Archivos para el tag ‘Chacón’

El soufflé nacional

Ignacio Martínez | 25 de septiembre de 2012 a las 11:25

España era una amable macedonia y ahora es un violento soufflé. Era una ensalada de frutas desigual, en cuyo diseño se cometieron muchos errores. De alguno se habla poco: por ejemplo del concierto vasco o del convenio navarro, cuya continuidad aseguraba hace escasas fechas el secretario de Estado Beteta en Bilbao. Error su inclusión como disposición adicional primera de la Constitución y mayor aún el cálculo del cupo. De otros errores ni se habla. ¿Necesitábamos 17 comunidades autónomas? ¿Cantabria o Rioja, el puerto de Castilla y la cuna de la lengua castellana tenían que convertirse en unidades de gasto, con parlamento, tribunal de justicia, defensor del pueblo, etcétera, con 300.000 habitantes?

Pero no se hace una revisión crítica de cómo hicimos la macedonia. Estamos en la fase de inflar el buche, de sacar pecho. Oímos bienintencionadas ideas, como las del presidente andaluz: consenso, sentirnos cómodos, proyecto compartido o igualdad en la diversidad, que suenan desfasadas porque Cataluña ya ha roto el consenso constitucional. El soufflé empezó con la reforma del Estatut. Primero Zapatero dijo que aprobaría cualquier cosa que mandara Cataluña. Después los hermanos Maragall y compañía hicieron un Estatut maximalista. El Congreso no hizo honor al compromiso de ZP, pero dejó un texto razonable. Entonces el PP aportó su granito de arena a los despropósitos y recurrió el Estatut ante el Tribunal Constitucional. El TC planchó algunos aspectos simbólicos para el nacionalismo, que sacaron a la calle a decenas de miles de manifestantes. Y todos cabreados.

Empezamos esta etapa conflictiva con una crisis económica interminable: antes de dos años no remontará la economía. Con una inestabilidad política superlativa y la clase política sumida en el desprestigio. Y Cataluña apunta en todas direcciones. El domingo en La Vanguardia, Enric Juliana, disparaba contra los privilegios de vascos y navarros: “como consecuencia del armisticio de las guerras carlistas del siglo XIX, el País Vasco y Navarra, hoy las dos comunidades más ricas de España, no aportan nada a la caja común, mientras el resto del país se pelea a grito pelado sobre el reparto de los esfuerzos”. Hay muchas maneras de calcular las balanzas fiscales, pero en la mayoría el saldo vasco y navarro es positivo. Están subvencionadas por las otras regiones.

El presidente andaluz debe pronunciarse sobre el concierto vasco, y sobre qué estaría dispuesto a ceder a Cataluña, si está dispuesto a ceder algo en su federalismo cooperativo. Pero llegó a presidente del PSOE después de apoyar a Carme Chacón en el congreso de su partido. Y Chacón y el PSC pidieron un cupo como el vasco en las elecciones de 2008. Insisto, la dualidad de sus responsabilidades resta a Griñán margen y eficacia en la defensa de los intereses generales de Andalucía.

Herederos de diputaciones

Ignacio Martínez | 10 de febrero de 2012 a las 11:53

En Orense se ha retirado el presidente de la Diputación después de un cuarto de siglo en el cargo, para dejar paso a su hijo. Una dinastía. Cuando en enero de 2010 José Luis Baltar dejó la presidencia provincial del PP ya colocó a su vástago al frente de la dirección popular orensana. Lo hizo contra el criterio y las gestiones para impedirlo de Rajoy y Feijóo. Pero en Orense manda Baltar. Tanto, que en aquella la toma de posesión de su hijo, una vez neutralizadas las iniciativas disuasorias de la superioridad, el patriarca señaló a su nieta para afirmar que sería injusto que no pudiera sucederle a su vez, llegado el momento. En aquellos días de finales del 2009 y principios del 2010 la Diputación orensana, en su infinita bondad, hizo unos 150 contratos a personas que después serían compromisarios o aspirarían a serlo en aquel congreso. Pecata minuta.

