Archivos para el tag ‘Carod’

La España auténtica

Ignacio Martínez | 2 de enero de 2009 a las 10:06

 

”Elena

 

Resulta que el País Vasco y Cataluña son las regiones españolas más auténticas, desde el punto de vista genético. Hace un mes, la revista científica American Journal of Human Genetics publicó un estudio de las universidades de Leicester y Pompeu Fabra que establecía que la herencia de los españoles tiene un 69,6% del ADN de los íberos autóctonos, un 19,8% de los sefardíes y un 10,6% de los norteafricanos. Los investigadores han comparado los cromosomas Y de 1.140 habitantes de la península ibérica, con los de 361 norteafricanos, y 174 judíos descendientes de los sefarditas que habitaron la península hasta su expulsión en 1492. En el experimento han participado 73 andaluces de Cádiz, Sevilla, Huelva y Málaga, y 95 de Córdoba, Granada, Jaén, Almería y Murcia, asimilada por estos científicos a una peculiar Andalucía oriental.

El resultado por regiones es sorprendente. Los territorios con una más profunda raigambre ibérica de España son Cataluña y el País Vasco, muy por encima del 90%. Cataluña sólo tiene, según este estudio, un 2% de herencia genética de origen africano y un 6% judía. Vascos y navarros, aún menos. La aportación genética norteafricana más notable aparece en Galicia y en el noroeste de Castilla. El estudio lo atribuye a las deportaciones de moriscos realizadas por Felipe III a principios del XVII. Eran unos 200.000 que vivían sobre todo en el Este de Andalucía y Valencia. Muchos fueron enviados a Argelia. El resto se dispersó por el noroeste de la península y se mezcló con la población autóctona. Entre las regiones con menos ADN norteafricano está Andalucía Oriental, con un 2%, y un 18% sefardita. La parte occidental de la comunidad autónoma tiene índices mayores: llega al 16% en genética norteafricana y al 24% en la sefardita.

Nadie es lo que parece. Ni los catalanes son tan fenicios, ni los gallegos tan celtas, ni los granaínos tan moros. Este ejemplo también puede ponerse dentro de Andalucía para acabar con el mito de la rivalidad entre Sevilla y Málaga. El historiador José María Ruiz Povedano, en su libro Málaga, de musulmana a cristiana, relataba que más de un tercio de los nuevos habitantes de Málaga, en la repoblación ordenada por los Reyes Católicos tras la conquista de la ciudad en 1487, procedían del Reino de Sevilla. De la ciudad de Sevilla, de Écija y de las provincias de Cádiz y Huelva. Y los musulmanes que vivían en Málaga, fueron deportados a Sevilla, Carmona, Córdoba y Jerez.

Estamos más mezclados de lo que queremos ver. Pero Ibarretxe y los suyos no se sienten españoles. Y Carod, que es hijo de aragonés, tampoco. Además de la historia, la genética también nos dice que es ridículo. Ahora resulta que Cataluña y Euskadi son la España ibérica autóctona por antonomasia. Quién lo diría.

Friquis en acción

Ignacio Martínez | 8 de diciembre de 2008 a las 13:10

 

¡Muerte al Borbón!, ha dicho un ingenioso diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, en un momento de exaltación y dejándose llevar, por citar la disculpa de su propio partido. La criatura en cuestión no es adolescente, tiene ya 55 años , sino hombre primitivo o poco civilizado, según se desprende de la excusa que ha utilizado el presidente del Congreso. Primario, dijo Bono. Joan Tardà tampoco es un iletrado, es licenciado en Filosofía y Letras y catedrático de Instituto de Lengua y Literatura catalanas, pero es persona que se deja arrebatar por la pasión y pierde la moderación, que es lo que significa exaltado, calificativo que el portavoz de su partido ha usado como eximente.

En todo caso, no es un buen ejemplo para las Juventudes de Esquerra, a las que acompañó el sábado en un entierro de la Constitución, con motivo de su 30 aniversario. Tardà quiso demostrar que si aquello era un concurso de gamberradas, él podía hacerlas más gordas. En la pasada legislatura ya fueron muy comentadas sus intervenciones en el Congreso para defender el carácter democrático de ANV, la última marca blanca de ETA, o su habilidad para exasperar al presidente del Congreso, Manuel Marín, hablando en catalán en los plenos, aunque no lo permitiese el reglamento. Marín lo llegó a expulsar de la tribuna de oradores y solía calificarlo en privado como un friqui.

