Archivos para el tag ‘Churchill’

Manos unidas

Ignacio Martínez | 24 de mayo de 2009 a las 10:07

 

El vídeo electoral del PSOE parece hecho por los publicistas de Benetton. Es provocador y tremendista. Pero escasamente europeísta. Europa se ha construido en los últimos 60 años sobre el consenso de dos grandes familias políticas, democristianos y socialdemócratas. Y sobre la alianza de dos viejos contendientes: Alemania y Francia. El espíritu de reconciliación lanzado por el Congreso de Europa presidido por Churchill en La Haya en 1948 fue fácil de conseguir. Se basaba en un hecho dramático: la guerra civil entre europeos entre 1939 y 1945 se saldó con 36 millones y medio de muertos, más de la mitad de ellos civiles. Algo de lo que eran conscientes los Adenauer, Mitterrand, Spaak, Madariaga o Spinelli, pero que desconoce el publicista del PSOE. A ver si hoy, en el mitin de Zapatero, Chaves y Griñán en Dos Hermanas (Sevilla) el talante es otro. No en balde, en el Parlamento Europeo, el PPE y el PSE, los herederos de las dos corrientes ideológicas fundadoras, votan lo mismo en el 90% 70% de los casos.

Muchos de los pensamientos criticados en el vídeo socialista contravienen la Declaración Universal de Derechos Humanos y es injusto atribuírselos a ningún partido democrático. En particular la pena de muerte. El PSOE estableció una doctrina saludable sobre el terrorismo al sacarlo fuera del debate electoral. La pena de muerte merece estar en la misma categoría. Los vídeos del PP son bastante más malos de realización, pero también están cargados de impostura. Mayor Oreja llega a plantear en uno de ellos que el final del paro y la crisis depende del voto del 7 de junio. Como diría una diputada de su partido: ¡Santo Dios!, lo que hay que oír en esta campaña.

Leire Pajín clama contra los ultraliberales y los belicistas preventivos en la página web de su partido. Y en los mítines nos recuerda que Bush, Aznar y sus amigos nos metieron en la guerra de Iraq. Es una lástima que no explique por qué un liberal y belicista preventivo como Durao Barroso, anfitirón de la reunión de las Azores, es el candidato de Zapatero para seguir de presidente en la Comisión Europea que se elija después de estas elecciones tan broncas. Barroso es el candidato del PPE. Al final, ya ven, en Estrasburgo y Bruselas PSOE y PP votarán lo mismo. Con las manos unidas, como en los anuncios de Benetton.

 

Nuevos ricos

Ignacio Martínez | 13 de mayo de 2009 a las 12:05

Ayer, el presidente Zapatero preguntó a Duran i Lleida quién ha vivido en España por encima de sus posibilidades en los años atrás. Era una precisión en el Debate sobre el estado de la Nación. El portavoz de CiU recordó en su magnífica intervención las palabras Churchill en mayo de 1940 en los Comunes, cuando ofreció a su país sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas para ganar la Segunda Guerra Mundial. El dirigente nacionalista catalán le dijo a Zapatero que España necesita líderes que estén dispuestos a perder votos cuando tomen las medidas necesarias, aunque sean impopulares.

La representación en las Cortes de CiU aporta sentido común y estabilidad, reivindicaciones nacionalistas aparte. Duran pidió a Zapatero que busque la complicidad de la sociedad, convocándola a salir de la crisis con un cambio de valores, para recuperar la cultura del esfuerzo, del ahorro, de la previsión y abandonar la arrogancia de nuevos ricos que hemos practicado en los últimos años. Una época en la que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Lo mismo dijo más tarde Ridao, de Esquerra. Los suyos, los de Duran y Ridao, fueron los mejores discursos de la jornada de ayer. Y el mejor de hoy ha sido el de Uxue Barkos, de Nafarroa Bai. Total, que los nacionalistas no sólo están ahí para reclamar sobre lo suyo. También están en ocasiones como esta para dar ejemplo de profundidad en el análisis, acierto en la propuesta y flexibilidad en el tono. Encima, las marrullerías de ayer de Zapatero y Rajoy elevan la categoría de estas intervenciones.  

¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades?, preguntó el presidente a Duran. Todos, se puede responder. Las empresas y las familias, que acumularon una deuda superior al 100% del PIB. O las autoridades que el año pasado aumentaron la plantilla de funcionarios en 116.000 personas, para rebasar por primera vez los tres millones de trabajadores públicos. Y que este año, en el que los empleos privados se pierden por centenares de miles, han subido los sueldos por encima de la inflación a quienes tienen asegurado su trabajo de por vida. El Gobierno que ha hecho eso, vivía por encima de sus posibilidades. O sea, que Duran pudo contestarle a ZP, parafraseando a Bécquer: el nuevo rico eres tú.