Decir que Baltar es el último cacique es probablemente exagerado. Algún otro habrá. Pero él mismo se ha autocalificado de cacique, supongo que porque atribuirá algún noble significado a esa palabra, que el Diccionario de la Real Academia no trata con el mismo aprecio. La RAE lo define como una persona que ejerce un poder abusivo o una excesiva influencia sobre una colectividad. Sea como fuere, tras lograr la hazaña de hacerse suceder en el partido hace dos años, el presidente Baltar ha procedido ahora a dejar los trastos a su hijo Manuel para que continúe su obra ingente en la Diputación orensana. Obviamente, el recién llegado ha hecho apología de la institución, que resulta ser el compendio de todas las virtudes, porque es la más pegada al ciudadano y procura como ninguna otra el equilibrio del territorio. O sea, que ni ayuntamientos, ni comunidades autónomas, la Diputación es el eje de la administración de proximidad. Se le olvidó decir al nuevo presidente que de los 71 millones de presupuesto de su institución 29 se dedican a personal y 12 a inversiones.

En total, las diputaciones españolas cuestan 22.000 millones de euros. Y desgraciadamente, no parece que ante los recortes y ajustes presupuestarios esté en los planes de nadie hacerlas desaparecer. Pero sobran, por la sencilla razón de que sus competencias pueden ya ejercerlas las comunidades autónomas. El único que hasta ahora se ha atrevido a pronunciarse es Rubalcaba, que empezó su campaña electoral proponiendo su desaparición, para más tarde plantear como ahorro quitarle el sueldo a los diputados provinciales, y finalmente en el debate con Rajoy volver a  sugerir la eliminación. Estos vaivenes no son doctrina socialista; ni Griñán ni su patrocinada Chacón son partidarios de su desaparición. La candidata, en su discurso del sábado llegó a hacer una defensa cerrada de las diputaciones, que no la mejora cualquiera de los Baltar. De momento, les hemos encontrado una utilidad. Dinástica.

Etiquetas: , ,

Gana España, pierde Griñán

Ignacio Martínez | 5 de febrero de 2012 a las 13:48

Gana España porque el de Rubalcaba es el triunfo de un hombre de Estado, con experiencia, sentido de la responsabilidad y autoridad. El PP tiene un interlocutor que no debe aprender el oficio. En el Canal 24 horas Eduardo Sanmartín dijo ayer que era “la victoria de la política sobre la mercadotecnia”. Comparto el criterio. Asistimos a un discurso del ganador y un mitin de la perdedora. Vimos hablar a Rubalcaba, que argumentó sus ideas sin leer, y oímos gritar a Chacón eslóganes muy bien traídos, sacados de un guión.

Por lo demás, en cuanto al temario, los dos hablaron de las mismas cosas. Pero una se limitaba a enunciarlas desgañitándose, hasta el punto que en su Twitter Juan Manuel Marqués anotó que “parecía Evita Chacón”. Y el otro, las explicaba con pausa y detalle.

Probablemente Chacón entró en la sala ganadora y salió perdedora. Tenía el triunfo en la mano, facilitado por la casi unanimidad de los delegados catalanes y la distorsión del voto andaluz que había provocado la presión del dúo Griñán-Díaz. Una presión calificada de ilícita, inmoral e ilegal por el secretario de Sevilla, pero le faltaba otra i: inútil. El secretario general del PSOE andaluz sale pues derrotado en toda la línea.

Si José Antonio Griñán tenía antes del congreso una escasa autoridad sobre su partido, hoy su liderazgo cotiza bajo mínimos. Sus maniobras a favor de Chacón han sido condenadas en público por destacados dirigentes, pero con palabras mucho más gruesas en privado por los líderes históricos. Apostó por la perdedora, pensando sólo en el cartel electoral. Pero la distancia entre los contendientes era excesiva.

