Archivos para el tag ‘Botín’

Pasar la gorra

Ignacio Martínez | 17 de septiembre de 2011 a las 19:43

Hay cosas en esta vida de una evidencia palmaria. Ejemplo práctico. Si fuera por la radio, pensaríamos que es una broma de un imitador. Le preguntan a Botín qué opina sobre el impuesto a los ricos y dice que no le gusta. Pero no es una broma, porque se le ve al hombre en la televisión, serio y desinhibido. “Lo he dicho una vez y lo repito, me parece que está muy mal que se vuelva a poner”. Respuesta evidente. Tan claro como si fuese de día. Podría sumarse a la moda de millonarios que se ofrecen a pagar más, como algunos franceses y alemanes. O directamente protestan como el americano Warren Buffet, que se escandalizaba este verano de pagar la mitad que sus empleados más distinguidos.

Pero no es el caso. Se sabe que el año pasado las autoridades francesas informaron a las españolas de que había tres mil españoles con cuentas secretas en Suiza, según una lista filtrada por el vengativo ejecutivo de un banco helvético. Entre los nombres estaban los Botín, que saldaron con 200 millones los impuestos de los últimos cinco años y están pendientes de ver qué hace la justicia con esa ocultación del patrimonio familiar, al parecer desde la guerra civil española. Aquí parece que el personal no está por que le pasen la gorra.

Otra evidencia. Todas las comunidades autónomas tienen un sistema para hacer su estadística de listas de espera para intervenciones quirúrgicas. ¿Todas? No, una pequeña comunidad se resiste a que le estropeen un cálculo que le sale monísimo, porque en vez de empezar a contar cuando el especialista decide que hay que operar, calcula desde que el paciente se ve con el anestesista. Madrid consigue así incluir a los beneficiarios de su sistema púbico de salud en las listas entre 20 y 40 días después que el resto de las autonomías. La explicación del consejero de Salud, si fuese en la radio, pensaría uno que es un imitador de broma. Pero es él, quien dice serio y enfadado que “es un nuevo ataque del Partido Socialista a un éxito comprobado de la Administración sanitaria madrileña y un compromiso acreditadamente cumplido por la presidenta Aguirre”. Ahí queda eso. Tan claro como si fuese de noche.

Sarkozy y Cameron se han apresurado a pasar por Trípoli para partirse el pecho en elogios a los rebeldes a los que ayudaron a derrotar a Gadafi. Los dos principales protagonistas de la intervención militar internacional en Libia han expresado su deseo más sincero de paz y prosperidad para este país que sale de una larga dictadura. Sarkozy ha dicho que apoyaron una causa justa, mientras trataba de desmentir que tras la guerra y su rápida visita se escondiese ningún mezquino interés. El presidente francés añadió que no tiene ningún acuerdo sobre las riquezas de Libia. Todavía. Porque ha ido a pasar la gorra. Tan evidente como la noche y el día.

Estado de derecho a la carta

Ignacio Martínez | 22 de junio de 2011 a las 10:11

Una encuesta reciente en España da muy mala nota a los banqueros. Normal. Con todas las culpas que se busquen en otros sitios, se les ve como el origen inequívoco de la crisis. Tampoco el aprecio por el Gobierno es mucho mejor. Lógico. Los tumbos que ha dado Zapatero en la gestión de este tsunamieconómico, no dan para mucho más. Pero el mismo estudio de opinión da una buena calificación a los empresarios y mala a los sindicatos. Esto da para pensar un poco más. Cada uno que saque sus conclusiones.A los gestores de la banca, hay noticias que les suponen un desprestigio añadido. El banquero español por excelencia y su familia han sido pillados por la inspección fiscal. Los Botín tenían un dinerillo distraído durante décadas en Suiza, evitando pagar a Hacienda. Dicen los afectados que ya han regularizado los pagos de los últimos cinco años; añadamos que los anteriores ya habían prescrito. Regularizar significa pagar una multa de 200 millones de euros, más de 33.000 millones de pesetas al cambio. Un juzgado ha abierto diligencias para establecer si ha habido delito penal. La cantidad oculta se desconoce, pero la cifra puede superar los mil millones de euros. Por redondear, podrían ser 200.000 millones de pesetas.

