Archivos para el tag ‘ERE’

Aquí no ha pasado nada

Ignacio Martínez | 28 de noviembre de 2012 a las 11:08

Habría que prohibir por ley las comisiones de investigación parlamentarias en este país. Son una farsa. Sin ir más lejos, ayer empezó una en Madrid sobre una fiesta en la que participaron decenas de miles de jóvenes en un establecimiento municipal, con mínimas medidas de seguridad y el doble del aforo permitido. Resultado: cuatro mujeres muertas y una gravemente herida. No piensa comparecer la empresa organizadora, ni la alcaldesa Botella, que estaba tan preocupada aquel fin de semana que se fue a un balneario en Portugal para calmarse. Eso sí, su vicealcalde dijo desde el minuto uno que el aforo se había respetado y se habían cumplido todas las normas. Una vergüenza.

La infamia nos toca de cerca. Debería ser un delito celebrar durante semanas, meses, reuniones para que después no haya ni siquiera una resolución, como ha pasado con la de los eres fraudulentos en el Parlamento andaluz, el caso de corrupción más grave de la autonomía andaluza del que el PSOE, en su arrogancia, piensa que sale indemne. Pero no. Nunca antes como hoy esta región habrá parecido sometida a un régimen semidemocrático, como cuando se vote en el pleno esta tarde la malograda resolución y salga rechazada. Al final no es responsable político ni Javier Guerrero, el más famoso ex director general de una autonomía española. Nadie es culpable, aquí no ha pasado nada. Al menos unos 25.000 millones de pesetas han tenido un innoble destino en ayudas a empresas amigas o a falsos beneficiarios de los eres. Pero ha sido sin querer.

El eterno partido gobernante está enajenado, cómodamente soportado por una red clientelar de personas, familias completas, colocadas con diligencia durante tres décadas en los más variados lugares a cargo del contribuyente. Es incapaz de la más mínima autocrítica. Se resistió en la pasada legislatura a crear la comisión de investigación de los eres, la admitió a la trágala porque fue condición sine qua non de IU para entrar en el Gobierno. Primero dijo que Griñán no comparecería, después que iría si lo pedía el Parlamento y finalmente el interesado no tuvo más remedio que mostrar su disposición.

El PSOE ha dinamitado el documento resumen preparado por el presidente de la comisión investigadora. No se entiende que alegara a 38 párrafos y votara en contra de otros 79 sobre los que no había mostrado objeción. Unan el empecinamiento del PP en señalar a Chaves y Griñán y el aburguesamiento de IU, y tendrán el desastre perfecto. Otra vergüenza. El mensaje que queda es sencillo: Guerrero es un héroe que era enviado a focos de graves conflictos, a apagar incendios. Y hacía muy bien los encargos, a plena satisfacción. No había problema de dinero, ¿quién se iba a fijar en las formas? Y sale limpio del Parlamento. Pero su partido, tocado. Semihundido en esta semidemocracia.

