Archivos para el tag ‘Fidel’

Puesta al día

Ignacio Martínez | 10 de agosto de 2010 a las 20:38

Después de unos días de vacaciones, vuelvo. Han pasado muchas interesantes cosas esta semana.

A saber:

 

Vuelve el Estado policial. La señora Cospedal cada vez que se instala en Marbella y se pone el polo de vacaciones se suelta el pelo. Ha vuelto a decir la misma canción que el verano pasado, aunque con la letra un poco más pulida. Poco menos que hay tantos casos por corrupción que afecten al PP porque el Gobierno azuza a la Policía contra ellos. Pobres Camps, Bigotes, Correa, Fabra y compañía. Unas víctimas…

 

Vuelve Fidel. Ví en directo por Canal + la comparecencia del líder máximo ante el comité central del Partido Comunista Cubano. Vergonzoso peloteo y culto a la personalidad. Horas de perorata de Fidel sobre política internacional. Nada nuevo en boca del preclaro líder. Ni alusión alguna a la política interior cubana. Lastimosa imagen la de los carcamales del régimen.

 

Chavez en estado puro. Hugo Chavez todavía no ha acabado de hundir la economía venezolana, pero todo se andará. Ahora está atareado en recomponer las relaciones con Colombia, suspendidas por su animadversión hacia Uribe, que le acusó de dar amparo a la narcoguerrilla FARC en su territorio. Con el nuevo presidente Santos habrá arreglo, pero ya verán que no dura. Chavez necesita esa gimnasia para seguir en el candelero en su país y desviar la atención sobre la mala gestión del país. La oratoria de este antiguo militar golpista es grandilocuente y vacía, en la mejor tradición de los caudillos populistas latinoamericanos. De pena.

 

Me alegro de que vaya a haber primarias en Madrid. El PSOE descubrió un método higiénico, transparente, democrático y es una pena que renuncie a él en Andalucía. Para disgusto de Ignacio Trillo en Málaga y de otros en Granada. La verdad es que en Madrid se hacen por el empecinamiento del que manda en el aparato regional, para que le dejen ser candidato, que no es el caso en Andalucía. Ignoro el por qué de tantos miedos: el que gane en Madrid saldrá reforzado frente a Esperanza Aguirre.

 

Los controladores están a punto de concretar los días que van a la huelga. Es una vergüenza. Pero yo no militarizaría el servicio. Es un trabajo que pide a gritos su privatización. Lo suyo sería hacer una concesión por concurso durante un período determinado y renovarla al mejor postor. No veo por qué un controlador debe ganar 200.000, 300.000, 500.000 euros al año y no un cirujano, un policía o un bombero, por citar tres profesiones delicadas, especializadas, que protegen nuestras vidas. Concha Gutiérrez ha demostrado aquí el mismo coraje que en su gestión para parar el urbanismo desaforado en la costa andaluza.

El ‘castrismo’ agoniza

Ignacio Martínez | 1 de marzo de 2010 a las 11:30

La dictadura cubana agoniza y este hecho biológico afecta a España de manera directa. Hay quien dice que Irlanda es el Estado número 51 de los Estados Unidos. Por las mismas razones sentimentales se puede decir que Cuba es la provincia número 51 de España. Más de un siglo después de la emancipación de la última colonia española, nuestro país sigue enganchado con la isla caribeña y sus habitantes. ¿También con su Gobierno? Sí y no. Desde la llegada al poder de Castro en enero de 1959, la dictadura de Franco primero y los gobernantes democráticos después han tenido debilidad por el dictador cubano. Excepción hecha del presidente Aznar, todo sea dicho. Hemos visto también que, desde Fraga a Chaves, los presidentes autonómicos cumplimentaban a Fidel, un mito para la izquierda mundial durante mucho tiempo y, en cierta manera, un héroe en el inconsciente colectivo español para gente de toda ideología y condición.

Seguro que hay muchas más razones para explicar esta vinculación emocional con el líder cubano, pero una de ellas es que Castro acabó con Batista, un lacayo de los norteamericanos, que nos habían echado de la isla en el 98. Y encima se enfrentó, como David a Goliat, con el gigante estadounidense. Aparece como un vengador de nuestra propia historia. Pero cualquier simpatía que generase su trayectoria, por el motivo que fuese, está agotada hace tiempo. Y encima un albañil y fontanero de 42 años, negro, con escasa instrucción, humilde y reservado, poco dado al protagonismo, ha hecho temblar el escaso andamiaje que le queda a la dictadura comunista cubana. Orlando Zapata estaba condenado ¡a 36 años! por delitos de opinión, que se dice pronto. No es el único caso, hay 200 como él en la isla ahora mismo. Su muerte tras 85 días de ayuno ha generado una dura protesta mundial, incluido el presidente Zapatero, aunque con un retraso de 24 horas.

