Archivos para el tag ‘corrupción’

Camps, Griñán y Arenas en entredicho

Ignacio Martínez | 16 de julio de 2011 a las 11:11

El presidente valenciano va a ser procesado por cohecho impropio. Por soborno, para entendernos. Sostiene el juez que Camps y tres de sus colaboradores recibieron regalos por importe de más de seis millones de pesetas, algo menos de 40.000 euros, por parte de la red de corrupción conocida como Gürtel. Y para corresponder a tanta gentileza, le dieron en la Generalitat valenciana contratos por valor de unos siete millones de euros a tan desprendidos mafiosillos. No fueron tres trajes, como ha dicho con desdén Mariano Rajoy en alguna ocasión. En realidad, según la Fiscalía se trata de 39 trajes, 11 americanas, diez pares de zapatos, ocho corbatas, siete pantalones y dos abrigos. Después de haber dicho que pagó los suyos al contado, con dinero que sacaba de la caja de la farmacia de su mujer, la defensa del presidente Camps al final de la instrucción ha mantenido que los regalos los habría recibido en su calidad de presidente del PP de Valencia y no como presidente del Gobierno. Una argucia para aliviar eventualmente la pena.¿Qué dice Rajoy de esto? Nada. Tanto PP como PSOE tienen en casos así varas de medir que cambian por arte de magia. Procesan a tres altos cargos de Interior y toda la artillería pesada del PP, la política y la mediática, exige a Rubalcaba que retire su candidatura a la Presidencia del Gobierno. Procesan directamente al presidente de la Generalitat valenciana y el estado mayor del Partido Popular se pone a silbar. En el PSOE las gastan igual. Griñán se niega a modificar la ley electoral en Andalucía, pero Rubalcaba propone un cambio radical del sistema para las generales, con un colegio nacional para restos. Su modelo para España no vale en Andalucía. Los socialistas no tocan la ley electoral regional, aunque se sacan de la manga que los alcaldes no puedan presentarse. Un atropello: así restan al PP el tirón electoral de sus alcaldes en las capitales. Pero los alcaldes pueden ser diputados en el Congreso, con lo que el PSOE además de oportunista, peca de incoherente.

Y si volvemos al otro campo, Javier Arenas ha protagonizado un culebrón con su declaración de la renta del que debería avergonzarse. Se le llenaba la boca reclamando que nadie ganara más que el presidente de la Junta en la política andaluza, pero resulta que él ingresa casi el doble. En el Debate sobre el estado de la Comunidad se comprometió a entregar su declaración de IRPF. Tras diez días de demora, envió a los medios un acta notarial con algunos rendimientos netos. El asunto espinoso es un sobresueldo de su partido de alrededor de unos 15 millones de pesetas. Y él sostiene que es dinero para gastos de protocolo, donaciones y gastos sociales y lo justifica con 135 facturas, como diciendo que su mujer no es farmacéutica… Finalmente, ayer hizo pública su declaración: 142.69,06 euros de ingresos brutos.

Aquí se predican muchas letanías que no se practican. O, como sostiene el dicho popular, una cosa es pregonar y otra dar trigo.

Manuel Castells: “El politico y los partidos generan el sistema de corrupcion”

Ignacio Martínez | 17 de noviembre de 2009 a las 20:05

Manuel Castells (Hellín 1942), catedrático de Sociología y Urbanismo de la Universidad de Berkeley y director del Instituto Interdisciplinar de Internet de la Universidad Abierta de Cataluña, es uno de los grandes teóricos mundiales sobre la Sociedad de la Información.
Autor de más de una docena de libros, entre los que destaca su trilogía sobre La Era de la Información, acaba de publicar el último, Comunicación y poder. El 29 de octubre fue investido doctor honoris causa en la Universidad de Sevilla.

  • El profesor Carlos Román, fallecido el año pasado, propuso su nombramiento como doctor honoris causa por Sevilla.

Es uno de los mejores economistas regionales que nunca he conocido. Era además excelente persona y un ciudadano comprometido con los problemas del mundo, con su ciudad y su región, por las que hizo mucho como director del Instituto de Desarrollo Regional.

  • ¿Cuándo se conocieron?

Hace tres décadas, cuando yo era catedrático en Berkeley y él terminaba su doctorado en Stanford. Después colaboramos en muchos proyectos, en particular en el Plan de desarrollo sostenible del entorno de Donaña, del que fue el inspirador de la estrategia económica.

  • Usted subraya que la universidad se justifica en último término por la formación de los estudiantes.

-La labor investigadora es esencial como productora de conocimiento.
Pero lo que justifica la existencia de la universidad, desde su origen, es la formación de estudiantes.

  • ¿El profesor universitario español es poco aficionado a dar clase? -No se puede generalizar.

También depende del interés de los estudiantes. Yo creo que hay círculos virtuosos y viciosos. El interés de unos estimula al de otros y viceversa.
En cualquier caso, la responsabilidad es de las autoridades de la universidad que deben exigir el cumplimiento estricto de las obligaciones académicas.

  • El circulo virtuoso que usted preconiza entre universidad, innovación y empresa no acaba de funcionar en España. En la universidad se hace mucha investigación básica y poca aplicada.

La investigación básica es esencial. Sin fuente de conocimiento no se puede aplicar conocimiento. La investigación aplicada debería ser hecha en las empresas o en centros conjuntos universidad empresa, como ocurre en Estados Unidos. El gran problema de la investigación española es que las empresas investigan mucho menos que en los países de nuestro entorno.

  • ¿Los empresarios españoles se fían realmente de los investigadores universitarios?

En general no, salvo en los sectores de TIC y la biotecnología.
Es un error grave, porque así nunca serán competitivos. El problema también es la composición sectorial de la empresa española: para hacer especulación inmobiliaria, mejor no tener universitarios.