La comisión de investigación de los ERE es un acierto

Ignacio Martínez | 1 de septiembre de 2012 a las 12:47

La comisión de investigación sobre los ERE fraudulentos ha sido un acierto. En primer lugar, por su existencia misma. Es verdad que no tenemos costumbre y esto quizá nos lleve a entusiasmarnos con la novedad. Y también a pagar la novatada, después de 17 años de rodillo gubernamental: darle a los comparecientes una hora al principio y media al final para que digan lo que quieran y sólo hora y media de preguntas es una exageración. En el Congreso de los Estados Unidos hacen comisiones de investigación menos familiares. Duras como un ladrillo. Se nota la mano de los investigados y sus actuales socios de gobierno en el suave diseño de esta comisión.
Pero todo hay que darlo por bueno. El Partido Socialista, que ha monopolizado el poder en Andalucía durante 30 años, con mayoría absoluta o relativa, por primera vez no tiene mayoría y se ha visto obligado a admitir una comisión que evitó como a una vara verde en la pasada legislatura. La primera conclusión de una semana y media de comparecencias es que un caso así no habría ocurrido si se hubiese producido alguna alternancia en el Gobierno de la Junta. El relajo en el que vivía la Administración autonómica, sin normas precisas, sin controles precisos, fiada a la buena voluntad y honradez de los centros directivos no se dan cuando el poder cambia de manos cada dos legislaturas, como suele pasar en el Gobierno central. El control y la eficacia aumentan exponencialmente.
Otra de las razones, todavía no puesta de manifiesto en la Comisión, es que sobraba dinero. Había dinero a espuertas. Unan a la abundancia el relajo y la falta de honradez (por puntual que fuese) y tendrán un caso de corrupción como un castillo. La comisión ha proporcionado ya datos. Este periódico publicó que el consejero Ávila cifró lo defraudado en 17 millones de euros. Casi 3.000 millones de pesetas, para no perdernos.
Las sesiones de la Comisión han servido para el descubrimiento de una gran parlamentaria, que aunque es nueva está haciendo una excelente labor: Alba Doblas, de Izquierda Unida, licenciada en Derecho, ex concejal de Córdoba, 41 años. Sigue la estela de otras grandes diputadas de IU destapadas en el Parlamento andaluz, como Rosa Aguilar o Concha Caballero.
A los portavoces del PSOE les toca el ingrato papel de proteger a los comparecientes de su partido. Es muy difícil hacer eso bien. Antonia Moro pasó de un tono meloso y sosegado cuando preguntaba a los socialistas a un genio tremendo levantando la voz a Zoido. Los del PP se vieron en las mismas con el propio Zoido y renunciaron a semejante papelón con Arenas y Zaplana. El aplomo y la crispación se han repartido entre los comparecientes. Entre los tensos, anoto a Recio, Aguayo o Ávila. Entre los relajados Vallejo, el interventor y Arenas. La comisión es un acierto. Y estamos sólo en el principio.

‘Eres’ en el solsticio estival

Ignacio Martínez | 8 de julio de 2012 a las 9:20

Estoy convencido de que la próxima comisión de investigación que se forme en el Parlamento andaluz irá mejor que la de los eres. Elemental: 17 años sin hacer ninguna dejan secuelas. El PP preso de la ansiedad, ¡por fin una comisión de investigación!, pidiendo la Biblia en verso. El PSOE enrocado, dispuesto a tirar balones fuera, a poner el ventilador y a levantar las manos como un defensa de Portugal después de arrollar a Iniesta en la Eurocopa. E Izquierda Unida, de árbitro. Un árbitro que hay que pensar que puede ser casero, porque es el actual socio del Gobierno investigado.

Que un diputado de la experiencia y reputación de Ignacio García presida la comisión es una garantía para muchas cosas, pero no de todas: estaba dispuesto a convocar en la primera tanda de comparecencias al chófer de Guerrero y a dos ex directores generales de IFA/Idea y no le dejaron los portavoces de PSOE e IU. García no es del PCE y en IU mandan los comunistas, para que nos entendamos.

El PP había pedido la comparecencia de 135 personas. Le han rechazado 113. Había pedido mucha documentación, quizá demasiada; la parte contraria apunta que supondrían 100.000 folios. Pero se le ha admitido la mitad de la mitad de la mitad. Está claro que el examinado no quiere ni mucha luz, ni mucho taquígrafo. Es chocante que comparezcan los dos ex presidentes de la Junta concernidos en pleno mes de agosto. En vez de nocturnidad y alevosía, solsticio estival. Media España de vacaciones y uno de los efectos de la comisión, su repercusión sobre la opinión pública, burlado por la estrategia procesal.

A esta comisión le faltan muchos detalles. Para empezar el informe de la Cámara de Cuentas. Sólo comparece un interventor general de la Junta y políticos de primera fila. Se supone que habrá una nueva tanda de comparecencias. Porque sería un escándalo que no acudieran viceconsejeros, directores generales del IFA y otros altos funcionarios, intrusos, el chófer de Guerrero, intermediarios, aseguradoras, sindicatos. Faltan demasiadas cosas. Será la falta de práctica.

El relato de los ‘eres’