Botín es uno de los banqueros más importantes del mundo y debería ser un líder social en este país. Pero este asunto le resta toda credibilidad. Cuando en la junta general de accionistas de la semana pasada dijo que para salir de la crisis hacen falta reformas, trabajo y confianza, su grado de autoridad estaba bajo mínimos. No está para dar lecciones, sino para dar ejemplo. Y llueve sobre mojado. Alfredo Sáenz, el consejero delegado del Santander, fue condenado en marzo por el Supremo a tres meses de prisión e inhabilitación por una denuncia falsa contra unos empresarios catalanes, que llevó a la cárcel unos días a alguno de ellos. ¿Ha cumplido Botín la sentencia? No. Ha recurrido al Constitucional, ha pedido un indulto al Gobierno y ha ganado tiempo. Como si la confianza que predica sólo la tengan que practicar los demás. Es el Estado de derecho a la carta.

Entretanto, en otra encuesta reciente, una mayoría de daneses ha manifestado que no quiere pagar menos impuestos. Como lo leen. Votan mayoritariamente a la derecha liberal conservadora, pero no quieren que se rebajen los impuestos. Los que menos pagan, estudiantes y sueldos más bajos, casi llegan al 40% de IRPF. Los que más ingresan contribuyen con más del 60%. Una encuesta del Instituto Gallup de la semana pasada indica que un 64% de los daneses considera justo su sistema fiscal y el retorno en servicios públicos que recibe a cambio. Sólo un 23% están a favor de una rebaja fiscal. Esto sí que genera confianza, que todos paguen, sobre todo los que más tienen. No sólo los que están pillados por una nómina.

Un poco de sensatez

Ignacio Martínez | 28 de marzo de 2011 a las 13:11

Emilio Botín, Rafael del Pino y Juan Miguel Villar Mir le han pedido a Zapatero que no adelante elecciones y que aparque el debate sucesorio en su partido, porque todo eso sería malo para la economía española. Esperemos que en el estado mayor del PP lean los periódicos; que sus gurús y estrategas, Arriola y compañía, tomen nota. Grandes empresarios de este país, los patrones de Banco Santander, Ferrovial y OHL entre otros, opinan que la estabilidad económica de España ha mejorado de forma clara y que si por ellos fuera el presidente del Gobierno no debería desvelar su futuro hasta 2012. En otras palabras, pretenden que se dedique a agotar su mandado. A gobernar.

Esto es un jarro de agua fría sobre uno de los grandes sambenitos de los populares, que repiten con cadencia de frasecita recién aprendida los Rajoy, Arenas, Cospedal, González Pons, Sáenz de Santamaría, etcétera, etcétera. Botín ha pinchado el globo de que el mejor servicio que Zapatero puede hacer por el país es convocar elecciones. A Rajoy le queda, sin embargo, una posibilidad al alcance de su mano: presentar una moción de censura. Por cierto, que Arenas podría hacer lo mismo en el Parlamento andaluz, le sobran diputados para presentar una moción de censura contra Griñán que supla la negativa socialista a admitir una comisión de investigación sobre los eres. Bastaría con 28 diputados y él tiene 47.

Se ha pretendido, por parte del PP y sus voceros, hacer un paralelismo entre la situación de España y la de Portugal. Y hay pocas similitudes. Para empezar el tamaño y fortaleza de la economía de ambos países. Después la composición de los parlamentos respectivos: allí no hay CiU. La caída del Gobierno portugués, al perder Sócrates la votación en la Asamblea lusa sobre su cuarto plan de ajuste, deja al país vecino a merced de los especuladores durante tres meses. La principal fuerza política de la oposición, el Partido Social Demócrata, es a pesar de su nombre de ideología liberal conservadora, pero a pesar de su tendencia milita en el grupo democristiano del Parlamento Europeo, todo un récord Guinness del despiste. El PSD, sin embargo, a diferencia del PP, le ha aprobado a Sócrates los primeros tres planes de ajuste en marzo, mayo y noviembre del año pasado. Aquí los populares se ahorraron su voto favorable a los ajustes de mayo, porque tenían la certeza de que Convergencia lo haría.

