Archivos para el tag ‘gripe A’

Pulsos

Ignacio Martínez | 7 de junio de 2010 a las 9:15

La crisis se va a llevar muchas cosas por delante. Pero hay instituciones como la banca, la industria farmacéutica o las tabacaleras que seguirán pujantes cuando pase el tsunami. En el primer capítulo está Zapatero. La popularidad del presidente del Gobierno se ha despeñado sin remedio; el PP se ha escapado a más de diez puntos de distancia en las encuestas y roza la mayoría absoluta en unas eventuales elecciones. El último sondeo, ayer en El País, nos dice que un 70% de los votantes socialistas tienen poca o ninguna confianza en Zapatero, y que Rajoy le aventaja ya en valoración, aunque los dos suspendan. La gente quiere un nuevo Gobierno, que dé un poco de seguridad y confianza, pero no quiere elecciones. Esto concede un mínimo margen al presidente, que ya ha agotado casi todos los fusibles de su maquinaria gubernamental.

Elecciones es lo que está pidiendo a gritos, presa de una cierta ansiedad, el líder del PP, que el viernes en Viator (Almería) insinuó que a las cuentas públicas de España puede pasarles lo que a las griegas o húngaras. Rajoy quiere ir a las urnas con el argumento de darle esperanza al país, pero quizá convendría que fuese más cauto en este tipo de manifestaciones temerarias y más atrevido en otras: podría ofrecer un adelanto de lo que haría si gobernase. Por ejemplo, dónde, qué y cuánto recortaría en el gasto público. Porque todavía no ha soltado prenda, el hombre, convencido de que puede ganar sin comprometerse en exceso.

Pero la transparencia no es la principal virtud de estos tiempos. Una revista médica acaba de denunciar que la Organización Mundial de la Salud ocultó que varios de los 16 miembros de su comité de emergencia para la gripe A tenían vínculos financieros con los dos laboratorios que fabrican las vacunas. El problema es que los componentes de ese comité son secretos. Secretos para el gran público, pero no para las multinacionales farmacéuticas Roche o Glaxo. Total que se vendieron con la alerta mundial retrovirales por valor de casi 5.000 millones de euros. En Europa occidental, 179 millones de dosis, y en España 13 millones de vacunas, de las que sólo se usaron dos millones. Además de recortar el gasto ordinario, es evidente que evitar despilfarros ocasionales ayudaría a ahorrar. No sólo los bancos van a escapar de rositas de la crisis.

Las tabaqueras están en pie de guerra contra los planes del Gobierno de ampliar la ley antitabaco de 2005, para que no se pueda fumar en ningún lugar público cerrado a partir de enero. Tienen mil millones de clientes en el mundo y, como todo negocio que se precie, lo que pretenden es ampliarlos, no arriesgarse a recortar el consumo. Y aquí andan, en contra de una reforma imprescindible para la salud de los fumadores (y quienes les rodean), que son un tercio de la población española. En tiempos de crisis, estos pulsos son más dramáticos.

Gripe, política y transparencia

Ignacio Martínez | 2 de septiembre de 2009 a las 11:52

La pregunta sobre si era necesaria la visita de las ministras Jiménez y Chacón al Centro Militar de Farmacia, con el atrezo de los gorros de ducha e impermeables transparentes como los que los turistas se compran cuando les sorprende una tormenta de verano, tiene dos respuestas muy dispares. La buena es que sí, que debieron ir el jueves a Burgos para mostrar al país que en este centro de Defensa se fabrican nueve millones de comprimidos al mes, lo que trasladó un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos. Y, de camino, el paseo bajo plástico enseñó una de las eficientes tareas de un Ejército democrático en tiempos de paz. La respuesta mala es que los políticos cada vez basan más sus actuaciones en la puesta en escena, que sólo existe para muchos de ellos lo que se vende bien a los medios, el marketing político protagonizado por su exhibición estelar.

La ministra de Defensa Chacón es veterana en estas lides. Su afán por la notoriedad y su afición a los horarios televisivos la llevó en marzo a anunciar la retirada de las tropas españolas de Kosovo sin avisar previamente ni a la OTAN, ni a los Estados Unidos. La titular de Sanidad Jiménez, por el contrario, está siendo una ministra muy discreta que gestiona la crisis de la gripe A con diligencia y consenso. Un sentido común que le faltó a una antecesora suya, también nacida en Málaga, que tuvo que lidiar con otra crisis sanitaria delicada, la de las vacas locas, pero pinchó en hueso, la pobre.

Jiménez, sin embargo, está utilizando de manera masiva el arma de la transparencia, no sólo para los impermeables. Tanto, que a veces peca por exceso. La prevención para los niños menores de 14 años se ha convertido en un culebrón. Primero se les iba a vacunar, después se decidió que no. Y ahora no se descarta. Demasiado titubeo.

Ha estado muy bien en este asunto el Partido Popular, dicho sea de paso, como una excepción en un verano en el que ha primado la afición popular por el tremendismo en otros lances. Los consejeros autonómicos de Salud del PP han estado a la altura de los riesgos y la alarma creada por la gripe A, y se ha conseguido la unanimidad estratégica entre el Gobierno y todas las comunidades autónomas. Incluso con una discrepancia sobre la mesa: el PP ha planteado que se estudie la vacunación de los menores de 14. Los especialistas insisten en que no es necesario: la última indicación al respecto la dio ayer la Organización Médica Colegial. Pero cualquier riesgo que amenace a nuestros hijos, por leve que sea, angustia a la sociedad. Y es poco discutible que los colegios son un foco de eventual contagio de primer nivel. Todo esto inquieta de cara al otoño.

