Alta Velocidad » Finlandia

Archivos para el tag ‘Finlandia’

Mentiras sobre Laponia

Ignacio Martínez | 22 de febrero de 2012 a las 10:50

Además de un duro, el vicepresidente de la CEOE José Luis Feito es un ignorante. O algo peor. Una de dos, o le falta información sobre las normas laborales vigentes en Finlandia, o nos metió una trola el otro día con lo de Laponia. Ahora quiere aflojar y dice el tío que Laponia es un lugar muy bonito. ¿Cuántas veces habrá ido? Una o ninguna, como el del chiste. Un servidor tampoco ha ido nunca. Mi primer contacto con Laponia fue muy folclórico. En vísperas de la entrada de Finlandia en la UE en 1995, se invitó a suecos, austriacos y fineses a asistir a algunos consejos de ministros europeos de manera informal. Y en uno de ellos se plantaron con un grupo de lapones auténticos, vestidos a la usanza tradicional. Es como si los americanos hubiesen ido a una reunión de la OTAN con un grupo de sioux, con sus plumas y todo. Guerreros, al fin y al cabo. Les hicimos fotos a los lapones y los sacamos por televisión. La UE, en resumen, iba ya desde nuestra frontera con la morería hasta el borde mismo de las nieves perpetuas, donde habitan los esquimales.

Mi segunda lección finlandesa tuvo que ver con Felipe Romera, cuando convenció a Manuel Chaves de que el modelo de desarrollo para Andalucía era Finlandia. Muy bien intencionado el director del PTA de Málaga, pero las empresas finlandesas se gastan en I+D+i probablemente diez veces más que las andaluzas. Demasiado.

Y ahora llega Feito con el cuento del parado y Laponia. Un amable lector almeriense, ya jubilado, que ha estado trabajando en Finlandia durante décadas, me envía cumplida réplica al dirigente de la CEOE tramposo o mentiroso: “Este señor dice que en los países nórdicos el trabajo ofrecido por el INEM tiene que ser aceptado por un desempleado, aunque tenga que trasladarse a Laponia, si no, le cancelan la prestación. Es falso”.

“En Finlandia el empleo es gestionado por oficinas con retribución estatal. Los funcionarios deben inspeccionar el currículum del parado para ofrecerle el puesto de trabajo más cualificado de  acuerdo con su preparación y estudios. Con algunas salvedades: el puesto de trabajo no puede estar ‘en Laponia’ si el desempleado no vive en Laponia. Existe un perímetro kilométrico que no se puede superar entre la vivienda habitual y el puesto de trabajo ofrecido. Además, el candidato al empleo puede negarse dos veces en un periodo de medio año, si puede alegar que el trabajo ofrecido no cuadra con sus cualificaciones u otra causa aceptable. Hay numerosas. A la tercera va la vencida, pero si no acepta, no pierde de por vida la prestación por desempleo, sino que le ofrecerán, 1) educación profesional en otro ámbito, 2) especialización en el ámbito de su profesión, o 3) cambio de la ayuda por desempleo a una ayuda familiar de medio año, después del cual puede empezar de nuevo”. La euforia de la CEOE pone en entredicho la reforma Báñez.

El euro en la montaña rusa

Ignacio Martínez | 29 de octubre de 2011 a las 11:00

El euro no está de moda. La cumbre de Bruselas del miércoles fue una cita con suspense. Llevan los jefes de gobierno dando tumbos cuatro años, dos si se cuenta desde que Papandreu descubrió que el anterior gobierno conservador griego no había dejado un déficit del 6, sino del 16%. Los líderes comunitarios van en una montaña rusa, y están en el tramo en que toca ir boca abajo. Sarkozy dice que quizá fue un error que Grecia entrara en el euro. La divisa europea resulta tan poco atractiva que los candidatos se inhiben. Checos, polacos y húngaros que estaban en puertas, no están por la labor de entrar. Rumanos y búlgaros ni se lo plantean. Polonia crece al 4%. Pero tiene un déficit del 8% y ha devaluado su moneda en un 10%. Porque puede…

En Francia, mientras el presidente de la República Sarkozy insinúa una posible subida del IVA, ‘Le Monde’ en un editorial fiel a su tradición europeísta resume la situación del continente con cuatro escenas: se recetan curas de austeridad a pueblos desamparados, acreedores ven cómo se les obliga a renunciar a la mitad de lo que les deben, se exige recapitalizar bancos limitando la liquidez y se aumenta la manguera contra incendios. Un panorama inquietante en el que hace su aparición el egoísmo. Alemania tiene la tentación de ser una pequeña China o una gran Suiza, un país industrial ultracompetitivo, bien situado en el mundo global. Pero la mayor parte de sus exportaciones se venden en el resto de Europa. Una gran recesión de sus vecinos hundiría su mercado natural. Lo mismo cabe decir de los productos catalanes en el espacio doméstico español. Aquí, los datos del paro son descorazonadores; casi cinco millones de desempleados en España; la cuarta parte en Andalucía.

