Archivos para el tag ‘Cuba’

Dinero chino

Ignacio Martínez | 9 de enero de 2011 a las 18:54

Tres altos ejecutivos de Renault han sido acusados de espionaje industrial. Le habrían pasado a un intermediario información sobre baterías y motores de los coches eléctricos que está desarrollando la compañía francesa. El cliente del intermediario era, al parecer, un fabricante chino. Hay cuatro reproches que los chinos oyen con frecuencia: que son una dictadura; que tienen artificialmente bajo el yuan, su moneda nacional; que son el país más contaminante del planeta, y que no cumplen con las normas internacionales sobre propiedad intelectual. De hecho han dejado sin sentido el término japonizar, inventado en los 70 para definir la afición de las industrias niponas a copiar los inventos tecnológicos europeos o americanos, para producirlos más baratos y bonitos.

Este episodio francés coge de gira por Europa a uno de los dos príncipes del régimen chino. Li Keqiang es a los 53 años el más joven de los nueve miembros del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista chino. Pero el otro está mejor colocado: Xi Jinping está llamado a suceder a Hu Jintao como secretario general del PCCh a finales de 2012 y como presidente en marzo de 2013. Xi, es un pragmático como todos los jupis, jóvenes urbanos profesionales, que gobiernan China. Es autor de reflexiones como esta: “Algunos extranjeros con los estómagos llenos y nada mejor que hacer se dedican a señalarnos con el dedo. Primero, China no exporta revolución. Segundo, no exporta hambre y pobreza. Y tercero, no va liándola por ahí. ¿Qué más hay que decir?”. Para qué. Seguro que no reacciona ante dictadura, guerra de divisas, contaminación y espionaje.

Li recorre Europa con promesas de comprar deuda soberana y bendiciones a negocios, como el acuerdo que el grupo olivarero andaluz Hojiblanca ha firmado para duplicar los 2.500 toneladas de aceite que ya exporta al país asiático. Pero más allá de todos estos detalles llama la atención la condescendencia europea con la mayor dictadura del planeta y la intransigencia con la que se trata a la dictadura cubana. O no. Ya lo escribió Quevedo hace cuatro siglos, poderoso caballero es don dinero.

Etiquetas: ,

Cambio en Cuba

Ignacio Martínez | 7 de julio de 2010 a las 12:39

Oigo en la radio un interesante debate sobre Cuba. El ministro de Exteriores Moratinos ha hecho un viaje relámpago de dos días, de lunes a miércoles, con objeto de conseguir liberar a un grupo de presos políticos. Pretende, además, que Guillermo Fariñas deponga una huelga de hambre que ya dura más de cuatro meses, desde el 24 de febrero, y le está matando a ojos vista. Ver a Fariñas andando por su casa conmueve; parece que se va a partir en cualquier momento. Pero su fragilidad es sólo exterior. Fariñas es de acero y persigue la liberación de 25 presos políticos enfermos que hay en las cárceles cubanas.

La disidente, y tolerada, Comisión de Derechos Humanos de la isla tiene contabilizados 167 presos políticos. Es la cifra más baja en 50 años de dictadura. Unos 30 o 40 estaban siendo examinados por los médicos y entrevistados antes de la llegada del ministro español. Es el procedimiento habitual antes de los excarcelamientos, con lo que Moratinos puede traerse un triunfo diplomático de envergadura, que sumar a la salvación del héroe Fariñas, el frágil hombre de acero.

Más allá de los méritos de la diplomacia española, parece que algo está cambiando en la isla. Hace meses que no se sabe nada de Fidel, de sus artículos, de sus proclamas, de sus visitantes extranjeros. Y hay quien quiere ver en eso el principio de un cambio, una apertura. Como si Raúl fuese diferente a su hermano. En el debate en la radio hay quien argumenta que no le gusta la estrategia pragmática del Gobierno español, demasiado blanda con el régimen de los hermanos Castro. Y, por el contrario, quien sostiene que el realismo político obliga a los diplomáticos a contemporizar con todos los regímenes.

