Archivos para el tag ‘Bono’

La espada de fuego de Bono

Ignacio Martínez | 13 de junio de 2011 a las 11:55

En vísperas de las elecciones de 2007, en el debate entre los contendientes de entonces, Zoido, Torrijos y Monteseirín, el alcalde dijo sin inmutarse que en Sevilla se había creado mucho empleo, en los cuatro años anteriores, gracias a la acertada política económica municipal. Estábamos en el punto culminante del crecimiento sin freno de la economía, a lomos de la especulación inmobiliaria. Y desde luego no se creaba empleo gracias a ningún mago de los que pinta Peridis. Ni en los gobiernos nacionales o regionales, ni muchísimo menos en los locales. Pero las cosas iban de cine y todo el mundo se ponía la medalla. Los ayuntamientos no crean empleo, desgraciadamente, como no sea en sus servicios públicos, como ha pasado en muchos municipios andaluces, hasta acercarlos a la bancarrota.

La mayor parte de las obligaciones de un buen alcalde son ajenas a su ideología. Una ciudad limpia, poco ruidosa, atractiva, con tráfico fluido y notable actividad cultural, por ejemplo. Pero los socialistas, los grandes perjudicados por el ere masivo decretado el 22 de mayo, están dolidos con la gente de IU, porque no han asegurado mayorías de izquierdas. Al contrario, han facilitado la llegada al poder de decenas de alcaldes populares. Sin ir más lejos, 17 en Andalucía.

Los socialistas piensan que los izquierdistas son unos desagradecidos. Como si en la coalición se olvidaran de lo mucho que les han pedido su opinión y la han seguido en asuntos de trascendencia social, económica o institucional. Toda la vida pidiendo el voto útil a los ciudadanos, diciéndoles que no se molestaran en votar a opciones que no tenían posibilidades y aglutinando el voto de la izquierda. Y ahora les pagan con este desapego inmerecido. En fin, no sé de qué se extrañan en el PSOE; cada vez que el PCE antes, e IU ahora, les ha aupado a un gobierno municipal, han conseguido la mayoría absoluta en las siguientes elecciones. Y los de IU no son Hermanitas de la Caridad. Se cansan.

En muchos lugares se ha aplicado la teoría de las dos orillas, de Julio Anguita. En la orilla de enfrente están PP, PSOE, CiU y PNV. Y en esta de aquí, la única e indiscutible representación de la izquierda. Así, en esos municipios han ayudado al PP para acabar con 32 años de hegemonía socialista. Y esto ha abierto la caja de los truenos. Bono, del sector más derechista del PSOE, es un viejo enemigo mortal de Cayo Lara, que proviene de su misma región castellano manchega. Y ha sacado la espada de fuego contra él. Primero para ridiculizarle: “Dijo que ni por acción ni por omisión permitirían ayuntamientos de derechas, pero el caso que le hacen a Cayo Lara en IU es el mismo que hacen en mi pueblo a Cipriana en los títeres”. Y después para estigmatizarlo como rojo peligroso: “IU va a quedar reducida a lo más sectario del Partido Comunista”. Lo malo es que tras oír a Bono, más de uno se habrá reafirmado en lo hecho.

Etiquetas: , ,

Burbujas

Ignacio Martínez | 12 de junio de 2011 a las 10:51

El desencanto de los ciudadanos con los políticos aumenta. Y las torpezas de algunos abren más esa brecha. Esta semana España ha pagado más caras sus emisiones de deuda. La alarma desatada por dirigentes del PP sobre nuestras cuentas públicas no ha sido gratuita. Y ha pasado algo desapercibido, pero el pasado miércoles, al final de la sesión plenaria, el presidente del Congreso dijo por sorpresa que distintos grupos le habían pedido reducir los días de pleno de tres a dos a la semana. Añadió que si nadie tenía nada en contra, haría una proposición. Los diputados se quedaron mudos. Y al instante, Bono constató que había asentimiento. Pero a la salida, todos los grupos dijeron que no sabían nada y que estaban en desacuerdo.

