Archivos para el tag ‘Croacia’

Kosovo trae cola en España

Ignacio Martínez | 24 de julio de 2010 a las 10:49

La sentencia del Tribunal Internacional de Justicia sobre la independencia de Kosovo ha traído cola. Kosovo no es Cataluña. O sí. Aquí en España, todos entramos en tropel a escena, tras la decisión de La Haya de dar por buena esa independencia unilateral. No es una novedad. Cuando se produjo en 1991 la segunda Guerra de los Balcanes, Alemania presionó a sus once socios comunitarios de entonces para reconocer a eslovenos y croatas. Felipe González era reticente. Como Mitterrand o John Major. Cataluña, País Vasco, Córcega e Irlanda del Norte eran buenas razones. El estallido de la Unión Soviética ese mismo año y la independencia de los Países Bálticos, predestinados a entrar en la Unión Europea y la OTAN, dio alas a los nacionalismos periféricos en España. Al fin y al cabo, Lituania, Letonia y Estonia, tenían juntos la misma población que Cataluña.

Jordi Pujol lo recordaba en sus frecuentes visitas a Bruselas en los años 90. Aunque sus manifestaciones no eran de un nacionalismo rancio. Cuando en diciembre de 1995 el Tribunal de la UE publicó la sentencia del caso Bosman, según la cual un jugador comunitario de fútbol no podía ser considerado extranjero en otro país de la Unión, a Pujol se le preguntó si veía al Barça con 11 irlandeses y contestó que no; que los irlandeses son muy malos, pero que no le importaría con 11 holandeses. Una respuesta nada racial.

La Guerra de los Balcanes, junto a una crueldad inusitada sobre el terreno, tenía algo de irreal en las trincheras diplomáticas. Recuerdo a los jefes de los tres países contendientes, en plena guerra, participando en las sesiones de mediación en La Haya, la misma ciudad donde se ha emitido el fallo del jueves. Y sus ruedas de prensa inverosímiles: el croata Tudman y el bosnio Izetbegovic, sentados en los extremos de una larga mesa curva, con el serbio Milosevic en el centro, respondiendo al mismo tiempo a las preguntas.

Kosovo está considerada como la cuna de los serbios. Curioso, como Kiev, capital de la actual Ucrania, está en el origen de la monarquía rusa. Las emigraciones masivas de albaneses a la serbia Kosovo provocaron una mayoría foránea, que generó el movimiento separatista. Es el caso contrario al de los derechos históricos reivindicados con algunos catalanes o vascos para reclamar su independencia. En resumen, sería como si una mayoría de origen andaluz en una determinada comarca catalana reivindicara separarse de Cataluña. O una mayoría de portugueses en algún condado luxemburgués proclamara su independencia unilateral del Gran Ducado. Algo impensable si no se tiene un buen padrino; Estados Unidos en el caso de Kosovo en 2008, como Alemania en el 91 con Eslovenia y Croacia. La sentencia crea polémica y es muy discutible. Pero tiene poco recorrido en territorio español, salvo para literatura como la que antecede. Todo parecido con España es pura coincidencia.

La ‘Champions’ y la Regional

Ignacio Martínez | 29 de abril de 2009 a las 15:07

Zapatero ha empezado mal la campaña de las elecciones europeas. Ha hecho uso electoral de la lucha contra ETA, algo que había reprochado en el pasado con razón al PP. Dice que Mayor Oreja no ayudó en la lucha contra el terrorismo vasco. Mayor, como el resto del Partido Popular, criticó duramente el proceso de paz lanzado por Zapatero en 2005, olvidándose del intento negociador del Gobierno Aznar en 1998 y 99. Pero cuando fue ministro del Interior lo hizo bien. Las palabras de ZP son improcedentes. Porque el 7 de junio se vota para decidir quién gobierna la Unión Europea, con qué presupuesto, para qué política social, con qué estrategia económica y monetaria, si hay que mantener las subvenciones a la agricultura, si habría que aumentar las inversiones en innovación, cómo construir una Europa de la energía, qué hacer con la inmigración, si estamos a favor o en contra de la adhesión de Turquía, Croacia, Montenegro o Ucrania…

La lista puede ser larga. Pero los socialistas han iniciado la precampaña con una catarata de improperios contra Mayor Oreja y Rajoy. Y luego niegan que éstas sean unas primarias nacionales. Leire Pajín ha recordado que Rajoy ha perdido ya dos elecciones, López Aguilar ha culpado a Aznar y a Bush de la crisis económica mundial, Zapatero añade que el candidato del PP representa un pasado triste. Todo esto causa perplejidad: que el caso Gürtel, la guerra de Iraq y la alargada sombra del ex presidente Aznar completen la nómina de argumentos del PSOE para las elecciones europeas deja en mal lugar el pretendido europeísmo del partido de Felipe González.

Tampoco en el PP hay fervor por los importantes asuntos que tendrán que ventilar los eurodiputados y la Comisión Europea que saldrán de estas elecciones. Para Mayor Oreja toda la culpa del paro que padecemos es de Zapatero. Como resumen, Eurostat dice que la participación prevista en España en las elecciones de junio es del 27%. Así que los políticos deberían decirnos si quieren que siga Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea o están dispuestos a proponer una alternativa; si prefieren a Tony Blair o a Jean-Claude Juncker de presidente del Consejo europeo de jefes de Estado y de gobierno, puesto creado por el Tratado de Lisboa que pueden ratificar en octubre los irlandeses. O si prefieren al sueco Carl Bildt o a Javier Solana de ministro de Exteriores de la Unión.

La campaña se ha iniciado con catetería local. El vídeo socialista argumenta que si usted no pudo votar la elección de Obama, ni estar en Chicago la noche del 4 de noviembre para celebrar su triunfo, ahora puede participar en la transformación del mundo votando al PSOE, porque el partido se juega en Europa. Aunque de momento el partido no sea de la Champions League, sino de Segunda regional.

Chacón, crispada

Ignacio Martínez | 25 de marzo de 2009 a las 12:20

 

La cara de crispación de la ministra ayer en el Senado muestra a las claras que no ha sido una cortina de humo lo de Kosovo, sino una metedura de pata en toda regla. Que también sirve para que hablemos de otra cosa distinta a la crisis. En fin, todo el mundo estaba de acuerdo en salir de este país cuya independencia no reconocemos. La doctrina diplomática española, desde los tiempos de Felipe González y la guerra de los Balcanes, es no reconocer a los países que se iban desmembrando de la antigua Yugoslavia. Sin embargo, arrastrados por Alemania entonces se fueron admitiendo las independencias de Eslovenia, Croacia y Bosnia. También Macedonia. Hace 10 años nos metimos en Kosovo para defender a la mayoría alvanokosovar de los serbios, que a pesar de sus derechos históricos eran ya una minoría en este territorio. La doctrina americana era que Kosovo debía ser independiente. A países con problemas territoriales como España, Francia o el Reino Unido, estos movimientos de fronteras les resultan siempre incómodos. Llevamos un año en un Kosovo independiente que no reconocemos. Era hora de irse. A lo mejor, para ampliar el contingente español en Afganistán. Pero la crispada ministra Chacón lo ha hecho mal. Le quería dar la primicia a los soldados. O al telediario. Y le ha salido mal el numerito.