Archivos para el tag ‘IVA’

La Junta tendrá que ajustar su presupuesto en 2.500 millones

Ignacio Martínez | 8 de abril de 2012 a las 12:19

El ajuste llega a las cuentas regionales. Andalucía debe recortar su presupuesto para el año en curso en unos 2.500 millones de euros. Y tiene que hacerlo por tres motivos. Porque la previsión de crecimiento del 1% del PIB, con la que se redactó el presupuesto de la comunidad autónoma para 2012, era un voluntarismo que a día de hoy es imposible de cumplir. Porque el déficit del ejercicio anterior fue del 3,22% del PIB y éste no puede rebasar el 1,5%. Y porque las transferencias del Estado se van a reducir drásticamente.

Los recortes supondrán una recaudación menor de los tributos cedidos, un descenso notable en las transferencias corrientes y de capital desde la Administración General del Estado, y un menor techo de gasto. Esos elementos suman alrededor de 2.500 millones, según los cálculos efectuados por este periódico, con la ayuda de varios especialistas. El presupuesto autonómico sería similar al de 2007, año en el que empezó la crisis económica y financiera mundial en Estados Unidos. Entonces alcanzó un montante de 29.187,7 millones de euros. Y el aprobado en diciembre pasado fue de 32.020 millones.

Tras la primera reunión de las delegaciones del PSOE e Izquierda Unida para la formación del nuevo Gobierno, José Luis Centella, secretario general del PCE, declaró que las prioridades de su organización son el empleo, el cambio de modelo productivo, la regeneración de la vida pública andaluza, y el freno a la política de recortes. Pero la última de esas cuatro premisas no depende de los socios parlamentarios.

Queda mucho hilo por hilvanar en estas conversaciones, pero inevitablemente la mayoría de izquierdas tendrá que abordar dos elementos capitales: con qué dinero se cuenta y de dónde se recorta. Porque no le quedará más remedio que ajustar. El producto regional bruto en el año en curso decrecerá al menos un 2% según todos los expertos consultados. Una cifra asumida o al menos no negada por las autoridades regionales. Pero los Presupuestos de 2012 se redactaron con el horizonte de un imaginario crecimiento del 1%.

Es cierto que hasta el verano el ritmo de la economía mundial fue distinto al del segundo semestre de 2011. Y que algunos servicios de estudios bancarios, como el de Unicaja, Analistas Económicos de Andalucía, preveían un leve incremento del PIB regional este año. Pero todos esos expertos coinciden ya en que habrá una depresión del producto bruto. Y que estará tres puntos por debajo de las expectativas del presupuesto aprobado por el Parlamento en diciembre. Si se calcula sobre 145.451 millones de euros [PIB de 2011], suponen 4.363,5 millones menos de actividad económica en Andalucía.

Hay economistas, como el profesor Francisco Ferraro, que sitúan como mínimo en la mitad de esa cantidad el ajuste necesario en el presupuesto andaluz, lo que equivaldría a unos 2.200 millones. Una cifra similar, por cierto, sale de la limitación del techo de gasto con una simple operación. El déficit en 2011 fue de 3,22% del PIB y este año no puede rebasar el 1,5. La diferencia porcentual, de 1,72, supone 2.502 millones de euros.

Un cálculo más preciso sale de la reducción en cinco capítulos. Tres impuestos, IRPF, IVA y Especiales, según una estimación realizada por el profesor José Manuel Domínguez. Y dos fondos, el de Garantía y el de Suficiencia, con los que el nuevo sistema de financiación ampara la población ajustada y las competencias de las comunidades autónomas. La suma de estos cinco capítulos podría situarse en torno a 1.700 millones de euros.  

Las transferencias corrientes y de capital que no vendrán a Andalucía por los recortes en los Presupuestos Generales del Estado significarán otra merma en las cuentas de la Junta. Un somero repaso de lo que se ve supera los 600 millones de euros. Se han producido rebajas en numerosos programas concretos, no territorializados. El más notable en las políticas de Empleo, que puede suponer una pérdida para los presupuestos andaluces de 350 millones. En  Dependencia, la eliminación del fondo nacional de 283 millones, significará un recorte de 70 millones para la región, que absorbía una cuarta parte del total.
Hay, además, cantidades diversas de menos cuantía en desarrollo sostenible, educación, salud pública, guarderías, becas y otras que suman más de 100 millones de transferencias que desaparecen. Y también se rebaja el Fondo de Compensación Interterritorial en unos 100 millones para toda España: la parte de Andalucía eran 38. Como mínimo de momento la Junta cuenta con dos rebajas importantes en los ingresos que preveía en diciembre: 1.700 millones por una parte y más de 600 por otra. Lo que supondría un ajuste por encima de los 2.300 millones.

