Archivos para el tag ‘Canarias’

Carne de cañón

Ignacio Martínez | 22 de febrero de 2012 a las 11:09

Andalucía, Canarias y el Mediterráneo español pagan con una mayor competencia marroquí las ventajas que los productos agrarios e industriales del norte de Europa van a recibir a cambio. Este es un caso flagrante de abuso que se aleja por completo del espíritu europeísta. La pérdida de soberanía española no sólo se refiere a los asuntos económicos y financieros, afecta de lleno a estas cuestiones diplomáticas y comerciales.

Hace unos meses el Parlamento Europeo suspendió el acuerdo de Pesca con Marruecos, perjudicando a España, por la sensibilidad de los eurodiputados por el asunto del Sahara. Marruecos era el malo de la película y le daban una bofetada en nuestra cara; la flota andaluza y canaria era la principal beneficiada con ese tratado. Ahora de pronto el marroquí es bueno, porque los beneficiados del intercambio son otros. Un magnífico embajador español me dijo en una ocasión que la Unión Europea no era una congregación de Hermanitas de la Caridad sino un club de intereses. Que no lo olvidara.

Recuerdo la frase cuando nos anuncian un nuevo acuerdo de la UE con Marruecos, que da enormes ventajas a la agricultura del reino alauí y refuerza el espacio de libre cambio entre Europa y nuestro vecino del sur. Es un paso más en la aplicación del acuerdo de Asociación entre ambas partes firmado en 1995 y que preveía una zona total de libre cambio agrícola e industrial para 2010.

Ya ven que no se ha cumplido y ahora se habla de los años 20 para que esté plenamente en vigor. La pérdida de soberanía española es dramática y perjudica gravemente a la agricultura andaluza. La entrada de mayores contingentes de frutas y hortalizas sin arancel, y la rebaja de las tasas de entrada para el resto, amenaza una parte sustancial de la economía regional. Entre la agricultura y la agroindustria pueden suponer del 10 al 15% del PIB andaluz.

Asaja cifra las pérdidas en mil millones de euros al año. Pero el daño es muy superior: el euroescepticismo, la desconfianza en la UE como ámbito de protección de los derechos de todos. El norte desarrollado no sólo nos tiene intervenida la economía y la legislación social. Ahora hace negocios agrícolas e industriales a costa de hipotecar el futuro del sur, convertido en carne de cañón.

Encoge el cheque europeo de Andalucía

Ignacio Martínez | 6 de abril de 2010 a las 9:40

El cheque europeo se va a reducir notablemente. La difícil salida de la crisis económica se va a complicar aún más para Andalucía con la pérdida de la mayor parte de los fondos europeos para su desarrollo y la amenaza de que la Política Agraria Común (PAC) baje su presupuesto, prime a los países del Este y cambie su sistema de ayudas, perjudicando a las regiones con mayores producciones históricas. Los expertos advierten que 2010 será el peor ejercicio para la banca y las cajas desde que empezó la crisis. El año que viene será malo, aunque algo mejor para el sistema financiero nacional, que empezará a respirar en 2012. Hay presidentes de cajas andaluzas que auguran un panorama similar para el sector inmobiliario, durante un par de años más. Lo que nos situaría en 2014, el año en que entrará en vigor el nuevo paquete financiero de la Unión Europeo por un periodo de siete años, con una rebaja sensible del cheque andaluz, que puede costar cuatro puntos de PIB al año como poco

La última referencia de los fondos europeos es la transferencia de 4.000 millones de euros que llegó a Andalucía en 2009. Algo más de la mitad se destinó a infraestructuras, fomento de inversiones, innovación, formación y desarrollo rural o pesquero. El resto fueron los 1.870 millones de ayudas directas o de mercado para los agricultores, el antiguo Feoga Garantía, hoy llamado Feaga. La cifra conjunta se acerca al 3% del PIB regional y se verá reducida al menos en 1.500 millones de media entre 2014 y 2020. La rebaja puede ser bastante mayor, si la PAC se resiente, aunque Antonio Valverde, director de la Agencia de Desarrollo e Innovación de Andalucía, y antiguo director general de Fondos Europeos en la Consejería de Economía, insiste en que la filosofía comunitaria ha sido siempre contraria a los cambios bruscos de escenario. No lo ve así la principal patronal agraria andaluza, Asaja, que hace tres semanas dio la voz de alerta. Según su tesis, la región perdería más de mil millones de euros al año con el nuevo modelo de la PAC que se pretende implantar; o sea, el 60% de las ayudas agrarias que reciben sus 286.000 agricultores y ganaderos.
 