En el debate, Zapatero propuso rebajas fiscales a las pymes, ayudas para la compra de coches y ordenadores portátiles para los alumnos de 5º de Primaria. Hay que recordarle al presidente que el ordenador no es suficiente; es imprescindible que los profesores sepan hacer enseñanza on line. Y no saben. También anunció la eliminación de la deducción fiscal por la compra de viviendas para las rentas medias y altas a partir en 2011. Suscribo el argumento presidencial: la desgravación fiscal, como el alargamiento de las hipotecas, ha encarecido el precio de las casas y ha contribuido a la burbuja inmobiliaria. Por cierto, que Zapatero se refirió a la burbuja con desprecio. Ignora, probablemente, que los alcaldes de su partido en la costa andaluza han realizado la misma política urbanística especulativa que los demás. Rajoy, por su parte, adjudicó en exclusiva a Zapatero la paternidad de la especulación, pero este fenómeno empezó en la era Aznar y el entonces ministro Álvarez Cascos estableció una doctrina que hizo fortuna: los pisos suben de precio porque los españoles pueden pagarlos. Otro nuevo rico.

No es un mal latino

Ignacio Martínez | 28 de enero de 2009 a las 13:31

 

 

El consuelo de la guerra sucia de espionaje en Madrid es que no se trata de un mal español. En Francia, el presidente Chirac despreciaba a Sarkozy desde que le traicionó en 1995 cuando en vez de apoyar su candidatura a la Presidencia de la República, hizo campaña por el primer ministro Balladur. Un parricidio, porque Chirac era el jefe del RPR, el partido en el que militaban los tres. Como ganó Chirac, la travesía del desierto de Sarkozy fue de época; tuvo que superar a los dos delfines que preparó el presidente Chirac para sucederle, primero Alain Juppé y después Dominique de Villepin.

En el último tramo, el futuro presidente incluso hubo de desmontar un peligroso complot, que ahora puede costarle la cárcel a Villepin: el ex primer ministro está acusado de urdir la trama para incriminar a Sarkozy. El escándalo surgió en 2004, cuando un magistrado que instruía un caso de corrupción recibió información sobre cuentas secretas en la firma financiera luxemburguesa Clearstream, a nombre de Sarkozy y docenas de altos cargos. Las cuentas eran falsas, y la investigación se centró en encontrar al responsable de la maniobra.

Lo que ha pasado en Madrid es parecido; un grupo de antiguos policías o guardias civiles manejan información del entorno de Gallardón y de diversos consejeros de Esperanza Aguirre, no se sabe por encargo de quién, ni con qué propósito. Pero algo se intuye. Gallardón tiene algo de Sarkozy; son tipos listos que empezaron muy pronto y cuya brillantez de jovencitos rayaba en la pedantería, que siempre deslumbraron por su talento pero no generaron pasiones en su propio partido.

Esta lucha a muerte en el PP madrileño entre los dos dirigentes que quieren suceder a Rajoy tampoco es privativa de la política española o francesa. El viejo Giulio Andreotti estableció hace años una clasificación de las relaciones humanas impecable: “en la vida hay amigos íntimos, amigos, conocidos, adversarios, enemigos, enemigos mortales y compañeros del partido”. Un día en una visita a Riotinto, en Huelva, para grabar la presentación de un programa de la BBC, el ex ministro conservador británico Michael Portillo escuchó esta anécdota al ex presidente andaluz Rodríguez de la Borbolla. Y le contó otra. Se la había relatado un viejo diputado conservador, sobre el día en el que se estrenó en Los Comunes en 1945, cuando su partido perdió las elecciones tras la guerra. El joven novato estaba emocionado al lado del viejo líder.

-Sir Winston, hoy es el día más feliz de mi vida. Estoy aquí a su lado, que es mi ídolo político, y allí enfrente el enemigo…

-Está usted muy equivocado, joven. Aquello de allí es el Labour Party, el enemigo está en está aquí a nuestro alrededor, contestó Churchill.

Quien quiera que sea el inductor de los espías de Madrid, participa de esta filosofía. Ya ven que ni siquiera es un mal latino.

Juntos podemos

Ignacio Martínez | 25 de diciembre de 2008 a las 14:40

 

El discurso de Navidad del Rey podría resumirse en una frase del estilo del ‘Yes, we can’ del presidente Obama. Juntos podemos. Dijo en realidad “juntos podremos”, cuando hablaba de la crisis económica y financiera y ofrecía una receta que suena al “sangre, sudor y lágrimas” de Churchill. Don Juan Carlos sostiene que hace falta realismo, rigor, ética y mucho esfuerzo. Habría que añadir que las fuerzas políticas deben olvidarse de su deporte favorito: el sectarismo partidista. El Rey también lo subraya cuando pide consenso y coordinación en la acción exterior, para abrir mercados a nuestros productos. Y no olvida parte alguna del mundo: Europa, Estados Unidos, Iberoamérica, el Meditarráneo, África, Asia.

Se puede, tirando del carro en la misma dirección. Habla el Rey de una España moderna, unida, solidaria y diversa. Lo único cierto es lo último; porque no creo que este país sea todavía moderno y desde luego el juego cada vez más fuerte de las autonomías está hipotecando la unidad y solidaridad interior. Su pasaje sobre ETA es impecable: “Nuestros derechos y libertades no pueden ser violados o amenazados por los profesionales del terror”.

A los nacionalistas vascos y catalanes no les ha gustado el discurso. Tampoco al nuevo jefe de Izquierda Unida. A mi, sí.