Archivos para el tag ‘CIS’

Crece el sectarismo

Ignacio Martínez | 10 de junio de 2012 a las 9:51

Da gusto oír al ministro del ramo y al portavoz del PSOE coincidir en algo. La histórica ocasión ha sido el nombramiento como gobernador del Banco de España de un Linde, que resulta ser pariente de los Linde malagueños que tan buenas carreras hicieron en Unicaja y el PSOE. De Guindos resalta la independencia, competencia en asuntos monetarios y bancarios, conocimiento técnico y prestigio profesional de Luis María Linde. Mientras que para Valeriano Gómez es sensato, riguroso, culto y buen conocedor del Banco de España y el sistema financiero. Reconforta. No se puede inspirar confianza dentro y fuera del país tirándose pedradas constantemente.

Un ejemplo perfecto de fuego cruzado son las comisiones de investigación. Llevamos en Andalucía 17 años sin una sola, porque el PSOE no ha dejado. Al PP esto le parece una muestra de la escasa vocación democrática de su adversario. La comisión de investigación sobre los ERE se pondrá en marcha esta semana porque ha sido una de las condiciones de Izquierda Unida para entrar en el Gobierno andaluz. Pero nace rodeada de polémica y tensión.

El PP la califica de paripé por su escasa duración y profundidad. E IU mostró su desagrado por el deje autoritario, marca de la casa, de la consejera portavoz de la Junta que el martes sostuvo que no hay motivo para que el presidente Griñán, su antecesor u otros miembros del Consejo de Gobierno comparezcan ante esa comisión. Por el contrario, el PP tan escrupuloso en el Parlamento andaluz no permite una comisión en el Congreso para investigar al sistema financiero y no deja que comparezca Dívar. Le parece inoportuno.

Completa el cuadro del sectarismo el cambio en la ley de RTVE que permite al PP nombrar presidente de la Corporación por mayoría absoluta en vez de la cualificada exigida antes. Para el PSOE es el acabose. Abandona el consejo de administración; rompe la baraja. Lástima que cuando tenía mayoría absoluta en Andalucía, en 2008 eligiese al actual director general de Canal Sur por el mismo método que ahora le invita a la indignación. En la encuesta del CIS de esta semana los políticos son uno de los primeros problemas del país para un 22,5% de la población. Normal.

El Titanic

Ignacio Martínez | 5 de noviembre de 2011 a las 10:51

La encuesta de ayer del CIS sobre las elecciones del 20 de noviembre representa un vuelco tan grande de la situación política en Andalucía, que deja pocas dudas sobre la suerte que le espera a Griñán y los suyos en marzo. El Partido Popular va camino de una victoria sin precedentes en España. Rajoy puede superar en doce escaños el récord de Aznar de 1996. En la misma ola, Arenas sigue construyendo la base para una amplia mayoría en el Parlamento andaluz que acabará probablemente con treinta años de hegemonía socialista. Es más, Andalucía es la principal causa de la debacle del PSOE el 20-N: la cuarta parte de su retroceso nacional se producirá en esta región, según la amplia muestra del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Se veía venir. Escribía en febrero de 2010, con motivo de una encuesta muy desfavorable de Cepes, que el Partido Socialista, que había sido el titán de la política andaluza, podía convertirse en el Titanic. A la extraordinaria maquinaria de poder, admirada hasta por sus adversarios del PP, sólo le faltaban dos letras para pasar de una cosa a la otra. Ahora no se trata tanto de Grecia, la crisis de la deuda o los nuevos cien mil parados que se suman a los millones que había. No es una cuestión de coyuntura, sino de desconfianza antigua. Entonces dos de cada tres andaluces pensaban que el PP lo haría igual o mejor que el PSOE. Ese porcentaje era aún mayor en todo el litoral, excepto en Huelva. La tendencia no ha cambiado. En el litoral es justamente donde se materializa el paseo militar del PP en Andalucía. Gana 4 a 2 en Almería, 5 a 2 en Granada, 7 a 3 en Málaga, y 5 a 3 en Cádiz. Y en Huelva, hay dudas sobre quién tendrá más escaños.