Fuentes oficiosas de la Consejería de Economía han informado a este diario que no tienen todavía un estudio sobre los fondos estructurales para el próximo paquete financiero, que algunos llaman Horizonte 2020. En esta misma página, aquí abajo, pueden verse los distintos modelos que se podrían aplicar. En el mejor de los casos, Andalucía podría aspirar a un tratamiento como el que tuvieron Valencia, Canarias y Castilla León en 2007, con el agravante de que los socios del Este han mejorado en este tiempo su capacidad de gasto y concentrarán más ayudas. La media de acciones estructurales entre 2007 y 2013 está siendo de unos 2.100 millones anuales, en los que se incluyen unos 28,5 millones del período transitorio de salida del Fondo de Cohesión. Si se calcula la fórmula de los phasing in de 2007, Andalucía pasaría a recibir 1.555 millones el primer año, 1.244 el segundo, 933 el tercero, 622 el cuarto y 311 los tres siguientes
 
Aunque este ajuste parece muy fuerte, puede considerarse optimista en las actuales circunstancias. Y más si tomamos como excepcional el Fondo Tecnológico de 800 millones del actual paquete financiero. Sobre la importancia de los fondos europeos se han publicado muchos estudios. Los últimos en un monográfico sobre Los fondos estructurales europeos y la convergencia de las regiones españoles entre 2000 y 2006, de la prestigiosa revista Papeles de Economía, de Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorro españolas, que recogió este diario cumplidamente el pasado miércoles. 
 
En esa publicación se establece que sin los fondos estructurales europeos entre 2000 y 2006, cada año el PIB andaluz habría crecido un 5,7% menos y el paro habría sido un 7% mayor. Las aportaciones del fondo Feder significaron un 15% de la inversión pública en Andalucía, que llegó al 21% en carreteras y hasta el 30% en infraestructura ferroviaria, en particular el AVE Córdoba-Málaga. Los profesores Carmen Lima, Alejandro Cardenete y Carlos Usabiaga de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla hacen hincapié en la importancia para la convergencia de este fondo sin cuya contribución el PIB regional habría crecido un 5,32% menos cada año entre 2000 y 2006. Por el contrario, los casi mil millones destinados a formación en esos siete años y los más de 1.100 millones de desarrollo rural habrían tenido un escaso impacto en el PIB, de sólo algunas décimas, lo que pone en cuestión la eficacia práctica del Fondo Social e incluso del Feader.  
 
Si  aplicamos el dato de que sin los fondos estructurales el PIB andaluz habría crecido casi seis puntos menos cada año entre 2000 y 2006, hay que convenir que al reducirse al menos en dos tercios estas aportaciones, el PIB andaluz perdería anualmente cuatro puntos entre 2014 y 2020. De ahí que conservar al máximo las ayudas de la PAC sea un objetivo prioritario para Andalucía. El problema es que es la cuestionada es la propia política agraria. Está lejos 1970 cuando supuso el 92% del presupuesto comunitario. Desde entonces ha ido cayendo el porcentaje de manera sostenida: en 1975 fue el 74%, en 1985 del 70%, en 1993 del 54%, en 2004 del 43% y en 2013 llegará al 32%. 
 
Además de reducirse los recursos de la PAC, se han hecho importantes cambios en los sistemas de ayuda. En 1992 hubo una reforma radical con la intención de reducir la superproducción. Se pusieron en marcha planes de desarrollo rural y protección del medio ambiente que han ido ganado protagonismo. También se inició una supresión o reducción de los precios de intervención, que continuó en las reformas posteriores. Con el tiempo, las ayudas directas se han vinculado a la superficie y no a la producción, y se han condicionado a normas medioambientales, seguridad alimentaria y bienestar de los animales. En paralelo, se han abierto los mercados a productos internacionales. 
 
Pero la supresión de precios de garantía y otros sistemas de intervención ha generado un grave problema de volatilidad de precios. El resultado es preocupante en el conjunto de la UE: en Alemania habrá siete veces menos agricultores en 2020 que en 1980; en Francia, seis veces menos. Pero la renta agraria ha sido en 2009 en Alemania la misma que en 2005, y en Francia e Italia, un 10% y un 25% menor. ¿Qué va a pasar en el próximo paquete financiero? Tomás García Azcárate, consejero económico de análisis de mercados en la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea, da algunas pautas: la renta agraria y las ayudas sufrirán la presión presupuestaria, habrá un reequilibraje entre antiguos y nuevos estados miembros y la preferencia comunitaria continuará disminuyendo.  
 