Ignacio Martínez | 24 de junio de 2012 a las 13:31

Más que tenernos hasta el gorro, nuestros políticos nos aburren. Chamizo tiene razón cuando les reprocha las peleítas. Esos juegos de niños en patio de colegio: “seño, ha sido este”. La pretensión permanente de echar las culpas de cualquier problema a los demás, antes incluso de ponerse a resolverlo. Ejemplos hay muchos. La Junta pretende que el 95% del recorte que ha hecho es culpa del Gobierno central. No es cierto, pero poco importa. Lo que se cuida es el relato. La mayor parte del recorte es culpa de una incorrecta previsión de crecimiento del PIB nacional en los presupuestos aprobados por el Parlamento andaluz en diciembre, lo que va a provocar un notable descenso en los ingresos. Y ver a un neófito diputado del PP reprochar a los socialistas los recortes en el presupuesto andaluz resulta delirante. Antes la peleíta que la coherencia con el discurso de austeridad de su organización.  Esto es lo que hay.
El caso de los eres es otro episodio digno de una tesis en psicología. Resulta que para el PSOE una comisión de investigación era hace un año algo intolerable. El asunto estaba en manos de los tribunales y no había caso. Bueno, ha habido 17 años sin motivo alguno para que se investigase nada. El PP por su parte, se enamoró tanto del caso de los eres que se emborrachó. La campaña electoral de Arenas estuvo dedicada a los expedientes de regulación de empleo fraudulentos. No hubo otra cosa. Y quizá eso labró parte del fracaso en una llegada al poder que estuvo más fácil que nunca.
El relato de los eres ha pasado por otros estadios. Una vez aceptado por los socialistas que habría comisión, como parte del pacto de coalición con IU, lo siguiente fue jugar al camuflaje. La novata consejera de Presidencia y portavoz de la Junta, debutó sobre este asunto diciendo que no era partidaria de que compareciera el presidente ni ningún miembro del Gobierno. Ante la alarma social creada, lo siguiente fue decir que si los convocaban irían. Al cabo, Griñán añadió que quería ir. Y finalmente esta semana ha pedido a su grupo que lo convoque. El relato es un despropósito. Un aburrimiento. Los culebrones son más entretenidos: tienen la patente de las peleítas.

Etiquetas: , ,

Crece el sectarismo

Ignacio Martínez | 10 de junio de 2012 a las 9:51

Da gusto oír al ministro del ramo y al portavoz del PSOE coincidir en algo. La histórica ocasión ha sido el nombramiento como gobernador del Banco de España de un Linde, que resulta ser pariente de los Linde malagueños que tan buenas carreras hicieron en Unicaja y el PSOE. De Guindos resalta la independencia, competencia en asuntos monetarios y bancarios, conocimiento técnico y prestigio profesional de Luis María Linde. Mientras que para Valeriano Gómez es sensato, riguroso, culto y buen conocedor del Banco de España y el sistema financiero. Reconforta. No se puede inspirar confianza dentro y fuera del país tirándose pedradas constantemente.

Un ejemplo perfecto de fuego cruzado son las comisiones de investigación. Llevamos en Andalucía 17 años sin una sola, porque el PSOE no ha dejado. Al PP esto le parece una muestra de la escasa vocación democrática de su adversario. La comisión de investigación sobre los ERE se pondrá en marcha esta semana porque ha sido una de las condiciones de Izquierda Unida para entrar en el Gobierno andaluz. Pero nace rodeada de polémica y tensión.

El PP la califica de paripé por su escasa duración y profundidad. E IU mostró su desagrado por el deje autoritario, marca de la casa, de la consejera portavoz de la Junta que el martes sostuvo que no hay motivo para que el presidente Griñán, su antecesor u otros miembros del Consejo de Gobierno comparezcan ante esa comisión. Por el contrario, el PP tan escrupuloso en el Parlamento andaluz no permite una comisión en el Congreso para investigar al sistema financiero y no deja que comparezca Dívar. Le parece inoportuno.

Completa el cuadro del sectarismo el cambio en la ley de RTVE que permite al PP nombrar presidente de la Corporación por mayoría absoluta en vez de la cualificada exigida antes. Para el PSOE es el acabose. Abandona el consejo de administración; rompe la baraja. Lástima que cuando tenía mayoría absoluta en Andalucía, en 2008 eligiese al actual director general de Canal Sur por el mismo método que ahora le invita a la indignación. En la encuesta del CIS de esta semana los políticos son uno de los primeros problemas del país para un 22,5% de la población. Normal.

La guerra de Gila

Ignacio Martínez | 26 de marzo de 2011 a las 11:18

Houston, tenemos un problema. Después de treinta años en el poder, el PSOE andaluz había gastado sus ideas, agotado sus fuerzas, quemado lo mejor de su militancia y tenía el gobierno con menos liderazgo de todo su ciclo… y en esto llegaron los eres. Y ahora, además del negro panorama anterior y la gravedad de la trama corrupta descubierta en los sótanos de la Junta, ya no hay otro discurso que los eres. Ni Gobierno ni oposición tienen otro tema de debate. Arenas a diario subraya con entusiasmo alguna novedad del día sobre lo único, el caso de los expedientes de regulación de empleo financiados y adjudicados fuera de las normas ortodoxas. Hay por lo menos 72 intrusos que nunca trabajaron en esas empresas, pero se colaron en sus eres. Y en muchos casos se trata de familiares o allegados de cuadros socialistas. Feo.