  • ¿La galaxia de internet llegará a producir un hombre nuevo global, similar en todo el planeta?

Absolutamente no. La evolución social es hacia un incremento de la diversidad cultural, no a la unificación, como muestran las encuestas comparativas. La economía es global, la cultura es local y específica.

  • ¿Entre los jóvenes también?

Hay similitudes de comportamiento en la cultura joven relacionada con Internet y los móviles. Se puede hablar, empíricamente, de una cultura joven digital global. Se establece una red de comunicación que intercambia experiencias y se superpone a las identidades locales, que siguen siendo dominantes. No es la tecnología la que hace la cultura, sino la cultura la que se apropia la tecnología.

  • ¿Qué diferencias encuentra entre un ciudadano europeo, uno norteamericano y uno chino?

No hay ciudadanos europeos, cada uno es de su padre y de su madre. Es frívolo generalizar, pero en principio un norteamericano parte de él mismo, no de pedirle algo al gobierno. Mientras que en España se suele tener una mentalidad de funcionario y asistido. Y en China se desconfía de cualquier cosa que no sea la propia familia. Y, por cierto, las tres culturas piensan que son mejores que las otras.

  • ¿La Unión Europea podrá convertirse en una federación de estados, con una unión política, para completar el mercado único y la divisa común? ¿O resulta utópico?

No es utópico, es imposible. Ni la quieren los ciudadanos, que confían en las instituciones europeas aún menos que en sus propios gobiernos; ni lo desean los políticos, que no quieren perder el control de sus mecanismos de poder nacionales; ni le apetece a los países pequeños, que no quieren ser fagocitados por Alemania o Francia. Y los británicos bloquearán cualquier intento de supranacionalidad porque sienten su identidad y su economía amenazadas por las tradiciones estatistas europeas.

  • ¿El afán integrador europeo sucumbe ante las tensiones nacionalistas y localistas en los estados?

Lo realmente fuerte y arraigado es lo nacional y sobre todo lo local y lo regional. Europa es simplemente una construcción de intereses económicos y tecnológicos para poder negociar en un mundo globalizado. Pero sólo a partir de la co-nacionalidad. Los datos de opinión y los análisis de expertos muestran la ausencia de un auténtico proyecto político europeo. Por eso fracasó la Constitución y por eso convirtieron las élites en un Tratado los elementos de convergencia. Pero habrá reacciones en contra si se trata de avanzar en la supranacionalidad.

  • ¿Esto es algo que se ahorran los norteamericanos o se lo pierden?

Los norteamericanos federaron sus estados, que eran muy diferentes, hace siglo y medio, e incluso hicieron una guerra atroz para conseguirlo.

Combinan lo local, lo regional, lo nacional y lo global de forma más eficiente que cualquier otro país.
No es que lo puedan hacer porque sean más poderosos, sino que son más poderosos porque hicieron la más inteligente y flexible construcción constitucional.

  • Su trabajo con Peter Hall Andalucía: Innovación tecnológica y desarrollo económico tiene ya 15 años. ¿En qué acertaron o erraron?

Acertamos en la necesidad de una modernización tecnológica como factor clave del desarrollo, que se plasmó en el programa Segunda Modernización de Andalucía. Erramos en la capacidad de innovación empresarial, que era mucho más limitada de lo que evaluamos, puesto que la actividad dominante ha continuado siendo la construcción, el turismo de baja calidad y el pelotazo inmobiliario.

  • ¿Cuál es la tarea pendiente?

Ver como las iniciativas modernizadoras pueden articularse con los emprendedores jóvenes, que son la verdadera potencia de una Andalucía dinamizada y competidora en el contexto europeo. Tal vez se consiga con esta crisis purificadora que elimina buena parte del capitalismo parasitario y requiere la innovación como salida de la crisis.

  • Usted sostiene que el auge de la ciencia o la técnica debe suponer un aumento de la productividad. Que es el talón de Aquiles de las economías española y andaluza.

El bajísimo crecimiento de la productividad quedó ocultado por el alto nivel de crecimiento conseguido mediante un modelo no sostenible de inversión en el sector inmobiliario y turístico. Esto supuso un crecimiento masivo de empleo poco calificado, cuyo hundimiento ha llevado a la crisis actual.

  • El Gobierno auspicia un modelo de desarrollo sostenible, a base de innovación y energías renovables.

Esa es la única vía estable de crecimiento económico y bienestar social. Sus efectos no son rápidos, por eso hay que darse prisa en lanzar estas políticas, que en parte inició el presidente Chaves. Respecto al Gobierno español, tiene la estrategia adecuada, pero algunas de sus decisiones contradicen la estrategia, por ejemplo la reducción del gasto en investigación, que es simplemente suicida a medio plazo.

  • Andalucía ha crecido en los últimos quince años más que la media nacional y España por encima de la media europea. La dependencia de la construcción ¿dejará estancada nuestra economía 10 años?

No sé si 10 años, pero si no hay un cambio de modelo las mismas causas producirán los mismos efectos. Y, por cierto, la dependencia de la inversión inmobiliaria es la principal causa de la corrupción política.

  • En materia de corrupción política ¿qué es antes el huevo o la gallina, la extorsión del político o el maletín del empresario?

Es un sistema que se autoreproduce. Yo diría que lo esencial es que el político y los partidos generan el sistema, porque si no hubiera posibilidad de corromperlos, el empresario se guardaría muy mucho. Incluso a veces hay casos en que si no corrompes no puedes hacer negocio, porque es el peaje a pagar.

  • En este campo, ¿somos distintos de otros europeos? ¿Y los europeos, distintos de los americanos? Usted lo analiza en su último libro.