El tijeretazo definitivo puede ser aún mayor. El Gobierno se ha reservado en los PGE una cantidad de 4.495 millones para usarla más adelante si se le dispara el déficit. Técnicamente ha provisionado una ‘inejecución presupuestaria’ por esa cifra, que a lo largo del año puede costarle mucho dinero a las cuentas andaluzas. Quedan otras zonas de sombra que generarán nuevos contenciosos entre Junta y Gobierno, que se sumarán a los tres ya interpuestos durante el mandato del anterior Gobierno. 

Habrá pleito, por ejemplo, con un capítulo no transferible al presupuestario autonómico: la inversión regionalizable del Estado del 17,8% incumple el Estatuto en 400 millones.  Con estos elementos tendrá que lidiar el nuevo Gobierno andaluz, que más allá de sus ambiciones tendrá que hacer frente al mayor recorte en las cuentas públicas en 30 años de autonomía. Junto a la prioridad para las políticas sociales, la consejera Martínez Aguayo o su sustituto tendrá como principal desafío la austeridad.

Medias verdades y mentiras de los políticos

Ignacio Martínez | 20 de abril de 2010 a las 10:32

Los lectores aportan mucho a este blog. Juan, de Almería, envía a mi correo un mensaje muy interesante sobre los mensajes políticos. De la misma manera que Griñán no dijo la verdad en el Parlamento cuando aseguró que los usuarios andaluces son los más satisfechos de España con sus servicios públicos de salud (ver el post del domingo 18 de abril), tampoco era cierto lo que Rajoy ha dicho hace unos días sobre Finlandia y el IVA. Este es un resumen del mensaje de Juan:

Acabo de ver por TVE en directo una emisión dónde el señor Rajoy hacía un alegato de una inexactitud ¿intencionada? Como usted sabe estuve 43 años en Finlandia, tenemos mi mujer y yo una casita de campo allí, dónde pasamos los veranos y seguimos con interés las noticias de toda índole de aquel país. El señor Rajoy dijo que Finlandia había bajado el IVA en cinco puntos. Es en parte cierto y en su mayor parte falso. Finlandia, en efecto, bajó el IVA a ciertos productos alimenticios de un 17 a un 12%. Claro que son cinco puntos pero en unos productos determinados. Y además era una ínfima parte del precio final al consumidor, porque envasado, transporte, etcétera quedan fuera de la rebaja. ¿Cuántas cosas dicen los políticos como verdades cuando lo único que tratan es de ‘adaptar’ una parte de la verdad a las ‘necesidades’ del anunciante? ¿Qué tipo de ‘verdad falseada’ cobra vida en la calle, sin que a nadie se le ocurra ponerlo en duda? ¿Esto no es peligroso en democracia?

El debate de los jefes: música de Vísperas

Ignacio Martínez | 19 de marzo de 2010 a las 10:11

Esta es la crónica de la sesión de control al Gobierno andaluz celebrada ayer en el Parlamento regional, que publican los nueve diarios del Grupo Joly en su edición de hoy.

 

Toda solemnidad tiene su misa de Vísperas y ayer se ofició en la capilla de las Cinco Llagas una múltiple. Era víspera de la primavera, que empieza mañana; quizá por eso Griñán y Arenas lucían corbatas del mismo tono celeste, más intensa la del jefe popular. Y son también las vísperas de la Semana Santa y del inminente cambio de Gobierno, asunto que tiene en oración a más de medio Gabinete. Consciente de esto último, Javier Arenas hizo un par de alusiones a la interinidad del Gobierno Griñán I. Dijo que está en precario, en expectativa de destino, parado. Y pidió al presidente, con su proverbial desparpajo, que aborde la remodelación cuanto antes.

El jefe popular utilizó sus recursos dialécticos habituales. Juego duro, de saque y volea, con rápidas subidas a la red, para contrarrestar la mayor técnica y variedad de golpes del presidente desde el fondo de la pista. En todo caso, ambos y también Diego Valderas, se comportaron en esta ocasión como auténticos gentlemen, para solaz de la jueza de silla, la presidenta Fuensanta Coves, que sufre desde su atalaya cuando sus señorías se ponen cafres, como hace dos semanas. La pequeña Sevilla del poder, por definirla a la manera de Cercas, estaba ayer amable y distendida.

