Archivos para el tag ‘Estrasburgo’

Más vale tarde que nunca

Ignacio Martínez | 31 de enero de 2010 a las 18:06

Tiene razón Zapatero cuando sostiene que las medidas que acaba de anunciar el Gobierno, de austeridad en el gasto público y retraso en la edad de jubilación, son un ejercicio de responsabilidad. Si hubiese hecho esto hace dos años además de responsabilidad el presidente habría realizado un ejercicio de liderazgo. Es anticipándose a las malas coyunturas, aun con medidas impopulares, cuando se ve la planta de la que están hechos los dirigentes. Lo que ha expuesto esta semana y hará la próxima con las reformas laborales está bien, pero llega tarde. Y suena a actuación desesperada, con un déficit público del 11,4%, un notable descrédito internacional, más de cuatro millones de parados en España y más de un millón en Andalucía, y el desapego de buena parte de sus electores españoles, catalanes y andaluces.

Este mismo presidente churchilliano que reclama austeridad, esfuerzo y sacrificio es el que en septiembre de 2007 proclamaba, de manera irresponsable, que España jugaba la Champions League de la economía mundial: era la que más partidos ganaba, la que más goles metía y la menos goleada. Estaba más preparada que nunca ante una posible recesión por la fortaleza de su economía, el dinamismo de la inversión, la solvencia de las empresas, la eficiencia de su sistema financiero y la acumulación de disponibilidades de las familias.

Curiosamente, este semestre España juega la Champions de la economía mundial. No por méritos propios, sino por el turno rotatorio de la presidencia europea. Y Zapatero ha oído palabras duras hacia la debilidad de nuestra economía en Estrasburgo y Davos. Jugar la Champions supone un handicap a los equipos modestos. Con la misma alineación tienen que actuar en varias competiciones exigentes. El PP lo sabe bien: inició la presidencia de la UE en 2002 con diez puntos de ventaja y terminó el semestre exhausto. Los equipos ministeriales y los altos funcionarios tienen que dividir sus esfuerzos entre la gestión de los muchos problemas del país y la gerencia de los dossiers comunitarios. Esperemos, por la cuenta que nos trae, que el presidente sobreviva al intento. De momento ha encontrado una buena dosis de realismo. Más vale tarde que nunca.

Elecciones europeas: Un día para dudar

Ignacio Martínez | 7 de junio de 2009 a las 12:54

Si usted ha sobrevivido a esta campaña en la que los antagonistas se han despreciado con un ardor propio de enemigos. Si usted ha soportado la tesis de que el único culpable de la crisis es Zapatero; o, por el contrario, que los responsables son Bush, Aznar y sus amigos neoconservadores. Si ha superado las pruebas de fuego del Falcon de ZP, los trajes de Camps, la hija de Chaves o las profecías galácticas de Pajín. Si ha resistido las letanías sobre el aborto o la píldora del día después. Debo decirle que ha hecho el esfuerzo para nada.

Porque los diputados que hoy elija el pueblo español en las listas del PSOE y del PP para el Parlamento Europeo votarán lo mismo en siete de cada diez casos en Estrasburgo. No es una manera de hablar, sino pura estadística: el PPE y el PSE se pusieron de acuerdo en el 69,9% de los temas votados en la pasada legislatura. A eso añadan que ambos partidos, que tan sucia campaña han desarrollado, tienen el mismo candidato a la Presidencia de la Comisión Europea, Durao Barroso. Curioso, que este amigo de Bush y Aznar, anfitrión de la reunión de las Azores en la que se decidió la guerra de Iraq, sea el candidato de Zapatero. Vistos desde Bruselas, ni los populares son una pesadilla, ni los socialistas son zafios. Contradicciones de la vida.

En el camino se han quedado asuntos de trascendencia, como del futuro institucional de Europa, la energía, la inmigración o el estado del bienestar, que nuestros próceres han preferido evitar. Era más fácil señalar que el PP es partidario de la pena de muerte o del despido libre, aunque no sea cierto. O acusar al PSOE de machacar a la agricultura española, lo que tampoco es verdad. El tremendismo, la hipérbole, han acaparado los focos, los titulares. Se trataba de movilizar a los más próximos, a los incondicionales, dando por supuesto que los tibios hoy no votarían.

Si usted ha sobrevivido a todo esto, desde luego se ha ganado el derecho a dudar si vale la pena votar. Pero si necesita un argumento para decidirse, piense que tiene la posibilidad de ajustar las cuentas a los dos partidos frentistas: hay opciones para todos los gustos, lejos del reducido mundo bipartidista.