Corrupción hay en todas partes, menos en Escandinavia, salvo casos aislados. Pero lo propio de España es que la estructura de partido es muy cerrada, son los aparatos los que hacen las listas y los ciudadanos tienen pocas opciones. Tras monopolizar el poder de decisión, los partidos están en condiciones de protegerse a sí mismos, salvo cuando uno utiliza la corrupción para atacar al otro. Pero en términos generales, la corrupción política es la regla en el mundo, no la excepción, aunque bajo distintas formas, como se puede ver en los datos de Transparency International, la ONG independiente que analiza los índices de corrupción.

  • ¿Hay una crisis de liderazgo en Europa? Hace 20 años gobernaban Thatcher, Kohl, Delors, Mitterrand, González, Andreotti. Parecen de otra galaxia.

No hay que idealizar a los líderes pasados. Mitterrand era un Maquiavelo sin escrúpulos. Andreotti subió, según dicen, apoyado por la Mafia; Berlusconi, de hecho, le supera en capacidad de liderazgo dentro de un estilo aún más corrupto. Thatcher centró su primera fase de liderazgo en intentar cargarse a los sindicatos, aunque no lo consiguió. Y así, muchos.

  • Y ahora, ¿qué ocurre?

Falta credibilidad en la clase política actual; en todos, sin distinción. Por eso el único líder reconocido que hay en el mundo, Obama, es alguien que emergió desde fuera del establishment político y movilizó a los excluidos del sistema, sobre todo jóvenes, y sigue teniendo dificultades cada vez que se enfrenta a los políticos tradicionales de su propio partido para hacerles cambiar. El gran problema del mundo es que la crisis de credibilidad de los políticos nos deja sin instrumentos para gestionar las crisis económicas, sociales y medioambientales con que nos enfrentamos.

  • ¿Y el choque de las civilizaciones? Saramago ha escrito en su blog que las tesis de Huntington merecían un estudio más atento, porque lo más probable es que las civilizaciones sigan chocando.

Saramago, que es un gran poeta y escritor, ha dicho muchas tonterías sobre el resto de temas y ésta es una más. La tesis del choque de civilizaciones ha sido desmontada por investigadores serios de la cultura y la historia en todo el mundo. Es una burda racionalización del colonialismo como acción civilizadora. Lo que ocurre, como he analizado en mi obra, es que las identidades son principios fundamentales de resistencia a una globalización sin control. Y cuando se exacerban llevan a la confrontación violenta.

  • No siempre pasa.

La civilización china no tiene problemas para coexistir con la occidental. Y por cierto no existe la civilización occidental, porque entre la cultura anglosajona y la española el choque de civilizaciones es racionalizar las acciones terroristas de Bush y de Ben Laden, almas enemigas gemelas que comparten esa tesis a la que se apunta Saramago.

Más vale malo conocido

Ignacio Martínez | 16 de noviembre de 2009 a las 8:08

Los políticos se toman muy a pecho hacerse un hueco en el aprecio de los ciudadanos, pero se olvidan de seducirlos. La estrategia del ventilador, aquella que dice que el adversario es peor que uno, surte efecto pero es reversible: al competidor también le funciona. Así que los españoles van poco a poco dejando de tenerle ley a sus gobernantes e instituciones. ¿Con qué se quedan? Con lo más cercano, según una encuesta recién salida del horno del Centro de Investigaciones Sociológicas. Los ayuntamientos son lo más apreciado por los 4.000 consultados en 51 ciudades distintas. Por ser más preciso, la escala de mejor a peor la encabezan los servicios municipales, seguidos de ayuntamientos, gobiernos regionales y Gobierno de la nación.

A medida que el ámbito de actuación se aleja del ciudadano, éste pierde interés y afecto por la causa. Ayer, en este diario, Manuel Castells explicaba que es imposible que Europa consiga una unión política, porque no la quieren los ciudadanos, que confían en las instituciones europeas aún menos que en sus propios gobiernos; ni los países pequeños, que temen ser fagocitados por Alemania y Francia; ni los políticos, que no quieren perder el control de sus mecanismos de poder nacionales. Es una opinión, pero ahí queda. Con estos antecedentes, tiene mucha importancia el informe que a finales de febrero próximo entregue Felipe González a los líderes de la UE en una cumbre informal que se celebrará en Sevilla. González preside un grupo de reflexión sobre el futuro de la Unión Europea en el que están el ex presidente polaco Lech Walesa, el ex comisario italiano Mario Monti, el periodista británico Richard Lambert, ex director del Financial Times, y un arquitecto holandés, un economista austriaco, un catedrático danés, un alcalde alemán y una sindicalista francesa.

Esperemos que estas nueve sabias personalidades hagan aportaciones que saquen a los europeos de su letargo. En la encuesta mencionada más arriba el peor dato es que un 71% de los consultados afirma no haber participado jamás en reuniones de tipo político. El personal tiene otras inquietudes, mayormente relacionadas con el empleo y la crisis. Lo dice otro estudio, con el que el CIS nos sorprendió la semana pasada, en el que los políticos salían muy mal parados: eran el cuarto problema del país, tras el paro, la economía y la inmigración, ¡por delante del terrorismo! Los numerosos casos de corrupción que se han conocido en las últimas semanas han arruinado la imagen de la clase política. Lo curioso es que la mayor parte de estos escándalos de corrupción tienen su origen en gestiones municipales de diverso tipo, con lo que los resultados de ambas encuestas son abiertamente contradictorios. Al final, va a tener razón el refrán: el español piensa que más vale malo conocido que bueno por conocer.