Valderas pidió, sin éxito, que la Junta se sobreendeude en unos 2.000 millones de euros, mal contados. O sea, en los dos puntos que tiene de margen por debajo de la media de las regiones españolas. El presidente se negó en redondo. Y Arenas ensayó su enésimo debate sobre el estado de la nación, con una crítica enciclopédica y telegráfica a todos los flancos posibles del Gobierno Zapatero. Sobre la deuda histórica sostuvo que su cobro en solares es una traición y supone la ruptura del consenso estatutario. Griñán contestó que cuando durante ocho años el Gobierno del PP no pagó la deuda histórica, Arenas estaba escondido en las moquetas ministeriales, como un buzo debajo del agua. Lo mismo que hizo cuando Aznar dejó a deber 2.500 millones de euros a la Junta.

Arenas también aludió a la falta de autoridad moral del Gobierno Zapatero para pedir austeridad a las comunidades autónomas, aunque subrayó que coincide con una reiterada petición suya de racionalización del sector público. El presidente le respondió que la Junta siempre ha cumplido las propuestas de consolidación fiscal del Gobierno de la nación, incluso cuando Aznar promulgó “la estrafalaria ley de déficit cero”, mientras la Administración General del Estado le debía a Andalucía los referidos 2.500 millones.

Los jefes no sólo rivalizaron en caballerosidad, también lo intentaron en erudición semántica. Primero Griñán le espetó a Arenas que los socialistas cumplen con sus obligaciones y nunca promueven rebeliones, como la reclamada por Esperanza Aguirre contra la subida del IVA. Le contestó el líder popular que según el diccionario de la Real Academia, rebelión significa oponer resistencia y que el PP opondrá resistencia democrática a un incremento fiscal que va a costar miles de empleos. En su réplica, Griñán también tiró de diccionario de la RAE para decir que rebelión significa delito contra el orden público. Los dos y ninguno tenía razón en su utilización del diccionario. Pero Griñán se valió de ese recurso para ensayar a continuación el passing shot del partido: sacó el documento de un observatorio económico de Faes, celebrado en Sevilla hace un año, con presencia de Arenas, en el que el hacendista Manuel Lagares justificaba la subida del IVA en determinados supuestos.

El golpe tenía truco, pero fue muy fructífero. Tenía truco porque Lagares lo planteó para compensar una eventual reducción drástica de las cotizaciones sociales de las empresas y del impuesto de sociedades. Pero tuvo su efecto. También tuvieron maña las dos acepciones de la palabra rebelión; que significa, en primer lugar, la acción de sublevar a alguien haciendo que falte a la obediencia debida. El segundo significado de rebelión es delito contra el orden público y el segundo de rebelar es oponer resistencia. En este juego no salieron del empate los contendientes.

Arenas aludió al millón de parados andaluces para responsabilizar en comandita a Zapatero y Griñán. El presidente replicó que era verdad que en 2009 se produjeron en Andalucía 54.000 bajas en la Seguridad Social, pero que en Cataluña habían sido 152.000, en Madrid 121.000 y en Valencia 112.000. Sobre la deuda, Griñán defendió la política autonómica de ahorro durante los años de bonanza, con una reducción de 700 millones en la deuda de la comunidad autónoma, mientras había crecido en 14.000 millones la deuda conjunta de las 17 autonomías; hasta el punto de que el endeudamiento andaluz está dos puntos por debajo de la media de las regiones españolas. Y ahora, sostiene el presidente que Andalucía va a acatar el plan de estabilidad que se plantee en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, pero reclamará planes individuales para que las autonomías más endeudadas se abrochen más el cinturón.

Arenas, en una catarata de voleas sobre campo contrario, presumió de la eliminación del déficit público con el Gobierno de Aznar, y afeó a Zapatero que lo haya subido el año pasado hasta el 11,5%. A Griñán le reprochó que se haya duplicado en los últimos seis años el presupuesto y las pérdidas de las empresas públicas andaluzas. O que el documento que le han entregado a la oposición sobre medidas para salir de la crisis no se mencionen ni una sola vez las palabras austeridad y reforma.

Como el día era caballeroso en la pequeña Sevilla del poder, Arenas felicitó dos veces a Griñán por su elección como secretario general del PSOE andaluz. Ambos lances los aprovechó para añadir en una ocasión que ahora ponga el mismo empeño en sacar a Andalucía de la crisis; y, en otra, reclamarle urgencia en la remodelación gubernamental. Medida esta última que ayer habría obtenido unanimidad en la cámara si se hubiese podido votar. Las vísperas son tiempos de nervios, aunque no se notara en la música del debate de ayer.