La encuesta de Cepes también decía que el principal caladero de votos socialistas en la región eran las personas mayores de 65 años y las que no tenían estudios. Personas mayores o con poca formación han compuesto tradicionalmente el perfil de la audiencia de Canal Sur, dicho sea sin ánimo de señalar. En todo caso, no se trata de las capas más dinámicas de la sociedad, que deben sustentar el futuro de un partido de progreso, como se autocalifica el PSOE. Esa es una de las razones por la que se ha agotado su crédito. Otro motivo esencial de la escora del barco que va camino del hundimiento es el escaso o nulo liderazgo social ejercido desde la dirección del PSOE tanto en el plano regional como en el provincial. Esas carencias se pagan muy caras y mucho más en épocas de crisis.

Cabe la duda sobre si una gestión severa de las cuentas públicas por el gobierno de Rajoy no despertará al habitual votante socialista en los meses que quedan hasta las elecciones autonómicas. Pero expertos solventes sostienen que la desmovilización del partido y el incremento que se producirá tras la derrota del 20-N impedirán recuperarse al antiguo titán. El barco en el que se ha convertido, dice la encuesta del CIS que va a la deriva.

La romería de Camps

Ignacio Martínez | 8 de mayo de 2009 a las 8:52

Las noticias del caso Gürtel llenan las páginas de los periódicos, los noticiarios de radio y televisión y en el PP nadie se cosca. Aquí mismo criticamos al ministro Bermejo y al juez Garzón por su imprudencia al coincidir en una cacería cuando ya se habían producido las primeras detenciones. La filtración del sumario secreto durante las campañas electorales vasca y gallega también fue censurada. Pero el caso está ya en manos de otros jueces en Madrid y Valencia, y están cayendo como moscas diputados del PP y ex consejeros autonómicos. A alguno le han puesto una fianza de un millón de euros, como si fuera el capo de la operación Malaya.

Según los jueces, aquí ha habido sobornos, cohecho y corrupción urbanística. En el PP han suspendido de militancia a los afectados, pero nadie da muchas explicaciones. La dirección popular, tras las experiencias gallega y vasca, piensa que este caso Gürtel habrá dado mucha gasolina a la prensa, pero no ha prendido en la opinión pública. También en el PSOE en los 80 pensaron que el asunto del despacho de influencias de Juan Guerra en la Delegación del Gobierno en Andalucía, a pesar del impacto que tenía en los medios, no suponía desgaste electoral. En los 90 pagaron caros los casos Filesa, Roldán, Navarra, etcétera.

De todos los implicados en el caso Correa, el que más me llama la atención es el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps. De tanto en tanto se le ve en una romería ataviado con camisa tradicional y empuñando un largo cayado detrás de un santo. Se supone que no ha ido para pedirle al patrón local que le saque del apuro, sino como obligación institucional. Pero claro, los periodistas le preguntan cómo se siente y qué piensa de las acusaciones. Y Camps, con cara de pánico, dice que todo es mentira. Todo es que un tal Álvaro Pérez, alias el Bigotes, le regaló trajes por valor de 12.000 euros. Todo es que no conocía a ese sujeto, pero unas grabaciones demuestran que se decían por teléfono “amiguito del alma” y “te quiero un huevo”. Y que el Bigotes le mandaba regalos a la mujer y a la hija del president de la Generalitat. Regalos que a la señora Camps le parecían excesivos de todo punto.

Lo peor de Camps no es que diga, como el protagonista de La aventura es la aventura, “yo no le conozco”, sino que después de haber acusado al juez de Garzón de inventarse la trama, no ha enseñado ni una sola factura de los trajes e intenta que se declare inhábil la instrucción de su caso. El juez valenciano que ahora lleva el procedimiento ha denegado la anulación, porque considera que Garzón no vulneró los derechos del president. Son otros los derechos vulnerados, los de los ciudadanos perjudicados por los 121.000 euros que el Bigotes declaró a Hacienda que se había gastado en trajes de regalo. Camps debería dejar de aparentar y su partido tendría que dar alguna explicación que se aleje de la teoría del complot. El PP se equivoca al creer que el caso Gürtel no supone desgaste electoral, porque a pesar de la crisis no supera al PSOE en las encuestas. La del CIS de ayer es el último ejemplo. Tiene que dejar de esconderse detrás de las romerías.