Archivos para el tag ‘Batasuna’

Por imperativo legal

Ignacio Martínez | 27 de mayo de 2012 a las 10:30

Quizá porque nos marcó el terrorismo de ETA y tenemos aversión a los partidos antisistema, pero rechina oír a los diputados de Izquierda Unida prometer sus cargos en el Parlamento andaluz por imperativo legal. Más allá de la estética, todo discurso tiene una responsabilidad, aunque sea de sólo tres palabras. Las que inventaron los de Batasuna para tomar posesión de su escaño en el Congreso sin romper con su independentismo violento. Me obligan, no tenía más remedio.
Entra dentro de este capítulo lo de la pistola en el pecho que dijo Esperanza Aguirre para justificar la fusión de Caja Madrid con Bancaja. Ellos no querían, los forzaron. Un malabarismo para desviar la atención de un fiasco que costará al erario público más del 2% del PIB nacional. Adornado con una explicación que demuestra la buena crianza de la presidenta y su perfecto dominio del inglés: shotgun marriage es casarse a la fuerza; de penalti, en castizo.

Y ahora padecen este síndrome de estreñimiento los socialistas andaluces. Resulta que han hecho los recortes en las cuentas de la Junta por imperativo legal. Empezó con la boutade el presidente Griñán y le ha seguido una consejera tan juiciosa como Aguayo, que esta semana ha atribuido en el Parlamento andaluz el 90% del ajuste presupuestario regional al Gobierno central. Ambos pasan por alto que el PIB andaluz imaginado por sus servicios para 2012 no se cumplirá. Habrá una desviación a la baja de 5.000 millones de euros. Lo que traducido a impuestos, cedidos o no, es más de la mitad del recorte andaluz. Pero nada, oficialmente les han obligado. El trazo gordo no admite matices.
Todo es fruto de la costumbre de escurrir el bulto. Los humoristas de este país le han sacado mucha punta a la cacería de Botsuana, pero el único responsable público que ha reconocido un error y ha pedido disculpas en este país ha sido el Rey. Con lo guapos que habrían quedado Dívar o Camps diciendo lo siento mucho, me equivoqué, no volverá a ocurrir. O Aguirre tras su asalto para hacerse con el poder en Caja Madrid. O Griñán asumiendo su cuota parte del ajuste andaluz. Pero no, en todos los casos se trata de fenómenos ajenos a la voluntad de los protagonistas. Forzados, irresponsables.

ETA: falta emoción

Ignacio Martínez | 9 de febrero de 2011 a las 14:16

A la cantante Soraya la han ingresado para operarla de una sinusitis, una serie de famosos están arrepentidos de haberse puesto botox, Piqué ha publicado en Twitter una foto del doble cumpleaños suyo y de su presunta novia Shakira, han muerto tres adolescentes norteamericanos en un tiroteo en Ciudad Juárez, Isabella Rossellini estrena ocho cortos sobre la vida sexual de los animales, los nominados al Oscar ríen desenfadados para los fotógrafos, Hacienda rastrea la economía sumergida en España, Chistina Aguilera se equivocó en la letra del himno nacional norteamericano en el inicio de la Super Bowl, Salma Hayek comunica al universo mundo que Penélope Cruz está muy bien después del parto. Éstas eran las diez noticias más leídas en internet ayer. A los españoles no les ha emocionado la puesta en escena de la nueva Batasuna. Hay un infinito cansancio con esta pandilla.

Batasuna dice que quiere volver a las instituciones. Vocación de servicio se llama eso. O ganas de pillar poder y subvenciones públicas para financiarse por la vía legal y pacífica. Doble financiación. Porque también trincan del llamado impuesto revolucionario; el pago por evitar un secuestro o un asesinato. Estos tipos violentos, que queman banderas de España y Francia en sus actos públicos y aplauden a los asesinos de casi 900 hombres, mujeres y niños, nos dicen que se han dado cuenta de que la violencia no les ayuda a conseguir sus fines. Así que hoy se van a presentar en el Ministerio del Interior con su nueva marca, Sortu, y unos estatutos en los que rechazan la violencia y afirman que están dispuestos a colaborar para que ETA deje las armas.

Después de tantos muertos y tanto daño, Maite Pagaza, hermana de un asesinado por la banda amiga de la pandilla, nos advierte que son grandes jugadores y maestros en el arte de crear ilusiones ópticas. Nada han dicho de que lamenten los errores de décadas de terror, ni de pedir perdón a las víctimas, ni de la liquidación de las indemnizaciones a sus familiares. Nada tampoco sobre la condena al terrorismo como forma de acción política. Todas las derrotas son difíciles de asimilar y ésta es lógico que le cueste a ETA y su corte de simpatizantes. Pero uno no sabe a estas alturas si hemos ganado los demócratas la partida definitivamente. Y sólo lo sabremos a ciencia cierta cuando la banda anuncie su disolución y la entrega de las armas.

En este asunto estamos como los egipcios con Mubarak. El dictador no puede venir ahora con lágrimas de cocodrilo a lamentar las muertes provocadas por su policía y sus simpatizantes, ni puede prometer una democratización del país con él de tutor. Tiene que irse para que todo sea creíble. Aquí hay que empezar por la rendición de los terroristas. Eso sí que emocionaría a los españoles. Más que la wakafoto.

