Archivos para el tag ‘Hacienda’

Impuestos: menos zanahoria y más palo

Ignacio Martínez | 9 de julio de 2012 a las 14:17

El Gobierno tiene tal dificultad en aflorar los 25.000 millones de dinero negro que pretendía con sus premios fiscales a los defraudadores, que casi está dispuesto a no cobrar impuestos por ellos. Malo. Rajoy tiene una mayoría muy amplia en el Congreso. Absoluta. Pero eso no le garantiza una infinita sabiduría: sus decisiones no son infalibles. Y se está demostrando que no es buena la idea de gastar tanta zanahoria con delincuentes de la peor ralea.

De la peor ralea: por muy buena que sea su casta, por muy almidonados que lleven los cuellos blancos, por excelente que sea la reputación de su linaje, los defraudadores fiscales son lo peor. Tienen fortunas en Suiza, las islas del Canal, Luxemburgo, Liechtenstein o en los dobles fondos de las tarimas de sus mansiones, pero no quieren compartir ni un euro. Y sus abogados o consiglieri le han comunicado a Hacienda que no están dispuestos a pagar el 10% de lo defraudado. Es un regalo, con el compromiso de no mirar de dónde viene. Pero lo consideran muy caro, los tíos.

Estos expertos sugieren que sus clientes paguen sólo el 10% de lo que hayan rentado esos capitales durante tres años. Con lo que abonando menos del 1% habrían legalizado el patrimonio irregular. Es una propuesta que coloca al Estado en el límite de tener que pagar a los defraudadores para afloren el dinero oculto. Que es mucho. Todos los estudios serios coinciden en que anualmente escapan al control del Fisco más de 200.000 millones de euros, una quinta parte del producto bruto nacional.

El Gobierno debe utilizar la fuerza de su mayoría absoluta. Habla mucho de sacrificios, ajustes y reformas para conseguir la viabilidad del país. Pues lo primero que hay que arreglar son los ingresos. Hay defraudadores de diferente pelaje. Pero mayormente no son los fontaneros a los que tanto alude el ministro Montoro. La semana pasada en Carmona, en un curso de la Universidad Pablo Olavide sobre responsabilidad social, el ex ministro Ramón Jáuregui dijo que las 35 empresas del Íbex tienen “espacios fiscales opacos” que les permiten tributar entre el 9% y el 11%, dos tercios por debajo del tipo nominal.

Hasta que haya una unión fiscal en Europa, no sólo para normas legales sino también para su cumplimiento, aquí pagarán sobre todo las clases medias. Cuando no le salen las cuentas a las autoridades, acuden a los que ya pagan para apretarles un poco más. Grandes fortunas, grandes empresas, profesiones liberales seguirán eludiendo cumplir con Hacienda hasta que cambiemos la zanahoria por el palo. La reforma propuesta por el Gobierno es muy tímida. Habría que aumentar sensiblemente de las penas de cárcel y las multas, y al mismo tiempo eliminar la prescripción de estos delitos. A ver si así abogados y consiglieri entran en razón

Deuda histórica: el fuero y el huevo

Ignacio Martínez | 29 de noviembre de 2009 a las 11:12

Hay algo que no acabo de comprender del pago de la deuda histórica. Ya se habían adelantado 420 millones de euros y esta semana se ha concretado el pago de los 784 millones restantes. Los dos partidos de la oposición han puesto el grito en el cielo por la manera en qué se paga. No por el valor de lo obtenido, que de momento se desconoce. O sea que han puesto más énfasis en el fuero que en el huevo. PP e Izquierda Unida se quejan del concepto de pago en especie, con solares e inmuebles. Sostienen que incumple el Estatuto de Autonomía. El líder de IU habla de depreciación de la deuda y el secretario general de los populares de la sentencia de muerte del Estatuto. Se trata de 130.500 millones de pesetas. Con la deuda se pagan los déficit en vivienda, sanidad y educación.

Pero lo importante será saber si los solares con los que paga la Hacienda nacional están depreciados. O si, aprovechando que el Tesoro no tiene un duro y no tiene más remedio que pagar en especie, hace una valoración generosa de la permuta de la deuda por solares e inmuebles. Habría que poner más énfasis en cuáles son los solares, dónde están y cómo se valoran. Es razonable el argumento de que, convertidos en pisos, el dinero resultante irá a la educación y la sanidad. Pero todo depende de la valoración y de momento en este campo hay poca transparencia. Ahí debería poner su lupa la oposición.

