Archivos para el tag ‘Garoña’

Garoña: empanada energética

Ignacio Martínez | 3 de julio de 2009 a las 7:58

Un amigo mío estuvo hace dos semanas en la Casa Blanca, con la responsable de energía en el gabinete presidencial. Obama coincide con Zapatero en la apuesta por las energías renovables, para bajar las emisiones de CO2. Pero otra parte de la estrategia americana difiere de la española: están a favor de mantener las centrales nucleares, siempre que sean seguras. En Estados Unidos hay ya 41 centrales con permiso para funcionar hasta los 60 años, diez de ellas como Garoña. Obama todavía no se ha pronunciado sobre construir nuevas centrales. Se lo piensan en la Casa Blanca, como en el 10 de Downing Street o en la Cancillería de Berlín.

En La Moncloa ni por asomo piensan en nuevas centrales, sino en cerrar las actuales. Para Garoña se ha decidido una prórroga de cuatro años, no de diez como recomendó el Consejo de Seguridad Nuclear. Parece un acto salomónico, pero es sólo el reflejo de la ausencia de una política energética precisa en este país. Aquí cada cual, incluido el presidente del Gobierno, aplica la doctrina Sinatra al son de a mi manera. Para Zapatero la energía no forma parte de la seguridad nacional, sino del programa electoral socialista, dominado por la imagen de lo verde, lo moderno, lo sostenible, lo renovable.

Pero la realidad es menos maravillosa. España tiene una tasa de autoabastecimiento muy baja, del 20%. La media europea es del 50%, ¡y la andaluza de un 6%! La energía nuclear tiene inconvenientes, pero también ventajas: no provoca emisiones de gases de efecto invernadero como los combustibles fósiles. En esta materia vamos mal. España se comprometió en Kioto a no aumentar más de un 15% sus emisiones de CO2 para 2012, pero ya hemos superado los niveles de 1990 en un 52%. Para mejorar nuestro autoabastecimiento el Gobierno apuesta por las energías las renovables, que son energías desobedientes: producen cuando hace sol, llueve o hay viento. Las nucleares son obedientes, por el contrario, producen todos los días del año, todas las horas del día.

En ocasiones, la apuesta por las energías limpias ha sido torpe. Se lanzaron unas primas desorbitadas para que se construyeran huertos solares. Y unos hábiles inversores van a ingresar primas galácticas por instalar placas fotovoltaicas, que van a costar al contribuyente 2.000 millones de euros al año, durante 25 años: 50.000 millones, para producir un 2/3% de la electricidad que se consume en España. Esta borrachera de dinero no ha beneficiado a la tecnología española, ni al I+D+i nacional. Los paneles en funcionamiento se han traído principalmente de China y el primer fabricante español, la empresa malagueña Isofotón, está en la ruina.

Para 2020, las renovables pueden generar el 40% de la electricidad que necesitemos. Hay que decidir si el otro 60 producirá CO2 o no. Urge un debate nacional que nos saque de la empanada energética.

Felipe es de derechas

Ignacio Martínez | 12 de junio de 2009 a las 6:30

 

Dos días después de la votación del domingo, Felipe González ha criticado a Zapatero. De manera indirecta, eso sí. El presidente González ha hecho campaña de manera disciplinada. Pero terminada la contienda ha dicho lo que piensa. Como si hablara de Europa en general, describió la situación en España: No ve una propuesta socialdemócrata alternativa articulada, más allá de argumentos defensivos del tipo de “yo soy más garante que tú de la protección”. Pero además de protección, González exige a los gobiernos que muestren a los ciudadanos el horizonte para luchar contra la crisis y salir de ella compitiendo en la economía global.

Hay más discrepancias en su intervención del martes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Por ejemplo, que si patronal y sindicatos no acuerdan nada, el Gobierno tiene que intervenir para imponerles normas legales, lo contrario de lo que dice Zapatero. O que él no cerraría la central nuclear de Garoña. De hecho, Felipe González lleva años pidiendo un debate nuclear en Europa. Las propuestas en este campo no pueden ser simplistas, según el ex presidente. España ya es capaz de producir el 19% de su consumo de electricidad a partir de energías renovables, el mismo porcentaje que suponen los nueve reactores nucleares. Pero el avance de las renovables será lento y difícilmente sustituirán a las energías fósiles.

Saramago sostiene que la izquierda ha dejado de existir, al deslizarse progresivamente hacia el centro, y que anda por ahí humillada, contando los míseros votos recogidos el domingo. González viene a decir la contrario. Ha pedido aparcar la tensión entre la derecha y la izquierda y propone llegar a acuerdos entre los europeístas de todas las tendencias para enfrentar la crisis. Le preocupa que la izquierda en general no sea consciente de que sus propuestas han sido copiadas por la derecha, que ha intervenido más.

Estos pensamientos del ex presidente abonan una teoría que circula entre los jóvenes lobos y las jóvenes lobas del entorno ZP: hay un felipismo de derechas y un zapaterismo de izquierdas. Una visión equivocada. Es al revés. El radicalismo de Zapatero no debe confundirse con izquierdismo. González nunca habría establecido una prima de natalidad de 2.500 euros para los bebés de familias sin recursos y los hijos de millonarios. Ni habría aprobado una devolución de 400 euros para todos los contribuyentes, sin discriminación. Ni probablemente habría propuesto una ley de despenalización del aborto que permitiese a una niña de 16 años ocultárselo a sus padres. Eso se le ocurre a una ministra que no tiene hijos, ni experiencia o cualificación suficiente para el cargo. Y la experiencia es un grado: el propio presidente cuyo Gobierno implantó la moratoria nuclear en 1984, pide revisar aquella decisión. Porque ahora, dicen, es de derechas.

Nuclear, sí

Ignacio Martínez | 22 de enero de 2008 a las 21:24

El lunes, en los diarios del Grupo Joly, el profesor Manuel Lozano Leyva escribió un magnífico artículo en el que defendía la construcción de dos centrales nucleares en Andalucía. Lo documentado de esta tribuna, las citas internacionales y regionales, y el prestigio de este catedrático de Física merecen la lectura de este texto. Metidos de lleno en la campaña electoral, aunque la llamemos (pre)campaña no se oyen propuestas de fondo sobre el desarrollo futuro de Andalucía. Aquí hay una precisa. Nuclear, sí. Yo empiezo a pensar lo mismo. La posición del Gobierno y de la Junta es contraria desde hace tiempo. Pero quizá deban cambiar de criterio. ¿O no?

 ‘El País’ publica el miércoles 23 de enero que el PSOE se dispone a cerrar todas las centrales nucleares españolas al final de su vida útil. La información precisa que el cierre de Garoña (Burgos) es inminente, mientras otras centrales como la de Trillo (Guadalajara) no cumplen los 40 años hasta 2019. Este es un buen tema para el debate, sin duda.