Zapatero y Rajoy, en la cara oscura de la Luna

Ignacio Martínez | 5 de octubre de 2009 a las 9:00

 

En su viaje interplanetario, Zapatero ha entrado en la cara oscura de la Luna. Dos encuestas publicadas ayer por La Vanguardia y El País le daban claro perdedor si las elecciones generales se celebrasen ahora. Las muestras se parecen como dos gotas de agua. El periódico catalán establece el vuelco electoral en escaños: se pasaría de los 169 diputados socialistas y 154 populares actuales a 169 del PP y 151 para el PSOE. En porcentajes, ambos coinciden en que la candidatura de Rajoy ganaría dos puntos y medio respecto a las elecciones de marzo de 2008 y la de Zapatero bajaría seis. Los catalanes de CiU y los vascos del PNV también pierden confianza entre los electores. Y los más beneficiados son Izquierda Unida y UPyD, que sumarían un 10% entre los dos.

Entre los ministros, sólo aprueba Alfredo Pérez Rubalcaba y Aído es el farolillo rojo, suspendida hasta por los votantes socialistas. Dos de cada tres consultados desaprueban la gestión de la crisis que realiza el Gobierno y un porcentaje similar cree que el PP ni ayuda ni hace propuestas concretas para salir de esta situación. Una aplastante mayoría opina que la subida de impuestos es perjudicial para la recuperación económica y que la pagarán los trabajadores y las clases medias. Por otro lado, un 65% piensa que Rajoy no actúa correctamente ante las acusaciones de corrupción a su partido.

El resultado de estas encuestas confirma el diagnóstico de que el país está falto de liderazgo en los dos campos políticos principales. Además, ninguno de los máximos dirigentes de los dos grandes partidos se muestra diestro en la navegación con el viento en contra. Zapatero intentará que pase el temporal antes de arriesgarse a convocar elecciones. El calendario previsto empieza con las catalanas en 2010, seguidas de las municipales de 2011 y las generales y andaluzas en 2012. Si la figura de Zapatero continúa degradándose nos podemos encontrar con que el PSOE andaluz se atreve a convocar unas elecciones regionales en solitario, algo que sólo se ha producido dos veces desde el inicio de la autonomía en 1982. Lo haría por su interés, pero sería una buena ocasión, treinta años después, para hacer un balance de la realidad andaluza y su futuro sin la contaminación del debate nacional, como ha sido la norma durante los 18 años de mandato de Manuel Chaves. Pero esa ya es otra historia.

De momento lo que sabemos es que los populares le sacan cuatro puntos a los socialistas, uno más que en las elecciones europeas de junio. Hoy día, sólo uno de cada cuatro españoles confía en el presidente del Gobierno; pero el jefe de la oposición está aún peor en aceptación personal, con el respaldo de uno de cada cinco ciudadanos. Rajoy parece acompañar a Zapatero en el módulo lunar.

Brotes

Ignacio Martínez | 10 de mayo de 2009 a las 9:16

Hay frases que hacen fortuna con facilidad. El presidente de la Reserva Federal norteamericana Ben Bernanke ha puesto de moda una idea; ve brotes verdes en la economía estadounidense. Pero hay brotes de muchos otros tipos. Por ejemplo, los brotes psicóticos, que padecen quienes sufren delirios o alucinaciones. Como los responsables de un curso de verano sobre Periodismo y corrupción de la Universidad Rey Juan Carlos, que habían invitado a participar como experto en la materia a Julián Muñoz, el ex alcalde delincuente de Marbella. Los responsables del curso pensaron que con Muñoz llamarían la atención. Han aplicado el baremo de selección de personajes de los reality show de la televisión basura. Pero el escándalo ha sido monumental y han desistido.

Otros brotes, como el de la gripe porcina, han contado con el entusiasmo de la prensa y han generado una alarma mundial. El resultado práctico de la nueva gripe, bautizada como A, ha sido hasta ahora bastante benigno. La gripe común mata a varias decenas de miles de personas en Europa todos los años. La porcina todavía no se ha manifestado tan mortal.

Los brotes verdes sin discusión son las realizaciones de hombres excepcionales, como Javier López de la Puerta, promotor de numerosas aventuras empresariales y fundador de la principal escuela de negocios de Andalucía, el Instituto Internacional San Telmo. Falleció el pasado jueves sin que durante todos estos años le concedieran la medalla de Andalucía, ni le nombraran hijo predilecto. No sé en qué estaban pensando los responsables de estas distinciones, la verdad.

Convertida en moneda común, la frase de Bernanke ya la tenemos en la munición que gasta la nueva vicepresidenta de Economía del Gobierno español, Elena Salgado. Si se quiere ser optimista hay datos que acompañan, como que los bancos se están prestando bastante más dinero que hace seis meses y a precios mucho más baratos. O que el Íbex 35 cerró el viernes en 9.408 puntos, un 2,31% más que a primeros de año. Eso sí, la estadística del paro invita al pesimismo. Es el brote del desempleo.

Tolerancia 0,0

Ignacio Martínez | 4 de marzo de 2009 a las 10:38

”El

 

Las casas ilegales de Alcaucín suman una superficie equivalente a 34 campos de fútbol, según contaban Esperanza Codina y Maite Cortés el lunes en los diarios del Grupo Joly. Son 350.000 metros cuadrados mal contados; una superficie inabarcable a simple vista, en el último pueblo andaluz en el que se ha descubierto un caso de corrupción ligada al urbanismo. Esta vez toca alcalde socialista. Y se repite la consabida parafernalia: expulsan del partido al prócer local, que resulta ser albañil y flamenco, y los preclaros líderes dicen que aplican la conocida doctrina de la tolerancia cero con la corrupción. Falso.