El PSOE se enroca y no quiere ni oír hablar de una comisión de investigación en el Parlamento andaluz. Muy feo. Pero este asunto no debería hipotecar toda la actividad política. ¿A qué se dedicaban los políticos andaluces antes de los eres? Nadie se acuerda. Al PP se le ha acabado el repertorio. Pero lejos de incomodarse con la repetición, lo traslada al altavoz nacional. Y esto ya parece la guerra de Gila, que siempre preguntaba ¿es el enemigo?, ¿podrían parar la guerra un momento? El miércoles el diputado popular Ignacio Gil Lázaro volvió a hacer a Rubalcaba la misma pregunta que ya le ha hecho cien veces sobre el caso Faisán, y el vicepresidente le recordó que cuando volvió del hospital se encontró con un mensaje suyo en el que le deseaba una pronta recuperación, para que volviera al Congreso a responder a sus preguntas. ¿Qué haría usted sin mí los miércoles?, preguntaba el vicepresidente. “Es como la canción de Amaral, sin ti no soy nada”, se mofaba. Total, que Gil Lázaro llamó al enemigo y le preguntó si podía volver a la guerra un momento.

Pero ayer la portavoz parlamentaria Soraya Sáenz de Santamaría, en una entrevista en Radio Nacional, devolvió la gracia en versión andaluza. Dijo que la canción del asEREjé del grupo cordobés las Ketchup, es el himno que mejor retrata la forma de gobernar del PSOE, en referencia a los eres. Como a Rubalcaba le han empezado a cantar sus simpatizantes la canción de Amaral, en señal de homenaje, la portavoz popular pretende cambiarles el disco y sostiene que el PSOE va a acabar cantando en sus mítines el aserejé, que comienza diciendo “mira lo que se avecina a la vuelta de la esquina”. Como no son tiempos de cortesías, ni de prudencia, la dirigente popular concluyó afirmando que los socialistas han sido capaces “de hacer negocio con el dinero del paro y con el dinero de las pensiones”. No hay más debate que este y todos los debates terminan aquí. En vez de cambiar de canción, cambiemos de humorista: ¡más manera, es la guerra!, que diría Groucho. Y así, todavía un año entero.

Etiquetas:

ERE en Andalucía: Hipocresías, falsedades y miserias

Ignacio Martínez | 4 de marzo de 2011 a las 11:21

No hay nada más hipócrita, más falso y más miserable que la vida política de España. Contra esta gente política no hay manera de luchar honradamente. Las frases no son de este cronista, sino de don Benito Pérez Galdós, citado en su Diario de un escéptico por Julio Camba en mayo de 1907. Como ven, no hay nada nuevo bajo el sol. El fantasma de Galdós se paseó ayer por la antigua capilla del Hospital de las Cinco Llagas, en un debate de control al Gobierno andaluz dominado de nuevo por las irregularidades en los eres financiados por la Junta en los últimos diez años. Eso, de manera expresa, porque en la sesión plenaria de miércoles y jueves ha pesado como una losa la derrota del PSOE en las elecciones de 2012, que presagian todas las encuestas publicadas el pasado fin de semana.

No ha habido diputado socialista que tomara la palabra que no se emplease a fondo en atacar al Partido Popular. Ni siquiera el presidente se sustrajo a este síndrome: no pudo evitar terminar su intervención, cuando ya no podía replicarle Arenas, vinculando al jefe de los populares con Correa, el capo de la trama corrupta Gürtel. Fue lo que se llama una bofetada sin manos. Dijo si tuviéramos que dar más credibilidad a un imputado que a una persona honorable, cosa que yo no hago, tendríamos que convenir que el señor Correa entró en el Partido Popular de su mano. Pero usted lo negó y yo le creí, porque creo más en su palabra que en la de un imputado y usted debería hacer lo mismo.

