oficinas, quinta en depósitos, sexta en activos. Fácilmente la quinta de España en la actualidad, con posibilidades de una rápida progresión. Líder absoluta en cinco de las ocho provincias andaluzas y con un claro liderazgo en el conjunto de la región. Todo esto está muy bien, ¿pero cuál será el papel de Córdoba y de la marca Cajasur en el futuro? El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que fue cocinero antes de fraile, ya ha lanzado la idea de que las marcas locales no deberían perderse en eventuales procesos de fusión. El presidente también ha dicho desenfadadamente que “todos están hablando con todos”, quizá para quitar hierro a procesos que todo el mundo considera inevitables y que pueden ser dolorosos para quienes los protagonicen como actores de reparto. Griñán y el arzobispo coadjutor de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, que todavía es administrador apostólico de la Diócesis de Córdoba, no están ajenos a esa idea de que “todos hablan con todos”. La Iglesia es la entidad fundadora de referencia de Cajasur, aunque sólo tiene el 34% de la asamblea y el 30% del consejo de administración. Las pésimas relaciones entre la Junta y la Iglesia hasta 2004 fueron resueltas en muy poco tiempo y en buena armonía gracias al entendimiento personal del entonces consejero de Economía, y hoy presidente, con el obispo cordobés Asenjo.

¿Se decidirá la Iglesia a una fusión de Cajasur con otra caja andaluza? Parece que ya está convencida de la inevitabilidad de la operación. De hecho para crear ambiente, el pasado viernes por la tarde, Santiago Gómez Sierra, el presidente de la entidad, dijo que no descartaba una fusión, en la asamblea general a la que se presentaron las cuentas definitivas de 2008 y el plan de negocio reclamado por el Banco de España, para resolver la morosidad, la liquidez y la solvencia. No sólo la Iglesia, todos afirman en Córdoba que hay el máximo consenso en la entidad más allá de instituciones y partidos. Y añaden que Cajasur es “una perita en dulce” o “una caja apetitosa” por la identificación que tiene con su territorio: “acapara más del 50% del ahorro de la provincia de Córdoba, algo que no tienen ni Unicaja en Málaga, ni Cajasol en Sevilla”. También se tiene claro que una vez que se asuma que se va a una fusión y que Unicaja puede ser la mejor opción, mientras antes de haga, mejor.

Se da la circunstancia de que en el consejo de administración de Unicaja hay tres representantes de la Iglesia, por entidades fundadoras de las antiguas cajas de Almería, Málaga y Ronda. Cajasur ha explorado en los últimos tiempos escenarios alternativos: una fusión a tres con las otras dos cajas de la Iglesia en España, Cajacírculo de Burgos y CAI de Zaragoza. También ha medido las posibilidades con una caja de las más solventes de España, Caja Murcia, que está en una comunidad uniprovincial y sin otra entidad con la que fusionarse en su región. La Junta ha expresado su preferencia por aprobar fusiones dentro de la región. De facto, es una competencia estatutaria exclusiva del Gobierno andaluz autorizar la fusión de una caja regional. Pero el Ministerio de Economía quiere introducir en el Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria, que se aprobará antes de un mes, una cláusula según la cual si una entidad recibe fondos del FROB el Banco de España podría condicionar su fusión. Es algo que la Junta consideraría anticonstitucional, porque el Estatuto es una ley orgánica del Estado y sus atribuciones no pueden ser modificadas por un decreto ley, de menor rango. Aún no se sabe la dotación del FROB, que estará entre los 9.000 y los 90.000 millones de euros.

El Banco de España se sorprendió de los escasos fondos retirados por los impositores cuando la agencia Fitch rebajó a BB+ la calificación crediticia de Cajasur el 22 de abril, la misma que le dio a la Caja Castilla La Mancha un mes antes de su intervención. En Córdoba y Jaén, que componen el 80% del negocio de la tercera caja andaluza, la fidelidad del público ha sido óptima, dicen fuentes de la caja. La razón por la que la calificación de los créditos de esta entidad han sufrido un varapalo es que los riesgos han estado muy concentrados en la construcción. “Pero, ¿qué empresa andaluza pide un crédito de 10 millones de euros? Una agroalimentaria una vez al año. Esto no es el País Vasco con una economía diversificada”.