Parece que estamos ante una decisión personal de Bono. Una torpeza. Esta semana, en la última encuesta del CIS, el paro es el primer problema nacional para la casi totalidad de los españoles; para casi la mitad, la mala situación de la economía es su segunda preocupación, y para casi la cuarta parte, los políticos son los responsables de las dos primeras. El personal no está para bromas. Sin embargo, si un día menos de pleno significa que los diputados van a abrir oficinas en sus distritos electorales con horarios de atención al público, al estilo de sus colegas británicos, bienvenida sea la medida. Así los votantes podrían exigir soluciones a sus problemas concretos. Y saber cómo se llaman sus representantes y qué cara tienen.

El presidente Griñán ha hecho un ejercicio similar en el Parlamento andaluz. El jueves, IU se quejó de que el sistema electoral regional le perjudica. El diputado le cuesta 52.000 votos, al PP 38.000 y al PSOE 36.000. Y Griñán avanzó que en el Debate sobre el estado de la Comunidad propondría el aumento del número de escaños. Es digno de aplauso que después de 30 años de hegemonía, el PSOE quiera favorecer a las minorías. Podría utilizar su mayoría, que le basta, para crear una novena circunscripción regional y distribuir un determinado número de escaños entre los restos provinciales que no hayan obtenido representación. Pero proponer en esta coyuntura aumentar el número de diputados, o reducir las jornadas de trabajo, es una muestra de que hay políticos que viven en una burbuja, aislados del mundo. Y eso, tampoco es gratis.

Etiquetas: ,

La liebre eléctrica

Ignacio Martínez | 18 de diciembre de 2010 a las 14:38

El presidente del Congreso, José Bono, es un maestro prestidigitador. Un enorme orador, con pinta de no haber roto un plato, camuflado detrás de una retórica eclesial en las formas y perversa en el fondo. El miércoles protagonizó el mejor discurso de la cena anual de los periodistas parlamentarios en Madrid. La noche, en contra de la tradición de este tipo de citas, fue bastante sosa. No está nuestra profesión para fiestas. Después del sistema financiero y del sector inmobiliario, se trata probablemente del negocio más deteriorado por la crisis. Pero, en todo caso, los premios de los cronistas parlamentarios consiguieron un lleno en los salones del Hotel Palace, en donde sólo se echó de menos al ex ministro Acebes, premiado por su arte en no dejarse ver por el Congreso, y el líder Rajoy a quien se distinguió como castigo de la prensa, imagino que por su desmedida afición a la declaración institucional sin preguntas.

En los discursos hubo desenfado y buen humor, por parte de Soraya Sáenz de Santamaría, parlamentaria más activa, y la vicepresidenta Salgado, premiada en el capítulo de mejor relación con la prensa. Xosé Manuel Bouza, del Bloque gallego, estuvo particularmente simpático al explicar que se merecía su premio de senador revelación. Y Rubalcaba, mejor orador del año, estuvo muy discreto. Quizá porque fue el protagonista estelar de todos los vídeos, bromas y citas.

Y en esto llegó Bono. Elogió con generosidad a Llamazares, para después darle un golpe bajo al nuevo líder de Izquierda Unida, allí presente: “Esto no lo diría yo de Cayo Lara”. Y después de deambular por unos sitios y otros, acabó centrando su discurso en el hombre del año: Rubalcaba. Recordó que en el congreso extraordinario que eligió secretario general del PSOE a Zapatero, el actual vicepresidente votó a Bono. O sea, a él. Y contó cómo a la salida de aquella votación le dijo a uno, muy conocido, que había votado como él, “hemos perdido” y el otro le contestó: “Habrás perdido tú”. El otro, tan conocido, está hoy de ministro, añadió el perverso y brillante orador. Podía haber agregado que ha sido presidente de una gran autonomía en el sur de España, pero eso no lo dijo él, sino que lo pensamos todos.

Y, finalmente, habló del tema tabú. La sucesión. Explicó que el ministro José Blanco había dicho que Rubalcaba es una liebre falsa, a una serie de periodistas a los que citó por su nombre y apellidos, para mosqueo de los interesados, por la ausencia de confidencialidad sobre las fuentes. Y añadió que en realidad el vicepresidente primero es una liebre eléctrica, de las que hacen correr en a los perros y a otras liebres. Sin cansarse. Y que era el mejor político que había conocido de la A a la X. La cotización de la liebre cántabra subió muchos enteros, al final de la velada, en el mercado de futuros. Pero no se engañen, el primero que no se autoexcluye es el propio Bono. Y el segundo que tampoco se ve mal es Blanco, sin ir más lejos.

