Archivos para el tag ‘Gobierno’

Ni Rajoy, ni Arenas hablan del ‘Estado policial’ de Cospedal

Ignacio Martínez | 11 de agosto de 2009 a las 21:17

Tanto Rajoy en el día de hoy como Arenas ayer han reiterado que dirigentes de su partido están siendo perseguidos por la policía por orden del Gobierno. ¿Es lo mismo que dijo María Dolores de Cospedal la semana pasada? No. Cospedal dijo que España era un Estado policial. Y ni Rajoy ni Arenas han repetido semejante barbaridad. Ambos líderes populares, sin embargo, se quejan de la manera en que fueron puestos a disposición judicial los dirigentes del PP de Palma de Mallorca investigados por un presunto delito de corrupción en la construcción del velódromo Palma Arena. El propio ministro de Interior Rubalcaba, que ha negado tajantemente que la policía persiga de manera ilegal al PP, ha admitido que la conducción ante el juez de los implicados en el caso Palma Arena no fue un dechado de eficiencia.

Concertación social: Duros y fotos

Ignacio Martínez | 26 de julio de 2009 a las 1:02

 

Si la cara es el espejo del alma, Celestino Corbacho es un duro. Después de un soñador como Caldera, Zapatero quería un pragmático de ministro de Trabajo. Claro que este tipo de personaje de la escuela de Humphrey Bogart suele tener poca habilidad para la sutileza. El Gobierno quería una foto con sindicatos y empresarios, para vender al país que hay un pacto social. Algo alentador, con más de cuatro millones de parados. Por cierto, que uno de cada cuatro parados españoles es andaluz y uno de cada cuatro trabajadores andaluces está en paro.

Con lo que no contaba Zapatero es con una CEOE, la gran patronal, empeñada en reformar en profundidad la contratación, el despido y las cotizaciones a la Seguridad Social. El presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, un liberal a ultranza, se ha olvidado de que cuando empezó la crisis sacó bandera blanca y pidió un paréntesis en la economía de mercado. En pleno paréntesis parece irresponsable meterle una terapia de caballo a las relaciones laborales. Sería más razonable concretar el nuevo modelo cuando se salga de la crisis.

En todo caso, Corbacho ha destapado la caja de los truenos. Acusa a la CEOE de pretender el despido libre, querer dejar a los trabajadores en la indefensión y no ser representativa. Ha dicho que el 80% del tejido productivo está formado por pequeñas y medianas empresas; o sea, que la CEOE sólo representa al 20%. Tiene razón, pero a los sindicatos les pasa lo mismo. Comisiones Obreras y UGT no suman más del 10% de los trabajadores españoles. No es que la montaña no haya sido capaz de parir un ratón, es que no hay montaña, por lo que se ve.

Estas hostilidades no influirán en el acuerdo de concertación social andaluz que el presidente Griñán quiere firmar en octubre. Ese pacto no corre riesgos: no se habla sobre cotizaciones o despidos, sino de agilizar la licitación pública, fomento del empleo o reformas en educación, que la Junta podría hacer sola. También hay mucho dinero para formación que gestionan una patronal y unos sindicatos agradecidos. Tienen la misma representatividad que sus homólogos nacionales, pero aquí no hay duros. Habrá foto.

Rayan

Ignacio Martínez | 17 de julio de 2009 a las 13:16

 

Conmueve la imagen de esa caja blanca, tan pequeña que cuesta trabajo darse cuenta de que es un ataúd. Me conmueve la suerte fatal de este niño, Rayan, enterrado ayer en Marruecos. Su madre fue tres veces al hospital en donde murió, porque se sentía mal. Y la mandaron para su casa sin el diagnóstico correcto. Sólo en su tercera consulta le detectaron la gripe A. Este fue el primer error terrorífico. Cuando murió la pobre Dalilah, se dijo que padecía de asma. La familia lo niega. Después vino el segundo error terrorífico, el oficial. Una enfermera inexperta, de cuya suerte también me compadezco, equivocó las llaves y las vías. Este asunto pone en entredicho nuestro entero sistema sanitario. ¿Cuántos errores como éstos se producen todos los días y no nos enteramos porque no son de la primera muerta por gripe A en España o de su hijo prematuro?
Empezamos a inquietarnos y encontramos un decreto de especialidades médicas en enfermería, de 2005, que no ha sido desarrollado por el Gobierno; unos convenios con los sindicatos, por los que las vacantes se cubren con el primer enfermero de una lista, aunque la plaza sea de neonatos y a quien le toque sea un experto o experta en quirófanos; un hospital que no tiene un correcto sistema de acogida, para informar convenientemente a los novatos; unos protocolos de seguridad antiguos, unas vías y llaves similares para la alimentación nasogástrica y la intravenosa; un país en el que faltan 120.000 enfermeros.
El déficit de plazas es tan notorio que la media en la Unión Europea a 15 (sin los recién llegados países del Este) es de 860 ATS por cada 100.000 habitantes y la ratio andaluza es exactamente la mitad, 430. Andalucía es la segunda por la cola en la clasificación española. Curioso asunto, el día después de cerrarse la nueva financiación autonómica. Aun a riesgo de que Chaves lo considere catalanofobia, añadiré que Cataluña tiene 600 enfermeros por cada 100.000 habitantes, y Andalucía, 430. La media española es de 531.
Total, que tenemos que conseguir una administración pública más ligera y austera, para poder aumentar los funcionarios en la sanidad y la educación. Sin ánimo de molestar, los más de 1.700 millones de euros que nos cuestan las ocho diputaciones andaluzas todos los años, serían de mucha utilidad para este menester. (Una cifra curiosa, similar a los recursos extra que la región recibirá con la nueva financiación autonómica). Pero, al mismo tiempo, habría que reducir los servicios generales de las consejerías. La crisis así lo aconseja. Y los errores médicos que han costado la vida a Rayan y su madre, nos indican que hay prioridades desatendidas.

