Archivos para el tag ‘Fomento’

Guerra de regiones

Ignacio Martínez | 22 de junio de 2009 a las 7:58

Llegamos a la recta final de la nueva financiación autonómica, con las espadas en alto. Cataluña se moviliza, para sacar el máximo: se siente discriminada en el conjunto de España porque paga demasiado según sus cuentas, que compara con las vascas. Con el argumento constitucional de los derechos históricos y el coyuntural de la debilidad de los gobiernos en minoría de González, Aznar o Zapatero, los nacionalistas vascos han apañado un cupo por el que liquidan al Estado 1.400 millones de euros al año, por toda aportación fiscal. Varias veces menos de lo que pagarían con el régimen general. Con ese precedente, los catalanes rabian, con razón. El nuevo Estatuto catalán establece que las inversiones estatales se harán en función del PIB regional. El aumento por ese capítulo, y la menor contribución que les consiga la nueva financiación autonómica que se cerrará en unas semanas, deben mejorar el déficit fiscal catalán en varios miles de millones de euros.

En paralelo a la batalla presupuestaria, se abren nuevos frentes. La Vanguardia titulaba el sábado, en su sección de Economía: “El Ministerio de Fomento penaliza a las constructoras catalanas”. Resulta que las tres primeras constructoras andaluzas, Sando, Azvi y Vera, recibieron entre 2005 y 2007 un porcentaje de adjudicación de obras de Fomento superior a la cuota de mercado que tienen. Y eso ha perjudicado a tres empresas catalanas: Comsa, Copcisa y Copisa. El periódico no olvida citar que la ministra del ramo era la andaluza Magdalena Álvarez. Un recado al nuevo ministro, para que enmiende el agravio. Entre 2004 y 2007 las tres catalanas recibieron 1.465 millones y las tres andaluzas 1.318, o sea, 147 millones menos.

Me pregunto si no será que unas son más competitivas que otras. Hay varias posibilidades, pero ésa es una de ellas. La Unión Europea prohíbe expresamente la adjudicación por cuotas en los concursos públicos, que se hacen con dos criterios, técnico y económico, con un baremo ponderado para cada uno de ellos que oscila entre el 50/50 y el 70/30. Los informes los hacen funcionarios y la apertura de las ofertas es pública: quien ofrece más calidad a mejor precio se queda con la obra. Si las inversiones del Estado se hacen según el PIB y las adjudicaciones públicas en función de la cuota de mercado, consolidaremos situaciones de privilegio. Ya sólo falta que saquemos al campo de batalla los déficits comerciales. Cataluña se beneficia de un mercado interior español sin barreras arancelarias en el que tiene un predominio industrial y de servicios. Pero sin sus estupendos clientes andaluces, extremeños, castellanos, etcétera, su riqueza se reduciría trágicamente. Cuidado con las guerras de regiones.

Afrancesados

Ignacio Martínez | 27 de abril de 2009 a las 8:04

 

España se va a afrancesar hoy y mañana, durante la visita a Madrid del presidente de la República y su esposa, Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. Los parapazzi y el papel couché los esperan con ansiedad. Las revistas del corazón andan regular de ingresos y Carla Bruni es un regalo para el negocio; cantante, modelo, novia en su agitada juventud de Eric Clapton y Mick Jagger… Su perfil es difícil de mejorar. Pero además toda la prensa política nacional especula con los encuentros de la primera dama francesa, de 41 años, con la princesa Letizia, de 36. Prepárense, vamos a tener Carla Bruni hoy hasta en la sopa: fotos con los Reyes, con los Príncipes de Asturias, con el presidente Zapatero y Sonsoles Espinosa. Por cierto que Carla y Sonsoles tienen un almuerzo a solas previsto para mañana. Y más fotos.

La Bruni, que es una muchacha monísima, aportará un poco de circo en sus correrías diplomáticas y culturales por Madrid. Su distinguido esposo, por el contrario, se tendrá que ganar el pan con algo más que glamour. Mañana hace un discurso ante el Congreso y el Senado, reunidos en sesión conjunta extraordinaria, y celebra una cumbre con el Gobierno español. Participarán en la cita bilateral los ministros de Exteriores, Interior, Defensa, Fomento e Innovación. ETA y la conexión de los ferrocarriles de alta velocidad entre los dos países son algunos de los temas cruciales del encuentro.