Los alcaldes socialistas de la comarca malagueña de la Axarquía montaron un motín contra las medidas de regulación urbanística de la consejera Concha Gutiérrez y su equipo en la pasada legislatura. Los amotinados contaron con la inestimable comprensión del aparato del Partido Socialista en los locos años 2000, en un momento en el que parecía que el urbanismo era la panacea que iba a curar todos los males de la economía andaluza. La consejera era una talibana peligrosa según los amotinados y sus comprensivos dirigentes. Ahí es donde la tolerancia empieza a no ser cero. Esto es como la cerveza sin alcohol. La sin tenía normalmente 0,5, 0,2 o 0,1% de alcohol, hasta que San Miguel sacó la 0,0. La tolerancia contra la corrupción más bien habría que ponerla en el capítulo de las cervezas light; la de Cruzcampo tiene un 2,4% de alcohol, la mitad que una normal. Así sí.

Al aparato regional socialista no le pareció mal que Barrientos tuviera de lugarteniente en Estepona a José Ignacio Crespo, el mismo que lo había sido con el hijo de Jesús Gil. Los dos acabarían imputados en la Operación Astapa. Eso es tolerancia light en el mejor de los casos. ¿Y saben por qué ocurre? Porque hay que presentar a los compañeros que sacan votos, hay que ganar alcaldías, conseguir el poder en las diputaciones, auténticas maquinarias de colocación y articulación de los partidos. Es evidente que lo del dinero debajo del colchón no se sabía. Pero las posturas conocidas en Alcaucín y otras localidades deberían hacer recapacitar a un partido que presume de la tolerancia cero.

Lo peor del asunto es que estos munícipes están equivocados. Piensan que la construcción va a garantizar el desarrollo de sus pueblos, pero dos catedráticos de Economía, Sánchez Maldonado de Málaga y Suárez Pandiello de Oviedo, han establecido en un trabajo reciente que el urbanismo genera el 32% de los ingresos municipales, pero supone un gasto equivalente al 36%: agua, calles, carreteras, alumbrado, basuras, bomberos, jardines, autobuses… La planificación urbana es imprescindible, aunque un alcalde consiga muchos votos dejando hacer a sus vecinos. Necesaria, aunque los aparatos dejen hacer a sus alcaldes. Pero ya que dejan, por lo menos cuando los pillan, deberían evitar decir lo de tolerancia cero. Por pudor, más que nada.

Camps tiene razón

Ignacio Martínez | 19 de febrero de 2009 a las 11:55

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, tiene razón cuando dice que la filtración permanente de parte del sumario que instruye el juez Garzón es un proceso mediático sin garantías. El sumario no debería ser secreto. Y si hay aforados Garzón debería inhibirse del caso en favor de los tribunales superiores de justicia de las comunidades autónomas de Madrid o Valencia. Dicho esto, la trama de corrupción que se ha alimentado y crecido por su vecindad con el PP, en particular en la Comunidad de Madrid, tiene muy mala pinta. Así que los dirigentes populares tienen razón en que las formas no están siendo las correctas, pero no la tienen en plantear que esto es una persecución política o una causa general contra el PP. Además de criticar la cacería de Bermejo con Garzón y de exigir la inhibición del juez, el propio Partido Popular debería estar investigando en su seno qué es lo que hay y contándoselo a la sociedad española y al juez. Así ganaría más credibilidad.

Basura de Marbella para consumo nacional

Ignacio Martínez | 30 de noviembre de 2008 a las 12:12

La Andalucía picaresca, una vez más ha sido líder nacional. El delincuente más famoso de España se ganó delante de todos los españoles, por una horita de televisión, 350.000 euros. La cifra la confirmaron en el programa. En bolsas de basura, al peso, serían unos 60 millones de pesetas mal contados. Estos personajes de los bajos fondos, salen de la cárcel después de 27 meses y se hacen todavía más ricos con la cooperación necesaria de una televisión basura; en este caso, Telecinco 5. Julián Muñoz no pudo ir a Madrid a cumplir con su contrato en la noche del viernes, porque en buena hora no le dejó la junta de tratamiento penitenciario de la prisión de Alhaurín de la Torre. Está todavía en el tercer grado. Así que presentador, cámaras, unidades móviles y delincuente invitado actuaron desde Málaga, para transmitir al mundo el mensaje del antiguo valido de Jesús Gil.

Uno de los tertulianos que estaban en Madrid lo comparó en un momento determinado con un telepredicador, por su discurso de iluminado. Sedado por algún medicamento, la meditación trascendental o por la terapia carcelaria, Muñoz intentó dar la idea de estar arrepentido de sus pecados y pecadillos. Llegó a decir que al menos el último año de cárcel ¡le hacía falta!, porque había cometido muchísimos errores. Pero le traicionaron sus instintos. Afirmó que Jesús Gil, durante algún período de su mandato, fue el mejor alcalde que ha tenido Marbella.

Sus historias sentimentales eran, al parecer, el principal objeto de interés de la audiencia, que fue notable: un 20,7% de los espectadores, 2,67 millones de personas, siguieron el programa. Pero lo cierto es que Muñoz no dijo gran cosa ni de ese asunto ni de los delitos que ha cometido; los ya juzgados y los muchos por dilucidar. Transmitió semblante de hombre triste y solo, se mostró comprensivo con la prensa que le ha acosado en los últimos años y con la policía que le detuvo. Y, cómo no, intentó lavar su imagen: “Yo nunca me he llevado una comisión; no me he llevado una bolsa de basura con dinero a mi casa; de hecho, ningún juez me ha condenado por eso”.