El paro y la abuela de Zapatero

Ignacio Martínez | 2 de julio de 2009 a las 10:58

Tenemos sólo 3,6 millones de parados en España. Ha subido el empleo en junio por segundo mes consecutivo. En mayo fueron 25.000 personas y en junio 55.000. Una buena racha. Siempre ha bajado el paro en estas fechas por el empleo estacional, la temporada de verano en las zonas turísticas en particular. Pero es cierto que el año pasado, con la crisis encima, continuó la destrucción de puestos de trabajo y el empleo estacional no frenó la estadística negativa. Estamos, pues, en otra tónica.

Zapatero, invitado del programa ‘En días como hoy’ de Juan Ramón Lucas en RNE ha dicho que es el mejor junio desde 2001. Y ha añadido que la razón de esta mejora está en las medidas puestas en marcha por el Gobierno, como las ayudas a la financiación, a la compra de coches y el fondo de inversión local para los ayuntamientos. En total, este plan dotado con 8.000 millones para pequeñas obras ocupa ya a 391.146 personas, lo que supera en un 40% las previsiones del Ejecutivo.

Sin ánimo de quitarle mérito al presidente, me parece un exceso que se atribuya en exclusiva el mérito de un cambio de tendencia que es internacional y que afecta a todos los sectores. Zapatero no necesita abuela. Los bancos se están prestando más dinero y a precios más baratos, la Bolsa sube y está un 7% más alta que el 1 de enero, las empresas empiezan a tener más actividad. Y, en todo caso, esta bajada del paro es coyuntural, cuando termine el verano volverá a aumentar el desempleo. Así que prudencia y tranquilidad. Y esperemos que cuando en mayo/junio del año que viene se rompa de nuevo la tendencia a la baja, y sea para iniciar una recuperación duradera.

Un tercio de la financiación autonómica extra será para Cataluña y Andalucía

Ignacio Martínez | 13 de junio de 2009 a las 8:35

 

El Gobierno se plantea poner encima de la mesa 9.000 millones de euros adicionales a los 110.000 que las regiones españolas recibieron (en 2006) como financiación autonómica. Esto en el contexto de un déficit público que este año rozará el 10% del PIB: más del triple de lo permitido por el Tratado de Maastricht. Además el Gobierno admite que la recuperación no se producirá antes de 2011. Lo que es lo mismo que decir que el paro seguirá creciendo hasta entonces y algo más, quizá hasta las próximas elecciones generales y autonómicas: en 2012 los desempleados serán todavía el 17% de la población activa, según los datos aportados por la propia vicepresidenta económica, Elena Salgado.

De los 9.000 millones adicionales de financiación autonómica, la tercera parte será para Cataluña y Andalucía, con 2.000  y 1.000 millones respectivamente. A la Generalitat le parece poco por un lado y no le gusta que le troceen la cifra y la reduzcan los primeros años. Zapatero necesita cerrar este capítulo y le ha puesto fecha a su ministra. El 15 de julio es la fecha. Veremos

