Archivos para el tag ‘Caruana’

Un jamón de Peter Caruana

Ignacio Martínez | 28 de diciembre de 2009 a las 10:46

Caruana2
No hacía falta que el PP restringiese a sus dirigentes los regalos que podían aceptar por Navidad. Los detalles que las empresas estaban dispuestas a hacer este año ya se habían encogido, sin ayuda de nadie. Se ha comprado menos cava que nunca: el año pasado bajó la venta casi un 10% y éste se ha reducido en un 5. Dicen los proveedores, que no ha menguado el consumo doméstico, sino las cestas. Una sisa producida por la crisis, catástrofe natural que ha afectado a todo el mundo. ¿A todo el mundo? No. Unos pequeños enclaves repartidos por todo el mundo han resistido al nefasto hundimiento de los mercados. Estos Asterix y Obelix de la vida moderna son los paraísos fiscales.

Si yo fuese el jefe de un paraíso fiscal le mandaría un jamón por Navidad a cada uno de los veintitantos mandatarios del G-20. Agradecería el trato recibido y, de camino, compensaría el descenso de los regalos institucionales. Sin ir más lejos, en Andalucía tenemos uno de estos enclaves galos: Gibraltar será de soberanía británica, pero es sin duda territorio andaluz. Si fuese Peter Caruana le mandaría un jamón de pata negra a los líderes del géveinte, porque no han tocado ni de lejos las bases de los administradores de dinero negro del planeta.

No es nuevo: una de las primeras cosas que dijo el presidente Bush en septiembre de 2001, tras el ataque a las torres gemelas, es que iba a acabar con los paraísos fiscales, en donde guardaban su dinero Bin Laden,  terroristas de toda laya y el crimen organizado. Un brindis al sol; no se hizo nada. Y tras el hundimiento financiero de 2008, los líderes políticos volvieron a prometer erradicar los paraísos fiscales. Recuerdo el énfasis de Zapatero al respecto, tras una cumbre en Berlín en febrero de este año. Pues nada en absoluto: ahí los tienen, tan campantes.

Pero no son sólo los paraísos fiscales. La verdad es que termina el año del miedo, y del nuevo orden mundial nunca más se supo. Año de crisis que ha generado miedo a quedarse sin trabajo, sin ahorros, sin pensión de la vejez. Y miedo al terrorismo. Al de los viejos fanáticos de ETA, que han vuelto a matar este año; a los modernos piratas de Somalia, o a los fundamentalistas islámicos que asesinan o secuestran. La lista de temores de los españoles ha aumentado con uno nuevo: el de no estar bien representados. La encuesta del CIS de noviembre señala que los partidos y los políticos son ya la tercera preocupación de los españoles, tras el paro y la situación económica. Es una secuela más de la crisis. La inseguridad produce desconfianza.

En el plano internacional, mi colega Xavier Batalla sostiene en La Vanguardia que este 2009 que termina puede ser un año cero, entendido como el comienzo de otra manera de hacer las cosas. Como lo fue 1945, tras la Segunda Guerra Mundial. Aunque advierte que hay que olvidarse de la refundación del capitalismo. Ya ven que el nuevo orden mundial se retrasa. Y los galos frotándose las manos.

Gibraltar como excusa

Ignacio Martínez | 24 de julio de 2009 a las 6:36

 

En el PP sobreactúan. Es el síndrome de Gürtel. Es patético ver a Rita Barberá recitar, desencajada, que-ella-lo-ha-hecho-todo-bien, pero en la cúpula del Estado no se comportan así. Está hablando de regalos de muchos ceros; no se está refiriendo a las anchoas de Revilla. Total, que Moratinos va a Gibraltar y el Partido Popular lo acusa de alta traición. El caso Correa les angustia y han perdido el pedal. Menos mal que Fraga, que ya tiene descontada su carrera, sostuvo ayer que las relaciones con la colonia británica “pueden y deben ser profundizadas”. Es un cambio de opinión histórico en su caso: Fraga formaba parte todavía del Gobierno de Franco cuando se cerró la verja en junio de 1969; saldría del gabinete en octubre. Al antiguo ministro y presidente fundador del PP le parece que hay que ir a Gibraltar. Comparto ese criterio. No veo el delito de lesa patria de Moratinos por ninguna parte.

Fraga ha añadido que Moratinos es un hombre ponderado que está haciendo lo posible por que la política exterior no sea devorada por la política interior. Es un buen argumento que debería de brindar a su partido: el PP debería evitar que la política exterior española sea devorada por su política nacional. Hay positivos precedentes de la otra parte. Durante el Gobierno de José María Aznar, Josep Piqué intentó en 2001 con su colega británico Jack Straw una fórmula de soberanía compartida, que contó con el beneplácito socialista, aunque fue rechazada en un referéndum gibraltareño convocado por Peter Caruana.

Aunque no siempre el presidente Zapatero ha estado fino en la gestión de los asuntos de Gibraltar. Ni el Gabinete de González ni el de Aznar cerraron un acuerdo con el Reino Unido sobre el uso conjunto del aeródromo construido durante la II Guerra Mundial en el istmo, un territorio no cedido por España en el Tratado de Utrecht. Tanto el gobierno socialista como el popular tuvieron una estrategia similar y bloquearon directivas europeas sobre tráfico aéreo. España pretendía tener una doble llave del aeropuerto, tanto del lado británico como del lado español. El actual Gobierno arregló el tema cediendo a la posición gibraltareña, después de tantos años.

En perfecto desacuerdo con Fraga, Rajoy se lanzó ayer en Chipiona (Cádiz) contra Moratinos. Pidió al Gobierno que “en lugar de hacer el indio” y hablar de cosas que no le importan a nadie, se dedique a temas como el paro o la violencia ejercida por los menores “que son los asuntos que realmente interesan a los españoles”. Sin embargo, Gibraltar, su soberanía, su carácter de paraíso fiscal refugio de dinero negro de todo el mundo, son asuntos de primera importancia, de los que deben ocuparse Gobierno y oposición. Fraga podría darle unas lecciones particulares a Rajoy en la materia y, de paso, pedirle que se calme.