Ayer, Juan Luis Cebrián relataba en El País un encuentro con Sarkozy en El Elíseo. El mandatario francés explicaba su admiración por España, su entusiasmo por Sevilla; y su afición por la “elegante y noble” cultura popular española, en la que incluye las corridas de toros. Se confesaba amigo del Rey, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. Muchos amigos me parecen y algo heterogéneos. Este Sarkozy me parece un poco bienqueda. En otros campos es un poco más crítico. Por ejemplo, en su opinión, Francia supo liberarse de la tutela de la Iglesia Católica, algo que no ha sucedido en España en el plano social, y defendía la laicidad del Estado. También abogaba por valores como el trabajo, el mérito, la recompensa y la promoción social, que me suenan de haberlos oído estos días en la investidura del nuevo presidente andaluz.

Sobre los asuntos de la cumbre bilateral, hay que destacar que Andalucía tiene una buena conexión central para enlazar por AVE con Dax, una vez que se termine la y griega vasca. Desde allí está previsto un tren de alta velocidad que enlace con Burdeos y París. Es decir, con el TGV atlántico de Francia. Pero al mismo tiempo las autoridades regionales deberían estar presionando al Estado para que también se haga la conexión mediterránea. Poder llegar desde Algeciras, Málaga y Almería hasta Portbou, por toda la costa levantina española, y conectar con Montpellier, Lyon, París y el resto de Europa, sería extraordinario para el desarrollo comercial de Andalucía. Estaríamos más afrancesados y seríamos menos periféricos.

Las pensiones, amenazadas

Ignacio Martínez | 16 de abril de 2009 a las 11:37

Ya saben lo que se dice del monstruo del Lago Ness: todo el mundo habla de él, pero nadie lo ha visto. Las pensiones son uno de los monstruos que anidan en el lago de las tierras altas de Escocia. De manera recurrente nos dicen que no va a haber dinero para pagar las pensiones. Antes se decía que a partir de 2015. Ahora que en 2015. Muy gracioso: toda la vida pagando un porcentaje de tu salario para la pensión de jubilación y ahora te dicen que sigas trabajando. Recuerdo haber oído a dos andaluces juiciosos como Griñán y Pimentel, cuando fueron ministros de Trabajo, que no se debería consentir a empresas con beneficios hacer jubilaciones anticipadas con cargo al erario público. No se deberían consentir, pero se consienten todavía. Ayer el gobernador del Banco de España advirtió que se acabará el dinero para las pensiones si no se hacen reformas y que habría que retrasar la edad de jubilación. Hoy, en Los desayunos de TVE, el ministro de Fomento y número 2 del PSOE, José Blanco, ha dicho a preguntas de Pepa Bueno que a los 65 años se está estupendo para trabajar. Muy gracioso, porque lo que faltan no son trabajadores, lo que falta es trabajo, actividad económica. Además de la crisis y el paro, ahora nos amenazan con quedarnos sin la pensión. Y encima, en Andalucía tenemos un nublado de primavera feísimo y ventoso. Como si estuviésemos en la fría y húmeda Escocia.

Un puesto de verduras en el Congreso

Ignacio Martínez | 3 de abril de 2009 a las 11:52

En los primeros años de la Transición, Iñaki Gabilondo puso de moda un eslogan en la SER: “Siéntase orgulloso de ser andaluz”. Aquellas cuñas de la radio relataban glorias históricas o artísticas. Dos diputados por Málaga, del PSOE y el PP, hicieron un alarde de lo contrario el miércoles en un pleno del Congreso de los Diputados. Aquello acabó con un ataque de cólera y un espectáculo vulgar protagonizado por la ex alcaldesa de Málaga Celia Villalobos (PP). En las webs de internet los comentarios son muchos y subidos de tono: lo más general que le dicen a la buena mujer es verdulera.

