Archivos para el tag ‘ERC’

España respira aliviada

Ignacio Martínez | 27 de noviembre de 2012 a las 13:21

Mas quería una mayoría excepcional y ha sacado un fracaso excepcional. Pocos casos más clamorosos de ineptitud estratégica pueden encontrarse en el entorno próximo. Quizá la aventura de Álvarez Cascos en Asturias en marzo. O un referente francés. Jacques Chirac, que era un político simpático pero candoroso, ganó las presidenciales francesas en 1995 y como tenía una cómoda mayoría de derechas en la Asamblea Nacional no disolvió inmediatamente para aprovechar el tirón de la campaña presidencial. Encima convocó las elecciones en 1997, un año antes del final de legislatura, en un alarde de torpeza, que llevó al socialista Lionel Jospin al palacio de Matignon como nuevo primer ministro.

Es uno de los precedentes que tiene la disolución del Parlamento catalán por un presidente que tenía un cómodo gobierno de derechas apoyado por 62 diputados y reclamó una mayoría excepcional, para sacar 50. Artur Mas no tiene el estilo espontáneo de Chirac, es lo que en Andalucía se definiría como estirado. Tan engreído que se creyó que la riada humana que se manifestó el 11 de septiembre en Barcelona estaba toda allí por la independencia. El resultado es muy decepcionante para él. El director de La Vanguardia dijo en RNE la noche electoral que CiU tendrá que meter el proyecto soberanista en el cajón. Declaración relevante en boca del responsable de un medio que ha animado a este movimiento en los últimos meses.

Ayer el presidente de la Generalitat hizo de tripas corazón y convocó una rueda de prensa con Duran Lleida. Concretó que prefiere un gobierno de coalición, porque solo no tiene fuerza suficiente para apechugar con las deudas, los recortes y la triste realidad. Apunta a Esquerra y al PSC, con los que completaría unas mayorías muy distintas. Sigue empeñado, aunque sea de boquilla, en la consulta sobre el derecho a decidir. Pero la suma de escaños soberanistas en el Parlament ha bajado de 76 a 74, así que se podía haber ahorrado el viaje. Y de las diez elecciones autonómicas que ha habido en Cataluña desde 1980 la suma de CiU y ERC ha sido en cinco ocasiones superior a la que tienen ahora. Además, los votos que sacaron el domingo suman el 30,5% del censo llamado a las urnas.

El resto de las fuerzas han tenido resultados muy dispares. Los socialistas, el peor de su historia en unas autonómicas catalanas. El PP el más alto. Esquerra ha igualado su segundo mejor resultado de la serie, pero superado todavía por Carod en 2003, con 23 escaños. IC también logra su mayor número de diputados, si se exceptúa a su antecesor, el PSUC, que tuvo 25 en 1980. Y Ciudadanos, un partido fundado por intelectuales antinacionalistas, en tres citas con las urnas se ha consolidado definitivamente. Cataluña ha votado de manera muy plural, como suele; con sentido común. Y España respira aliviada.

Un guión de Woody Allen

Ignacio Martínez | 31 de julio de 2010 a las 8:21

La prohibición de las corridas de toros en Cataluña da para una enciclopedia. A un servidor esta decisión le sugiere muchas cosas, algunas positivas. Lo resumo en diez puntos. 1. Puede ser una buena noticia para la fiesta de los toros en el resto de España. Estamos ante una tradición en franca decadencia, en donde cada vez hay menos bravura en los toros y menos arte en los toreros. La mayoría de las corridas de Sevilla o Madrid de esta temporada no han sido una fiesta precisamente. Así que es posible que haya un renacer del arte de torear si, ante la amenaza, ganaderos, empresarios, toreros, apoderados, críticos y aficionados se lo toman más en serio. 2. Cataluña sigue siendo muy buena vendedora. Si querían llamar la atención y poner su territorio y sus instituciones en el mapa mundi, lo han bordado. En los discursos del miércoles, se repetía “el mundo nos contempla”, “el mundo nos está mirando”.

3. En el resto de España el asunto de las corridas de toros ha sido infinitamente más seguido que el del Estatut en cualquiera de sus formatos. 4. En el procedimiento de esta ley hay dos elementos que deberían ser ejemplo: una iniciativa popular y la libertad de voto a los diputados. 5. Un servidor, que es aficionado, encuentra que los argumentos de los abolicionistas de las corridas en la comisión correspondiente del Parlament, han sido más convincentes que los de los partidarios. Ignoro quién hizo el casting, pero era desigual. 6. Más que identidad catalana o defensa de los animales, los nacionalistas catalanes han subrayado la prohibición como un triunfo de la civilización frente a la barbarie. La superioridad moral de la moderna Cataluña sobre la España castiza y atrasada. Puigcercós se alegró de pertenecer a una sociedad avanzada que rechaza un espectáculo pintoresco basado en la cultura de la muerte. Una sociedad -cito- más tolerante, más compasiva, más humana, más responsable. ¿Más que quién?