Los dos grandes partidos de Andalucía no ven mal la operación, si las entidades así lo deciden. Tanto PSOE como PP prefieren una fusión de Cajasur con otra caja andaluza. Algún dirigente popular desliza la idea de que Unicaja está mejor implantada en el territorio en el que el PP andaluz es más fuerte. Pero ambos partidos tienen claro que éste no es un asunto para la pelea política, como las carreteras o los hospitales. Ahora, lo más importante son las cuestiones institucionales: evitar la pérdida de las marcas originales, que se mantengan las obras sociales, que el peso de Córdoba o el papel de la Iglesia tengan su encaje en el diseño futuro. En Córdoba, en particular la Iglesia, son muy sensibles a que se piense que se les puede empujar y se les puede marcar el calendario. También está en juego el futuro de más de 3.000 trabajadores. En este momento, hay quien piensa que la expansión a Madrid, Barcelona, la Comunidad Valenciana, Extremadura o Almería fue un error. El plan de austeridad presentado al Banco de España ya incluye el cierre de más de veinte oficinas durante este año.

Esta fusión a dos tiene algunos inconvenientes formales. El lado bueno es que Unicaja tiene potencia para soportar esta operación. Pero hay aristas estéticas: hay un pez grande que se come al chico. Algún dirigente socialista ha sugerido que podría estar mejor una macrofusión de Unicaja, Cajasur, CajaGranada y Caja de Jaén. Sería repetir el modelo de integración de cinco cajas en Unicaja en 1991. También se acercaría al proyecto de caja única lanzado por el presidente Chaves en 1999. Aunque en estos diez años sólo se ha producido la fusión de El Monte y San Fernando que ha dado lugar a Cajasol.

Pero lo que está ahora encima de la mesa es la posibilidad de que la primera y la tercera caja de Andalucía se unan para formar una nueva entidad que en todos los parámetros de rentabilidad, beneficio, morosidad y capital básico estaría mejor que la media del sector. No es fácil componer el nuevo esquema. Realmente es cierto que no es como echar un huevo a freír.

Falta liderazgo y sociedad civil

Ignacio Martínez | 3 de junio de 2009 a las 7:24

En esta campaña tan sucia, Rajoy ha dicho solemnemente que estamos ante el peor presidente del Gobierno de la democracia. Es posible que don Mariano tenga razón, pero se le olvida lo peor: que estamos también ante el peor jefe de la oposición de la democracia. Ahí está el detalle, que este país está falto de liderazgo por donde quiera que se le mire. Por eso, además de sucia, esta campaña electoral ha sido tan necia. No se ha discutido sobre la ampliación a nuevos países miembros, ni de una política migratoria común, ni del nuevo orden financiero internacional, ni del futuro de nuestra agricultura, ni de una política de seguridad que no sea sólo antiterrorista, ni de las antiguas ambiciones de Maastricht de una política exterior y una defensa colectivas, ni de una nueva agenda que sustituya a la de Lisboa y garantice el estado del bienestar europeo.

Esto del liderazgo es algo inmaterial, difícil de definir. Un líder da confianza y seguridad, estimula la autoestima de los ciudadanos, lanza desafíos a la sociedad, resuelve las tensiones que se originan… No vale cualquiera. Ahí tienen al Barcelona antes y después de la llegada de Guardiola. Eso es un líder. Leo que Lopera está triste, roto de dolor. El hombre no entenderá cómo, con el interés que él ha puesto, las cosas no han funcionado más que un año de los 17 que lleva como dueño de la mayoría de las acciones. Al barco del Betis le falta patrón y el liderazgo no se compra con dinero. Es otra cosa: orden, estabilidad, equipo.

Los liderazgos no son tan importantes cuando hay una potente sociedad civil. Que no es el caso de Andalucía. Hace una semana lo ponía de manifiesto Felipe Benjumea, presidente de Abengoa y primer empresario de la región, en un acto del centenario de la Asociación de la Prensa de Sevilla. Éstas son algunas de sus ideas: el ensimismamiento y la complacencia son actitudes que conducen a la decadencia. El riesgo es necesario para el éxito. Tenemos generaciones de jóvenes bien formados, capaces de competir en el mundo; pero en la sociedad civil andaluza priman otras cosas. Tenemos que convertir el mundo en nuestra casa, como lo fue en los siglos XVI y el XVII, y convertir nuestras tradiciones en algo que nos arraiga, pero sin que entretenga permanentemente y nos bloquee.

En fin, una sociedad moderna tiene que vivir de su esfuerzo y su capacidad de riesgo, de productos originales que se vendan en los mercados mundiales. Y dado que los dos grandes partidos nos han demostrado en esta campaña que están a lo suyo, es la propia sociedad la que debe generar el espíritu de una nueva economía, que nos haga más fuertes y más desarrollados en el futuro. Ese espíritu es también inmaterial. Es como aquel anuncio de un desodorante: no se notará si usted lo usa, pero sí se notará si no lo usa. Ahora, se nos nota.