El diccionario traduce esta palabra como “mujer descarada y ordinaria”. Es cierto que el ataque de cólera de Villalobos le sobreviene porque el diputado malagueño del PSOE Miguel Ángel Heredia insinuó que el alcalde de Málaga es un ladrón, porque se ha gastado un dinero para un cartel colocado en el paseo marítimo de poniente, en el que denuncia que el Gobierno no quiere prolongarlo.

Hay dos matices que hacer: es conocida la escasa simpatía que Celia tiene por su sucesor y cómo consiguió que su amigo Álvarez Cascos lo ninguneara cuando era ministro de Fomento. Por eso el ataque de cólera para defender el honor de De la Torre (PP) tiene algo de impostura. Pero la acusación de Heredia no es de recibo. Un alcalde debe informar a los ciudadanos sobre los asuntos trascendentes. Por el contrario, el PSOE está acostumbrado a inaugurar todo tipo de obras de Fomento en Málaga sin ni siquiera avisar al regidor de la ciudad. Claro que el alcalde, tan acostumbrado a los feos de Cascos, todavía podría pensar que ahora le tratan mejor.

Heredia dijo en el pleno, en referencia a De la Torre, una cursilería: “Quien tiene impunidad para robarte un céntimo, la tiene para robarte hasta el último”. Y Celia, inflamada, pidió la palabra por alusiones y porfió, con el descaro marca de la casa, con la vicepresidenta primera de la Cámara, Teresa Cunillera, que presidía la sesión. La diputada socialista por Lérida intentó, primero con aplomo y después alterada, calmar los ánimos de la ex alcaldesa. Sin éxito. Y la llamó al orden cuando gritaba desde su escaño a Heredia: “Ladrón tú, en Alcaucín, el pueblo donde gobernabas, eres un diputado indigno”. Como colofón, a la salida del hemiciclo soltó una última fresca: “Es que los socialistas ponen a cualquiera de presidente”.

En ese lado la han golpeado los comentarios de internet: “Los populares ponían a cualquiera de ministra de Sanidad”, “hemos pasado del caldito al plato de verduras” o “podía poner al lado del taquígrafo un puesto de verduras”. Ayer, más calmada, pidió disculpas a los socialistas. Pero lo hizo con otra impostura: “Esta no es mi forma de ser”. En fin, no fue un día para sentirse muy orgulloso de ser andaluz. Estas no son las efemérides que contaban las cuñas de Iñaki en los 70.

 

Otro toro de Osborne

Ignacio Martínez | 29 de marzo de 2009 a las 10:07

El miércoles, en la celebración del primer centenario de la Asociación de la Prensa de Sevilla, el presidente Chaves dijo en su discurso que “probablemente” los presentes no estarían allí dentro de un siglo para celebrar otra centuria. Su intervención fue seria: no evitó referirse a las penurias que pasa la profesión periodística y rubricó la necesidad para una democracia de tener una prensa fuerte e independiente. Pero llamó la atención el detalle de humor, que provocó la sonrisa de los presentes y, a continuación, el comentario con retranca, que parafraseaba literalmente sus palabras: “Probablemente dentro de un siglo Chaves ya no será presidente de la Junta; probablemente”. La apariencia de certeza de la palabra deja un margen para la duda, dado que como han leído ustedes unas páginas antes, el probable sustituto del presidente es el propio Chaves.

Los que sí estarán allí dentro de un siglo, probablemente, son los chiringuitos de las playas andaluzas. Ya saben que el Ministerio de Medio Ambiente los quiere liquidar, esgrimiendo la Ley de Costas de 1988. Pero hay dos cosas en España que han puesto de acuerdo al PSOE y el PP. El cambio de poder en el País Vasco, y la cruzada a favor de los chiringuitos en la que participan, todos a una, la Junta, la oposición, los alcaldes, los sindicatos y la patronal.