Etiquetas: ,

ETA: No es una víctima más

Ignacio Martínez | 21 de junio de 2009 a las 9:25

No hay víctimas de primera o segunda clase. Bueno, no hay víctimas inocentes de primera o segunda clase, porque cuando el muerto es un etarra que preparaba una bomba, confieso que no me produce el mismo sentimiento de piedad que cuando una niña pierde las piernas, un empresario que no pagaba el impuesto revolucionario es asesinado por no contribuir a la causa, a un transeúnte le alcanza una bala perdida o a un policía dedicado a perseguir terroristas lo cazan estos asesinos. La de esta semana es una víctima que me ha producido especial conmoción. Eduardo Puelles García, de 49 años, natural de Baracaldo, estaba en la Policía desde 1982. Era jefe de una brigada de información especializada en seguimiento de etarras. Su hermano Josu, que trabaja en la policía autónoma vasca, dice que Eduardo no es una víctima más.

No lo es. ¿Quizá porque nos coge de improviso?, ¿porque pensábamos que la debilidad de la banda y la fortaleza de la unidad de los demócratas era una garantía de inmunidad? Y resulta que no. Que, como siempre, matar es muy fácil. Hace falta un arma y el alto grado de locura de un individuo solo. Josu dice, y tiene razón, que los ciudadanos a lo mejor no saben el esfuerzo que hay detrás de la defensa de la libertad de cada uno, de la defensa de las libertades colectivas. Y añade que su hermano ha muerto como un héroe; un gudari si lo queremos escribir en euskera.

No hay muertes de primera y segunda clase. Pero siempre nos queremos asegurar que los parientes y amigos fallecidos no sufrieron. No es el caso. La bomba lapa no mató a Eduardo. Según varios testigos, la bomba lapa dirigida al policía sólo prendió fuego al coche. Y Eduardo gritaba desesperado que lo sacaran de allí, envuelto en una bola de fuego. Si hay muertes indeseables, por inútiles y crueles, estamos ante una de las más grandes de las que hayamos tenido noticia.

No hay ciudadanos de primera y de segunda, pero es difícil tener respeto por quienes siguen dando alas a la violencia y al terror, votando por la opción que pide Batasuna. Lo mismo que hay libertades colectivas, también hay locuras colectivas.

Aires de cambio en Galicia y País Vasco

Ignacio Martínez | 2 de marzo de 2009 a las 9:45

Las elecciones se ganan o se pierden. Como en los partidos de baloncesto, no vale el empate. En estas de ayer ha ganado un partido en el poder, el PNV, y otro que estaba en la oposición, el PP gallego. ¿Un 1 y un 2 en la quiniela? En el País Vasco no es tan fácil. Mal resultado para Zapatero. El PSOE pierde la presidencia de Galicia y, a pesar de su notable subida, no consigue ser el más votado en Euskadi como le concedían muchos sondeos hace meses. En todo caso, los nacionalistas pierden la mayoría en el Parlamento vasco y el PSOE podría sumar por los pelos una mayoría absoluta con el PP y la UpyD de Rosa Díez. O no, dicho sea a la gallega. Ibarretxe consigue más escaños que nadie, pero no se garantiza seguir de lehendakari. Su buen resultado se debe a un puñado de votos prestados por antiguos votantes de Batasuna, para impedir un triunfo socialista.

El PNV ha monopolizado la presidencia del País Vasco desde el inicio de la autonomía en 1979. Los resultados de ayer no le garantizan la permanencia en el poder por el hundimiento de sus antiguos socios: EA y la marca vasca de IU. Si el PNV saliera del gobierno autónomo vasco, cosa que todavía no acabo de creerme, las únicas autonomías españolas sin alternancia serían las de hegemonía socialista en Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha.

Los 150.000 votos de la última marca blanca de ETA se han quedado en unos 100.000 que han optado por el voto nulo; los otros 50.000 han permitido la victoria del PNV y el sorprendente resultado de Aralar, partido independentista vasco que procede del mundo de Batasuna, pero condena la violencia, que ha conseguido cuatro escaños. Un buen ejemplo de cuál debería ser un futuro razonable dentro de la democracia de la llamada izquierda abertzale.

En Galicia, el PP ha dado la campanada. Núñez Feijóo recupera la presidencia de la Xunta de manera espectacular para los populares. Rajoy no es que pueda respirar tranquilo, es que puede sacar pecho. Ha salvado un match point contra el sector más duro y aznarista de su partido. Anoche, en la celebración de la sede popular en la calle Génova de Madrid, brillaba por su ausencia Esperanza Aguirre. Y Feijóo se convierte en uno de los posibles delfines del propio Rajoy, dado el deterioro que los presuntos escándalos de espías y corrupción han supuesto para Esperanza Aguirre o Francisco Camps. El socialista Emilio Pérez Touriño ha estado sólo cuatro años en la presidencia de la Xunta. Su alianza con los nacionalistas del Bloque no ha resultado convincente para el electorado. Por el contrario, los gallegos han sido movilizados con habilidad por el Partido Popular; la amplia participación del 71% es impensable en casi cualquier otra región española. El voto nacionalista recula en ambas comunidades autónomas. Es obvio que los ciudadanos están más preocupados por la economía que por reivindicaciones independentistas.  

La situación en el País Vasco queda abierta a múltiples alianzas. Con lo que el 1 en la quiniela para el PNV hay que ponerlo en cuestión. Cabe una apuesta triple, con Ibarretxe de lehendakari, con los nacionalistas en el gobierno pero sin Ibarretxe o incluso con el PNV fuera del poder por primera vez en 30 años. Lo que significa un 1, una X o un 2.

¿Tiene alguna advertencia el resultado para los socialistas andaluces? Varias. Fraga perdió el poder porque llevaba mucho tiempo y el fiel electorado popular quería cambio de líder. También, claro está, por el Prestige, la Guerra de Iraq y otros errores del Gobierno de Aznar. Pero el cambio de líder le ha salido redondo. Ese dato debería hacer reflexionar tanto al PSOE como al PP en Andalucía, que llevan dos décadas con los mismos liderazgos de Chaves y Arenas. Los aires de cambio de Galicia y País Vasco deberían tener electos colaterales aquí.