Lo de las bolsas de dinero fue su mujer, Maite Zaldívar, la que lo dijo en la televisión y después al juez del caso Malaya. Y lo de las comisiones fue Jesús Gil (el mejor alcalde que ha tenido Marbella, según él), quien lo soltó en un cara a cara espectacular entre ambos en agosto de 2003. También en la televisión, curiosamente. Es cierto que todavía ningún juez le ha condenado por estas cosas. Pero está procesado en múltiples casos, como el Malaya, en los que sí se le acusa de cohecho y blanqueo de capitales. El viernes dijo que no se consideraba un alcalde corrupto porque no le habían demostrado que se había quedado con dinero. Con el diccionario en la mano, la decena de condenas por delito urbanístico que se han dictado contra Julián Muñoz, no sólo lo convierten legalmente en un delincuente, sino también lo definirían como un corrupto. Dice la RAE que corromper es “alterar y trastrocar la forma de algo”. Y trastrocar es “mudar el ser o estado de algo, dándole otro diferente del que tenía”. Y el código penal del 95 tipificó el delito urbanístico, que antes no existía, como una moderna forma de prevaricación y corrupción. Expertos de prestigio, como el magistrado del Supremo Martín Pallín, sostienen que detrás de los delitos urbanísticos hay otros como cohecho, malversación de caudales públicos o tráfico de influencias. Lo que significa que los concejales que mudan el estado de un suelo no lo hacen nunca por amor al arte. Julián Muñoz sí, es vino a decir que los delitos urbanísticos por los que ha sido condenado, fueron por amor al arte.

Los delitos económicos son fáciles de ocultar y complicados de investigar. Pero a Muñoz le esperan acusaciones que ya no le facilitarán arreglos como hasta ahora con una Fiscalía precaria, tardía y benévola que ha preferido pactar penas reducidas de cárcel, sin multa alguna, para ahorrase las vistas de los procesos. Lo que significa que los daños causados al pueblo de Marbella por los delitos urbanísticos nadie los subsana. Aquí no se aplica el artículo 326 del código penal, con la demolición o reparación de las infracciones. Tampoco se utiliza el artículo 193 de la Ley de Ordenación del Territorio de Andalucía, que establece el procedimiento de reclamación a las empresas, funcionarios o autoridades que hayan violado las leyes urbanísticas. Ni la Judicatura, ni el nuevo Ayuntamiento, ni la Fiscalía actúan. Tele 5 interviene en solitario: sirve la basura de Marbella, para consumo nacional.

Estepona también (29/6/2008)

Ignacio Martínez | 25 de julio de 2008 a las 18:06

(Publiqué este reportaje el 29 de junio. Hay quien se ha interesado por él y no lo encuentra, aunque está en este web, en la entrada de RdA. En todo caso, para más comodidad, lo cuelgo en el blog).

El fiscal del caso Astapa sostiene que el Ayuntamiento de Estepona funcionaba según el patrón de Marbella. El modelo de gestión del maestro Jesús Gil ha hecho escuela, porque ha situado los resultados aparentes e inmediatos de los municipios de la Costa del Sol en un horizonte inalcanzable con la legislación, las reglas de juego democráticas y los métodos tradicionales de la Administración. En los últimos veinte años no sólo ha dado un cambio copernicano la economía local a lomos del caballo desbocado de la construcción, sino que también ha calado hondo la idea de Gil de que los ayuntamientos hay que gestionarlos con criterios de empresa privada. El beneficio, el dinero, se han convertido en la pieza angular de un patrón de gobierno. Los medios no importan tanto como los resultados. El modelo marbellero tiene su punto de partida en una exagerada voracidad financiera del ayuntamiento. Lo cuentan distintos interlocutores en la Costa.

–Ser honrado es muy fácil o muy difícil. Eso es así en Estepona y en todas las marbellas de España.
–En Estepona se ha llegado a pedir 3.000 millones de pesetas por una recalificación.
–Yo he visto pedir más.
–¿En Estepona?
–No. En Marbella.

Insuficiencia financiera

“En una situación de bonanza, el dinero no hay quien lo pare”. La frase es de un observador de los cambios sociales ocurridos en la Costa del Sol desde que Jesús Gil consiguió 19 de los 25 concejales de Marbella en 1991. “El dinero es incontenible, le puede al político, le rebasa”. La debilidad económica de los ayuntamientos, denunciada por alcaldes de todos los signos políticos, inequívocamente democráticos, es el envés de la moneda. Es urgente un pacto local de ámbito nacional y regional. Pero no acaba de llegar. Y, mientras, está tan arraigada la idea de extrema necesidad de los ayuntamientos en el inconsciente colectivo, que toda maniobra para hacer dinero, aunque no se ajuste a la ley, es considerada legítima y tiene el beneplácito de la opinión pública y hasta de la oposición en muchos casos. En Estepona, algún reconocimiento de deuda, de obras ejecutadas sin contrato y sin concurso en el mandato de coalición entre socialistas y gilistas de 2003 a 2007, ha contado con la comprensión de la oposición.

Los operadores de la Costa tienen acuñado el término corrupción institucional para definir las irregularidades blancas, aquéllas en las que no hay blanqueo, ni dinero para el bolsillo del munícipe, ni financiación de partidos. Sólo el bien común, o dicho con un eslogan simplista, “lo mejor para el pueblo”. Éste es el inicio de todos los problemas. Y eso es posible porque la mayor parte de las decisiones de planeamiento dependen de la discrecionalidad del responsable municipal, mientras que la disciplina urbanística, las licencias de obra son procesos reglados, que deben atenerse a unos determinados criterios.

–Se habían creído que el problema estaba sólo en Marbella, después se encontraron con lo de Manilva.
–Y ahora, Estepona también.
–Se veía venir.
–Pero hay más.
–Hay mucho más, hay un modelo de gestión que escapa al Estado de Derecho.
–Ahí los tienes. Malaya en Marbella, con alcaldes gilistas como Julián Muñoz y Marisol Yagüe implicados, y la socialista Isabel García Marcos; Hidalgo entre Marbella y Estepona; Astapa en Estepona, con el alcalde socialista Barrientos imputado; Ballena Blanca entre Marbella y Manilva, con el alcalde gilista Tirado procesado.
–Y, además, está el caso Troya en Alhaurín el Grande, con el alcalde popular Juan Martín Serón empapelado.
–Astapa se parece a Troya.
–Más bien, está entre Troya y Malaya.
–Pero aquí no hay un Roca.
–No. Hay varios.