Uno de los grandes razonamientos contra el pragmatismo es que los disidentes están huérfanos si no los ampara la legación española. Pero los diplomáticos, de todos los países, en todas las épocas, siempre han defendido intereses antes que ideales. La prueba es que todos los grandes estados del mundo, empezando por Estados Unidos, mantienen excelentes relaciones con un régimen dictatorial como el chino, que en materia de derechos humanos es perfectamente equiparable al cubano. Con la diferencia de que con China hay muchos intereses comerciales que defender y en Cuba muy pocos.

España los tiene, sin embargo; turísticos mayormente. Pero, por encima de eso, aquí nadie olvida que Cuba fue la última colonia, y sigue siendo en el corazón de los españoles la provincia número 51 del país. Por eso sería una buena noticia nacional que en Cuba haya una masiva excarcelación de presos políticos. Que Fariñas salve la vida. Y, ya que estamos, que el cambio democrático no se tarde.

Etiquetas:

El ‘castrismo’ agoniza

Ignacio Martínez | 1 de marzo de 2010 a las 11:30

La dictadura cubana agoniza y este hecho biológico afecta a España de manera directa. Hay quien dice que Irlanda es el Estado número 51 de los Estados Unidos. Por las mismas razones sentimentales se puede decir que Cuba es la provincia número 51 de España. Más de un siglo después de la emancipación de la última colonia española, nuestro país sigue enganchado con la isla caribeña y sus habitantes. ¿También con su Gobierno? Sí y no. Desde la llegada al poder de Castro en enero de 1959, la dictadura de Franco primero y los gobernantes democráticos después han tenido debilidad por el dictador cubano. Excepción hecha del presidente Aznar, todo sea dicho. Hemos visto también que, desde Fraga a Chaves, los presidentes autonómicos cumplimentaban a Fidel, un mito para la izquierda mundial durante mucho tiempo y, en cierta manera, un héroe en el inconsciente colectivo español para gente de toda ideología y condición.

Seguro que hay muchas más razones para explicar esta vinculación emocional con el líder cubano, pero una de ellas es que Castro acabó con Batista, un lacayo de los norteamericanos, que nos habían echado de la isla en el 98. Y encima se enfrentó, como David a Goliat, con el gigante estadounidense. Aparece como un vengador de nuestra propia historia. Pero cualquier simpatía que generase su trayectoria, por el motivo que fuese, está agotada hace tiempo. Y encima un albañil y fontanero de 42 años, negro, con escasa instrucción, humilde y reservado, poco dado al protagonismo, ha hecho temblar el escaso andamiaje que le queda a la dictadura comunista cubana. Orlando Zapata estaba condenado ¡a 36 años! por delitos de opinión, que se dice pronto. No es el único caso, hay 200 como él en la isla ahora mismo. Su muerte tras 85 días de ayuno ha generado una dura protesta mundial, incluido el presidente Zapatero, aunque con un retraso de 24 horas.

Hay, si se quiere, una cierta hipocresía en la indignación internacional. China contraviene de manera sistemática los derechos humanos y es evidente que en mayor cantidad que los cubanos. Sin embargo, el presidente Bush retiró al Gobierno de Pekín de la lista de peores violadores de las libertades de sus ciudadanos. Washington mantiene un bloqueo contra la isla caribeña, mientras hace negocios de todas clases con China, y acumulaba un déficit por balanza de pagos de 200.000 millones de dólares antes de la crisis hipotecaria de 2007. La Unión Europea también es cómplice comercial del gigante asiático: el último año antes de la crisis tuvo un déficit comercial con China de 130 mil millones de euros. Pocas censuras políticas recibe Hu Jintao de sus clientes cuando se mueve por el mundo y a los Castro todo bicho viviente les reprocha su régimen de falta de libertades.

Sea como fuere, el castrismo ha perdido todo halo de romanticismo que rodeara su causa. Su dictadura agoniza, sola y desprestigiada.

Cómo la dictadura cubana aburrió a Juanes, Bosé y compañía

Ignacio Martínez | 25 de septiembre de 2009 a las 12:05

 

El macroconcierto de Juanes, Bosé y compañía en La Habana el domingo pasado se celebró de milagro. Los agentes de policía que vigilaban a los cantantes y músicos embajadores de la paz, acabaron aburriéndolos, como puede verse en este vídeo. Los cantantes acaban llorando y gritando que se iban y suspendían el concierto. Mientras en Miami les parecía que el concierto era darle aire a la Dictadura, los agentes castristas no pararon de presionar a sus visitantes. Todas las dictaduras son insaciables.

