Archivos para el tag ‘Economía’

Mantras de verano

Ignacio Martínez | 4 de septiembre de 2011 a las 22:00

El hinduismo y el budismo utilizan los mantras como pensamientos para apoyar la meditación. Aquí, el ocio veraniego es propenso a la elaboración de ideas ocurrentes. Sin ir más lejos, hace cuatro años el presidente del Gobierno reunió a su grupo parlamentario, recién vuelto de las vacaciones de agosto, para pavonearse de lo bien que lo había hecho en su primera legislatura. Dijo que exceptuando el crecimiento de China, que era el motor de la economía mundial, España superaba a todas y cada una de las principales potencias mundiales. Que en aquellos cuatro años el PIB nacional había crecido el doble que Alemania, el triple que Italia, un 50% más que el Reino Unido y un 25% por encima del de Estados Unidos. Que se habían creado más empleos que en Alemania, Francia y el Reino Unido juntos.Y ya lanzado, añadió un mantra de campeonato: que España jugaba “la Champions League de la economía mundial”; era la que más partidos ganaba, la que más goles metía y la menos goleada. Se atrevió a decir que este país estaba más preparado que nunca ante una posible recesión, “por la fortaleza de su economía, el dinamismo de la inversión, la solvencia de las empresas, la eficiencia de su sistema financiero y la acumulación de disponibilidades de las familias”. Suena a perfecto disparate cuatro años después, leído en esta España que cambia la Constitución para que no la intervengan.

Hace tiempo que el PP acuñó otro mantra: que la austeridad es la panacea universal. Lo ha repetido como una letanía, sin concretar. Hasta el miércoles: a la vuelta de sus vacaciones Dolores Cospedal ha anunciado una dieta de caballo del 20% en las cuentas públicas de Castilla-La Mancha como “ejemplo para España”. Unos 1.800 millones de recortes en personal, subvenciones, infraestructuras e instalaciones sanitarias. Menos liberados sindicales, menos interinos en la enseñanza, adelgazamiento de la radiotelevisión autonómica, eliminación de la oficina de Bruselas o el Defensor del Pueblo.

Los sindicatos y el PSOE han advertido que está en riesgo el Estado de bienestar. Es una manera de hablar. El bienestar que nos proporcionaban los estados en Europa hasta las vacaciones de 2007 no volverá. Lo que toca es discutir dónde se recorta. No se debería hacer sin un debate previo sobre prioridades. Por ejemplo, a Cospedal le parece demagógico que se reclame que los ricos paguen más impuestos. Un mantra clásico de la derecha internacional dice que bajar impuestos crea puestos de trabajo. Sin embargo, un multimillonario con escrúpulos, el norteamericano Warren Buffet, ha proclamado avergonzado este agosto que él paga un 17% y sus empleados un 36%. Y una colección de ricos franceses y alemanes han solicitado un aumento de su contribución. Hay mantras, como los de la Champions y los impuestos, que la crisis ha dejado en ridículo.

Se acabó la tomadura de pelo

Ignacio Martínez | 17 de enero de 2009 a las 13:39

”Los

 

Se acabó la tomadura de pelo. Inmediatamente después de haber hecho aprobar a Las Cortes unos presupuestos generales del Estado para 2009, basados en un crecimiento del 1% del producto bruto nacional, el Gobierno español presentó ayer los números reales. Por fin revelan la cruda realidad: el PIB caerá el 1,6%, el paro rozará los cuatro millones de personas y el déficit público se acercará al 6% del PIB, según informó ayer el vicepresidente Solbes en rueda de prensa. Todo eso en un contexto internacional de pesadilla, que difumina cualquier horizonte de mejora, lejos de los cantos de optimismo que gasta el presidente Zapatero. Rajoy ha hecho bien en quejarse. En Andalucía la cosa es peor. Porque los datos que adelantan informes, como el presentado el jueves por el BBVA, dicen que habrá menos crecimiento y más paro que en el resto de España.

También es peor, porque hay menos explicaciones. El Gobierno de la Junta también hizo aprobar al Parlamento regional unos presupuestos sobre el engaño de un crecimiento anual del 1%. Ahora también revelan la cruda realidad: dicen que el año que viene el PIB regional caerá un 1,6. No dan porcentaje de paro, pero se acercará al 25% de la población activa, en torno al millón de personas: antes de final de año, uno de cada cuatro parados españoles será andaluz. El problema es que aquí en Andalucía ni siquiera ha habido una rueda de prensa del vicepresidente Griñán para rectificar, ni más explicaciones que un escueto cuadro en la web de la Consejería. Se acabó la tomadura de pelo: estamos mal y vamos a peor.