Manos unidas

Ignacio Martínez | 24 de mayo de 2009 a las 10:07

 

El vídeo electoral del PSOE parece hecho por los publicistas de Benetton. Es provocador y tremendista. Pero escasamente europeísta. Europa se ha construido en los últimos 60 años sobre el consenso de dos grandes familias políticas, democristianos y socialdemócratas. Y sobre la alianza de dos viejos contendientes: Alemania y Francia. El espíritu de reconciliación lanzado por el Congreso de Europa presidido por Churchill en La Haya en 1948 fue fácil de conseguir. Se basaba en un hecho dramático: la guerra civil entre europeos entre 1939 y 1945 se saldó con 36 millones y medio de muertos, más de la mitad de ellos civiles. Algo de lo que eran conscientes los Adenauer, Mitterrand, Spaak, Madariaga o Spinelli, pero que desconoce el publicista del PSOE. A ver si hoy, en el mitin de Zapatero, Chaves y Griñán en Dos Hermanas (Sevilla) el talante es otro. No en balde, en el Parlamento Europeo, el PPE y el PSE, los herederos de las dos corrientes ideológicas fundadoras, votan lo mismo en el 90% 70% de los casos.

Muchos de los pensamientos criticados en el vídeo socialista contravienen la Declaración Universal de Derechos Humanos y es injusto atribuírselos a ningún partido democrático. En particular la pena de muerte. El PSOE estableció una doctrina saludable sobre el terrorismo al sacarlo fuera del debate electoral. La pena de muerte merece estar en la misma categoría. Los vídeos del PP son bastante más malos de realización, pero también están cargados de impostura. Mayor Oreja llega a plantear en uno de ellos que el final del paro y la crisis depende del voto del 7 de junio. Como diría una diputada de su partido: ¡Santo Dios!, lo que hay que oír en esta campaña.

Leire Pajín clama contra los ultraliberales y los belicistas preventivos en la página web de su partido. Y en los mítines nos recuerda que Bush, Aznar y sus amigos nos metieron en la guerra de Iraq. Es una lástima que no explique por qué un liberal y belicista preventivo como Durao Barroso, anfitirón de la reunión de las Azores, es el candidato de Zapatero para seguir de presidente en la Comisión Europea que se elija después de estas elecciones tan broncas. Barroso es el candidato del PPE. Al final, ya ven, en Estrasburgo y Bruselas PSOE y PP votarán lo mismo. Con las manos unidas, como en los anuncios de Benetton.

 

Un campaña electoral sucia

Ignacio Martínez | 23 de mayo de 2009 a las 9:40

Un investigador sueco de ciencias políticas, citado por los candidatos de la izquierda radical francesa, ha establecido que en nueve de cada diez casos la UMP y el PS, los dos grandes partidos de Francia, votan lo mismo en el Parlamento Europeo. Como en España, en la campaña para las elecciones del 7 de junio también en Francia hay un debate puramente nacional y los ataques en los dos grandes son furibundos. Pero después, ya ven, llegan a Bruselas y Estrasburgo y votan lo mismo. Es lo que les pasa a nuestros PSOE y PP: aquí se dan mucha leña y allí pactan en el seno de los grupos socialista y democristiano. Lo que no está mal: Europa se ha construido a base de consensos, como debe ser. Lo que está mal es esta campaña tan sucia.

Chaves se va por sorpresa

Ignacio Martínez | 6 de abril de 2009 a las 8:11

Tras 18 años y 252 días en el poder se confirma que Manuel Chaves se va al Gobierno de la nación. Desde el sábado era un rumor insistente, que tomó carta de naturaleza cuando el presidente de la Junta anuló su agenda de ayer y su entorno se evaporó. El efecto colateral andaluz ha sido la sorpresa de una crisis cantada. Este fin de semana, el reelegido secretario general de la UGT, Cándido Méndez, pidió al Gobierno pulso e iniciativa y criticó la inanición del vicepresidente económico Pedro Solbes. Hace una semana, en los Desayunos de TVE, habló de atonía gubernamental. Méndez es persona muy próxima al presidente Zapatero y uno de sus contertulios de fin de semana. Así que su actitud daba certeza a la crisis.

La otra sorpresa es que Zapatero la haya rematado en los ratos libres de la maratón de cumbres del G-20, la OTAN, la Unión Europea con Estados Unidos y la Alianza de Civilizaciones. Al final no sabremos si el niño o niña es de Londres, Estrasburgo, Khel, Praga o Estambul. Lo que sí sabemos con seguridad es que ayer en Praga, ZP tocó el cielo con la punta de los dedos; después de cinco años ha podido ¡por fin! entrevistarse con un presidente americano. No cabía en sí de gozo por su encuentro con Obama. La foto no deja lugar a dudas: el presidente español no abre los labios para sonreír a las cámaras, pero su boca dibujaba una uve infinita, de oreja a oreja.