Etiquetas: , , ,

PP y Gürtel: España no es un estado policial

Ignacio Martínez | 9 de agosto de 2009 a las 8:40

¡España es un estado policial!, clama desde Marbella María Dolores de Cospedal, secretaria general del Partido Popular, persona de apariencia precavida, que suele leer todas sus declaraciones públicas. No es un acaloramiento repentino; el PP acusa al Gobierno de espiarle, con escuchas telefónicas ilegales; de perseguir a la oposición, de corromper la democracia, de poner en grave riesgo las instituciones. Estas descalificaciones implican a jueces, fiscales y policías. La sobreactuación de Cospedal empezó unos días antes, cuando pidió al Gobierno que se dedicara a perseguir a ETA y no al PP. Una secuela de la euforia popular ante el archivo provisional de la causa contra el presidente valenciano Camps en el caso Gürtel. Y una reacción a la torpeza de la vicepresidenta Fernández de la Vega, que se apresuró a pedir a la Fiscalía que recurriese el fallo del TSJ valenciano. En todo caso, resulta chocante esconder detrás del terrorismo los delitos de la trama de corrupción montada por Correa y ‘El Bigotes’ con la ayuda de dirigentes populares de Madrid, Valencia o Andalucía.

La teoría del complot del Estado contra el PP ya fue esgrimida con éxito en vísperas de las elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco: entonces en la operación Gürtel no había nada de nada; todo era producto del afán de protagonismo del juez Garzón y del interés malicioso del Gobierno por perjudicar a su rival. Cinco meses después, varios jueces han encontrado serios indicios de delito en numerosos dirigentes populares, alguno de los cuales ha tenido que dimitir como consejero autonómico, alcalde o concejal. La implicación alcanza a miembros del Congreso, Senado o Parlamento europeo. Incluso el tesorero nacional del PP ha sido imputado. Eran falsos los dos enunciados: no había complot y sí una trama corrupta bien ramificada.

La filosofía ahora es la misma, pero la estrategia va más lejos. Al PP le irrita sobremanera que se hayan publicado sumarios declarados secretos, y pide un escarmiento. Pero incurre aquí en una grave contradicción. Sin el trabajo de la prensa no habríamos sabido nunca tanto de los casos Filesa, Naseiro, Gal, Gürtel o Yak-42. Son ventajas de un régimen de libertad de prensa como el que tenemos. Eso no habría sido posible en la Cuba de los Castro, en la Venezuela de Chavez o en la España de Franco, por poner ejemplos de estados policiales. Otra contradicción de Cospedal es hablar del riesgo de las instituciones. El bloqueo que desde hace meses ha montado el PP valenciano para impedir que su Parlamento regional designe senadora a la dirigente socialista Leire Pajín es un claro ejemplo de irresponsable política institucional. Ni estas ‘venganzas’ de Camps, ni las pataletas de Cospedal van a exonerar de los delitos de corrupción a los implicados en la trama Gürtel. El principal partido de la oposición debería dejar trabajar a jueces, fiscales, policías y periodistas. España no es un Estado policial, es el PP el que está en un estado de necesidad.

Espías autonómicos

Ignacio Martínez | 29 de junio de 2009 a las 8:14

”Conrado

Un amigo mío sostiene que la Unión Europea no se consolidará hasta que no tenga servicios secretos, medallas y guardia de honores. En Andalucía ya tenemos las medallas hace tiempo. Nos falta la guardia de honores. Sobre los espías hay división de opiniones: hay quien piensa que hubo seguimiento a los presidentes de las cajas sevillanas Beneroso&Benjumea, en tiempos de Chaves. Pero si lo hubo, fue obra de aficionados. Más profesional fue la labor de la unidad de seguridad de la Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid. Era gente curiosa, que tenía fotos, itinerarios y relaciones de consejeros de la presidenta Esperanza Aguirre, e incluso de algún enemigo mortal, como el número dos de Gallardón. Pero al final no pillaron al padrino o madrina de la banda.