El Ministerio de Medio Ambiente, desaparecido en combate si se mira su esfuerzo inversor en esta etapa de crisis, en contraste con la actividad de Fomento, quiere despejar las playas de estas instalaciones consideradas agresivas por la legislación medioambiental. No hay duda de que hay algunos chiringuitos que deberían ser eliminados, por feos o insalubres. Pero si se hiciera un referéndum sobre indultar a estos singulares servicios, se produciría una masiva votación a favor. Sería otro caso como el toro de Osborne, indultado por la presión popular y de los medios de comunicación cuando se prohibió la publicidad en las carreteras. Curiosamente la Ley de Carreteras que afectó al toro de Osborne se promulgó el 29 de julio de 1988, un día después que se publicara en el Boletín Oficial del Estado la Ley de Costas que impide la continuidad de los chiringuitos.

Al poco de entrar en vigor la ley ya se eliminaron muchos establecimientos precarios. Han pasado los años, la Dirección General de Costas ha pasado del antiguo Ministerio de Obras Públicas al de Medio Ambiente. Y se han ido cumpliendo las concesiones administrativas, que Costas no ha prorrogado, pero ha seguido cobrando las tasas. Con el problema encima, el consejero de Turismo Luciano Alonso empezó a reclamar una solución dentro de la legalidad. Su argumento es que se trata de establecimientos que dan un servicio público de aseos, duchas, hamacas, pasarelas, además del hostelero, y sin ellos sufriría un retroceso no sólo el entorno de la playa donde se encuentran, sino el destino turístico. El diputado del PP Antonio Garrido tiene el mismo punto de vista y los define como un patrimonio cultural, en donde se ejerce la dieta mediterránea.

La semana también nos ha traído un rapapolvo del Parlamento Europeo al urbanismo salvaje en España. El pleno del Parlamento ha aprobado un informe de la diputada del Partido Socialista Popular danés Margrete Auken, encuadrada en el Grupo de Los Verdes, en la que se critica duramente el urbanismo descontrolado de los últimos años. Hay una docena de casos andaluces, de Cádiz, Málaga o Almería, enumerados en este rapport, que tuvo 349 votos a favor, 110 en contra y 114 abstenciones. El informe culpa a todas las administraciones y a la Justicia de estos abusos, e incluso solicita que se congelen los fondos europeos que recibe España si tales irregularidades continúan. Lo malo es que probablemente dentro de un siglo todavía haya viviendas ilegales en Andalucía.

La construcción es una parte de la solución

Ignacio Martínez | 27 de marzo de 2009 a las 10:50

Gana enteros la teoría de que en Andalucía no saldremos de la crisis sin la construcción. Y quienes lo dicen hablan de la crisis local, la derivada de una insostenible dependencia de la construcción y del consumo interno. Ambos factores fomentados por unos créditos tan baratos que valían menos que la inflación. Nos hemos comprado casas y objetos de consumo que, sencillamente, no podíamos pagar. El endeudamiento privado español supera el 100% del producto bruto nacional. Esta es la foto.

La ventaja de la construcción es que puede generar empleo de manera rápida. El inconveniente es que se trata de un empleo muy poco cualificado. Con estos datos sobre la mesa, el presidente de Cajasol repitió el martes en el Foro Nueva Economía de Madrid algo que ya dijo el año pasado: que sería un error garrafal que las entidades financieras protagonizaran una huida desordenada de las actividades relacionadas con la vivienda. “La actividad económica ligada al mercado de la vivienda tiene todavía mucho recorrido por delante en España”, dijo Antonio Pulido. Frase que es continuación de otra pronunciada hace dos semanas en Sevilla por Felipe González, en un foro de la CEA. “Manolo, pon las grúas”, comentó el ex presidente dirigiéndose al presidente Chaves.

Quienes saben de esto comentan que no se puede prescindir de la primera fuente de generación de empleo en Andalucía, sin nada que lo sustituya. En la sierra de Málaga, en la vega de Sevilla y en tantos sitios de Andalucía se está formando un ejército de parados que no sabe hacer otra cosa que poner ladrillos. El modelo especulativo en el sector de la vivienda estará agotado y habrá que reformarlo. Coincidiendo con la afirmación de Pulido, algunos grandes bancos han iniciado una agresiva campaña anunciando hipotecas por el 100%, para dar salida al parque de viviendas. Algo se mueve. Eso sí, hay que deshacerse de un excedente de millón y medio de viviendas disponibles en el mercado. El asunto es adecuarlas de precio. Pinchar la burbuja de verdad.