El nombramiento de Chaves como vicepresidente del Gobierno es un digno colofón a su carrera política: en julio cumple 64 años. En una crónica hace ocho días, José Aguilar escribía sobre la posibilidad de que fuese ministro de Defensa, aunque advertía que su eventual sustituto en el sillón presidencial andaluz, José Antonio Griñán, había comentado que “ni muerto” quería el cargo. Ya sabemos que el vicepresidente no mantiene su negativa, pero también que la salida de Chaves puede llevar aparejado el desembarco de Mar Moreno, la favorita del zapaterismo. Griñán, dos veces ministro con Felipe González, brillante e incluso moderno a pesar de su edad, vale para un roto y para un descosido; también se le consideraba alternativa a Pedro Solbes. Y Mar Moreno, ex presidenta del Parlamento andaluz, efímera consejera de Obras Públicas y número cuatro del PSOE federal, tras Zapatero, Blanco y Pajín, tiene un problema; no es santa de la devoción del aparato regional.

Es curioso: El PSOE andaluz acaba de sacar músculo en Madrid el pasado lunes para mostrar su fuerza al resto de la familia socialista. Se suponía que como advertencia previa al debate final sobre financiación territorial y como despliegue para reclamar autonomía en el relevo de Chaves. De facto, el aparato andaluz parecía conjurado para la continuidad del presidente regional. La jugada de Zapatero no sólo deja sorprendida a la opinión pública. También a su partido.

Un gran salto para la humanidad

Ignacio Martínez | 20 de febrero de 2009 a las 9:06

Los cargadores de los móviles van a ser universales, el mismo tipo para todos los teléfonos. Es un descubrimiento sideral. Neil Armstrong cuando pisó la luna hace ahora 40 años dijo “es un pequeño paso para un hombre y un gran salto para la humanidad”. Este anuncio tiene el mismo carácter. Ahora cada marca de móviles tiene varios modelos de cargadores: en total hay 70 distintos . Es una manera de ingresar por todos los gadgets posibles; a más chismes, más facturación. Hasta hoy, sólo Corea había establecido que los teléfonos móviles tuviesen el mismo cargador. China y Japón estaban en ello, pero no hará falta; a partir de 2012 los dos mil millones de usuarios del mundo podrán cargar sus terminales con el mismo aparato. Es un ahorro de energía y un avance en la conservación del medio ambiente: sólo en Europa los residuos de aparatos electrónicos domésticos suponen al año seis millones de toneladas muy contaminantes.

Las empresas no saben cómo sacar beneficios adicionales. Nos quejamos de los bancos con la comisiones. Pero ¿y los cines con la palomitas o los refrescos que luego se convierten en la música de fondo de todas las películas? ¿Y los cartuchos de tinta de las impresoras? ¿Y las tasas de aeropuerto y otros gastos suplementarios de los billetes de avión? Además de evitar un coste añadido, la normalización de los cargadores de móviles es un progreso hacia la ciudadanía universal. Antes de que la Unión Europea estableciera el mercado único, los enchufes de electricidad o de teléfono eran diferentes de unos países a otros. En los 90, un técnico de la France Telecom que conocí en Estrasburgo había inventado una clavija universal europea para la conexión de ordenadores de cualquier nacionalidad a la red de telefonía francesa. Era un cable único por un lado, que se convertía en un racimo por el otro: la terminal española, la británica, la alemana… La foto de Europa. El mercado único estandarizó las normas de los enchufes y ahora le toca a los cargadores en todo el mundo.

La normalización podría extenderse a otros ámbitos de la vida: que dos terminales de cualquier organización sean iguales. Por ejemplo, que el PP esté a favor de la fusión de Unicaja y la CCM en Andalucía y también en Castilla La Mancha, y no como ahora, a favor aquí y en contra allí. O que el PSOE sea partidario de que una eventual gran caja andaluza esté en una sede determinada. Al contrario que hoy día: el PSOE de Málaga dice que la sede tiene que estar allí y el de Sevilla opina que “naturalmente” tiene que estar en la capital política. Ya ven, nadie se moja. En el mercado sentimental se venden muy bien los localismos. Y este terreno es más arriesgado que el de los cargadores de móviles. Pasamos de 70 modelos a 770 municipios en Andalucía. Es 10 veces más complicada, pero la solución sería un gran salto para Andalucía, España y la humanidad.