Estas cosas habría que regularlas: los servicios secretos son legales, aunque su actividad no lo sea. Si trasladamos a las autonomías los pilares necesarios para consolidar la UE, deberíamos crear los servicios secretos regionales. Sería empleo de calidad, relacionado con la innovación y las nuevas tecnologías, que entraría de lleno en la economía sostenible que propugna el presidente Zapatero. Y nos sacaría de apuros institucionales. Por ejemplo, el Gobierno andaluz no sabe lo que le ofrece la vicepresidenta Salgado a Cataluña para que acepte el nuevo sistema de financiación autonómica. Elena Salgado no se le pone al teléfono a la nueva consejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo.

Este desaire exige una misión de buena voluntad, que quizá ejerza hoy el ex presidente Chaves en visita oficial a su sucesor, o una misión imposible, para saber lo que se traen los compañeros del partido Castells y Salgado. Los catalanes reclaman el 25% del dinero extra que se ponga encima de la mesa, pero, aunque se lo den, también andan mosqueados, porque el Gobierno está construyendo el modelo a partir de la cifra final, por lo que será difícil descifrar la letra pequeña del nuevo sistema.

El Gobierno vasco se había adelantado a todos: tenía en Cuba un representante económico, Conrado Hernández, que ha sido detenido por espiar para los servicios secretos españoles. Quizá era agente doble y también espiaba para los cubanos. O triple, y atendía a los vascos también. En todo caso, sus relaciones con la cúpula del poder comunista en la isla provocaron la caída de un vicepresidente, el ministro de Exteriores y el secretario personal de Fidel. Esto ni es broma, ni es nuevo. En los años 40, el Gobierno vasco en el exilio acordó con el FBI montar una red de espionaje en una docena de países de América Latina, financiada por Estados Unidos. La novela Galíndez, de Vázquez Montalbán, relata un caso real. Como ven, hay diversos precedentes; en esta materia vamos por el buen camino. Ya queda menos para la consolidación autonómica: sólo nos falta la nueva financiación y la guardia de honores.

El apagafuegos del Gobierno español

Ignacio Martínez | 30 de marzo de 2009 a las 17:14

Su apresurada visita a la Casa Blanca la semana pasada para deshacer el entuerto de la retirada de las tropas españolas de Kosovo le han puesto en el escaparate nacional. Bernardino León (Málaga, 1964) es el diplomático de moda. No es nuevo. Suena desde hace tiempo como posible recambio de su mentor, el ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos, de quien fue número dos entre 2004 y 2008. Ahora es secretario general de la Presidencia del Gobierno, puesto que exige dotes diplomáticas, para tareas que muchas veces tienen que ver con la fontanería y el servicio de extinción de incendios, como con Kosovo.

A su vuelta de Washington, León aseguró que si se hubiera aclarado bien cómo se va a acometer la retirada de las tropas españolas de Kosovo se habrían evitado las declaraciones en las que el Gobierno de EEUU expresó que se sentía “profundamente decepcionado” con España, lo que sonó a amonestación a la ministra. Su entrevista con el consejero nacional de Seguridad, el general James Jones, no ha sido su primera visita a la Casa Blanca en misión de bombero: ya estuvo con Moratinos hace cinco años para explicarle a Condoleezza Rice la salida de las tropas de Iraq. También acudió a la residencia del presidente norteamericano en ocasiones más cómodas; por ejemplo, como acompañante del Príncipe Felipe en una visita oficial.

Lo de diplomático le va como anillo al dedo. Por parte de madre tiene una serie interminable de apellidos extranjeros: Gross, Bevan, Jessing, Pries, Voigt, Gayen, Lund, Heythe. Según la historia de la familia, recopilada por el periodista Adolfo Gross, primo de su madre, los Gross llegaron a Málaga a finales del siglo XVIII, procedentes de Leer, localidad de la provincia de Hannover, que en aquella época era británica. De hecho el primer Gross malagueño fue cónsul británico en la ciudad.

