Archivos para el tag ‘Javier Guerrero’

‘Eres’ en el solsticio estival

Ignacio Martínez | 8 de julio de 2012 a las 9:20

Estoy convencido de que la próxima comisión de investigación que se forme en el Parlamento andaluz irá mejor que la de los eres. Elemental: 17 años sin hacer ninguna dejan secuelas. El PP preso de la ansiedad, ¡por fin una comisión de investigación!, pidiendo la Biblia en verso. El PSOE enrocado, dispuesto a tirar balones fuera, a poner el ventilador y a levantar las manos como un defensa de Portugal después de arrollar a Iniesta en la Eurocopa. E Izquierda Unida, de árbitro. Un árbitro que hay que pensar que puede ser casero, porque es el actual socio del Gobierno investigado.

Que un diputado de la experiencia y reputación de Ignacio García presida la comisión es una garantía para muchas cosas, pero no de todas: estaba dispuesto a convocar en la primera tanda de comparecencias al chófer de Guerrero y a dos ex directores generales de IFA/Idea y no le dejaron los portavoces de PSOE e IU. García no es del PCE y en IU mandan los comunistas, para que nos entendamos.

El PP había pedido la comparecencia de 135 personas. Le han rechazado 113. Había pedido mucha documentación, quizá demasiada; la parte contraria apunta que supondrían 100.000 folios. Pero se le ha admitido la mitad de la mitad de la mitad. Está claro que el examinado no quiere ni mucha luz, ni mucho taquígrafo. Es chocante que comparezcan los dos ex presidentes de la Junta concernidos en pleno mes de agosto. En vez de nocturnidad y alevosía, solsticio estival. Media España de vacaciones y uno de los efectos de la comisión, su repercusión sobre la opinión pública, burlado por la estrategia procesal.

A esta comisión le faltan muchos detalles. Para empezar el informe de la Cámara de Cuentas. Sólo comparece un interventor general de la Junta y políticos de primera fila. Se supone que habrá una nueva tanda de comparecencias. Porque sería un escándalo que no acudieran viceconsejeros, directores generales del IFA y otros altos funcionarios, intrusos, el chófer de Guerrero, intermediarios, aseguradoras, sindicatos. Faltan demasiadas cosas. Será la falta de práctica.

Sólo falta Roldán en calzoncillos

Ignacio Martínez | 11 de enero de 2012 a las 13:25

Lo único que necesitaba el caso de los eres es cocaína y fiestas. Es la puntilla. Ya sólo falta Roldán en calzoncillos en Interviú. El chófer del director general de la Junta que repartió sin rigor ni control más de 100.000 millones de pesetas en ayudas para empresas en crisis asegura que su jefe le dio subvenciones fraudulentas por valor de 900.000 euros. Y él se los gastó en un piso y un terreno, aunque dice que la mayor parte del dinero lo dedicó a comprar cocaína e ir de fiestas y copas con tan generoso patrón.

Como nos perdernos, traduzco; 150 millones de pesetas. Como dos décimos y pico del Gordo de Navidad. Para hartarse de champán con los amigos del barrio. Algo así fue, pero con cargo al erario público. Falta por saber si el chófer cocainómano miente o si puede demostrarse que sea cierto lo que afirma, asunto en el que está la juez Alaya. Más trabajo para la magistrada que está en el punto de Griñán y los jefes socialistas por supuesta complicidad con el PP: en sede parlamentaria el presidente ha llegado a decir que está manipulada por los populares y el TSJA ha tenido que salir en su amparo. Y una faena más para el aparato socialista, necesitado de apagar este incendio que no para de crecer y cada vez tiene más pinta de devorarles el 25 de marzo.

El PSOE ha practicado con habilidad lo que mi compañero de página de aquí arriba, José Aguilar, calificaba ayer como patriotismo de partido. Esa benevolencia con la que los jefes dejan a los compañeros del partido actuar a su antojo, porque son de los suyos. Pasa en todas las formaciones políticas, pero a la que lleva toda la vida gobernando en Andalucía, se le nota más. Por ese método se permitió en la Costa del Sol a alcaldes socialistas gobernar con destacados posgilistas. Hasta que acabaron en la cárcel; entonces se actuó con hipocresía, celeridad y golpes de pecho.