El plan de Bush, hundido

Ignacio Martínez | 29 de septiembre de 2008 a las 21:25

Una foto en el parqué de Wall Street ha hecho famosa a Elisabeth Rose, especialista financiera de Lehman Brothers. Hace justo dos semanas, cuando su banco se hundió, la retrataron tapándose la cara con las manos. Fue portada en decenas de periódicos norteamericanos. Era la imagen del sentimiento de mercado. Pueden ver su expresión aquí. También verán una instantánea de cuatro días más tarde alzando los brazos, como ayer tarde Fernando Alonso en Singapur. Ignoro cuál era la victoria de Rose.

Si prefieren tomarse con humor el sentimiento de mercado, acudan a esta otra dirección: Verán una fina parodia del gran peloteo mundial que ha habido con los bonos hipotecarios. El relato es sencillo. Hay un negro desempleado, en camiseta sin mangas, sentado delante de una casucha en Alabama; pasa un señor y le ofrece dinero para comprar esa ruina. No es un banquero, sino un vendedor de hipotecas, que trabaja a comisión. El banco hace un paquete con ese y otros créditos de difícil cobro y lo pone a la venta en Wall Street, sin entrar en detalles. Un broker llama a un colega de Tokio y le ofrece un vehículo de inversión estructurada que vale 100 millones de dólares y el japonés lo compra. Ese paquete da varias vueltas al mundo, generando beneficios. La clave es buscarle siempre nombres sonoros, como fondo estratégico de créditos estructurados de alta gama. Todo menos llamarle fondo del negro desempleado.

Este crack mundial de las subprimes americanas, el mayor desde 1929, viene arrastrado desde la crisis de Japón de 1988, la mejicana de 1995, la asiática de 1997, la rusa de 1998, la de la nueva economía de 2000 o la argentina de 2001. El globo ha explotado. Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, explica que estos créditos “han actuado como esteroides para dopar el crecimiento de la economía americana. Pero ha habido una sobredosis y América está hoy en una cura de desintoxicación”.

Ahora los codiciosos especuladores arruinados piden a gobiernos y bancos centrales dinero para seguir en el negocio. Pero el presidente Bush no ha conseguido que los republicanos de la Cámara de Representantes apruebe su plan de rescate de 700.000 millones de dólares. El director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss Khan, sostiene que las autoridades americanas están intentanto apagar un incendio, pero después habrá que poner más reglas y más control de los mercados financieros. Y advierte que Europa lo va a pasar mal en los años que se avecinan, pero que la anarquía financiera no se combate con alegrías en los presupuestos públicos. Vienen años austeros. Pero si creen que los protagonistas de esta historia son Elisabeth Rose o George Bush, están muy equivocados. El protagonista es usted. Ya lo decía el domingo Stiglitz en este diario: Aprovechen para ahorrar, porque las cosas pueden empeorar.

El mundo de Rodiezmo

Ignacio Martínez | 17 de septiembre de 2008 a las 13:28

Les propongo un remedio infalible contra la depresión. Tiene varios antecedentes. En los 90, la Tercera Vía del laborista británico Tony Blair, que estuvo diez años de primer ministro y dejó a su partido en el poder. En el 2000 llegó la Nueva Vía de Zapatero, un cambio tranquilo que reivindicaba la política frente a la gestión y le ha dado ocho años de gobierno. El último es una oferta global que hizo furor en 2003: Second Life. Uno podía inventarse una existencia virtual y vivirla intensamente en internet. Y allí podía tener la edad, fisonomía, peso, altura, nacionalidad, oficio o sexo que deseara. Con estos precedentes les presento la Tercera Vida: póngase un pañuelo rojo al cuello, colóquese delante de un espejo y, no se corte, regálese un deseo. La crisis será igual de dura, pero se le hará más llevadera. Se sentirá mejor: habrá entrado en el mundo de Rodiezmo.

