Archivos para el tag ‘Fernández Vara’

Dramática acordeón

Ignacio Martínez | 6 de junio de 2010 a las 10:36

La operación acordeón para reducir los 317 organismos y empresas públicas de Andalucía, va a ser dramática. La prueba práctica la encontramos en Cataluña, donde ya se intenta, con dudoso éxito. El Gobierno catalán cogió el toro por los cuernos; estableció una serie de criterios de desburocratización. Y, muy a la europea, encargó a un grupo de expertos un plan de racionalización de su sector público. Los expertos han establecido que de los 240 organismos y entidades de la Generalitat, se pueden suprimir 104 y fusionar otros 44. Sólo se salvan 97. El tripartito se ha quemado con la patata caliente del informe técnico. Total, que han anunciado la reducción de 63 empresas públicas solamente. Los expertos, han llegado a recomendar al Govern que modifique sus propios criterios, porque los incumple reiteradamente.

Al margen del número de empresas afectadas y de la dificultad de cerrar unos organismos con miles de empleados en la actual situación del país, el informe tiene unas consideraciones que son un buen retrato de la España de los últimos años. Por ejemplo, en Cataluña se creó un sector público superior al que objetivamente su administración requería, lo que encareció los costes, dificultó el control de esas empresas y la coordinación de sus actividades. No se justifica la existencia de algunos organismos, cuyas funciones podrían haber desarrollado los servicios de la administración. Ha habido solapamiento y duplicidades. ¿Les suena?

Este discurso no se produce sólo en las regiones más desarrolladas. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en marzo en una entrevista en TVE, decía que “tenemos una estructura de la administración creada para la época de bonanza, que ahora no podemos pagar; esto no es demagogia, es sencillamente reconocer que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, como país, como región, como familias, como empresas”. Y añadía que España debe tres veces lo que es capaz de producir en un año; hemos sido ricos, pero con cargo a deuda y eso lo tenemos que ajustar. El diagnóstico está hecho y en algunos lugares diseñada la terapia. El problema es coger el bisturí.

Crisis planetaria

Ignacio Martínez | 5 de junio de 2010 a las 8:58

Ha dicho Leire Pajín que tenemos una crisis económica, pero no política. Esta joven no podría ganarse la vida como pitonisa en el Oráculo de Delfos. Ya aventuró el acontecimiento planetario de los dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico, y no sólo ha sido una pifia la Presidencia española de la UE de Zapatero, sino que Obama vive sus peores momentos en la Casa Blanca, debilitado por los acontecimientos, a merced de la BP, Netanyahu o Corea del Norte. Hay quien le compara ya con Carter. Total, que Pajín, se pone otra vez el uniforme de pitonisa y se lanza: no hay crisis política. Disiento. La hay en su partido, en el PP, en toda Europa y en el resto del mundo. Ella misma, con su particular gracejo, la podría haber calificado como crisis planetaria.

El PSOE es un hervidero de rumores, contactos, inquietud. Se busca sustituto. De la vieja guardia como Solana o Rubalcaba; de la nueva vía, como Blanco o Chacón, de la periferia como el extremeño Fernández Vara. Algunos destacados militantes del PP no ocultan su desapego de Rajoy, que desde el anuncio del ajuste ha hecho declaraciones más propias de una barra de bar que de un estadista. Mientras, el país ve atónito como se hunde la Bolsa, porque Hungría, que sólo representa el 0,8% del PIB de la UE, ha anunciado que el anterior Gobierno, como en Grecia, falseó sus cuentas públicas. Estamos pasando de la desconfianza al pánico y no aparece en el horizonte nadie que inspire seguridad.