Para definir a Carme Chacón, tomo prestadas unas palabras de Ernest Maragall, que destaca su innegable capacidad de seducción, sin que se sepa qué proyecto político tiene. La define como “una mujer ambiciosa, que compite en el mercado de las ideas sin dejar claro cuáles son propias, y cuántas son adquiridas o alquiladas”. Y sobre sus discursos sostiene Maragall que le pone un aparente entusiasmo, tan visible como artificial. De acuerdo. Pero Griñán y su corte de consejeros pensaban que componía mejor para la foto electoral del 25-M. Simpleza y torpeza se llama eso.

Etiquetas: , ,

Griñán-Chacón, la foto electoral

Ignacio Martínez | 4 de febrero de 2012 a las 11:02

Se da la curiosa paradoja de que el congreso socialista lo puede decidir un árbitro que ocupa sus cargos gracias a un sistema de cooptación desde arriba, opuesto a la filosofía de primarias en la que coinciden los dos contendientes. Griñán llegó a la Presidencia de la Junta hace tres años por expreso deseo de su entonces amigo Manuel Chaves, con quien en este momento ha roto todo tipo de relaciones. Chaves lo impuso contra el deseo de Zapatero de que la sustituta fuese Mar Moreno, actual consejera de Presidencia, cuyo entendimiento con su presidente es entre escaso y nulo. Chaves apoya a Rubalcaba y Moreno a Chacón. Ahí termina la neutralidad de Griñán y empieza su lado activo.

Una vez cooptado presidente de la Junta empezó su proceso de blindaje orgánico. Sencillo. El partido no puede llevarle la contraria al presidente regional y futuro candidato, porque erosiona su figura y perjudica a la marca. Así que exigió ser secretario general del PSOE andaluz y se rodeó de jóvenes ambiciosos con escaso bagaje intelectual, académico y profesional, con alguna gloriosa excepción. En el último mes, en el proceso de elección para los congresos provinciales, se han utilizado argucias para disolver agrupaciones y anular delegaciones, cuando no beneficiaban la causa de la dirección regional.

La causa era un secreto a voces; que gane Chacón. El propio Griñán lo insinuó a finales de diciembre; apoyaré al candidato que tenga como meta ganar las andaluzas. Traducido, quería decir: apoyaré al que más me ayude a ganar las elecciones autonómicas. Y ya había decidido que su foto electoral la completaba mejor Chacón que Rubalcaba. Otro sesentón, ministro de Felipe González y con canas, como él, no aportaba. El marketing dice que una mujer, joven y moderna, aporta. Ayer en el discurso inaugural pidió que se hable más de política que de poder, pero en el último mes no ha dedicado a su gente a la ética y la filosofía, sino al mundano ejercicio de controlar el congreso y condicionar quién manda. Y hacerlo, además, por criterios estéticos, pensando en la foto electoral.

En el tramo final, el secretario general de Sevilla acusa a Griñán y los suyos de ejercer presiones ilícitas, inmorales e ilegales. Lo mismo dice el alcalde con mayoría absoluta más importante del partido en toda Andalucía, Francisco Toscano. Guerra le afea haberle vetado como delegado. El aparato regional intenta evitar que Chaves hable en el inicio del congreso. Feo. El afán de hacer carrera profesional de unos cuantos jóvenes, y el interés de Griñán por sacar partido a una posición privilegiada y efímera, utilizando su poder relativo antes de perderlo en las autonómicas, han precipitado el congreso, evitado un tercer candidato e impedido un verdadero debate ideológico y político. Quienes van a condicionar el resultado pueden no tener peso alguno el 26 de marzo. Están apurando su gloria, por una foto.

Chacón, con uñas y dientes

Ignacio Martínez | 28 de enero de 2012 a las 10:31

Se atribuye al secretario general de los socialistas andaluces una estrategia en clave bíblica; hay que terminar con el antiguo testamento y adoptar el nuevo. El antiguo testamento socialista tiene varios referentes andaluces, como Felipe González, Alfonso Guerra o Manuel Chaves. Y el nuevo testamento tiene una profeta inequívoca, Carme Chacón. Griñán ha hecho todo lo posible para facilitar la victoria de Chacón. Tanto, que si Rubalcaba gana dentro de una semana el congreso, arrancará la campaña electoral andaluza con una derrota innecesaria, que lastrará aún más sus escasas posibilidades.