Etiquetas: , , ,

Chaves era ‘dios’

Ignacio Martínez | 17 de enero de 2010 a las 11:35

Chaves4

 

Se atribuye a Guerra una frase que hizo fortuna en los 80: presentamos a una cabra de candidato y la gente vota a la cabra. No era desprecio a los candidatos, sino elogio de la marca. La teoría guerrista era que la marca PSOE conseguía las mayorías absolutas de aquella época. La encuesta del IESA que da una ventaja de casi dos puntos al PP sobre el PSOE en una eventual elección autonómica indica que los tiempos de la cabra se han terminado. Y la tendencia de la serie histórica de estos sondeos y la situación económica hacen pensar que el escenario regional será aún peor para los socialistas el año que viene.

Llama la atención que la actuación del Gobierno andaluz tenga más partidarios que detractores, mientras que la labor del presidente Griñán tiene más gente en contra que a favor. Aunque no es nuevo: el valor de la marca en Andalucía siempre fue superior al favor de Chaves en estas encuestas. La Junta sacaba mejor nota que su presidente; aunque Chaves, como si fuese Domiciano, había pasado a la categoría de dios para su partido y buena parte de la sociedad andaluza. Desde las elecciones de 1996 se construyó una imagen de indiscutible, intocable, infalible. La misma que Ibarra y Bono tenían en Extremadura o Castilla-La Mancha, con la diferencia de que ambos sacaban mejor nota que sus gobiernos en encuestas similares.

Con estos datos, el PP puede ser el partido más votado en las regionales de 2012, aunque Arenas está todavía lejos de la mayoría absoluta. Pero si éste es el resultado en Andalucía, el PSOE tiene garantizado otro daño colateral aún más grave: Zapatero perderá las elecciones generales. El deterioro de la imagen del presidente del Gobierno ha sido enorme en los últimos meses. Griñán, sin embargo, tiene buena nota por su perfil personal. Mejor que Arenas. Los dirigentes socialistas se agarran a esto para descalificar a su adversario. Dicen que Arenas nunca ganará, porque no le gusta a la gente y añaden que la caída en picado del PSOE se debe sólo a la crisis.

Lo primero es nueva versión de la teoría de la cabra y lo segundo demasiado simplista. Un 62% de los consultados exige un cambio. Esa petición abrumadora de nuevos aires puede ayudar a Griñán para coger las riendas del PSOE andaluz, previsiblemente en julio, y cambiar ejecutiva y Gobierno de arriba abajo. La encuesta le ayudará a vencer resistencias, que las tiene: al fin y al cabo no es dios como Chaves. Tampoco es la cabra, pero es un simple mortal.

Lucía Méndez retrata a Luis Bárcenas y Alberto Saiz: Dos hombres y un destino

Ignacio Martínez | 28 de junio de 2009 a las 10:15

Ayer, en El Mundo, Lucía Méndez publicó un artículo monumental sobre el tesorero del PP y el director CNI. No se lo pierdan. Lo pego a continuación:

 

Ni Luis Bárcenas ni Alberto Saiz estaban destinados a salir en las primeras páginas de los diarios. Ellos aspiraban a gobernar el reino de las sombras. Bárcenas sólo quería ser rico, conducir cochazos, vestir trajes caros, irse de vacaciones al mejor hotel de las Islas Caimán y tener apartamentos de vacaciones en los lugares más chic. Saiz disfrutaba cazando y pescando en su tierra, gozando del favor del gran José Bono. Alberto siempre fue un hombre muy caprichoso, al igual que Luis era un chaval ambicioso que no se conformaba con su modesto empleo de contable en AP. Quería más.

Mira por dónde ambos lograron su objetivo. Luis llegó a gerente, a tesorero del PP, a senador… ¿Qué más podía pedir? En la cima de las montañas que escalaba el hombre daba gracias a Dios y al destino. Ya era rico e incluso podía ser coleccionista de arte, como la gente bien de toda la vida.

