Archivos para el tag ‘Chipiona’

Gibraltar como excusa

Ignacio Martínez | 24 de julio de 2009 a las 6:36

 

En el PP sobreactúan. Es el síndrome de Gürtel. Es patético ver a Rita Barberá recitar, desencajada, que-ella-lo-ha-hecho-todo-bien, pero en la cúpula del Estado no se comportan así. Está hablando de regalos de muchos ceros; no se está refiriendo a las anchoas de Revilla. Total, que Moratinos va a Gibraltar y el Partido Popular lo acusa de alta traición. El caso Correa les angustia y han perdido el pedal. Menos mal que Fraga, que ya tiene descontada su carrera, sostuvo ayer que las relaciones con la colonia británica “pueden y deben ser profundizadas”. Es un cambio de opinión histórico en su caso: Fraga formaba parte todavía del Gobierno de Franco cuando se cerró la verja en junio de 1969; saldría del gabinete en octubre. Al antiguo ministro y presidente fundador del PP le parece que hay que ir a Gibraltar. Comparto ese criterio. No veo el delito de lesa patria de Moratinos por ninguna parte.

Fraga ha añadido que Moratinos es un hombre ponderado que está haciendo lo posible por que la política exterior no sea devorada por la política interior. Es un buen argumento que debería de brindar a su partido: el PP debería evitar que la política exterior española sea devorada por su política nacional. Hay positivos precedentes de la otra parte. Durante el Gobierno de José María Aznar, Josep Piqué intentó en 2001 con su colega británico Jack Straw una fórmula de soberanía compartida, que contó con el beneplácito socialista, aunque fue rechazada en un referéndum gibraltareño convocado por Peter Caruana.

Aunque no siempre el presidente Zapatero ha estado fino en la gestión de los asuntos de Gibraltar. Ni el Gabinete de González ni el de Aznar cerraron un acuerdo con el Reino Unido sobre el uso conjunto del aeródromo construido durante la II Guerra Mundial en el istmo, un territorio no cedido por España en el Tratado de Utrecht. Tanto el gobierno socialista como el popular tuvieron una estrategia similar y bloquearon directivas europeas sobre tráfico aéreo. España pretendía tener una doble llave del aeropuerto, tanto del lado británico como del lado español. El actual Gobierno arregló el tema cediendo a la posición gibraltareña, después de tantos años.

En perfecto desacuerdo con Fraga, Rajoy se lanzó ayer en Chipiona (Cádiz) contra Moratinos. Pidió al Gobierno que “en lugar de hacer el indio” y hablar de cosas que no le importan a nadie, se dedique a temas como el paro o la violencia ejercida por los menores “que son los asuntos que realmente interesan a los españoles”. Sin embargo, Gibraltar, su soberanía, su carácter de paraíso fiscal refugio de dinero negro de todo el mundo, son asuntos de primera importancia, de los que deben ocuparse Gobierno y oposición. Fraga podría darle unas lecciones particulares a Rajoy en la materia y, de paso, pedirle que se calme.

Motos en Jerez

Ignacio Martínez | 2 de mayo de 2009 a las 15:30

Las motos de Jerez no son sólo las de el Campeonato del Mundo, las de Lorenzo, Rossi y Pedrosa, sino  cientos, miles de motos que inundan Jerez, Sanlúcar, El Puerto, Chipiona o Rota, conducidas por gente educada -a pesar de la leyenda- que llevan BMW, Kawasakis, Hondas, Harley-Davidson, etcétera. Los hoteles, apartamentos, bares, restaurantes están llenos a rebosar, como en agosto. Un gran negocio turístico para la zona. Muy bien empleados los 5 millones de euros que paga de tasa la Consejería de Turismo y Deporte. Y además, queda mañana el impacto de la retransmisión de televisión a todo el mundo. Buen negocio y una buena noticia, para variar.

Crisis

Ignacio Martínez | 23 de enero de 2008 a las 11:59

La crisis ha aparecido de golpe. Y, como en el cuento, es una bruja, vieja y fea. Aunque líderes de naciones y empresas se encargan de decirnos que es joven y bonita. Pero ha llegado el momento de dejar a un lado sus posibles encantos y tomar medidas originales para salir del ciclo bajo de producción. También para que el sistema futuro sea mejor. Cuando llegó la era de las nuevas tecnologías, con empresas cuya materia prima era el conocimiento, se acuñó el concepto de la nueva economía. Parecía una panacea, que podría desterrar para siempre las crisis y lograr un crecimiento continuado, al aplicar a la producción la moderna tecnología. El aumento del PIB mundial un 5 por ciento en los últimos años es el mayor de la historia. Con un añadido positivo: en el pasado, subía el producto bruto mundial cuando prosperaban países ricos, como Estados Unidos, Alemania y Japón; y ahora la economía se distingue por la generalización del crecimiento y la incorporación a la locomotora global de potencias emergentes como China, India o Brasil. En todo caso, la coyuntura mundial nos recuerda que la economía no es cosa de brujos ni de hadas. Y que toda actuación tiene efectos positivos y negativos. Hay que elegir. El lunes este diario publicó una brillante tribuna de Manuel Lozano Leyva. Si no la leyó, no se la pierda. Se llama Andalucía nuclear y hace una propuesta herética: la construcción de dos centrales nucleares de tecnología avanzada, una en la parte oriental de la región y otra en la occidental. Es un buen momento para iniciar un debate profundo sobre energía y desarrollo sostenible. Por su parte, la consejera saliente de Obras Públicas ha hecho una contribución importante a la implantación de normas urbanísticas. Se acabó la barra libre en la que creció y se desarrolló el gilismo y sus imitadores. Cuando termine esta crisis habrá, además de reglas, otra forma de mirar al porvenir. Además de grandes medidas, las hay pequeñas pero efectivas. Leo Pruimboom, experto en psiconeuroinmunología, explicaba el sábado en La Vanguardia que el Gobierno finlandés ha seguido los consejos de la asociación internacional de investigación del cáncer y ha incrementado los impuestos de nutrientes no recomendables en un 50 por ciento y ha bajado en un 80 los de frutas y verduras. Pruimboom se ocupa en Chipiona (Cádiz) de mejorar la higiene, la salud, la protección y la seguridad. Trabaja con la policía para que cuide mejor al ciudadano, o repara la motivación y salud de los 400 empleados municipales. Reconvierte la agricultura en ecológica, alimentación que se establecerá en los colegios, donde se impartirá una asignatura de bienestar, basada en nutrición, sueño y ejercicio físico. O sea, que se puede vivir con menos y ser más feliz. El que no se consuela, es porque no quiere.