Un ministerio sin cartera para Chaves

Ignacio Martínez | 9 de abril de 2009 a las 17:16

Anda mi colega Enric Juliana preocupado con lo que llama el Califato andaluz. El viejo poder andaluz de Rojas-Marcos en versión moderna y ejercido por Manuel Chaves desde un ministerio sin cartera. Sí. Lo que Zapatero le ha dado a Manuel Chaves es un ministerio sin cartera, sin la engorrosa función pública que pasa a los dominios de María Teresa Fernández de la Vega. Sin cartera, significa sin presupuesto. Es un ministerio, con rango de vicepresidencia tercera, político, de los de hablar, negociar, convencer. Al final ZP le ha dado a Chaves algo parecido a lo que le dio Aznar a su gran rival, Javier Arenas, que llegó a vicepresidente ‘segundo’ y ministro de Administraciones Públicas. Es como una historia en estéreo: Chaves fue ministro de Trabajo y años después lo fue Griñán, y más tarde Arenas. Arenas llegó a vicepresidente y años más tarde lo es Chaves. La crisis tiene algunos perdedores. Uno es Zarrías. No ha estado como pretendía para designar al sucesor, eso lo ha hecho Chaves en solitario. No se queda de regente. El hombre más poderoso de Andalucía se va a Madrid de secretario de Estado, en un Gobierno en el que Bibiana Aido es ministra. El mundo al revés. Otro perdedor es Arenas. ¿Ahora quién es el tiranosaurio de la política andaluza? ¿Tiene el PP andaluz un recambio?

Chaves ha sabido irse

Ignacio Martínez | 8 de abril de 2009 a las 9:01

Zapatero anuncia un cambio de ritmo, pero hay razones para pensar que este Gabinete no es el más idóneo para salir de la crisis. El presidente ha enmendado errores anteriores, pero sigue manteniendo una estructura innecesaria de cara a la galería. Hay dos nuevos vicepresidentes, Elena Salgado y Manuel Chaves; y cuatro nuevos ministros, José Blanco, Ángel Gabilondo, Trinidad Jiménez y Ángeles González Sinde. Desigual elección, entre los seis hay algunos buenos y otros muy corrientes.

Esta remodelación del Gobierno de la nación no es para tanto. Al contrario que en Andalucía. Aquí va a ocurrir un terremoto; está ocurriendo ya con el cambio en la dirección de la Junta. Hay jóvenes que votaron el año pasado que cuando nacieron ya gobernaba Chaves. Y la alternancia, aunque sea dentro del mismo partido, es siempre buena. Con Griñán al frente debe correr el aire en el Gobierno andaluz.

Zapatero ha arreglado alguna de sus torpezas de hace un año. Por ejemplo, vuelve a unir en un solo departamento toda la educación, desde la primaria a la superior. Había inventado un ministerio al estilo del andaluz de Innovación, Ciencia y Empresa, en el que prima el negocio sobre las humanidades. Pero la consejería no solapa su competencia en I+D con otra, mientras el ministerio de Garmendia tiene zonas de conflicto con el de Industria de Sebastián y agujeros de los que ninguno se ocupa. La eficacia en este campo vital queda sin resolver.

Acierta al eliminar Sanidad como un departamento independiente, dado que sus competencias están transferidas a las comunidades autónomas. Pero no es coherente; podía haber hecho lo mismo con Vivienda, Cultura o Igualdad. Tiene sentido colocar asuntos sociales junto a sanidad y consumo. Podría haber añadido Igualdad al paquete, pero el presidente insiste en su apuesta por el récord, más que por la eficiencia. Sobre su promesa de crear un Ministerio de Deportes, hecha cuando el equipo español ganó la Copa Davis, nunca más se supo. Ya conocen el dicho: las promesas sólo comprometen a quien se les cree.

Blanco es un hombre que tendrá su mérito al frente del partido, pero ni su preparación ni su experiencia prometen que vaya a mejorar la gestión de Magdalena Álvarez al frente de Fomento. La actividad pública de Trinidad Jiménez hasta ahora nos ha aportado frecuentes banalidades y escasa profundidad. Salgado en Economía es una sorpresa y una incógnita. Tanto Gabilondo como González Sinde son profesionales de primer nivel en sus respectivos campos. Y Chaves tiene la oportunidad de aplicar su experiencia y sentido común a la política territorial, uno de los asuntos capitales en la España de hoy.

Hay que celebrar que deje el puesto, que ponga en su lugar al mejor de su equipo, y que le despeje el campo. Al final, ha sabido irse.

ZP ha parido un ratón

Ignacio Martínez | 7 de abril de 2009 a las 19:44

En fin, el presidente del Gobierno ha puesto a un peso pesado de su partido, como Manuel Chaves, de vicepresidente tercero, lo que tiene un cierto punto de humillación. Vicepresidente tercero. En todo caso, junto a Ángel Gabilondo en Educación es lo mejor de los nombramientos. Salgado está por ver que lo haga bien en Econonía. Pepiño Blanco será peor ministro de Fomento que Magdalena Álvarez y la actividad pública de Trinidad Jiménez es abundante en banalidades y escasa de profundidad. Conozco a Ángeles González Sinde desde que tenía 25 años; tuve la oportunidad de trabajar con su padre, José María González Sinde en Telemadrid. Ya en el año 90 era brillante. Puede ser mejor que sus antecesores. Ángel Gabilondo tiene muy buenos antecedentes y recupera un ministerio completo.