Punto final al debate, pero no a la polémica. Mientras que los diputados socialistas aplaudían a rabiar, Javier Arenas le decía a Griñán “eso es mentira”, sin micrófono, a viva voz. En la retransmisión de televisión se pudo ver, aunque no oír, la réplica del presidente: “si yo te creo a ti”. Sólo que la mentira, el jefe de los populares se la atribuía a su contrincante, por sostener algo que Correa nunca habría dicho. En todo caso, la argucia le dio muy buen resultado a José Antonio Griñán entre su parroquia, que reía divertida.

Arenas había entonado antes su particular “váyase señor Griñán”. Dijo que la entrevista publicada ayer en El País, con el director general de Trabajo de la Junta durante nueve años, que manejó lo que él mismo calificó como fondo de reptiles de ayudas a empresas en crisis, demostraba que las irregularidades de los eres no fueron actos individuales, sino una trama cuyas responsabilidades políticas exigen una comisión de investigación. El líder del PP concluyó pidiendo a Griñán que si no consiente esa comisión renuncie a la presidencia. El presidente descalificó la acusación de Javier Guerrero de que los consejeros decidían las ayudas directas del fondo de 647 millones, porque el antiguo director general de Trabajo está imputado. Y un imputado no tiene credibilidad. Y sobre su renuncia improvisó una réplica contundente: si yo renunciase, el PP podría proponer para sustituirme a un imputado, en alusión a la candidatura de Francisco Camps en Valencia.

Definitivamente el caso de los eres ocupa el norte, sur, este y oeste de la política andaluza. Un asunto que está lleno de hipocresías, falsedades y miserias. Arenas hizo una batería de preguntas al presidente sobre el entramado. ¿No le repugna mantener ocultos los informes de Hacienda de los años 2005, 2006 y 2007, que no entrega en el Parlamento? ¿A usted le repugna que ya sean 70 los intrusos, aunque ahora les llamemos presuntas discordancias? Ayer [miércoles] decía un vicepresidente del Gobierno que esto era cuestión de tres o cuatro pillos. No sabe sumar. ¿A usted le repugna la intervención de comisionistas en los fondos que van a los parados? ¿A usted le repugna que se hayan contratado a aseguradoras sin concurso público?

Pero la letanía no había terminado. ¿Le repugna que la consejera de Presidencia diga en rueda de prensa que ustedes le han enviado los informes de la Intervención de Hacienda al juez y no lo hayan hecho? ¿Le repugna que se den ayudas a empresas de ex concejales con el argumento de “porque sí y ya está”? ¿Le repugna que fondos para empresas en crisis se manden a trece ayuntamientos? ¿A usted le repugna que dinero para la crisis se gaste en arte ecuestre o ferias de artesanía? ¿A usted le repugna que se gaste dinero público sin normas, sin publicidad y sin control? Arenas concluyó afirmando que no es el PP, sino el conjunto de los medios de comunicación, prensa, radio y televisión, quienes se hacen estas preguntas.

La única respuesta de concreta de Griñán fue su alusión a la trama Gürtel. Para el resto, trajo de casa una respuesta genérica bien estructurada: el consejero de Empleo comparecerá la semana próxima en la Cámara y dará todas las explicaciones que hagan falta. Ustedes han establecido una conclusión y luego han buscado las premisas que justificaran esa conclusión. Nosotros lo hacemos al revés. Investigamos y denunciamos. Me repugna lo que se pueda encontrar de ilícito, por eso lo denunciamos, lo llevamos al juzgado y apartamos a quien no se ha comportado lealmente con el partido y con el cargo. Naturalmente que me repugna, por eso estamos colaborando con la justicia. Y contestamos a sus preguntas. No puede haber más transparencia.

No sólo Arenas se hizo eco de las declaraciones de Guerrero. Diego Valderas relató a Griñán su propio resumen, aunque no obtuvo respuesta: el ex director general acusa a su Gobierno de tráfico de influencias, de procedimientos administrativos con absoluta falta de control, de discriminación a la hora de conceder las ayudas, con nuevas irregularidades puestas de manifiesto en esta Cámara. Considera a personas en desempleo como criaturitas en paro. Señor presidente, le exijo que limpie la era, que sea capaz de acabar con estas prácticas, que sea firme, de no templarle el pulso, y que se asuman las responsabilidades políticas por el bien de la democracia.

El fantasma de Pérez Galdós concluiría que nuestros políticos se anulan, se estrellan, no por lo que hacen, sino por lo que dejan de hacer; se parecen a los toreros medianos en que no rematan la suerte. Lo decía el taurófilo Pepe Hillo en Mendizabal. La comisión de investigación ni está ni se la espera.