A los dos candidatos les queda una semana para convencer. Pocas diferencias han tenido, salvo su posición sobre la demanda de una parte de la sociedad catalana de un privilegiado sistema fiscal parecido al concierto vasco. En este diario, el 19 de enero, Juan Manuel Marqués reflexionaba sobre los pros y contras de Rubalcaba y Chacón para Griñán de cara a las elecciones. Uno hombre de Estado, pero derrotado en las urnas; la otra joven y renovadora, pero miembro del PSC que hasta las elecciones de 2008 defendió un nuevo pacto fiscal para Cataluña.

El comentario mereció una réplica de la candidata Chacón, en carta publicada el día 20, reproducida en la prensa nacional. La candidata sostuvo que era un error del periodista atribuirle “la defensa del denominado pacto fiscal para Cataluña que reclaman algunas formaciones, como Convergencia i Unió”. Y añadía: “He combatido con uñas y dientes la propuesta de pacto fiscal que defiende CiU. Bajo esa denominación, pretende enmascarar la adopción del concierto económico para Cataluña. Fórmula que siempre he rechazado”.

Falso. Carme Chacón hizo campaña en 2008 reclamando un concierto. Lo dice el programa electoral del PSC, disponible en http://cor.to/6pQ. En su capítulo 1, titulado La Cataluña plena en una España federal, en el epígrafe 3.5, reclamaba un nuevo sistema de financiación “que no penalice a las comunidades más dinámicas y emprendedoras y la equiparación progresiva entre los ingresos de la Generalitat y los que proporciona el sistema de concierto”. Rubalcaba ha puntualizado que “el sistema de financiación que proponen los socialistas catalanes sería ruinoso para otras autonomías”. Como Andalucía, sin ir más lejos, añade un servidor.

Las uñas y dientes, por otro lado, recuerdan más al antiguo testamento que al nuevo. La expresión se parece al ojo por ojo y diente por diente del Levítico. En ese caso Chacón, como en las novelas que escribía el personaje de la Tía Julia y el escribidor, sería una protagonista extraña, en la historia equivocada. El antiguo testamento tiene fama de enseñar la dureza y el nuevo de predicar el amor. A los guerristas les cuadraría la primera comparación, pero Susana Díaz, dura ejecutora de los deseos de Griñán, no encaja en el perfil amoroso, precisamente.

Chacón: decíamos ayer

Ignacio Martínez | 8 de enero de 2012 a las 15:00

Carme Chacón presentó su aspiración a la secretaría general del PSOE con rabia. Renunció forzada hace siete meses a disputar a Rubalcaba la candidatura para la Presidencia del Gobierno. Ganarle ahora a su antiguo amigo íntimo y hoy gran rival es un desafío personal. Su tono mitinero no consiguió, sin embargo, camuflar la imagen artificial que transmite. No es natural en el hablar, no es carismática, la segunda candidata al puesto de Zapatero.

Hubo dos cosas de su discurso particularmente decepcionantes. Una fue la repetición del discurso zapaterista del 2000. Invitó a los militantes socialistas a recorrer un nuevo camino, una nueva etapa. Podría haber redondeado la frase con “una nueva vía”, el nombre del grupo que aupó a Zapatero a la secretaría general hace doce años. Entonces el dirigente leonés prometió un nuevo modelo de partido, la limitación de mandatos, la no acumulación de cargos, las primarias. De todo eso, nunca más se supo.

Todo eso lo vuelve a ofrecer Chacón, como si ella no hubiese formado parte de Nueva Vía, de las ejecutivas y los gobiernos de Zapatero. Como si ignorase que el susanismo reinante en Andalucía prohibió las primarias en vísperas de las elecciones municipales. Episodio que acabó convirtiendo en un guiñol a Ignacio Trillo, uno de los mejores delegados que la Junta ha tenido en Málaga en 30 años, enfrentado a los molinos de viento del aparato. Y después del fiasco de las promesas del 2000, Chacón viene a Olula a proclamar un decíamos ayer, como quien no quiere la cosa.

