Archivos para el tag ‘Educación para la Ciudadanía’

Buen sentido común de Duran i Lleida

Ignacio Martínez | 5 de febrero de 2009 a las 11:30

El sentido común se agradece en la política, en las empresas, y en la vida corriente. Duran es de los pocos políticos españoles de primer nivel que lo tiene. Lo demostró hace poco en una entrevista con Juan Ramón Lucas en el programa de RNE En días como hoy. Dijo que lo peor de la crisis no ha pasado y reiteró que en España es necesario reeditar Los pactos de la Moncloa, que se firmaron por todas las fuerzas políticas y sociales en octubre de 1977, en un momento muy delicado de la economía nacional durante la presidencia de Adolfo Suárez. Duran, que es presidente del partido democristiano Unió Democràtica de Catalunya, se  pronunció una vez más a favor de la asignatura de Eduación para la Ciudadanía. Y dijo que en este momento la independencia de Cataluña no es un asunto prioritario. Y que en España y en el mundo en general hay una tremenda crisis de valores.

Es una magnífica entrevista. La pueden oír aquí o pulsando el triángulo de aquí abajo. El seny catalán es muy bienvenido.

Los errores de la derecha

Ignacio Martínez | 31 de enero de 2009 a las 11:15

El ex director de ABC José Antonio Zarzalejos ha publicado un interesante artículo en la Estrella digital con el título Espionaje y ciudadanía, que no deberían perderse. Hay un párrafo antológico:

“La derecha española ha cometido en estos años -desde el 2004 hasta el presente- tres errores inmensos. El primero, engancharse a la conspiración (paranoica) del 11-M. El segundo, haber dejado crecer en Madrid el autoritarismo falsamente liberal de Esperanza Aguirre y de su entorno, que por procedimientos en muchos casos heterodoxos ha implantado en la Comunidad un régimen que no es mejor que otros feudos socialistas. Y el tercero, haberse entregado a la estrategia del sector más reactivo de la jerarquía eclesiástica (véase lo que ha deparado la objeción a EpC). Todos estos errores están cohesionados por una estructura mediática que ha pretendido, y en buena medida también conseguido, un control populista sobre la capacidad decisora del PP con la connivencia de Esperanza Aguirre, que proyectaba su trayectoria al liderazgo nacional”.

No se lo pierdan.

La ventaja de las libertades

Ignacio Martínez | 30 de enero de 2009 a las 12:14

Una amiga que tiene a su hija en un colegio religioso de Málaga me contó no hace mucho que la directora, una monja con autoridad y prestigio, tuvo que emplearse a fondo en una reunión de padres para convencer a un grupo minoritario de las bondades de la asignatura Educación para la Ciudadanía. La directora no veía ningún problema en esa materia y el Tribunal Supremo, tampoco. Educar a los jóvenes españoles en el respeto a los principios democráticos, la convivencia, los derechos y libertades fundamentales es una obligación del Estado. Por mandato constitucional.

El artículo 27.2 de la Constitución dice que la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana de los alumnos en los valores democráticos. El siguiente, el 27.3, es el esgrimido por los objetores a esta asignatura, a quienes dio la razón el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en marzo del año pasado. Ese artículo dice que los poderes públicos deben garantizar el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones. El segundo punto está limitado por el primero. Porque si un musulmán fundamentalista exige en la escuela que su hija vaya con un burka y no se mezcle con hombres, incluso decide que le practiquen la ablación del clítoris, de acuerdo con sus convicciones religiosas y morales, el Estado debe impedirlo. Así que convengamos que el artículo 27.3 tiene límites. La dignidad de las personas, los valores constitucionales, la ley son un límite preciso.

El Tribunal Supremo, por aplastante mayoría de 22 a 7, ha dictado una sentencia histórica. Los magistrados han empleado 20 horas para deliberar, han analizado la redacción de la ley, incluida la letra pequeña; también los libros de texto. Y han decidido que no es un adoctrinamiento malicioso, y que tampoco lesiona el derecho fundamental de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral de acuerdo con sus convicciones. De hecho, el adoctrinamiento de niños y jóvenes españoles en la religión católica ya se da masivamente en la España de hoy, incluso en colegios privados financiados con fondos públicos. Sin problema.

Pero para parte de la jerarquía de la Iglesia y para el lado más derechista del PP el hecho de que esta nueva asignatura presente el matrimonio homosexual en plano de igualdad con el heterosexual es una aberración intolerable. Ese es el origen de esta operación de acoso al Gobierno que en su segundo episodio judicial se salda con una derrota de los tradicionalistas. Como anuncian nuevos recursos al Tribunal Constitucional y al Europeo de Derechos Humanos habrá ocasión de seguir tratando el asunto. Es una de las ventajas del sistema de libertades que hay que enseñar en la escuela. Afortunadamente.