Javier Guerrero, el presunto compañero de fiestas del chófer cocainómano que no sabemos si miente, es quien bautizó las subvenciones públicas que daba a las empresas en crisis como fondo de reptiles. Pero no actuó solo, como sostiene la dirección socialista. Le ayudaron por acción u omisión un presidente de la Junta, varios consejeros, viceconsejeros o secretarios generales técnicos de consejerías, y toda la nomenclatura del Partido Socialista en Andalucía. Todos los que no se dieron cuenta de nada son responsables políticos de primer orden.

Y este no es un hecho aislado, sino que pone al descubierto una pauta de comportamiento durante tres décadas de ocupación del poder. La colocación de parientes y allegados, el amiguismo, el enchufe, el trato de favor, el ¿tú no harías lo mismo? Eso es lo que de verdad retrata el caso de los eres. Las dudas sobre la veracidad de la declaración del chófer me recuerdan la famosa canción de Eric Clapton, que repite una y otra vez en el estribillo que la cocaína no miente. En este caso, no lo sabemos. Lo que sí está claro es que al sainete sólo le falta Roldán en calzoncillos.

Etiquetas: ,

Plagios

Ignacio Martínez | 5 de marzo de 2011 a las 12:45

El ministro de Defensa alemán ha dimitido porque copió tres cuartas partes de su tesis doctoral y le han pillado. Es curioso, pero ni a la canciller Merkel, doctora en Físicas ella misma y su propio marido, ni al común de los ciudadanos de la República Federal le importaba que el barón Von Guttenberg plagiara su tesis. Hasta el punto de que un 80% desea que vuelva a la política el delfín predilecto de la canciller, dirigente de los socialcristianos bávaros. Ha sido la comunidad científica la que ha protagonizado una auténtica revuelta, como explica mi amiga Aurora Mínguez en su blog berlinés. Decenas de miles de doctores se han dirigido indignados a la Cancillería para exigir respeto por la propiedad intelectual y el rango universitario. Un ejemplo para la acomodada parroquia universitaria española.

Lo de copiar aquí es pecado venial, como demostró la infeliz ocurrencia de la Universidad de Sevilla, cuando hace año y medio introdujo en la normativa de evaluación y calificación de asignaturas un nuevo derecho del estudiante: no podría ser expulsado de un examen si lo cogían copiando. Imitar buenas costumbres no es necesariamente malo. Por salir del campo académico, cada vez son más los entrenadores de fútbol que siguen la pauta de señores tan educados como Guardiola o Del Bosque. Otra cosa es Mourinho. El portugués es un plagio absoluto; un sosias de Risto. No Hristo Stoichkov, el búlgaro del dream team de Cruyff, sino de Risto Mejide, el malo del jurado de Operación Triunfo. Mourinho acabará como su referente nacional, expulsado del circo.

Otro plagio futbolístico lo protagoniza el ex director general de Trabajo de la Junta, Javier Guerrero, el tipo en el que el PSOE ha puesto la barrera de las responsabilidades políticas por las irregularidades en los eres. Ha copiado para definir a los parados una genuina expresión lopereta. Para don Manué los aficionados béticos eran criaturitas; para Guerrero los intrusos de los eres son criaturas que están desempleadas. Plagio.

Ya conocen cómo una escritora gallega insiste, con fundamento, en que Camilo José Cela con todo su golpe de premio Nobel, le plagió hace quince años La Cruz de San Andrés, que consiguió el Premio Planeta. Cómo Ana Rosa Quintana para su primera novela, Sabor a hiel, tuvo un colaborador, un negro en el argot editorial, que le jugó una mala pasada copiando literalmente pasajes de Ángeles Mastretta o Danielle Steele. O cómo Julio Iglesias ha tenido que pagar indemnizaciones por el plagio de alguna canción.

A Guttenberg habría que hacerle una rebaja. Que un pariente lejano del inventor de la imprenta hacer copias está en los genes de la familia. Después de todo, la originalidad tampoco es un valor absoluto. Vean, si no, el efecto que causa Ruiz Mateos copiándose a sí mismo sus propios métodos, para desesperación de tantos proveedores, trabajadores o inversores.