Ha habido Gross que han sido cónsules de Suecia, Noruega o de la República de El Salvador. Pero el antepasado de Bernardino León que más cerca ha estado de este descendiente diplomático fue un hermano de su bisabuela Clara Pries Scholtz von Hermensdorff, Adolfo Pries, que fue cónsul de Alemania en Málaga y fue nombrado conde de Pries por Alfonso XIII en 1906. Militó en el Partido Liberal y fue amigo íntimo de su presidente, el gaditano Segismundo Moret, quien le ofreció ser ministro de Estado, hoy de Exteriores. Pero murió de un ataque cardíaco antes de poder desplazarse a Madrid a tomar posesión.

Bernardino León estudió en el colegio de los Jesuitas de El Palo. En su juventud perteneció a varios grupos de música, toca la guitarra con destreza según fuentes bien informadas. Siempre que viajaba en su equipaje nunca faltaban la raqueta de tenis y la guitarra. Tanto en el colegio como en la Facultad de Derecho destacó por sus dotes de organizador y persuasor. Era un activista y un encantador de serpientes de primera categoría. Un tipo culto, leído, viajado. Pero no un ideólogo. A muchos malagueños les ha sorprendido su aparición en el PSOE. Quizá pese la tradición de los Gross, una familia de la alta burguesía comercial, conservadora, que habitó hace varias generaciones en el Palacio de Buenavista, hoy Museo Picasso: su bisabuelo Adolfo Gross Pries, presidente durante la República del partido de derechas Renovación Española, fue fusilado en agosto del 36 por los rojos en la tapia del cementerio de Málaga. Una historia contraria a la de Zapatero.

Los secretarios de las agrupaciones socialistas de la ciudad acaban de proponer a Bernardino León por unanimidad, para ser el secretario de la recién creada agrupación local de Málaga. Una elección que suena a intento de embaucar al interesado en la aventura de optar a la Alcaldía de la capital. Con su posible antagonista, el alcalde popular Francisco de la Torre, tiene una cordial relación personal, como no puede ser menos, tratándose de dos personas tan educadas. Ha habido varios Gross concejales de Málaga y hay constancia en la entrada del ayuntamiento, en las lápidas que recuerdan el inicio y el final de las obras del edificio, en 1911 y 1919; pero nunca ha habido un alcalde Gross. Se ignoran las aspiraciones del secretario general de Moncloa. Un hombre tan diplomático como él no muestra con facilidad el fondo de sus pensamientos.

Bernardino se licenció en Derecho en la Facultad de Málaga e ingresó en la carrera diplomática en 1990. Su primer destino fue Liberia, en plena guerra civil. Un conflicto que le marcó. Como también su siguiente plaza, en Argelia, durante otra guerra civil, en la época del FIS. Estuvo después en la embajada de Grecia y a continuación formó tándem con Moratinos, cuando la Unión Europea nombró enviado especial para Oriente Medio al actual jefe de la Diplomacia española. Entonces se instaló con su familia en Chipre, en donde nació el primero de sus tres hijos, Bernardino como su padre. (Los otros dos nacieron en Málaga). Pocos años después hay una anécdota divertida entre este niño, rubio de aspecto nórdico, y el entonces presidente del Gobierno José María Aznar. En unas vacaciones en Mallorca desde un yate en el que iba el presidente, Aznar le pregunta a aquel niño anónimo que estaba en la playa de dónde era y el joven, acostumbrado a vivir toda su vida en el extranjero, contesta “de España”. Emocionado por tan patriótica respuesta, el presidente del Gobierno lo invitó a subir al barco.

Antes de ser secretario de Estado de Exteriores, entre 2001 y 2004 fue director de la Fundación de las Tres Culturas, con sede en Sevilla. Además de sus buenos oficios con los norteamericanos, medio paisanos por su abuela materna Elisabeth Bevan, León Gross ha trabajado en otras misiones diplomáticas delicadas. Es la personalidad internacional de más alto rango que ha mantenido contactos intensos con los disidentes cubanos. Pero al mismo tiempo tiene una relación fluida con dirigentes del régimen castrista. Ha mediado con las autoridades argentinas para desatascar contenciosos de varias multinacionales españolas. La prensa ha publicado que Zapatero le encargó que mediara entre los rusos de Lukoil y Repsol. Es tal su fama de apagafuegos que sus reiteradas visitas a Ginebra durante la Legislatura anterior, para acudir a la sede de la ONU, hicieron creer que era un negociador secreto con ETA.