En segundo lugar, resulta llamativo el peloteo que se trajo con Andalucía. Una federación generadora de buena gente, según frase textual. Resulta que Andalucía es el corazón del PSOE, la guía del socialismo patrio, por lo que conservar aquí el poder es la primera prioridad de todos los militantes, desde el primero hasta el último. Y la productora de una cuarta parte de los votos que decidirán el próximo líder del partido, añade un servidor.

Tenemos en la carrera a un felipista que propone el cambio, como en 1982, y a una zapaterista que propugna una nueva vía, como en 2000. Ya sólo nos falta alguien de ahora, menos inmovilista. El bueno. O la buena.

Etiquetas: , , ,

Olula, tierra de fuego

Ignacio Martínez | 7 de enero de 2012 a las 11:57

Olula del Río, en la comarca almeriense del mármol, vecina de Macael, tiene su gran
fiesta local dentro de poco, los días 20 y 23 de enero, con motivo de la celebración de
sus patrones, San Sebastián y San Ildefonso. Se trata de unas fiestas del fuego.
Y como es tierra de mineros, los paisanos manejan con destreza la pólvora. El
jolgorio empieza la noche anterior con el encendido de hogueras y el
lanzamiento de miles de carretillas que crean un ambiente fantástico de
pólvora y fuego. Estas carretillas son cohetes a los que se ha retirado
la vara de junco que les sirve de timón. Así, su trayectoria es imprevisible.

Trayectoria imprevisible es la de Carme Chacón, más Carmen de España que nunca
en el día de hoy, que adelanta la festividad pirotécnica y desafía a su viejo
amigo y camarada Alfredo Pérez Rubalcaba por la dirección socialista. Carme
hace la presentación oficial de su candidatura a la secretaría general del PSOE
en esta localidad en la que nació su padre, Baltasar Chacón, que emigró a
Barcelona como tantos almerienses y andaluces en general. El señor Chacón es
bombero, oficio, como se sabe, muy relacionado con el fuego, aunque en su caso
para apagarlos.

Chacón se lanza al ruedo después de haber amagado antes del verano con forzar
unas primarias en su partido. Quería presentarse para optar a la Presidencia
del Gobierno en sustitución de su amigo y mentor Rodríguez Zapatero, pero
renunció con enorme disgusto. Insinuó que forzada. Pero ahora va a por todas.
Ha insistido mucho en las últimas semanas en la importancia de las ideas y no
de las personas, pero ya se acabaron los fingimientos. La presentación en Andalucía,
haciendo gala de sus raíces, busca el favor de los delegados de esta región en
el Congreso de Sevilla, en el que uno de cada cuatro votos será andaluz.

Al margen de la pelea socialista, no hay duda de que para Olula, que tiene
alcalde del PP, esta convocatoria son unas fiestas adelantadas. Va a ponerla en
el mapa español, en la portada de los diarios, en la apertura de los
telediarios. Una magnífica cobertura. Y una advertencia al ex vicepresidente:
su adversaria es una experta en fuegos. Y en esta pelea, uno de los dos se va a
quemar. O los dos.

Etiquetas: , ,

El vivo al bollo

Ignacio Martínez | 28 de diciembre de 2011 a las 21:26

Rubalcaba se tira al ruedo mañana. Hasta ahora la que más se ha movido es la facción contraria. Un grupo de dirigentes del PSOE, con ganas de seguir mandando, redactó un texto regeneracionista en el que entonaba un singular mea culpa: tardamos en reconocer que había una crisis y en llamarla por su nombre, aplicamos políticas ajenas a nuestra ideología, no equilibramos los sacrificios de los sectores más débiles con cargas fiscales a los poderosos… Censura directa al fenecido presidente. Chacón, Caamaño, López Aguilar y Narbona, ex ministros de Zapatero, están entre los firmantes del acta fundacional de la candidatura de la ex ministra de Defensa a la secretaría general del PSOE. Después se sumaron Pajín y Moratinos. El zapaterismo quiere seguir vivo, a costa de denigrar la actuación de su jefe. La historia de siempre, el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Apuesto que a Zapatero le sentó como un tiro el dichoso manifiesto. Si no, no se explica que 22 secretarios de Estado del Gobierno saliente, entre los que se encuentra algún amigo personal suyo que no es militante socialista, hayan hecho un contramanifiesto. Y tiran a dar: no sería decoroso que quien estuvo allí de manera evidente, y cabe decir entusiasta, aspirase ahora a sugerir lo contrario; por eso, los abajo firmantes manifestamos que sí estuvimos allí.