Capítulo aparte merece la recuperación de Agesa, la empresa estatal que administraba los activos de la Expo’92 de Sevilla. Un caso de colonialismo absurdo. Agesa es la propietaria de la mayor parte del terreno e inmuebles de la Cartuja de Sevilla, en donde se ubica un Parque Tecnológico en donde está concentrada la mayor parte del I+D público andaluz. Pero los gestores del Parque nunca han gestionado ese suelo. Y la empresa estatal se ha comportado como una inmobiliaria que quería sacar el máximo rendimiento a sus activos, desentendida de quién era su cliente, su base tecnológica o su capacidad de innovación. En suma, del valor añadido que aportaba.  Agesa no debería ser gestionada por la Junta con los mismos criterios mercantiles. Cartuja93, como el PTA de Málaga, debería poder gestionar su suelo. El huevo casi siempre es más importante que el fuero.

La romería de Camps

Ignacio Martínez | 8 de mayo de 2009 a las 8:52

Las noticias del caso Gürtel llenan las páginas de los periódicos, los noticiarios de radio y televisión y en el PP nadie se cosca. Aquí mismo criticamos al ministro Bermejo y al juez Garzón por su imprudencia al coincidir en una cacería cuando ya se habían producido las primeras detenciones. La filtración del sumario secreto durante las campañas electorales vasca y gallega también fue censurada. Pero el caso está ya en manos de otros jueces en Madrid y Valencia, y están cayendo como moscas diputados del PP y ex consejeros autonómicos. A alguno le han puesto una fianza de un millón de euros, como si fuera el capo de la operación Malaya.

Según los jueces, aquí ha habido sobornos, cohecho y corrupción urbanística. En el PP han suspendido de militancia a los afectados, pero nadie da muchas explicaciones. La dirección popular, tras las experiencias gallega y vasca, piensa que este caso Gürtel habrá dado mucha gasolina a la prensa, pero no ha prendido en la opinión pública. También en el PSOE en los 80 pensaron que el asunto del despacho de influencias de Juan Guerra en la Delegación del Gobierno en Andalucía, a pesar del impacto que tenía en los medios, no suponía desgaste electoral. En los 90 pagaron caros los casos Filesa, Roldán, Navarra, etcétera.

De todos los implicados en el caso Correa, el que más me llama la atención es el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps. De tanto en tanto se le ve en una romería ataviado con camisa tradicional y empuñando un largo cayado detrás de un santo. Se supone que no ha ido para pedirle al patrón local que le saque del apuro, sino como obligación institucional. Pero claro, los periodistas le preguntan cómo se siente y qué piensa de las acusaciones. Y Camps, con cara de pánico, dice que todo es mentira. Todo es que un tal Álvaro Pérez, alias el Bigotes, le regaló trajes por valor de 12.000 euros. Todo es que no conocía a ese sujeto, pero unas grabaciones demuestran que se decían por teléfono “amiguito del alma” y “te quiero un huevo”. Y que el Bigotes le mandaba regalos a la mujer y a la hija del president de la Generalitat. Regalos que a la señora Camps le parecían excesivos de todo punto.

Lo peor de Camps no es que diga, como el protagonista de La aventura es la aventura, “yo no le conozco”, sino que después de haber acusado al juez de Garzón de inventarse la trama, no ha enseñado ni una sola factura de los trajes e intenta que se declare inhábil la instrucción de su caso. El juez valenciano que ahora lleva el procedimiento ha denegado la anulación, porque considera que Garzón no vulneró los derechos del president. Son otros los derechos vulnerados, los de los ciudadanos perjudicados por los 121.000 euros que el Bigotes declaró a Hacienda que se había gastado en trajes de regalo. Camps debería dejar de aparentar y su partido tendría que dar alguna explicación que se aleje de la teoría del complot. El PP se equivoca al creer que el caso Gürtel no supone desgaste electoral, porque a pesar de la crisis no supera al PSOE en las encuestas. La del CIS de ayer es el último ejemplo. Tiene que dejar de esconderse detrás de las romerías.