¿Y los demás? Algunos parecen de otro planeta. Un amable lector, que frecuenta la prensa finlandesa, me resume el contenido del principal diario del extremo norte del euro. Destaca el escaso interés por el ascenso a vicepresidente de la Comisión Europea del comisario finlandés, que es precisamente el encargado del euro y de los asuntos monetarios y económicos. Olli Rehn no es visto con buenos ojos, porque según el espíritu nacional, habría tenido que mirar más por los intereses de su país. La fotografía de portada es sobre una decisión de política educativa. En todas las escuelas del país, que en un 99% son estatales, se exhibirán para la educación sexual de los alumnos unos modelos de los órganos sexuales, hechos de goma, en tamaño natural de adultos. Hay medidas de austeridad: la Policía pagará sin rebajas el combustible y las comidas en las gasolineras. Los dos canales de la televisión pública siempre han sido de copago, que este año se va a poner en 252,25 euros por receptor. Y acaba de empezar la inscripción para el campeonato nacional de pedos. Sí, como lo leen: eso que se oye y huele mal.

Hay gente pa’tó en la montaña rusa.

Medias verdades y mentiras de los políticos

Ignacio Martínez | 20 de abril de 2010 a las 10:32

Los lectores aportan mucho a este blog. Juan, de Almería, envía a mi correo un mensaje muy interesante sobre los mensajes políticos. De la misma manera que Griñán no dijo la verdad en el Parlamento cuando aseguró que los usuarios andaluces son los más satisfechos de España con sus servicios públicos de salud (ver el post del domingo 18 de abril), tampoco era cierto lo que Rajoy ha dicho hace unos días sobre Finlandia y el IVA. Este es un resumen del mensaje de Juan:

Acabo de ver por TVE en directo una emisión dónde el señor Rajoy hacía un alegato de una inexactitud ¿intencionada? Como usted sabe estuve 43 años en Finlandia, tenemos mi mujer y yo una casita de campo allí, dónde pasamos los veranos y seguimos con interés las noticias de toda índole de aquel país. El señor Rajoy dijo que Finlandia había bajado el IVA en cinco puntos. Es en parte cierto y en su mayor parte falso. Finlandia, en efecto, bajó el IVA a ciertos productos alimenticios de un 17 a un 12%. Claro que son cinco puntos pero en unos productos determinados. Y además era una ínfima parte del precio final al consumidor, porque envasado, transporte, etcétera quedan fuera de la rebaja. ¿Cuántas cosas dicen los políticos como verdades cuando lo único que tratan es de ‘adaptar’ una parte de la verdad a las ‘necesidades’ del anunciante? ¿Qué tipo de ‘verdad falseada’ cobra vida en la calle, sin que a nadie se le ocurra ponerlo en duda? ¿Esto no es peligroso en democracia?

Crisis

Ignacio Martínez | 23 de enero de 2008 a las 11:59

La crisis ha aparecido de golpe. Y, como en el cuento, es una bruja, vieja y fea. Aunque líderes de naciones y empresas se encargan de decirnos que es joven y bonita. Pero ha llegado el momento de dejar a un lado sus posibles encantos y tomar medidas originales para salir del ciclo bajo de producción. También para que el sistema futuro sea mejor. Cuando llegó la era de las nuevas tecnologías, con empresas cuya materia prima era el conocimiento, se acuñó el concepto de la nueva economía. Parecía una panacea, que podría desterrar para siempre las crisis y lograr un crecimiento continuado, al aplicar a la producción la moderna tecnología. El aumento del PIB mundial un 5 por ciento en los últimos años es el mayor de la historia. Con un añadido positivo: en el pasado, subía el producto bruto mundial cuando prosperaban países ricos, como Estados Unidos, Alemania y Japón; y ahora la economía se distingue por la generalización del crecimiento y la incorporación a la locomotora global de potencias emergentes como China, India o Brasil. En todo caso, la coyuntura mundial nos recuerda que la economía no es cosa de brujos ni de hadas. Y que toda actuación tiene efectos positivos y negativos. Hay que elegir. El lunes este diario publicó una brillante tribuna de Manuel Lozano Leyva. Si no la leyó, no se la pierda. Se llama Andalucía nuclear y hace una propuesta herética: la construcción de dos centrales nucleares de tecnología avanzada, una en la parte oriental de la región y otra en la occidental. Es un buen momento para iniciar un debate profundo sobre energía y desarrollo sostenible. Por su parte, la consejera saliente de Obras Públicas ha hecho una contribución importante a la implantación de normas urbanísticas. Se acabó la barra libre en la que creció y se desarrolló el gilismo y sus imitadores. Cuando termine esta crisis habrá, además de reglas, otra forma de mirar al porvenir. Además de grandes medidas, las hay pequeñas pero efectivas. Leo Pruimboom, experto en psiconeuroinmunología, explicaba el sábado en La Vanguardia que el Gobierno finlandés ha seguido los consejos de la asociación internacional de investigación del cáncer y ha incrementado los impuestos de nutrientes no recomendables en un 50 por ciento y ha bajado en un 80 los de frutas y verduras. Pruimboom se ocupa en Chipiona (Cádiz) de mejorar la higiene, la salud, la protección y la seguridad. Trabaja con la policía para que cuide mejor al ciudadano, o repara la motivación y salud de los 400 empleados municipales. Reconvierte la agricultura en ecológica, alimentación que se establecerá en los colegios, donde se impartirá una asignatura de bienestar, basada en nutrición, sueño y ejercicio físico. O sea, que se puede vivir con menos y ser más feliz. El que no se consuela, es porque no quiere.