Hay, si se quiere, una cierta hipocresía en la indignación internacional. China contraviene de manera sistemática los derechos humanos y es evidente que en mayor cantidad que los cubanos. Sin embargo, el presidente Bush retiró al Gobierno de Pekín de la lista de peores violadores de las libertades de sus ciudadanos. Washington mantiene un bloqueo contra la isla caribeña, mientras hace negocios de todas clases con China, y acumulaba un déficit por balanza de pagos de 200.000 millones de dólares antes de la crisis hipotecaria de 2007. La Unión Europea también es cómplice comercial del gigante asiático: el último año antes de la crisis tuvo un déficit comercial con China de 130 mil millones de euros. Pocas censuras políticas recibe Hu Jintao de sus clientes cuando se mueve por el mundo y a los Castro todo bicho viviente les reprocha su régimen de falta de libertades.

Sea como fuere, el castrismo ha perdido todo halo de romanticismo que rodeara su causa. Su dictadura agoniza, sola y desprestigiada.

Espías autonómicos

Ignacio Martínez | 29 de junio de 2009 a las 8:14

”Conrado

Un amigo mío sostiene que la Unión Europea no se consolidará hasta que no tenga servicios secretos, medallas y guardia de honores. En Andalucía ya tenemos las medallas hace tiempo. Nos falta la guardia de honores. Sobre los espías hay división de opiniones: hay quien piensa que hubo seguimiento a los presidentes de las cajas sevillanas Beneroso&Benjumea, en tiempos de Chaves. Pero si lo hubo, fue obra de aficionados. Más profesional fue la labor de la unidad de seguridad de la Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid. Era gente curiosa, que tenía fotos, itinerarios y relaciones de consejeros de la presidenta Esperanza Aguirre, e incluso de algún enemigo mortal, como el número dos de Gallardón. Pero al final no pillaron al padrino o madrina de la banda.

Estas cosas habría que regularlas: los servicios secretos son legales, aunque su actividad no lo sea. Si trasladamos a las autonomías los pilares necesarios para consolidar la UE, deberíamos crear los servicios secretos regionales. Sería empleo de calidad, relacionado con la innovación y las nuevas tecnologías, que entraría de lleno en la economía sostenible que propugna el presidente Zapatero. Y nos sacaría de apuros institucionales. Por ejemplo, el Gobierno andaluz no sabe lo que le ofrece la vicepresidenta Salgado a Cataluña para que acepte el nuevo sistema de financiación autonómica. Elena Salgado no se le pone al teléfono a la nueva consejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo.

Este desaire exige una misión de buena voluntad, que quizá ejerza hoy el ex presidente Chaves en visita oficial a su sucesor, o una misión imposible, para saber lo que se traen los compañeros del partido Castells y Salgado. Los catalanes reclaman el 25% del dinero extra que se ponga encima de la mesa, pero, aunque se lo den, también andan mosqueados, porque el Gobierno está construyendo el modelo a partir de la cifra final, por lo que será difícil descifrar la letra pequeña del nuevo sistema.

El Gobierno vasco se había adelantado a todos: tenía en Cuba un representante económico, Conrado Hernández, que ha sido detenido por espiar para los servicios secretos españoles. Quizá era agente doble y también espiaba para los cubanos. O triple, y atendía a los vascos también. En todo caso, sus relaciones con la cúpula del poder comunista en la isla provocaron la caída de un vicepresidente, el ministro de Exteriores y el secretario personal de Fidel. Esto ni es broma, ni es nuevo. En los años 40, el Gobierno vasco en el exilio acordó con el FBI montar una red de espionaje en una docena de países de América Latina, financiada por Estados Unidos. La novela Galíndez, de Vázquez Montalbán, relata un caso real. Como ven, hay diversos precedentes; en esta materia vamos por el buen camino. Ya queda menos para la consolidación autonómica: sólo nos falta la nueva financiación y la guardia de honores.