Un prestigioso profesor de Derecho administrativo de la Universidad de Málaga lamenta este nuevo escándalo, porque va a terminar de echar de la política local a la gente de valía, que va a salir huyendo de todo lo público. Este mismo testigo privilegiado de lo que ocurre hace una advertencia: “Estamos en un Estado de Derecho, no en un Estado policial. Cuando la Policía o la Guardia Civil intervienen, ya el daño está hecho. Hay que establecer controles previos, con sutileza y cirugía. Si no, vamos a estar al nivel de los países del África subsahariana, ni siquiera como los del Magreb”.

–Los aprendices de Gil se han animado, porque han visto mucha impunidad.
–Gil ha hecho mucho daño a la autonomía local y la ha puesto en entredicho.

Isabel Conejo, la juez que instruye el caso Estepona, sostiene que Antonio Barrientos era el cabecilla de una red dedicada a obtener fondos de promotores y empresarios para financiar actividades tanto públicas como privadas y para enriquecerse personalmente. Entre las actividades privadas se incluía la financiación del propio Partido Socialista, no se especifica en qué grado. La existencia de unas cajas de seguridad en los bancos para guardar dinero B recaudado a las promotoras fue denunciada en 2004 en Estepona por el concejal del PP Ignacio Mena. Y negada entonces por el alcalde socialista Antonio Barrientos y por su lugarteniente gilista José Ignacio Crespo, ambos imputados. Aunque Mena y su informante se ratificaron ante la Fiscalía, la existencia de estas cajas también ha sido desmentida ahora ante la juez por Francisco Zamorano (PSOE), concejal de Hacienda también imputado. Crespo fue primer teniente de alcalde durante la Alcaldía de Jesús Gil Marín entre 1995 y 1999 e hizo el mismo papel con Barrientos entre 2003 y 2007.
La entrada en vigor en 2003 de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía obligó a los operadores en la Costa a innovar los procedimientos. La LOUA estableció que los ingresos por convenios urbanísticos debían dedicarse a patrimonio municipal de suelo y no podían utilizarse hasta que se aprobase la modificación pactada. Sin ánimo de señalar a ningún ayuntamiento en concreto, el modelo de gestión estableció dos métodos de recaudación. El primero, satisfacer necesidades municipales en seguridad, limpieza, ambulancias o bomberos.

–Me compras una UVI móvil y te firmo este convenio.

Desde que Jesús Gil Marín llegó a la Alcaldía de Estepona en 1995 hasta que terminó la coalición roja/colchonera de Barrientos y Crespo en 2007 se firmaron en la ciudad convenios para realizar 120 modificaciones de elementos en el plan general, por una cantidad de metros cuadrados incuantificable. Millones de metros. Alguna de esas modificaciones, como la de la zona Este, equivale a uno o dos nuevos PGOU. Barrientos llevó a pleno 20 convenios el día antes de la entrada en vigor de la LOUA, para poder disponer del dinero sin las nuevas restricciones legales. Esta medida levantó la irritación de la secretaria provincial, Marisa Bustinduy. Todo el mundo dice en Estepona que “Barrientos presumía de tener valedores en Sevilla”. Motivo por el cual, hay dirigentes del PP que hasta exoneran de responsabilidad a la jefa socialista de la provincia de Málaga. Aunque también puede ser que lo hagan para cobrarse una pieza mayor, en la dirección regional del PSOE o en el Gobierno andaluz. En todo caso, la presencia de una hija del presidente del Senado, la abogada Patricia Rojo, como gerente de Urbanismo era frecuentemente invocada por el alcalde para despejar las críticas del partido.

–Hubo un momento, en 2004 en que Marisa le dijo a Barrientos que se habían acabado los convenios.
–Pero cuando el alcalde se lo dijo a Crespo, el líder del PES le invitó a comer y le explicó que ya tenía una moción de censura preparada.
–Y Barrientos recondujo la situación.

Desarticulación institucional

La presencia de Rojo en el Ayuntamiento también alienta una conexión vasca. La caja de ahorros de Guipúzcoa, Kutxa, es actualmente la propietaria del 100% de la empresa Valle Romano, una de las más dinámicas en la localidad, y cuyo ex consejero delegado está imputado. Pero aquí han operado otras empresas nacionales como la cordobesa Prasa, cuyo presidente también está imputado. En la lista de implicados por la juez figuran los patrones de las empresas locales Agrojardín y Codelsa.

El tren de vida de Estepona y los cuantiosos ingresos municipales vía urbanismo no han impedido que el Ayuntamiento tenga una deuda acumulada de unos 100 millones de euros. No es mucho, si se considera que un buen año el municipio podría ingresar esa cantidad por los convenios. Pero en pesetas suena muy fuerte: 16.638,6 millones. La deuda acumulada en Marbella durante los 16 años de reinado gilista multiplica esa cantidad por más de cinco. Estos déficits están ligados a plantillas claramente sobredimensionadas, de más de 3.000 personas en Marbella y de 1.300 a 1.600 en el caso de Estepona. La cifra precisa es difícil de saber. Hay concejales esteponeros que dicen que son 1.600, pero fuentes sindicales concretan que son 800 en las empresas municipales y 500 funcionarios. En ninguna de las dos localidades hay una relación de los puestos de trabajo, una plantilla orgánica articulada con sus jefaturas de servicio y negociado, como ocurre en la Administración general del Estado. El modelo reinante ha acabado con ese esquema. Roca adelgazó la administración oficial en Marbella y creó una paralela.