El mensaje que sale de la Comisión Europea es que si se quiere conservar un sector agrario importante en Europa hay que encontrar una rentabilidad en el mercado. Pero para lograrlo hay que disponer de redes de seguridad de las que ahora carece el sistema de ayudas comunitario, y aumentar la transparencia del mercado. También habrá que continuar las políticas de desarrollo rural y protección medioambiental, la promoción de los productos agrarios y el apoyo a la innovación. Con este planteamiento general, el Reino Unido, Suecia, Dinamarca y Holanda, lideran la filosofía de recortar el presupuesto de la PAC. A favor de mantener el actual statu quo estarán sin duda Francia y España. Pero el Gobierno español ha dado a conocer en diciembre un documento en el que plantea una ayuda uniforme por superficie agraria de 100 euros por hectárea que ha provocado la alarma en Andalucía. Son dos tercios menos de lo que ahora se recibe de media en una región que tiene el 25% de la producción final agraria española y consigue un 30% de las subvenciones nacionales del Feaga. La Consejería de Agricultura ha puesto en marcha dos equipos de trabajo para preparar sendos informes sobre ayudas y directas y mecanismos de mercado, que estarán ultimados en dos semanas. Con esos argumentos se dispone a batallar ante todas las instituciones nacionales y europeas. 
 
En mal momento, porque la crisis ha golpeado duramente al sector. Ante la competencia feroz, la distribución ha apretado a la industria y el industrial al agricultor. Las marcas blancas han acabado por hundir los márgenes de los productores. Son muchas las voces que reclaman mecanismos para defender los precios, un almacenamiento privado más dinámico, más automático, y recuperar medidas de mercado clásicas. Hay, sin duda, que reagrupar la oferta. Pero el derecho de la competencia europeo impide de momento que se creen centrales de venta, al estilo de las centrales de compra que ya hay de hecho. Ni siquiera está claro que se permitan mecanismos de intercambio de información entre operadores. La consejera Clara Aguilera ilustra el problema con el ejemplo del aceite de oliva andaluz, con 800 vendedores y cinco grandes  compradores. En Andalucía hay 600 cooperativas agroalimentarias con una facturación media de 3,5 millones. Prestigiosos profesionales como Tomás Aránguez o Antonio Luque llevan años reclamando una concentración: que hubiese diez y la líder facturase más de 3.000 millones de euros, en lugar de los 300 millones actuales.      
 
Con un presupuesto limitado, más comensales en la mesa y normas de tarifa única, sería casi un milagro que no se recortase el cheque agrario andaluz. La solución, como la de los fondos estructurales, en los próximos dos o tres años. 

Populismo de capote y montera

Ignacio Martínez | 7 de marzo de 2010 a las 11:16

Me confieso taurino y por tanto parcial en mi opinión sobre la prohibición de la fiesta de los toros. Y también, alérgico a los populismos; ya sean los futbolísticos de los giles, loperas o laportas, ya sean los del calzado o el capote taurino de la señora presidenta de la Comunidad de Madrid. En Cataluña 150.000 ciudadanos han aprovechado una capacidad legislativa que les concede el Estatuto de Autonomía para promover una legítima iniciativa, con la que estoy en desacuerdo: prohibir las corridas de toros en la región. Desde hace casi 20 años están prohibidas por una ley canaria y a nadie le ha llamado la atención. Pero, no nos engañemos, en España, Cataluña tiene más peso que Canarias. Y, si me apuran, más peso que ninguna otra autonomía, incluidas Andalucía o Madrid.

Hay que acostumbrarse a las iniciativas populares, porque el Tratado de Lisboa prevé que un millón de firmas puedan promover leyes europeas. Un millón entre los 500 millones de habitantes de la UE son diez veces más fáciles de conseguir que las 150.000 entre los siete millones de catalanes. Hay una cierta inquietud al respecto, por la ambigüedad del artículo: hay que establecer de cuántos países distintos deben ser los firmantes y unificar la edad para hacerlo, porque en Austria se puede votar (y firmar, por ende) desde los 16. Un portillo abierto a euroescépticos, fundamentalistas religiosos y populistas de todas clases.