La música es una de sus pasiones: es un experto en Bach y colecciona toda su discografía. Es amigo personal del director Daniel Barenboim. Su familia ha tenido relación directa con  las bellas artes. El padre de su tatarabuela Clara Pries promovió la construcción del Teatro Cervantes de Málaga y la cara de esta antepasada está pintada en el techo. Su madre se educó en colegios de Inglaterra y Suiza. En Lausana fue compañera de colegio de Geraldine Chaplin y veía a Charlot todos los viernes acudir a recoger a su hija. Por el lado paterno tiene antecedentes más prágmáticos. Su padre, Bernardino León, economista y perito industrial, es natural de Granada. Trabajó muchos años para la compañía norteamericana Standard Oil, de la familia Rockefeller. Petróleo, combustible. Lo menos indicado para tener descendientes dedicados a la tarea de apagar fuegos. Pero esa es la misión principal del diplomático de moda.

No hay dictaduras buenas

Ignacio Martínez | 1 de enero de 2009 a las 12:10

 

 Se cumplen 50 años de la llegada de los revolucionarios cubanos a La Habana y el derrocamiento del dictador Fulgencio Batista. La corrupción del régimen anterior, hizo ver a este grupo de jóvenes barbudos de una manera muy romántica por la generación de los años 60, que convirtió en un icono universal al Che Guevara (a la izquierda), un médico argentino enrolado en la tarea de la ‘liberación’ de Cuba, convertida en un emporio de la mafia norteamericana. El enfrentamiento del nuevo régimen cubano con Estados Unidos, que inicialmente lo había visto con buenos ojos, el bloqueo comercial, su papel de David contra Goliat,  concedieron durante un tiempo al Gobierno de Fidel Castro (derecha) la indulgencia de la izquierda mundial. Pero no hay dictadura buena. De la misma manera que no hay terrorismos buenos y malos, lo que incluye a Hamas y al Tzáhal. Así que el balance de este medio siglo es la ruina de Cuba, acrecentada desde la caída de los regímenes comunistas en Europa del Este y la desaparición de la URSS. El crédito de los hermanos Castro no es hoy mucho mayor que el de Batista en 1959.

La moda del zapato protesta

Ignacio Martínez | 31 de diciembre de 2008 a las 11:13

 

 El zapato se ha convertido en la última moda del género de protesta desde que un periodista iraquí le lanzó los suyos a George Bush el 14 de diciembre en una conferencia de prensa en Bagdad. El domingo, en una manifestación en Madrid ante la Embajada de Israel, cientos de personas gritaban “esta embajada está ensangrentada” por el feroz ataque a la franja de Gaza, mientras niños a hombros de sus padres blandían sus zapatos, sin arrojarlos contra el edificio. El día antes, en un pueblo de Barcelona, la secretaria de Vivienda de la Generalitat esquivó con soltura un zapato arrojado por una indignada ciudadana descontenta porque en su barrio, que se hunde cada año unos centímetros, hay ayudas para unos vecinos y para otros no. Una semana antes, un periodista ucraniano, de origen ruso, que trabaja en un canal de televisión, arrojó su bota contra un sociólogo que daba una conferencia a favor de la integración en la OTAN. Ya ven, una moda en toda regla.

La protesta con zapato más famosa de la historia la protagonizó el secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Nikita Kruschev, en la asamblea general de Naciones Unidas, en octubre de 1960. El delegado de Filipinas intervino para pedir la libertad para los países de Europa del Este que estaban bajo el yugo soviético. Era su respuesta a una propuesta sobre descolonización del líder de la URSS. Kruschev, indignado, empezó a golpear el pupitre con su zapato y a llamar a gritos “tonto” y “lacayo del imperialismo norteamericano” a Lorenzo Sumulong. Era la época de la guerra fría, la coexistencia pacífica obligada por la cantidad de armas de destrucción masiva de las que disponían Estados Unidos y la Unión Soviética. Años duros. Bajo el gobierno de Kruschev, en los años siguientes se construyó el Muro de Berlín y se produjo el incidente de los misiles de Cuba.