Éste esquema forma parte del modelo: los ayuntamientos son las principales empresas locales y si dan mucho empleo se convierten en un bien social por sí mismos, con independencia del resultado de su gestión. Gil demostró que esto genera un clientelismo muy rentable. Sus imitadores siguen su senda: los empleados municipales pueden convertirse en afiliados del partido del alcalde y éste controla el territorio. Desde 1995 el Ayuntamiento de Estepona ha multiplicado casi por cinco su plantilla, pero en los sistemas de contratación casi siempre ha estado ausente un procedimiento de verificación de mérito y capacidad. Esta es una de las vertientes de la investigación policial y judicial. La juez del caso en auto por el que envió a prisión incondicional al alcalde Barrientos decía que se ha contratado a numerosas personas “por razones de afinidad política, sin seguir los cauces legalmente establecidos”.

La mafia es uno de las leyendas de la Costa del Sol. Sin embargo, los investigadores, políticos, abogados, concejales y operadores consultados para este reportaje opinan que en esta operación de Estepona no se ha detectado blanqueo de dinero susceptible de ser identificado como procedente del crimen organizado.

–Aquí mafia, poca. Aunque hubo un famoso juicio en la Audiencia Nacional contra un turco afincado en Estepona, acusado de ser lugarteniente del más importante narcotraficante de heroína de Europa, que puso en evidencia cómo trabajan algunos bancos. Usted va al banco, da las órdenes verbales, ingresa, transfiere y se lleva el dinero que quiera. Y después la sucursal manda los papeles para su firma a un fiduciario gibraltareño, que administra unas sociedades pantalla.
–Y la Hacienda española no tiene la menor noticia de quién es el dueño.
–Pero vamos, este peculiar ‘modelo’ de financiación municipal en la Costa es doméstico.
–Hay una gran confusión de lo público con lo privado.
–Hay funcionarios que pueden informar una licencia de un señor para el que trabajan.
–Los empleados municipales no declaran su segunda actividad.
Se ha perdido el sentido del servicio público. “No se trata de mangantes, ni chorizos, salvo excepciones flagrantes. Sino de gente con otra ética, en la que existe el bien general, pero no está por encima de los intereses particulares”. Es la opinión de un operador en la Costa. A esto se añade la feroz competencia entre los partidos tradicionales y el afán por captar a los independientes, sean del origen que sean. Hay que sacar más concejales, traer artistas más famosos en la campaña, pegar más carteles… Y las direcciones de los partidos les dicen a los del pueblo: “Buscaros la vida”. Y se la buscan.

Falta de control social

Otra de las características de lo que el fiscal llama el patrón de Marbella es la relajación social que hay en la Costa en torno a la gestión municipal. Hay una pérdida casi absoluta de control social. Los ecologistas y las asociaciones de vecinos, muy organizadas en Marbella, no consiguieron parar a Gil. En Estepona hay grupos tan voluntariosos como minoritarios, con escasa base social.
La segunda cosa que ha propiciado la LOUA en la Costa es la financiación bajo cuerda, el dinero B, del que no hay constancia escrita alguna. El modelo ha adaptado varios métodos para capar dinero negro. Uno es vender los excesos de aprovechamiento a un precio inferior a la mitad de lo que valdría en el mercado, que luego es compensado con lo que la juez del caso Estepona llama “contrapartidas”. Otro camino es cobrar por dar la licencia de primera ocupación, aunque el trámite administrativo no exige ningún documento nuevo.

–Una tarifa de primera ocupación puede estar en 500.000 pesetas.
–Y en algunos sitios pueden llegar a los tres millones.

De hecho, tampoco hay un control transparente de las donaciones en especie, que no se atribuyen a un convenio determinado y de las que el pleno no siempre tiene noticia. Un concejal de la oposición en Estepona, recuerda algún caso en que se ha agradecido al donante su generosidad para con el pueblo, sin más.

La profesionalización de la política es otro de los elementos que ha envenenado el modelo. Una buena parte de la clase dirigente, que vive bien de la política en la Costa, no tiene medios de vida alternativos y ya no compite por sus ideas, sino por tener más medios, por no abandonar el poder. Buena parte de la estructura del modelo patentado por Jesús Gil se basa en la inoperatividad de la jurisdicción contencioso administrativa. El profesor consultado considera escandalosa la falta de implicación de la judicatura y su ineficacia. El retraso de los casos puede ser de cinco, seis o siete años, pero no se toman medidas cautelares. Este mismo experto propone medidas drásticas, como retirar las competencias urbanísticas a los ayuntamientos y definir de manera precisa las competencias municipales en una nueva Ley de Régimen Local.

En el auto de prisión contra Barrientos le imputa los delitos de cohecho, tráfico de influencias, malversación y blanqueo de capitales. Ahora parece un sarcasmo, pero el alcalde le puso en 2003 una querella al concejal del PP Ignacio Mena, por decir que “había convertido el Ayuntamiento en un chiringuito financiero”.

–Le ganó la querella en 2005, en Estepona y en la Audiencia Provincial.
–Eso sí, el honor del alcalde y del Ayuntamiento fue tasado por el juez en 30 euros.
–Ahora Mena va a pedir una revisión de la sentencia.
Hay muchos hilos en la madeja de Astapa de los que tira aun la instructora del caso. Los investigadores siguen preguntando, examinando papeles, encontrando datos sorprendentes.
–Una empresa implicada en el caso Malaya cerró un acuerdo en Estepona en febrero de 2007 con una modificación del plan que suponía hacer 150 viviendas más. Y no aparece el convenio por ningún lado.

Los imitadores de Gil han seguido sus pasos por caminos peligrosos. Han transitado por la misma senda. Y a alguno de ellos esa senda le ha llevado a la prisión de Alhaurín de la Torre. En Estepona, también.

Etiquetas: , , ,