El debate en el Parlamento catalán sobre la ley antitaurina no tiene desperdicio. Buenas intervenciones a favor y en contra de los toros. Con conservacionistas por ambas partes: los de las dehesas y una raza mantenida durante siglos porque existe la fiesta, y los que están en contra de infringir daño alguno a los animales. Entra dentro de lo posible que se decida no matar a los toros en la plaza, al estilo portugués o que se prohíban las corridas por completo. En todo caso no veo motivo para una campaña anticatalana. Más turistas vendrán a las plazas andaluzas en el futuro. El oportunismo de Esperanza Aguirre envolviéndose en el capote taurino busca directamente la confrontación y el aplauso fácil. La rival de Rajoy no puede evitar su necesidad de llamar la atención, esta vez montera en mano. Una actitud frentista en país necesitado de calma y sentido común.

L’Equipe compara el buen juego de la selección de baloncesto con el buen tiempo en la costa andaluza

Ignacio Martínez | 22 de septiembre de 2009 a las 8:57

”Conil

   

El diario deportivo L’Equipe escribe sobre el juego de España en el campeonato de Europa de Baloncesto. Lo califica de cercano a la perfección. Sus malos partidos se hacen tan raros como el mal tiempo en la costa andaluza, dice el mejor diario deportivo de Europa. Luciano Alonso debería fabricar un anuncio para la prensa francesa con este comentario. De hecho el consejero de Turismo debe estar la mar de contento con las visitas de extranjeros a Andalucía este mes de agosto.

Andalucía hizo su agosto, a pesar de que no se libró de un descenso. Con una caída del 3,2% de viajeros de fuera de las fronteras, la región escapó al mayor descalabro de España en agosto en la última década, que significó una pérdida de más de ocho puntos. Sólo Valencia, con una bajada del 2,9%, experimentó un mejor comportamiento que el destino andaluz. Por el contrario los principales competidores nacionales de Andalucía tuvieron cifras peores: Cataluña, -10%; Baleares, -12%, y Canarias, -13%.

En total, en agosto vinieron a España 6,7 millones de turistas extranjeros, de los que un 16% eligió Andalucía como destino. Y eso, antes de que L’Equipe compare el buen juego de la selección nacional de baloncesto con el buen tiempo en las costas andaluzas.

Ana Oramas pone a Andalucía en el mapa

Ignacio Martínez | 10 de febrero de 2009 a las 21:37

 Sorpresa en el debate sobre la crisis del Congreso de los Diputados. Allí salen los dirigentes de los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP, preocupados por el interés general. También los de los pequeños partidos nacionales, IU y UpyD de Rosa Díez. Y además aparecen los de los medianos y pequeños partidos regionales o nacionalistas, que mayormente hablan de sus cosas. Así sabemos de los intereses de Cataluña, País Vasco y Galicia. Y, asímismo, también tienen su sitio Canarias o Navarra. Y en las anteriores legislaturas, Labordeta puso a Aragón en este mapa de España. La sorpresa de esta tarde ha sido que Ana Oramas, portavoz de Coalición Canaria, ha pedido un plan especial para Canarias y Andalucía, que son las dos regiones de España con más paro. Siete veces citó los problemas de Andalucía la diputada canaria. Me gustó cómo lo hizo. Hay más de sesenta diputados andaluces del PSOE y el PP que no hacen oír en los plenos los intereses de los ciudadanos que les votan en las ocho circunscripciones andaluzas. Zapatero tomó nota de los problemas de paro en Canarias, pero no se dio por aludido respecto a Andalucía. La diputada canaria ha dejado en evidencia a los silenciosos diputados andaluces. El suyo ha sido un buen ejemplo.

La morosidad regional es un 17% mayor que la media nacional

Ignacio Martínez | 8 de febrero de 2009 a las 10:24

Andalucía encabeza la clasificación de morosos en España. Este diario publicaba ayer que la Asociación española para la prevención de impagados y morosos ha clasificado a los ayuntamientos andaluces, canarios y murcianos como los más lentos de España en pagar a sus proveedores. Esa asociación sostiene que es una cuestión de mentalidad, porque Andalucía ha sido tradicionalmente mala pagadora. Es lo que se llamaría, en lenguaje llano, mala imagen. Lo cierto es que mientras los municipios españoles tardan de media nueve meses en atender las facturas de sus proveedores, los andaluces lo hacen con un retraso de 16 meses. Es una diferencia espectacular, es un 78% mayor aquí que en el conjunto nacional. Dos de cada diez empresas pueden cerrar por el impago de las administraciones. Es una advertencia seria.