Rafael Simancas, hombre de Rubalcaba, ha ido más lejos. Ha disparado contra Caamaño y Chacón. Les ha recordado que firmaron la propuesta de indulto al banquero Alfredo Sáenz, consejero delegado del Santander, y el acuerdo antimisiles con Estados Unidos. Chacón, alarmada por la intensidad del fuego enemigo, intenta calmar el juego reivindicando un debate de ideas. Es el momento de la filosofía. Lo dicen todos, menos Griñán, que sólo piensa en conservar el poder y anuncia que apoyará a quien tenga como meta ganar las elecciones andaluzas. Una perogrullada como un piano, marca de la casa.

Desgraciadamente, en un congreso tan precipitado se impondrá la aritmética, que como se sabe es la parte de las matemáticas que se ocupa de los números y las operaciones. La antigua delfina de Zapatero ya está buscando votos. En esta fase, la jefa adjunta del PSOE andaluz no quiere que entre nadie de su Ejecutiva a título particular. Susana Díaz había ordenado a sus cuadros no decantarse por ninguna de las opciones en liza y filtró su malestar con la consejera Mar Moreno por pronunciarse a favor de Chacón. La táctica es intentar una negociación colectiva para decidir el ganador y colocar afines en la próxima dirección.

Rubalcaba mañana y Chacón inmediatamente después van a presentar sus candidaturas a la secretaría general del PSOE. Pero más allá de los camuflajes y zancadillas en el interior de su partido, los socialistas españoles deberían ser conscientes de que la sociedad espera de ellos algo nuevo. No un felipista o una zapaterista como alternativa al frustrado liderazgo del presidente saliente. Zapatero prometió un nuevo modelo de partido. Seguimos esperándolo.

Etiquetas: , , ,

Bisoñez y astucia

Ignacio Martínez | 28 de mayo de 2011 a las 10:06

Entre congreso y primarias, congreso. Tomo prestado el argumento a un colega: no sé si el PSOE necesita hacer un congreso, lo que sí sé es que España necesita que el PSOE haga un congreso, renueve sus ideas, sus propuestas, salga del desconcierto en el que anda sumido y tenga un liderazgo fuerte. Enternece ver a la ministra de Defensa nerviosa, los ojos húmedos, sobrepasada por la ansiedad en el momento solemne de renunciar a la pugna por la candidatura a la Presidencia del Gobierno. Chacón demostró su bisoñez. Le venía grande el envite. No sé de dónde saca Griñán que ha sido un gesto de cariño y generosidad con su partido. La candidata favorita de Zapatero no se presenta porque no le conviene. Ni a ella, ni a su mentor.

Rajoy le ganaría fácilmente un debate a Chacón. Algo inimaginable con Rubalcaba, sencillamente porque no habrá debates entre el candidato socialista y el líder popular. Rajoy inventará cualquier excusa para evitar el trance de encerrarse con un adversario tan astuto. Otro de mis colegas tiene una teoría respecto al vicepresidente: Rubalcaba es el mejor para empatar. Entiéndase por empatar, frenar la marcha triunfal de la acorazada popular, con una honrosa derrota por un margen de diez o quince escaños en el Congreso.

Entre tanto, la idea de celebrar un congreso de refundación del PSOE está íntimamente unida a la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones generales en otoño. Algún miembro del Gobierno andaluz piensa que parte del castigo que la ciudadanía quiere seguir imponiendo a los socialistas se consumiría en ese trance. En una posterior consulta autonómica saldrían beneficiados de la catarsis anterior. La otra cara de la moneda, es que en una elección sin el paraguas de las generales, el PP hablaría más de eres, funcionarios y de todo lo que pueda perjudicar al gobierno saliente. Y con menos participación, las minorías ampliarían su representación en el Parlamento regional.

