Archivos para el tag ‘Felipe III’

Efemérides (versión larga)

Ignacio Martínez | 9 de enero de 2009 a las 18:54

Los años, como los lugares o las personas, provocan coincidencias felices. En 2009 se acumulan las efemérides de Carlos III. Se cumplen 250 años de la llegada al trono español, desde Nápoles, del rey que fundó las nuevas poblaciones en Sierra Morena y otros puntos de Andalucía. Este año, también es el centenario del nacimiento de tres ilustres andaluces: Domínguez Ortiz, Antonio Mairena y Caracol. El historiador Antonio Domínguez Ortiz es autor de obras clásicas sobre la decadencia de la España de los Austria, las clases privilegiadas en el Antiguo Régimen o sobre Carlos III y la Ilustración.

En otro de sus libros, Las alteraciones andaluzas, don Antonio relata un levantamiento popular ocurrido en la región a mediados del XVII, que coincide en el tiempo con otros sucedidos en Inglaterra, Italia, Francia o Polonia, por la escasez de víveres. Pero Domínguez Ortiz sostiene que en Andalucía el motivo fue el peso de los tributos y la dureza de los nobles. Por entonces, aquí se comía buen pan de trigo. Así lo afirma un religioso francés que vino en 1603. Se llamaba Bartolomé Joly, con el apellido de los editores de este diario. Su texto, un magnífico relato periodístico, estuvo inédito durante siglos, y no fue publicado hasta 1909. Por tanto, también es su centenario.

Antonio Cruz García era descendiente de una familia de gitanos asentada en Mairena del Alcor en época de Carlos III. Fue conocido en el mundo del flamenco como Antonio Mairena, maestro del cante, heredero de Manuel Torre, Joaquín el de la Paula o los hermanos Tomás y Pastora Pavón. Otro gran cantaor flamenco, Manuel Ortega Juárez, también nació hace cien años. Caracol ganó en 1922 el Concurso de Cante Jondo organizado en Granada por García Lorca.

Pero un año da para mucho más. Se cumplen 25 años de la muerte del Nobel Vicente Aleixandre, de la vuelta a España de María Zambrano, de la muerte de Paquirri, de la dimisión de Escuredo como presidente de la Junta. Medio siglo de la llegada de Santiago Carrillo a la secretaría general del PCE, de la victoria en el Tour de Bahamontes, de la muerte del poeta Altolaguirre. También de la visita a Franco del presidente Eisenhower, pero no se acortaron las distancias: mientras en El Escorial se inauguraba el Valle de los Caídos, en Nueva York estrenaban el Museo Guggenheim de Frank Lloyd Wright. Hace 75 años que murió el torero Ignacio Sánchez Mejías, actor, jugador de polo, automovilista, escritor y presidente del Betis en sus ratos libres, llorado por García Lorca en una elegía de las más célebres de la poesía española.

En fin, se cumplen 400 años de la expulsión decretada por Felipe III de los moriscos, cuya historia escribió magníficamente bien Antonio Domínguez Ortiz. Ya ven que 2009 no es sólo el año de la crisis, sino también un cúmulo de efemérides y coincidencias.

La España auténtica

Ignacio Martínez | 2 de enero de 2009 a las 10:06

 

”Elena

 

Resulta que el País Vasco y Cataluña son las regiones españolas más auténticas, desde el punto de vista genético. Hace un mes, la revista científica American Journal of Human Genetics publicó un estudio de las universidades de Leicester y Pompeu Fabra que establecía que la herencia de los españoles tiene un 69,6% del ADN de los íberos autóctonos, un 19,8% de los sefardíes y un 10,6% de los norteafricanos. Los investigadores han comparado los cromosomas Y de 1.140 habitantes de la península ibérica, con los de 361 norteafricanos, y 174 judíos descendientes de los sefarditas que habitaron la península hasta su expulsión en 1492. En el experimento han participado 73 andaluces de Cádiz, Sevilla, Huelva y Málaga, y 95 de Córdoba, Granada, Jaén, Almería y Murcia, asimilada por estos científicos a una peculiar Andalucía oriental.

El resultado por regiones es sorprendente. Los territorios con una más profunda raigambre ibérica de España son Cataluña y el País Vasco, muy por encima del 90%. Cataluña sólo tiene, según este estudio, un 2% de herencia genética de origen africano y un 6% judía. Vascos y navarros, aún menos. La aportación genética norteafricana más notable aparece en Galicia y en el noroeste de Castilla. El estudio lo atribuye a las deportaciones de moriscos realizadas por Felipe III a principios del XVII. Eran unos 200.000 que vivían sobre todo en el Este de Andalucía y Valencia. Muchos fueron enviados a Argelia. El resto se dispersó por el noroeste de la península y se mezcló con la población autóctona. Entre las regiones con menos ADN norteafricano está Andalucía Oriental, con un 2%, y un 18% sefardita. La parte occidental de la comunidad autónoma tiene índices mayores: llega al 16% en genética norteafricana y al 24% en la sefardita.

Nadie es lo que parece. Ni los catalanes son tan fenicios, ni los gallegos tan celtas, ni los granaínos tan moros. Este ejemplo también puede ponerse dentro de Andalucía para acabar con el mito de la rivalidad entre Sevilla y Málaga. El historiador José María Ruiz Povedano, en su libro Málaga, de musulmana a cristiana, relataba que más de un tercio de los nuevos habitantes de Málaga, en la repoblación ordenada por los Reyes Católicos tras la conquista de la ciudad en 1487, procedían del Reino de Sevilla. De la ciudad de Sevilla, de Écija y de las provincias de Cádiz y Huelva. Y los musulmanes que vivían en Málaga, fueron deportados a Sevilla, Carmona, Córdoba y Jerez.

Estamos más mezclados de lo que queremos ver. Pero Ibarretxe y los suyos no se sienten españoles. Y Carod, que es hijo de aragonés, tampoco. Además de la historia, la genética también nos dice que es ridículo. Ahora resulta que Cataluña y Euskadi son la España ibérica autóctona por antonomasia. Quién lo diría.