No desgastarse, y pedir elecciones sin decir qué planes tiene, es poco responsable por parte del principal partido de la oposición española. Podrían aprender algo de sus colegas portugueses y de la sensatez demostrada por los grandes empresarios españoles. En marzo de 2012 toca votar. Y ahora, trabajar.

Etiquetas: , , ,

La morosidad regional es un 17% mayor que la media nacional

Ignacio Martínez | 8 de febrero de 2009 a las 10:24

Andalucía encabeza la clasificación de morosos en España. Este diario publicaba ayer que la Asociación española para la prevención de impagados y morosos ha clasificado a los ayuntamientos andaluces, canarios y murcianos como los más lentos de España en pagar a sus proveedores. Esa asociación sostiene que es una cuestión de mentalidad, porque Andalucía ha sido tradicionalmente mala pagadora. Es lo que se llamaría, en lenguaje llano, mala imagen. Lo cierto es que mientras los municipios españoles tardan de media nueve meses en atender las facturas de sus proveedores, los andaluces lo hacen con un retraso de 16 meses. Es una diferencia espectacular, es un 78% mayor aquí que en el conjunto nacional. Dos de cada diez empresas pueden cerrar por el impago de las administraciones. Es una advertencia seria.

El almuerzo del jueves entre el presidente Chaves y sus banqueros fue una reunión seria según varios de los presentes. Pero no se habló de morosidad. Y es un asunto muy delicado. Mientras en España la media de morosidad de todas las entidades financieras es de alrededor de un 3%, en Andalucía el conjunto de bancos, cajas y cooperativas de crédito soportan el 3,5%. Ese medio punto significa un 17%. Muy mal dato. Sobre todo, por las perspectivas. Botín, presidente del primer banco español, el Santander, informó el jueves que la morosidad de su banco ha crecido hasta el 2,04%, pero que teme que este año se dispare hasta el 4,5%. Hagan cálculos sobre lo que puede pasar a los demás.

Entretanto, las autoridades intentan que las empresas con viabilidad pero con problemas de tesorería salgan adelante. Y lo hacen con iniciativas propias, como un plan de salvamento y reestructuración que la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa lanzó en noviembre, con un presupuesto de 87 millones de euros hasta final de 2009. Ya se han aprobado avales para más de cuarenta compañías. Este es el campo de juego en el que se movieron el jueves Chaves y el vicepresidente Griñán con los máximos responsables de las cinco cajas de ahorro andaluzas. Ya se sabe que las empresas y particulares muy solventes no tienen problema para conseguir préstamos. Y también que los insolventes no van a lograr que ningún banco o caja les preste, por mucha presión que hagan las autoridades o la opinión pública. Pero la mayor parte de los demandantes de crédito que no son atendidos están en una zona intermedia en la que no es tan fácil la decisión.

Braulio Medel, presidente de la Federación de cajas regionales, sacó su estilo de profesor de Economía al término del encuentro y explicó que se ha producido una reducción importante de la liquidez canalizada a través de los mercados financieros internacionales, y también una notable pérdida de solvencia a escala mundial. Pero que el crédito concedido ha aumentado más que el producto interior bruto. Insistió en que se piden muchos menos créditos, en especial hipotecarios, porque se han iniciado en 2008 un 46% de viviendas menos que el año anterior y las transacciones se han reducido en un 28%. Y reconoció que se ha reducido la oferta de créditos. Una de las razones por las que hay menos liquidez es que de cada tres euros que se prestan en la actualidad, uno no es dinero que se invierta ahora, sino que tapa agujeros anteriores. Esto supone que hay menos combustible en la economía, lo que se está secando la liquidez. En estas circunstancias, las entidades financieras actúan con gran cautela.

Medel sostuvo el jueves que en las últimas semanas hay más disponibilidad y más confianza entre las entidades financieras. Un rayo de esperanza que debe bajar la ansiedad latente en medios empresariales.