Otro motivo de preocupación para el PSOE andaluz es su ausencia de liderazgo. Hay uno que manda, pero no es un líder. Griñán se pronunció el miércoles a favor de primarias y en contra de un congreso que convierta al candidato a la Presidencia en secretario general del PSOE. Justo lo contrario de lo que reclamó para él cuando llegó a la Presidencia de la Junta en 2009. Pero, además, hizo ese pronunciamiento sin consultar con los secretarios provinciales de su partido. ¿Para qué? No necesita oír a nadie y lo explica: la unanimidad es lo que él diga. Lo afirma sin complejos, para irritación de quienes le auparon de la nada a la secretaría general de los socialistas andaluces. Nadie pensó que lo que se consigue sin esfuerzo, después no se valora.

Ahora habrá primarias en el PSOE y esperemos que después del verano un congreso. España lo necesita. (Mañana, continuación).

Crisis planetaria

Ignacio Martínez | 5 de junio de 2010 a las 8:58

Ha dicho Leire Pajín que tenemos una crisis económica, pero no política. Esta joven no podría ganarse la vida como pitonisa en el Oráculo de Delfos. Ya aventuró el acontecimiento planetario de los dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico, y no sólo ha sido una pifia la Presidencia española de la UE de Zapatero, sino que Obama vive sus peores momentos en la Casa Blanca, debilitado por los acontecimientos, a merced de la BP, Netanyahu o Corea del Norte. Hay quien le compara ya con Carter. Total, que Pajín, se pone otra vez el uniforme de pitonisa y se lanza: no hay crisis política. Disiento. La hay en su partido, en el PP, en toda Europa y en el resto del mundo. Ella misma, con su particular gracejo, la podría haber calificado como crisis planetaria.

El PSOE es un hervidero de rumores, contactos, inquietud. Se busca sustituto. De la vieja guardia como Solana o Rubalcaba; de la nueva vía, como Blanco o Chacón, de la periferia como el extremeño Fernández Vara. Algunos destacados militantes del PP no ocultan su desapego de Rajoy, que desde el anuncio del ajuste ha hecho declaraciones más propias de una barra de bar que de un estadista. Mientras, el país ve atónito como se hunde la Bolsa, porque Hungría, que sólo representa el 0,8% del PIB de la UE, ha anunciado que el anterior Gobierno, como en Grecia, falseó sus cuentas públicas. Estamos pasando de la desconfianza al pánico y no aparece en el horizonte nadie que inspire seguridad.

Otras políticas son posibles. En el pleno de mayo del Parlamento Europeo, el líder ecologista francés Daniel Cohn Bendit dijo que lo que le estamos pidiendo a Papandreu es imposible de lograr. Se preguntó cuánto tiempo necesitarían Francia o Alemania para reformar su sistema de pensiones, ¡y se le está pidiendo a Grecia que lo cambie en tres meses! En el mismo pleno, el líder liberal belga Guy Verhostaff propuso la creación de un Fondo Monetario Europeo, que actúe como fondo de inversión y solidaridad y frene la especulación.

Cohn Bendit apunta una audaz iniciativa política: el desarme entre Grecia y Turquía. Para que los turcos se retiren del norte de Chipre. El líder verde ofreció unos datos espectaculares de venta de armas a Grecia, que con once millones de habitantes tiene un ejército de 100.000 soldados. En los últimos meses, Francia ha vendido seis fragatas a los griegos por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Varios aviones de combate Rafale a 100 millones la unidad. Una factura de más de más de 3.000 millones. Y Alemania le ha vendido seis submarinos por otros 1.000 millones. ¡Les prestamos dinero para que nos comporen armas! Recortar de aquí es más eficaz que bajar sueldos de menos de mil euros, sostiene Dani el Rojo. Estas cosas se podrían afrontar si sólo hubiese una crisis económica. Pero la crisis política planetaria no deja espacio para la imaginación.