Alberto, por su parte, tuvo la gran suerte de que el ministro de Defensa quisiera un director general del CNI de «buena familia». La ilusión de su vida. Por fin podría hacer realidad sus caprichos, y sin que nadie le importunara, ya que su trabajo estaba clasificado X por razones de seguridad del Estado. No tardó ni un segundo en creerse que había llegado a director del CNI por su capacidad para el espionaje y sus grandes conocimientos de geoestrategia mundial. El jefe de los espías tuvo además la fortuna de que a mitad de legislatura se quedó sin jefe porque Bono se fue, lo cual vino a significar que Alberto se sintió libre para hacer lo que le diera la gana. El resultado está a la vista. ¿Que un subordinado le caía mal? Le destituía. ¿Que tenía ganas de irse a pescar a Senegal? Que traigan el barco. El amo del Universo.

A Bárcenas tampoco le fue difícil ir ganándose el lado más oscuro e impenetrable del PP. Incluso decidió vestirse de tesorero, con un look a medio camino entre el personaje que interpretaba Michael Douglas en Wall Street y aquel inspirado consiglieri -Robert Duval- de Vito Corleone en la primera parte de El Padrino.

Luis y Alberto se encuentran al final de la escapada. Tanto poder se les atragantó por el camino. Uno creyó que nada podía pasarle por hacerse rico -como su amigo Álvaro Lapuerta, menuda envidia de patrimonio- y por compartir intimidad familiar con un tipo como Paco Correa. El otro pensó que nadie se atrevería con quien se sabe los secretos de las personas importantes del país.

Enfundado en su traje de tesorero, Bárcenas finge no darse cuenta de que todos los que se cruzan con él en los pasillos de la sede del PP le están pidiendo a gritos que se vaya. Incluyendo el presidente, Mariano Rajoy. Bárcenas se peleó con Correa, pero no pudo borrar todas las huellas. Sáiz se va a tener que comer el polígrafo sin remisión porque los espías han acabado de él hasta las mismísimas. Con puño de hierro en guante de seda, el presidente Zapatero y la ministra Chacón han decidido tomar cartas en el asunto. Dejará de ser un bien de Estado.

Ni Luis ni Alberto pueden comprender dónde se torcieron sus fantásticos reinos de las sombras.

Friquis en acción

Ignacio Martínez | 8 de diciembre de 2008 a las 13:10

 

¡Muerte al Borbón!, ha dicho un ingenioso diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, en un momento de exaltación y dejándose llevar, por citar la disculpa de su propio partido. La criatura en cuestión no es adolescente, tiene ya 55 años , sino hombre primitivo o poco civilizado, según se desprende de la excusa que ha utilizado el presidente del Congreso. Primario, dijo Bono. Joan Tardà tampoco es un iletrado, es licenciado en Filosofía y Letras y catedrático de Instituto de Lengua y Literatura catalanas, pero es persona que se deja arrebatar por la pasión y pierde la moderación, que es lo que significa exaltado, calificativo que el portavoz de su partido ha usado como eximente.

En todo caso, no es un buen ejemplo para las Juventudes de Esquerra, a las que acompañó el sábado en un entierro de la Constitución, con motivo de su 30 aniversario. Tardà quiso demostrar que si aquello era un concurso de gamberradas, él podía hacerlas más gordas. En la pasada legislatura ya fueron muy comentadas sus intervenciones en el Congreso para defender el carácter democrático de ANV, la última marca blanca de ETA, o su habilidad para exasperar al presidente del Congreso, Manuel Marín, hablando en catalán en los plenos, aunque no lo permitiese el reglamento. Marín lo llegó a expulsar de la tribuna de oradores y solía calificarlo en privado como un friqui.

En Ronda dirían, sin tantos rodeos, que es un majarón. Y desde luego no representa a un pueblo como el catalán, que se distingue por su sentido común. También gritó ¡viva la república! Pero la defensa de estas ideas es perfectamente respetable en la España democrática de hoy día. Lo de las muertes, sin embargo, es más propio de guerras o terrorismos. Tardà no ha pedido disculpas: por el contrario, en un comunicado ha tachado de ignorantes a quienes pensamos que son poco edificantes este tipo de propósitos.

Este preclaro hombre de letras nos recuerda a los iletrados que la frase está sacada de contexto, porque es lo que se cantaba por las calles de Barcelona en la Guerra de Sucesión. Esto coloca a ERC en la posición de partido moderno frente a los batasunos vascos, defendidos por Tardà. Mientras los proetarras quieren llevar llevar al País Vasco un millón y medio de años atrás, a la edad de piedra, Esquerra sólo quiere hacer retroceder a Cataluña tres siglos, a la guerra civil española de 1705 a 1714, que ganó el primer Borbón, Felipe V.