El almuerzo del jueves entre el presidente Chaves y sus banqueros fue una reunión seria según varios de los presentes. Pero no se habló de morosidad. Y es un asunto muy delicado. Mientras en España la media de morosidad de todas las entidades financieras es de alrededor de un 3%, en Andalucía el conjunto de bancos, cajas y cooperativas de crédito soportan el 3,5%. Ese medio punto significa un 17%. Muy mal dato. Sobre todo, por las perspectivas. Botín, presidente del primer banco español, el Santander, informó el jueves que la morosidad de su banco ha crecido hasta el 2,04%, pero que teme que este año se dispare hasta el 4,5%. Hagan cálculos sobre lo que puede pasar a los demás.

Entretanto, las autoridades intentan que las empresas con viabilidad pero con problemas de tesorería salgan adelante. Y lo hacen con iniciativas propias, como un plan de salvamento y reestructuración que la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa lanzó en noviembre, con un presupuesto de 87 millones de euros hasta final de 2009. Ya se han aprobado avales para más de cuarenta compañías. Este es el campo de juego en el que se movieron el jueves Chaves y el vicepresidente Griñán con los máximos responsables de las cinco cajas de ahorro andaluzas. Ya se sabe que las empresas y particulares muy solventes no tienen problema para conseguir préstamos. Y también que los insolventes no van a lograr que ningún banco o caja les preste, por mucha presión que hagan las autoridades o la opinión pública. Pero la mayor parte de los demandantes de crédito que no son atendidos están en una zona intermedia en la que no es tan fácil la decisión.

Braulio Medel, presidente de la Federación de cajas regionales, sacó su estilo de profesor de Economía al término del encuentro y explicó que se ha producido una reducción importante de la liquidez canalizada a través de los mercados financieros internacionales, y también una notable pérdida de solvencia a escala mundial. Pero que el crédito concedido ha aumentado más que el producto interior bruto. Insistió en que se piden muchos menos créditos, en especial hipotecarios, porque se han iniciado en 2008 un 46% de viviendas menos que el año anterior y las transacciones se han reducido en un 28%. Y reconoció que se ha reducido la oferta de créditos. Una de las razones por las que hay menos liquidez es que de cada tres euros que se prestan en la actualidad, uno no es dinero que se invierta ahora, sino que tapa agujeros anteriores. Esto supone que hay menos combustible en la economía, lo que se está secando la liquidez. En estas circunstancias, las entidades financieras actúan con gran cautela.

Medel sostuvo el jueves que en las últimas semanas hay más disponibilidad y más confianza entre las entidades financieras. Un rayo de esperanza que debe bajar la ansiedad latente en medios empresariales.

Violencia en Navidad

Ignacio Martínez | 27 de diciembre de 2008 a las 14:13

 

Es Navidad. Un golpe de estado en Guinea Conakry ha puesto en el poder a otro dictador, el joven capitán Musa Dadis Camara, que sustituye de facto al general Lasana Conté, muerto a los 74 años después de 24 al frente del país. Guinea Conakry está en la panza de África, debajo de Mauritania, Senegal y Guinea Bissau, y antes de Sierra Leona, Liberia y Costa del Marfil, esta dejada de la mano de dios. Países cantera de inmigración ilegal hacia Canarias. Guinea Conakry está en el puesto 113 del mundo en PIB per cápita: 33 veces menos que España. 

Es Navidad. Israel vuelve a bombardear Gaza. En teoría son edificios de Hamas. Pero están en zonas residenciales, con lo que también sufren las consecuencias vecinos y familiares. En la práctica es atacar población civil indefensa. 120 muertos. El terrorismo de Hamas es condenable. El que un Estado ‘democrático’ se comporte como los terroristas es doblemente condenable.

Es Navidad. La CIA está dispuesta a lo que sea con tal de ganar amigos en Afganistán: desde construir escuelas a regalar viagra a los señores tribales locales. Esta es la parte divertida de una guerra que se está perdiendo.

 

[caption id=”attachment_863″ align=”aligncenter” width=”400″ caption=”El ataque del sábado 27 de diciembre de Israel contra Gaza ha causado más de 270 muertosEl ataque del sábado 27 de diciembre de Israel contra Gaza ha causado más de 270 muertos

”Guinea