7. Cuando ERC propuso una ley similar en 2005, que no prosperó, ya consideraba que los taurinos son capaces de abusar de los más débiles, sean niños, mujeres, mayores o inmigrantes. 8. ¿Y los correbous? Cuando los promotores de la iniciativa popular llevaron sus 180.000 firmas al Parlament, ERC les advirtió que no contaran con ellos si había que prohibir las fiestas de toros ensogados, embolaos o enmaromados. Fiestas muy tradicionales en las tierras del Ebro, con las que Esquerra es tolerante y compasiva. Y en las que el público no se comporta de forma bárbara ni el toro sufre. No es lo mismo lidiar a la manera española que divertirse según la sensibilidad catalana.

9. Esta decisión demuestra la influencia de Cataluña en España. De la prohibición canaria no se enteró nadie. Y 10. Si equiparamos a los animales con los seres humanos, entonces todos vegetarianos y prohibidas corridas y correbous. Es un buen argumento para un guión de Woody Allen, un Vicky Cristina Barcelona II. Nos arrancaría una sonrisa algún comentario entre la hipocresía, el sarcasmo y el cinismo.

Cuando España importa

Ignacio Martínez | 11 de noviembre de 2009 a las 13:46

Esapaña entera parece decidida a aceptar la extorsión de un grupo de terroristas negros. Es más, España entera está dispuesta a linchar al Gobierno por no liberar a los dos piratas detenidos en Madrid y no pagar cuanto antes el rescate que pidan estos canallas. De acuerdo, está en peligro la vida de 36 personas, entre ellos 16 españoles y eso nos conmueve a todos. Pero hasta ahora el Estado español no negociaba con terroristas. Y éstos lo son: ¿qué han hecho para desbloquear el conflicto, sino aterrorizar a los familiares con la amenaza de matar a los tres marineros que se llevaron a tierra? Lo de terroristas negros, es relevante. Resulta que no son vascos, ni islamistas y por tanto nos parecen terroristas de otra categoría, con la que se puede ser más indulgente: así que a pagar, a devolver a los dos cómplices y a otra cosa. Sin embargo, la Armada hizo bien al detener a los dos piratas y el juez Garzón actuó correctamente al reclamarlos. Y es insensato culparles por cumplir con su deber. También cumple con su deber la Audiencia Nacional cuando llama a declarar a empresarios que han pagado a ETA. Un pago que muy mal visto por los mismos que aceptan que se pague a los piratas somalíes.

Otro asunto es que estos terroristas tolerados por nuestras conciencias han secuestrado un barco atunero con bandera de las Seychelles. El armador es vasco, pero el barco no es español. He leído en un periódico catalán el argumento de que las autoridades tienen que ocuparse de este asunto, porque para eso les pagamos con nuestros impuestos. No todos. El País Vasco tiene un cupo en los presupuestos de 2009 de 1.263 millones de euros, que es todo lo que le liquida Euskadi a la Hacienda nacional. Insuficiente. Este privilegio fiscal permite al País Vasco no contribuir a la solidaridad con regiones menos favorecidas y conseguir un saldo positivo del erario público español. Asunto, dicho sea de paso, que cuenta con el apoyo de todo el arco parlamentario vasco, del PNV al PP, pasando por el PSOE. Pero cuando hay un problema, aquí está España, la diplomacia nacional, que hay que pagar, o el Ejército español, que cuesta un dinero a los contribuyentes del régimen general.

Son días de poco fervor nacionalista. Según y dónde. El Parlamento catalán se ha gastado mil euros en un servicio de interpretación del castellano al catalán y viceversa para atender la visita de una delegación nicaragüense. Pero cuando hablaron los invitados latinoamericanos nadie utilizó los auriculares para enterarse de lo que decían. Me recuerda a Heribert Barrera, patriarca de Esquerra Republicana de Cataluña, que cuando estuvo en el Parlamento Europeo en los 90 nunca utilizó el castellano: hablaba siempre en un inglés tan macarrónico que un día un eurodiputado británico le imploró que hablara en español para que le pudieran entender. Así es la vida.