Sobre el futuro, poca doctrina. Aunque hace unos días tuvimos un espejismo. Carod Rovira lanzó un mensaje proponiendo refundar Esquerra como un partido serio, abierto, moderado, tolerante, flexible, dialogante, que transmitiese estabilidad y no fuese antiespañol. Si la iniciativa prospera, al pobre de Tardà le quedan unos añitos de reciclaje.

[En la imagen, Joan Tardà acompaña al líder de las juventudes de ERC, Gerad Coca, en el acto del sábado.   La foto es de Josep García, de elperiodico.com]

Almudena Grandes sigue sin disculparse

Ignacio Martínez | 2 de diciembre de 2008 a las 14:00

Una semana después de producirse, la desafortunada broma de Almudena Grandes sobre la madre Maravillas ha tenido réplica, pero no una verdadera disculpa de la autora. Y es lamentable. La Mesa del Congreso había decidido poner una placa en recuerdo de esta monja en un edificio anejo en el que nació. La oposición del PSOE y la izquierda hizo a su presidente, José Bono, volverse atrás. En su artículo de El País, hace una semana, Almudena Grandes escribía esto:

‘Un tribunal ha constatado la muerte de Franco. Qué risa, dicen algunos. Yo prefiero reírme de otras cosas. “Déjate mandar. Déjate sujetar y despreciar. Y serás perfecta”. Parece un contrato sadomasoquista, pero es un consejo de la madre Maravillas. ¿Imaginan el goce que sentiría al caer en manos de una patrulla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos? En 1974, al morir en su cama, recordaría con placer inefable aquel intenso desprecio, fuente de la suprema perfección. Que la desbeatifiquen, por favor. A cambio, pueden beatificar a Bono, porque la pequeña vanidad de su implante capilar es pecado venial frente a tamaña perversión’.

La réplica, ajustada, se la dio Antonio Muñoz Molina, en el mismo diario:

‘¿Estamos ante la repetición del viejo y querido chiste español sobre el disfrute de las monjas violadas? No hace falta imaginar lo que sintieron, en los meses atroces del principio de la guerra, millares de personas al caer en manos de pandillas de milicianos, armados y casi siempre jóvenes, aunque tal vez no siempre sudorosos. Basta consultar a historiadores fuera de toda sospecha o -ya que nos preocupa tanto la recuperación de la memoria- recuperar el testimonio de republicanos y socialistas sin tacha que vieron con horror los crímenes que se estaban cometiendo en Madrid al amparo del colapso de la legalidad provocado por el levantamiento militar’.

La presunta disculpa de Almudena no estuvo a la altura. La culpable de la frase era sor Maravillas, que era la autora. Por el contrario, la nueva réplica de Antonio volvió a dar en el clavo:el verdadero autor de la frase era San Juan de la Cruz. Por tanto, la monja no se refería a ella cuando decía ‘déjate mandar, déjate sujetar y despreciar; y serás perfecta’. El santo se refería al alma. A veces los artículos que son fruto de un pronto y no son corregidos antes de publicarse tienen estos desatinos. A Almudena Grandes no le debería costar nada pedir disculpas en condiciones. Todavía está a tiempo. Sería un gesto de grandeza.

Chaves, como Hillary

Ignacio Martínez | 25 de febrero de 2008 a las 18:16

Chaves es candidato por sexta vez a la Presidencia de la Junta. Lleva en el poder desde 1990, pero dice que está como un chaval y que ahora tiene más experiencia que entonces. Experiencia es el argumento de Hillary Clinton contra Barack Obama en las primarias de Estados Unidos. Sin demasiado éxito, porque a los americanos no les gustan los candidatos muy usados, salvo Franklin Delano Roosevelt que ganó cuatro elecciones presidenciales, en los años posteriores a la gran depresión. Las estadísticas demuestran que gobernar autonomías desgasta poco y muchos presidentes como Pujol, Bono, Zaplana o Ibarra han dejado el poder voluntariamente, sin perder. No se sabe hasta cuándo gobernará Chaves. Sabemos que tiene 18 años de experiencia, pero no conocemos su voluntad de futuro.