Archivos para el tag ‘Concha Caballero’

Ágora: sí, pero. Woody Allen, desde luego

Ignacio Martínez | 22 de octubre de 2009 a las 11:11

”Rachel

 

Estoy muy de acuerdo con el comentario de Concha Caballero sobre la última película de Amenábar. El argumento de esta obra es muy bueno, pero se ha resuelto de manera excesivamente distante, fría. Concha lo llega a calificar Ágora de latazo; yo no llegaría a tanto. Tampoco me arriesgaría a la descalificación que ha hecho en los diarios del Grupo Joly uno de mis críticos de cine favoritos, Carlos Colón. A mí me pareció un relato deslavazado en el que faltan muchas cosas y en eso coincido con Concha. No sé si los 20 miunutos que le quitó Amenábar tienen algo que ver, pero me temo que no: la historia no emociona. Y, sin embargo, el tema es interesante: la intolerancia religiosa, la lucha con el poder, la curiosidad científica, la violencia, la libertad, la pugna entre la cultura y el fanatismo… La destrucción de la Biblioteca de Alejandría no ha tenido su gran película.  

Me ha gustado muchísimo más la última de Woody Allen, Si la cosa funciona. Infinitamente más barata, emocionante y divertida. No se la pierdan.

Griñán, como Sarkozy

Ignacio Martínez | 24 de abril de 2009 a las 9:19

Comparto el asombro de la afición por el fichaje de Rosa Aguilar como consejera del Gobierno andaluz. De hecho, fue la gran protagonista ayer en la toma de posesión del nuevo presidente de la Junta. Asombro, para orientarnos, significa susto o espanto, pero también gran admiración. Me quedo con esto último. En una conversación telefónica hace dos semanas pregunté al todavía candidato Griñán si se planteaba alguna operación transversal, similar a las que hizo hace dos años Sarkozy, cuando llegó a la Presidencia de la República Francesa y sumó a su primer gobierno de centro derecha personas procedentes del campo socialista. ¡Y me dijo que no, el muy pillo!

Les recuerdo que el presidente galo tiró tanto del fondo de armario del Partido Socialista francés que se echó una novia que había apoyado a Ségolène Royal, Carla Bruni. Y entretanto nombró ministro de Exteriores a Bernard Kouchner, fundador de Médicos sin fronteras en 1971 y uno de los ciudadanos más admirados de Francia; por cierto, antiguo militante del Partido Comunista y por aquel entonces en las filas del Partido Socialista. Del PS echaron a Kouchner en el acto, igual que ha hecho ahora Izquierda Unida con Rosa Aguilar, por entrar en un gobierno socialista. Y, dicho sea de paso, no creo que Kouchner o Aguilar sean tránsfugas: no se han quedado con el escaño de nadie.

Para IU ya nada volverá a ser lo mismo. El aparato del PCA apartó a la brillante Concha Caballero y ahora ve como se aleja su dirigente más popular y prestigiosa. Con Aguilar se van muchos votos. Es una pena que Andalucía camine hacia el bipartidismo. El Parlamento estaba más completo con cuatro partidos. Pero en fin, las minorías comenten sus errores y la simultaneidad de las elecciones generales y autonómicas hace el resto. Ya que estamos con este asunto, no me gustó que en el debate del miércoles Griñán ignorara el reto de Arenas de que no volvieran a coincidir las elecciones nacionales y regionales. Y eso que el PP ofreció la abstención a cambio de ese compromiso. Mala señal.

En el futuro, hay aspectos de la vida pública que no deberían repetirse: por ejemplo, el truco del antiguo presidente de abolir las elecciones autonómicas al convocarlas siempre en simultáneo con las generales. Si es verdad lo que dijo Griñán en su discurso de investidura de que quiere un nuevo impulso en la región; fomentar la convivencia, el desarrollo, la competitividad y el dinamismo, o que pretende una Andalucía exigente consigo misma, entonces deberá atreverse a convocar en 2012 elecciones en solitario para que por primera vez en más de 20 años haya un debate profundo sobre la realidad de esta tierra y su porvenir.

Y, de camino, si el nuevo presidente quiere de verdad una Andalucía alejada del tópico, ciudadanos inteligentes y críticos, y atender las demandas de las clases profesionales urbanas, entonces no le vale la televisión pública regional que se ha hecho hasta ahora. Ahí si que hay terreno para la transversalidad.

Rosa Aguilar: Andalucía camina hacia el bipartidismo

Ignacio Martínez | 23 de abril de 2009 a las 9:59

Entre el poco gas que tiene Izquierda Unida y el fichaje de su principal activo por el PSOE, el Parlamento de Andalucía camina hacia el bipartidismo. Ha sido una jugada maestra de José Antonio Griñán meter a la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, en el Gobierno andaluz. Tiene merecido prestigio ganado como portavoz de IU en el Congreso y como alcaldesa de su ciudad. Pregunté hace unos días al entonces candidato si pretendía hacer algún movimiento transversal al estilo de los de Sarkozy y me tiró el balón fuera: “Aquí no hay personalidades como Bernard Kouchner [socialista y ministro de Exteriores del gobierno conservador francés] que entraran en ese esquema”. Anda que no. Rosa Aguilar, además, sería una candidata del PSOE estupenda en el 2012, aportando varios diputados por esa provincia. Griñán se presentaría a la reelección por Sevilla. Digo yo.

Otra película es la de IU. Laminado el PA por errores propios y ajenas coincidencias de elecciones, le llega el turno de achicarse a los comunistas y afines. El conglomerado de IU, ausente de un liderazgo que anime a afiliados y simpatizantes, va a sufrir un duro golpe. Se deshicieron a la brillante Concha Caballero y se les va Rosa Aguilar. Malo. Y una pena: el Parlamento estaba mejor con cuatro que con tres partidos. Está mejor con tres que con dos. Para que se entienda, reducido al absurdo: ¿a que estaría mejor con dos que con un solo partido en la Cámara? Es una lástima, pero las minorías se empequeñecen a marchas forzadas.

Día de la mujer trabajadora

Ignacio Martínez | 8 de marzo de 2009 a las 10:34

Hoy es el día de la mujer trabajadora. Con ese motivo, mi amiga Concha Caballero publica en su blog diez preguntas. Ella dice que sin respuesta, pero no es exacto: son una respuesta en sí mismas. Pueden visitar el blog o leerlas aquí, a su comodidad.

1.- ¿Por qué las mujeres somos invisibles en la crisis económica?
2.- ¿Por qué no se interviene ante las “argucias sutiles y artimañas” con las que se despide a las mujeres, sobre todo a las embarazadas?
3.- ¿Por qué algunos hombres siguen asesinando a sus parejas cuando éstas los abandonan?
4.- ¿Por qué, muchos de ellos, se suicidan después del asesinato y no antes?
5.- ¿Por qué siguen regateando la libre decisión de la mujer de recurrir al aborto?
6.- ¿Por qué las mujeres, incluso las más jóvenes, continúan dedicando más del doble de su tiempo a las labores domésticas que sus congéneres?
7.- ¿Por qué el 90 por ciento de las cuidadoras de enfermos, mayores, discapacitados y dependientes, son mujeres?
8.- ¿Por qué los medios siguen asignando papeles tradicionales a las mujeres en su programación y no hay apenas mujeres que dirijan medios de comunicación?
9.- ¿Por qué no hay mujeres en los ámbitos de decisión económica de los gobiernos y las empresas?
10.- ¿Por qué las estructuras de poder de los partidos y sindicatos son masculinas y cual es la razón de que las mujeres pasen por la política y los hombres se queden?