Lo que le ha faltado a ZP es arreglar algunos ministerios que son poco más que faroles. No tiene sentido que haya todo un departamento para Sanidad y está bien que lo haya unido a Asuntos Sociales. Pero lo mismo le pasa a Vivienda, Cultura o Igualdad. Son mini ministerios sin competencias. En un gabinete austero para luchar contra la crisis se debería haber notado. Tampoco resuelve el presidente el solapamiento entre Innovación e Industria, que provoca fricciones entre los dos, y también lagunas de las que nadie se ocupa. Vamos, que Zapatero ha parido un ratón.

Chaves se va por sorpresa

Ignacio Martínez | 6 de abril de 2009 a las 8:11

Tras 18 años y 252 días en el poder se confirma que Manuel Chaves se va al Gobierno de la nación. Desde el sábado era un rumor insistente, que tomó carta de naturaleza cuando el presidente de la Junta anuló su agenda de ayer y su entorno se evaporó. El efecto colateral andaluz ha sido la sorpresa de una crisis cantada. Este fin de semana, el reelegido secretario general de la UGT, Cándido Méndez, pidió al Gobierno pulso e iniciativa y criticó la inanición del vicepresidente económico Pedro Solbes. Hace una semana, en los Desayunos de TVE, habló de atonía gubernamental. Méndez es persona muy próxima al presidente Zapatero y uno de sus contertulios de fin de semana. Así que su actitud daba certeza a la crisis.

La otra sorpresa es que Zapatero la haya rematado en los ratos libres de la maratón de cumbres del G-20, la OTAN, la Unión Europea con Estados Unidos y la Alianza de Civilizaciones. Al final no sabremos si el niño o niña es de Londres, Estrasburgo, Khel, Praga o Estambul. Lo que sí sabemos con seguridad es que ayer en Praga, ZP tocó el cielo con la punta de los dedos; después de cinco años ha podido ¡por fin! entrevistarse con un presidente americano. No cabía en sí de gozo por su encuentro con Obama. La foto no deja lugar a dudas: el presidente español no abre los labios para sonreír a las cámaras, pero su boca dibujaba una uve infinita, de oreja a oreja.

El nombramiento de Chaves como vicepresidente del Gobierno es un digno colofón a su carrera política: en julio cumple 64 años. En una crónica hace ocho días, José Aguilar escribía sobre la posibilidad de que fuese ministro de Defensa, aunque advertía que su eventual sustituto en el sillón presidencial andaluz, José Antonio Griñán, había comentado que “ni muerto” quería el cargo. Ya sabemos que el vicepresidente no mantiene su negativa, pero también que la salida de Chaves puede llevar aparejado el desembarco de Mar Moreno, la favorita del zapaterismo. Griñán, dos veces ministro con Felipe González, brillante e incluso moderno a pesar de su edad, vale para un roto y para un descosido; también se le consideraba alternativa a Pedro Solbes. Y Mar Moreno, ex presidenta del Parlamento andaluz, efímera consejera de Obras Públicas y número cuatro del PSOE federal, tras Zapatero, Blanco y Pajín, tiene un problema; no es santa de la devoción del aparato regional.

Es curioso: El PSOE andaluz acaba de sacar músculo en Madrid el pasado lunes para mostrar su fuerza al resto de la familia socialista. Se suponía que como advertencia previa al debate final sobre financiación territorial y como despliegue para reclamar autonomía en el relevo de Chaves. De facto, el aparato andaluz parecía conjurado para la continuidad del presidente regional. La jugada de Zapatero no sólo deja sorprendida a la opinión pública. También a su partido.

¿Chaves, vicepresidente del Gobierno?

Ignacio Martínez | 5 de abril de 2009 a las 14:09

Escribía ayer en el blog el insistente rumor de que Manuel Chaves se va a Madrid, como vicepresidente del Gobierno, y que Griñán lo sustituiría como presidente de la Junta. Era poco creíble, después de la exhibición de fuerza del PSOE andaluz el pasado lunes en Madrid, y del afán de los socialistas andaluces en que Chaves sea su candidato en 2012. Pero hoy Chaves ha supendido toda su agenda y no ha aparecido en las citas cofrades en las que se le esperaba. Todos sus próximos están desaparecidos. El rumor empieza a parecer creíble.