Otras políticas son posibles. En el pleno de mayo del Parlamento Europeo, el líder ecologista francés Daniel Cohn Bendit dijo que lo que le estamos pidiendo a Papandreu es imposible de lograr. Se preguntó cuánto tiempo necesitarían Francia o Alemania para reformar su sistema de pensiones, ¡y se le está pidiendo a Grecia que lo cambie en tres meses! En el mismo pleno, el líder liberal belga Guy Verhostaff propuso la creación de un Fondo Monetario Europeo, que actúe como fondo de inversión y solidaridad y frene la especulación.

Cohn Bendit apunta una audaz iniciativa política: el desarme entre Grecia y Turquía. Para que los turcos se retiren del norte de Chipre. El líder verde ofreció unos datos espectaculares de venta de armas a Grecia, que con once millones de habitantes tiene un ejército de 100.000 soldados. En los últimos meses, Francia ha vendido seis fragatas a los griegos por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Varios aviones de combate Rafale a 100 millones la unidad. Una factura de más de más de 3.000 millones. Y Alemania le ha vendido seis submarinos por otros 1.000 millones. ¡Les prestamos dinero para que nos comporen armas! Recortar de aquí es más eficaz que bajar sueldos de menos de mil euros, sostiene Dani el Rojo. Estas cosas se podrían afrontar si sólo hubiese una crisis económica. Pero la crisis política planetaria no deja espacio para la imaginación.

Un discurso en busca de autor

Ignacio Martínez | 13 de marzo de 2010 a las 9:12

El nuevo secretario regional de los socialistas es persona letrada y una rara avis en el mundo político: tiene por costumbre escribir sus propios discursos. Pero en un momento tan delicado como el que vivimos sería bueno recordarle que no puede dirigirse sólo a los delegados del partido que le va a dar todo el poder en la organización y en la Junta, como pasó en 1984 con Borbolla, o con Chaves en 1994. En su discurso de hoy, Griñán también debería dirigirse a todos los ciudadanos, que están esperando algo más que desprecio al adversario político y autocomplacencia romántica. Tomo prestadas algunas ideas que podría utilizar, y que le vendrían estupendamente a su compañero de escenario de este mediodía, el presidente Zapatero.

“No se trata de decir lo que la gente quiere oír, sino lo que en este momento hay que decir: que tenemos una estructura de la administración creada para la época de bonanza, que ahora no la podemos pagar. Vamos a reducir un 30% los altos cargos de la Junta, un 30% los puestos de confianza, un 10% las jefaturas de servicio, un 60% el sector público empresarial, y congelar los sueldos de los altos cargos hasta 2013. Esto no es demagogia, es sencillamente reconocer que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, como país, como región, como familias, como empresas, como ciudadanos. España ha llegado a deber tres veces lo que vale; administración pública, empresas y familias se han endeudado hasta el triple del PIB nacional. Hemos sido ricos, pero con cargo a deuda y eso lo tenemos que ajustar. Estamos viviendo unos tiempos en los que se está pensando más en los votos que en el futuro. Eso nos puede pasar factura”.

“Estamos obligados a llegar a acuerdos entre las comunidades autónomas, con independencia del color político de cada una. El Gobierno central tiene que ceder para llegar a acuerdos con la oposición y tiene la obligación añadida de entenderse con las comunidades autónomas. Si no se producen esos acuerdos, los ciudadanos no lo entenderían y eso puede generar un desapego de la política. Que nadie piense que aunque este año salgamos de la recesión y tardemos algo más en salir de la crisis, esto es cuestión de un año o dos. Vienen tiempos duros, difíciles y no vale mirar para otro lado. La reducción de la administración será impopular para las organizaciones que estábamos acostumbradas a que la llegada al poder llevaba consigo el desembarco de una serie de personas. En los dos próximos años debe importarnos bastante poco el resultado de las elecciones. No está en juego la victoria electoral, sino el futuro del país”.

Este discurso no es mío. Es un resumen textual de lo que dijo el miércoles en Los desayunos de TVE el socialista Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura. Discursos así son los que hacen falta y escasean. Está por ver cuál será el registro de Griñán. Y el de su compañero de escenario…