Ya saben que el presidente Zapatero anunció en su cita anual con el sindicato minero de UGT que subirá las pensiones mínimas en un 6%, después de que el ministro Corbacho hubiese dicho que las pensiones y el salario mínimo subirían menos de lo esperado. Es difícil discutir la bondad y justicia del propósito presidencial. Pero desde luego hubiese sido mejor guardar para los más necesitados el billón de pesetas regalado a todos los contribuyentes, a 400 euros por barba. Un gesto político que irritó sobremanera a un buen gestor como el vicepresidente Solbes. También habría sido mejor no regalar un cheque bebé de 2.500 euros a todo el mundo. Estas ayudas a la natalidad más vale reservarlas para las rentas más bajas. Pero, claro, eso en el mundo de Rodiezmo no está previsto. En el mundode Rodiezmo todo es bueno, menos la energía nuclear: “No va a ser mi Gobierno el que apueste por la energía nuclear a pesar de los cantos de sirena”.

Cantos de sirena que inundan Europa. Quince de los 27 países de la UE utilizan la energía nuclear. El presidente de la Comisión, Durao Barroso, sostiene que “es una de las energías menos caras, que puede proteger la economía europea de la volatilidad de los precios del petróleo”. El Reino Unido e Italia han anunciado un relanzamiento nuclear. En Alemania hay una decisión de cerrar las centrales actuales en 2021, pero a Angela Merkel le parece un error. Francia es el campeón europeo en la materia y construye en Finlandia un reactor de tercera generación. El partido democratacristiano del primer ministro holandés Jan Peter Balkenende es partidario de construir una nueva central. Pero nada de esto es real en el mundo de Rodiezmo. Allí se apuesta por las energías modernas, renovables, limpias. Aunque España dependa en más de un 60% energías derivadas del petróleo.

No haga caso de la crisis, ni se deprima. Practique el mundo de Rodiezmo: regálese una promesa cada ocho horas. Será muy feliz.

Tinta de calamar

Ignacio Martínez | 8 de septiembre de 2008 a las 19:22

El Gobierno ha encontrado un buen remedio contra los efectos de la crisis sobre los ciudadanos. La tinta de calamar. Es muy completo; tiene energía, proteínas, hidratos de carbono, fibra, calcio y vitamina A. También sirve para distraer la atención y camuflar defectos propios o del paisaje. La crisis gana terreno: el PIB de la Eurozona ha bajado en el segundo trimestre. Zapatero tiene razón cuando dice que España es la que va mejor de los cinco grandes. En Alemania ha bajado el producto bruto nacional en medio punto, en Francia e Italia un 0,3 y el Reino Unido se ha quedado como estaba. El famélico +0,1 del PIB español resulta ser un récord de Europa.

Pero todos los días hay malas noticias en España. En agosto, la venta de coches ha caído un 41%. La producción industrial ha bajado 4,4 puntos en el último año. Y Andalucía es la región con peor evolución en este campo. A pesar de éstos y otros datos, la Administración española encabeza la competición de estados de ánimo. El presidente del Gobierno sostiene algo indiscutible, que el pesimismo no crea puestos de trabajo. A esto hay que añadir que España también ostenta el liderazgo continental en producción de tinta de calamar: por orden alfabético, los ministros van soltando ideas, ocurrencias y debates polémicos para evitar que la opinión pública piense en la crisis. Con lo que la tinta de calamar adquiere virtudes psicotrópicas.

Con la A, la ministra Aído propone revisar la ley del aborto, que no estaba en el programa electoral del PSOE. Con la B, Bernat Soria planea regular el suicidio asistido esta legislatura. Con la C, Corbacho comunica que se han terminado los contratos en origen para los inmigrantes. Propongo que se sigan deletreando propuestas, que además de distraer, modernicen nuestra economía. Con la D, la desaparición de las Diputaciones y el adelgazamiento de la burocracia administrativa. Alguien nos debería explicar por qué en Cataluña hay 38 funcionarios por cada mil habitantes, el Andalucía 60 y en Extremadura 85. Con la E, la ministra Elena Espinosa podría proponer condicionar el sistema de ayudas agrícolas a la industrialización y comercialización. ¿Cuánto dinero pierde Andalucía por vender el 80% de su aceite de oliva a granel, para que los italianos lo envasen con el letrero Made in Italy?

Con la F, la vicepresidenta Fernández de la Vega explicaría por qué España es el segundo país de Europa que más energía gasta para producir una unidad de PIB. Con la G, la ministra Garmendia dedicaría ayudas a las empresas más competitivas, para que mejoren su innovación, creen más empleo y aumenten su mercado internacional, en vez de enterrar dinero en compañías sin futuro. Y así sucesivamente. Sin trampas. Sin tinta de cefalópodo, que también se utiliza para tatuajes temporales: pero ese camuflaje, como el de los calamares, es efímero.