Luego está la licitación pública. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha pisado el acelerador y está manteniendo las cotas de inversión en los 19.000 millones de euros de 2008, aunque el sector le reclama que suba otros 10.000 millones. Pero los ayuntamientos han desaparecido del mapa y algunas comunidades autónomas también, en particular Madrid, Cataluña y Valencia. También, por cierto, el Ministerio de Medio Ambiente, que se ha borrado como ministerio y como inversor. Andalucía está entre las regiones que no sólo no ha bajado la licitación pública, sino que la ha subido este año, según fuentes del sector constructor. Y en vivienda, Pulido señala campos a desarrollar: las de protección oficial, el alquiler, la hipoteca inversa, la rehabilitación o los edificios públicos de interés cultural, entre muchas otras iniciativas. En todo caso, se instala en el inconsciente colectivo la idea de que la construcción ha formado parte del problema, pero que inevitablemente tiene que ser parte de la solución.

El orgullo no da el poder

Ignacio Martínez | 14 de enero de 2009 a las 12:05

 

El malo de la película Australia, Neil Fletcher, repite varias veces que “el orgullo no da el poder”. Orgullo, entendido por vanidad, arrogancia o exceso de autoestima no es una buena cosa, aunque el amor propio y la determinación de lady Ashley, el personaje que encarna Nicole Kidman, tenga más dignidad que todo eso. Sobre la película opino, como mi admirado Carlos Colón, que Baz Luhrmann ha querido hacer una mezcla de Lo que el viento se llevó, Doctor Zhivago y Memorias de África. Y no. El resultado es entretenido y poco emocionante. Pero a medida que el malo Fletcher repetía “el orgullo no da el poder” me iba haciendo este artículo.

Y en esto sale Magdalena Álvarez a comerse el mundo después del fiasco de Barajas por la nieve. La culpa es de los meteorólogos o de Iberia, y a Rajoy más le valdría callarse, que no hace otra cosa que perder elecciones, el tío. Una amiga mía dice que le gusta mucho la ministra porque es una mujer rajá y despachá, dice siempre lo que piensa y es echá p’alante. Estas cosas gustan, aunque a mí me producen escasa emoción. En alguna de sus polémicas, incluso, creo que Magdalena tenía razón. Por ejemplo, cuando la quisieron linchar los del PP por las filtraciones de la comisión de investigación sobre el accidente de Spanair. En fin, aparece Zapatero y ampara a su jefa de Fomento. O sea, que el malo Fletcher no tenía razón: el orgullo a veces sirve para mantenerse en el poder. A Álvarez, al menos, le funciona la fórmula.

Estos días hemos tenido pruebas de sobra de orgullo y nervios. Nada menos que un vicepresidente de la Junta ocupó la tribuna del Consejo de Gobierno el 30 de diciembre para sacudirle de lo lindo al jefe de la oposición. Gaspar Zarrías dijo que iba a hacer un balance del año y resultaba que Arenas era el 80% del año; era malo, nefasto para Andalucía e iba a seguir perdiendo por los siglos de los siglos. No crean. Gaspar es capaz de ser atento y cordial como ninguno, pero si lo exige el guión es capaz de ponerse muy orgulloso. Menos mal que aquel día el otro vicepresidente estuvo estupendo, con la financiación autonómica. Tanto que Griñán vendió mucho mejor el artículo que el propio Solbes.

En la acera contraria, tampoco estamos faltos de gestos altivos y broncos. Cuando la torpe de Nebrera descarrila en su empeño de descalificar el acento rajao de Magdalena Álvarez, entra al rebote el número 2 del PP andaluz, Antonio Sanz, con la coletilla de que todo es culpa de la chulería, soberbia y torpeza de la ministra. No se había enterado de que en esa coyuntura valía más la humildad de pedir disculpas. Arenas no lo hizo al día siguiente, aunque le pegó un bofetón en la boquita a Nebrera; no en balde esta señora no es de su cuerda dentro del PP catalán. Ahora aprovechan y se la quieren quitar de en medio. El poder, después de todo, tiene mucho que ver con el orgullo.