En Ronda dirían, sin tantos rodeos, que es un majarón. Y desde luego no representa a un pueblo como el catalán, que se distingue por su sentido común. También gritó ¡viva la república! Pero la defensa de estas ideas es perfectamente respetable en la España democrática de hoy día. Lo de las muertes, sin embargo, es más propio de guerras o terrorismos. Tardà no ha pedido disculpas: por el contrario, en un comunicado ha tachado de ignorantes a quienes pensamos que son poco edificantes este tipo de propósitos.

Este preclaro hombre de letras nos recuerda a los iletrados que la frase está sacada de contexto, porque es lo que se cantaba por las calles de Barcelona en la Guerra de Sucesión. Esto coloca a ERC en la posición de partido moderno frente a los batasunos vascos, defendidos por Tardà. Mientras los proetarras quieren llevar llevar al País Vasco un millón y medio de años atrás, a la edad de piedra, Esquerra sólo quiere hacer retroceder a Cataluña tres siglos, a la guerra civil española de 1705 a 1714, que ganó el primer Borbón, Felipe V.

Sobre el futuro, poca doctrina. Aunque hace unos días tuvimos un espejismo. Carod Rovira lanzó un mensaje proponiendo refundar Esquerra como un partido serio, abierto, moderado, tolerante, flexible, dialogante, que transmitiese estabilidad y no fuese antiespañol. Si la iniciativa prospera, al pobre de Tardà le quedan unos añitos de reciclaje.

[En la imagen, Joan Tardà acompaña al líder de las juventudes de ERC, Gerad Coca, en el acto del sábado.   La foto es de Josep García, de elperiodico.com]

Aniversario tranquilo

Ignacio Martínez | 1 de diciembre de 2008 a las 15:04

”Este


La Constitución del 6 de diciembre de 1978 cumple el sábado 30 años en medio de la mayor crisis económica que ha conocido este país en ese tercio de siglo, mal contado. Una crisis mundial que va a empobrecer a los ciudadanos y a los países. Pero no todo van a ser efectos perniciosos. En el universo español, el discurso nacionalista se ha atemperado en los últimos meses hasta grados sorprendentes. Carod Rovira -ya saben, “Josep Lluís aquí y en la China popular”- acaba de lanzar un mensaje a sus huestes proponiendo refundar Esquerra bajo otras bases. Y una de las premisas es que no sea antiespañola. Quiere un partido serio, abierto, moderado, tolerante, flexible, dialogante, que transmita estabilidad.

¡Quién lo ha visto y quién lo ve! Son tiempos de refundación. Del capitalismo, de los estados libres asociados o del catalanismo. Hasta Otegi reconocía ayer en Gara que el movimiento abertzale está gripado. Carod consiguió hace cinco años partir el voto nacionalista catalán con su propuesta independentista. ERC había tenido entre 11 y 13 diputados en las elecciones autonómicas de 92, 95 y 99. Pero bajo el liderazgo de este hijo de aragonés pasó a 23 diputados en 2003.

En estos cinco años, ha jugado la carta del radicalismo, con desigual resultado y ha levantado muchas ampollas en la opinión pública española. Ahora la crisis le invita a la prudencia. Igual que la coyuntura ha aconsejado al PNV a olvidarse del proyecto del lehendakari de un Estado libre asociado y de su referéndum ilegal sobre el derecho a decidir. Su preocupación primera es un resultado airoso en las autonómicas de la próxima primavera. Pero, una cosa no quita la otra: le han metido una tajada al cupo, aprovechando que el Gobierno de la nación necesitaba unos votos para sacar adelante los presupuestos del año que viene.

El cupo es la liquidación que las haciendas forales vascas hacen a las arcas del Estado después de recaudar los impuestos en Euskadi y quedarse con la mayor parte. Estaba en 1.200 millones de euros al año, pero en la anterior legislatura se negoció que subiría paulatinamente hasta 1.500 millones. No va a poder ser. Para el año próximo eran 1.350 millones y le han hecho un recorte de 86,8 millones de euros, con una partida de investigación y su dotación presupuestaria. Se da la circunstancia curiosa de que esa rebaja es para siempre y los votos a los presupuestos eran sólo para esta vez. Total, una rebajilla del 6,42% en la contribución vasca.

Ya no se oye en Cataluña pegar tirones a propósito de la financiación autonómica, ni siquiera en Andalucía hay mucho énfasis en la deuda histórica. Ahora lo que suena fuerte por las calles es que no cierren Torras, que no cierren Nissan… La crisis brinda a la Constitución un cumpleaños tranquilo.