En estos tiempos modernos ha habido guerras calientes en Europa, África, Oriente Medio. La última de Iraq se hizo con el pretexto de que había armas de destrucción masiva en el país gobernado por Sadam Hussein. O, mejor dicho, se pudo hacer porque se sabía que no las había y el agredido no podía utilizarlas contra el agresor. Así se inició en marzo de 2003 una guerra que en casi seis años ha causado más de 700.000 muertos iraquíes y más de dos millones de refugiados. Cuando el periodista iraquí Al Zaidi lanzó sus zapatos a Bush estaba incumpliendo con su deber profesional y al mismo tiempo estaba haciendo un buen negocio personal. Negocio extensible al fabricante de zapatos, un turco que ya ha recibido pedidos de 300.000 pares. El modelo se llamaba código 271. No era el Colt 45 de los viejos pistoleros del Oeste, sino un vulgar código 271, lo más parecido a un arma de destrucción masiva encontrado por el presidente Bush en Iraq. Un arma moderna para la protesta masiva.

El hombre predestinado

Ignacio Martínez | 17 de diciembre de 2008 a las 12:37

 

Treinta días y 30 noches después de su congreso, Izquierda Unida ha anunciado que tiene un nuevo coordinador general, que sustituye a Gaspar Llamazares. Parece un hombre predestinado. Cayo Lara, auspiciado por el aparato del Partido Comunista, ha ganado la elección a dos candidatos cuyos nombres no les ayudaban a convertirse en líderes nacionales. España no es la América de Obama. Los otros eran Eberhard Grosske y Joan Josep Nuet. Estados Unidos puede tener un presidente negro, pero quizá en la España actual los obreros, los despedidos de sus trabajos, los jóvenes hipotecados y los que ansían la igualdad, a quienes se dirige el nuevo jefe de IU, no están en disposición de entusiasmarse por un señor llamado Eberhard o Joan Josep. Desgraciadamente. Aquí somos de nombres más corrientes, como Adolfo, Felipe, José María o José Luis. Hasta el clásico Leopoldo fue un accidente.

Por su sonido, Cayo tampoco ayuda en el terreno de los significados. Puede confundirse con callo, término que ofrece contradictorias interpretaciones. Por el lado oscuro, dureza, fealdad o cicatriz. Por la vertiente positiva, dar el callo es trabajar mucho; y en Cuba, no doler ni los callos quiere decir gozar de muy buena salud. Pero con la y griega que le corresponde, su nombre tiene un significado más simbólico: un cayo es una isla rasa, arenosa, frecuentemente anegadiza y cubierta en gran parte de mangle, muy común en el mar de las Antillas y en el golfo mexicano. Y eso es IU en el actual océano político español. Una isla rasa, anegada por un sistema electoral que castiga a un partido que saca un millón de votos y tiene dos diputados, mientras el PNV con 300.000 votos consigue seis escaños.

Las raíces de la división en la familia comunista no tienen nada que ver con los arbustos antillanos, sino con una tradición que está muy explicada en Bucarest. Este documental es un homenaje de Albert Solé sobre la memoria perdida de su padre, Jordi Solé Tura, antiguo dirigente comunista y uno de los padres de la Constitución, que está enfermo de Alzheimer. Uno de los momentos más simpáticos de esta tierna película es el protagonizado por los hijos de dos de los máximos dirigentes catalanes del siglo XX, el escritor Sergi Pàmies, hijo de Gregorio López Raimundo, y Albert Solé. Pàmies cuenta que si entran cuatro comunistas en una habitación, a la media hora hay una escisión.

Eso sería antes; Cayo no tiene tanto margen. Precisamente, su nombre evoca tiempos pasados. Se llama igual que Cayo Julio César, el patricio militar y político que acabó con la república en la Roma imperial. Pero sobre todo, suena a antiguo su discurso invocando la huelga general. Pasionaria, de la que es un admirador, y Carrillo se llevaron toda la dictadura de Franco soñando con la huelga general política. Y Cayo Lara, el hombre predestinado, empieza por ahí.