En fin, se tome finalmente la decisión que se tome, en base a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, en su afán por la transparencia, el Gobierno debería evitar televisarnos sus dudas.

Rayan

Ignacio Martínez | 17 de julio de 2009 a las 13:16

 

Conmueve la imagen de esa caja blanca, tan pequeña que cuesta trabajo darse cuenta de que es un ataúd. Me conmueve la suerte fatal de este niño, Rayan, enterrado ayer en Marruecos. Su madre fue tres veces al hospital en donde murió, porque se sentía mal. Y la mandaron para su casa sin el diagnóstico correcto. Sólo en su tercera consulta le detectaron la gripe A. Este fue el primer error terrorífico. Cuando murió la pobre Dalilah, se dijo que padecía de asma. La familia lo niega. Después vino el segundo error terrorífico, el oficial. Una enfermera inexperta, de cuya suerte también me compadezco, equivocó las llaves y las vías. Este asunto pone en entredicho nuestro entero sistema sanitario. ¿Cuántos errores como éstos se producen todos los días y no nos enteramos porque no son de la primera muerta por gripe A en España o de su hijo prematuro?
Empezamos a inquietarnos y encontramos un decreto de especialidades médicas en enfermería, de 2005, que no ha sido desarrollado por el Gobierno; unos convenios con los sindicatos, por los que las vacantes se cubren con el primer enfermero de una lista, aunque la plaza sea de neonatos y a quien le toque sea un experto o experta en quirófanos; un hospital que no tiene un correcto sistema de acogida, para informar convenientemente a los novatos; unos protocolos de seguridad antiguos, unas vías y llaves similares para la alimentación nasogástrica y la intravenosa; un país en el que faltan 120.000 enfermeros.
El déficit de plazas es tan notorio que la media en la Unión Europea a 15 (sin los recién llegados países del Este) es de 860 ATS por cada 100.000 habitantes y la ratio andaluza es exactamente la mitad, 430. Andalucía es la segunda por la cola en la clasificación española. Curioso asunto, el día después de cerrarse la nueva financiación autonómica. Aun a riesgo de que Chaves lo considere catalanofobia, añadiré que Cataluña tiene 600 enfermeros por cada 100.000 habitantes, y Andalucía, 430. La media española es de 531.
Total, que tenemos que conseguir una administración pública más ligera y austera, para poder aumentar los funcionarios en la sanidad y la educación. Sin ánimo de molestar, los más de 1.700 millones de euros que nos cuestan las ocho diputaciones andaluzas todos los años, serían de mucha utilidad para este menester. (Una cifra curiosa, similar a los recursos extra que la región recibirá con la nueva financiación autonómica). Pero, al mismo tiempo, habría que reducir los servicios generales de las consejerías. La crisis así lo aconseja. Y los errores médicos que han costado la vida a Rayan y su madre, nos indican que hay prioridades desatendidas.

Todos somos culpables de la muerte del bebé de la joven fallecida por gripe A

Ignacio Martínez | 14 de julio de 2009 a las 12:15

Todos somos culpables de la muerte del bebé sietemesino que nació por cesárea es día antes de que su madre falleciera por la gripe A en Madrid. Una gravísima negligencia médica sobre la que escribe mi amigo Bosco Trigueros, cuyo blog está recomendado aquí al lado. Su entrada de hoy es imprescindible.

Bosco es director de la Escuela de Enfermería de Ronda desde hace años, así que conoce bien el paño. En resumen dice que no está desarrollado el decreto de 2005 sobre especialidades médicas en enfermería. Que el sistema de contratación está pactado con los sindicatos y es absolutamente rígido, de tal manera que una especialista en quirófano sustituye a una de neonatos si está primera en la lista. Que el sistema de acogida y adaptación, por el régimen de ahorro total, está sometido al criterio de ‘aterriza como puedas’. Que el presupuesto sanitario de España es de los más bajos de Europa. Y que es la primera vez en España que el gerente de un hospital admite un error injustificable; lo ha hecho con una enfermera, a ver si cunde el ejemplo con otros profesionales de más rango.

Lo dicho, todos somos culpables de la muerte del bebé sietemesino que nació por cesárea es día antes de que su madre falleciera por la gripe A en Madrid. Una gravísima negligencia médica sobre la que escribe mi amigo Bosco Trigueros, cuyo blog está recomendado aquí al lado. Su entrada de hoy es imprescindible. Bosco es enfermero y ha sido el director de la Escuerla de Enfermería de Ronda muchos años, así que conoce bien el paño. En resumen dice que no está desarrollado el decreto de 2005 sobre especilidades médicas en enfermería. Que el sistema de contratación está pactado con los sindicatos y es absolutamente rígido, de tal manera que una especialista en quirófano sustituye a una de neonatos si está primera en la lista. Que el sistema de acogida y adaptación, por el régimen de ahorro total está sometido al criterio de ‘aterriza como puedas’. Que el presupuesto sanitario de España es de los más bajos de Europa. Que es la primera vez en España que el gerente de un hospital admite un error injustificable; lo ha hecho con una enfermera, a ver si cunde el ejemplo con otros profesionales de más rango. “>pierdan. Aquí no sólo una enfermera se ha equivocado de vía o de suero y ha matado a un bebé. Esta tragedia nos debería hacer pensar que tenemos un sistema manifiestamente mejorable, que habría que corregir.

Etiquetas: , , , ,