Archivos para el tag ‘José Blanco’

De Túnez a Ryanair: No vuele gratis

Ignacio Martínez | 7 de febrero de 2011 a las 13:02

Un grupo de cien estudiantes belgas fueron desalojados ayer de un avión de Ryanair que iba a despegar del aeropuerto de Lanzarote. Se había montado un buen lío en el interior del aparato, con empujones y gritos, y el comandante de la nave pidió ayuda a las fuerzas de seguridad; policías y guardias civiles despejaron la nave amablemente. Hay varias versiones sobre la causa del altercado. Una es que iban bebidos. ¿Borrachos? Hombre, eran las 10:30 de la mañana, pero lo mismo este grupo, de entre los 20 y los 25 años, no se había recogido por la noche. Peor fue lo del ministro de Interior de Ucrania, a quien Lufthansa sacó de un vuelo a Seúl porque iba inequívocamente borracho, importunando a las azafatas, y a insultos con el resto del pasaje.

Pero nuestros visitantes belgas no está claro que estuviesen bebidos. Otra versión habla de exceso de equipaje que uno de ellos se negaba a pagar. Pero esas cosas se arreglan en el mostrador de facturación y no en la cabina del avión. Aunque podría ocurrir que quisiera llevar como equipaje de mano algo muy pesado. Las compañía de bajo coste cobran hasta por respirar en el avión. De hecho, Ryanair cobra por facturar una maleta. Y no sólo son quisquillosos con el exceso de peso. A José Blanco, ministro de Fomento del Reino de España, esta misma compañía le dejó en tierra en Luxemburgo en octubre de 2009, cuando tras un consejo de ministros de la UE iba para Santiago de Compostela. El comandante no autorizó a viajar en el avión a sus guardaespaldas con su armamento reglamentario. El ministro pudo arreglarse, con un vuelo de Iberia hasta Vigo.

No hace falta volar barato para que a uno le cacheen. Hace pocos días se lo hicieron al jefe político de Granada. No, a Pepe Torres Hurtado, no. Al primer ministro de la Isla del Caribe del mismo nombre lo registraron en el aeropuerto de Saint George, cuando se disponía a viajar con American Airlines. A los estudiantes belgas de Lanzarote, Ryanair les castigó a no viajar más con su compañía, hasta que el Ministerio belga de Exteriores intervino, para que fueran repatriados en grupos pequeños.

La que no va a zafarse fácilmente de un castigo mediático es la ministra de Asuntos Exteriores de Francia, Michèlle Alliot-Marie, que tuvo la fatal ocurrencia de viajar a Túnez de vacaciones con su familia en Navidades. Hizo el desplazamiento en un jet privado, propiedad de un hombre de negocios socio de un cuñado de Ben Ali. Y durante su estancia en la antigua colonia francesa, agasajada por el entorno del dictador, cuando ya había comenzado la revuelta popular, utilizó de nuevo el mismo avión para un vuelo en el interior del país. El cuñado del presidente era copropietario del jet. Los vuelos baratos tienen algunos inconvenientes. Los gratuitos pueden resultar carísimos.

Muchos jefes y ningún líder

Ignacio Martínez | 4 de septiembre de 2009 a las 0:30

La primera secretaria del Partido Socialista francés, Martine Aubry, ex ministra de Trabajo e hija de Jacques Delors, ha anunciado en la Escuela de Verano del PS una profunda renovación de su organización, que incluye algunas novedades como la celebración de unas primarias abiertas a los simpatizantes para elegir a su candidato o candidata en la elecciones presidenciales de 2012. Hay otras tentaciones en esta formación que ha gobernado Francia desde los años 80 con un presidente como Mitterrand que reinó durante 14 años y seis primeros ministros que se turnaron en el Palacio de Matignon a lo largo de tres legislaturas, que en aquel país son de cinco años. Algunas de las ideas que bullen en la cabeza de los dirigentes del partido que ha liderado la izquierda francesa en el último tercio de siglo suenan a conocidas por estos pagos.

El PS intenta recuperarse de su debacle de las últimas elecciones europeas, en las que los verdes de Europe Ecologie sacaron tantos votos como ellos. Y se saca de la manga la limitación de mandatos de sus líderes en las instituciones y la no acumulación de cargos, que en Francia es todavía mayor que en España. Estas iniciativas, vistas desde este lado de los Pirineos, provocan la nostalgia. Nos recuerdan tiempos de bonanza e ilusiones. Cuando el PSOE estaba en la más absoluta depresión, tras la marcha de González y el fracaso electoral de Almunia, apareció un joven, despierto y desinhibido que planteó aquello de la Nueva Vía, en compañía de José Blanco, Trinidad Jiménez, Carmen Chacón, Jordi Sevilla, Jesús Caldera, José Andrés Torres Mora, Leire Pajín, Juan Fernando López Aguilar y unos pocos más. Es conocido que tanto González como Chaves apoyaron en el congreso del 2000 a José Bono, pero Zapatero ganó con su discurso moderno en el que las primarias, la no acumulación de cargos y la limitación de mandatos formaban parte de la filosofía que iba a cambiar su partido de arriba abajo.

Conocedora o ignorante de estas promesas enterradas por sus colegas españoles, Aubry se propone aplicar la misma estrategia para intentar que un socialista llegue al Elíseo o a Matignon. Y ha lanzado su proclama de renovación en la Escuela de Verano de su partido. Mientras que la equivalente española, que se desarrolla en julio cerca de El Escorial, está más dedicada a la formación, ésta de los franceses en La Rochelle a finales de agosto es más dada a la exhibición. Los dirigentes consolidados, comprueban el grado de aceptación de sus posturas y de sus personas. Y los jóvenes prometedores se foguean en los actos públicos y ganan sus primeros adeptos. El problema de los socialistas franceses es que tienen muchos jefes y ningún líder. Me temo que éste es precisamente uno de los males de la política española. Aquí hay muchos jefes , alguna jefa y muchos barones. Pero ningún líder.

Se acabó el verano

Ignacio Martínez | 23 de agosto de 2009 a las 12:03

El Gobierno tiene lo que Boris Izaguirre llamaría un momento progresista. El jueves el vicesecretario general del PSOE anunció una subida de impuestos. La filosofía de la medida es impecable: de los que más tienen para los que más necesitan. Pero esto significa, en la práctica, que los que tienen nóminas más altas van a pagar más a Hacienda, para compensar un déficit público galopante, que este año rondará el 10% del PIB nacional. Un gasto excesivo provocado por el aumento del paro, pero también por administraciones públicas sobredimensionadas, alguna de las cuales ha dejado de tener sentido hace tiempo, aunque no para de crecer en personal y presupuesto. Un ejemplo fácil, las ocho diputaciones andaluzas le cuestan todos los años a los contribuyentes unos 1.700 millones de euros, diez veces más que hace 20 años.

El dinero que ahora el Gobierno pedirá a la clase media y media alta, unos 9.000 millones de euros, lo tendría ya en las arcas del Estado con creces si no hubiese arbitrado medidas oportunistas en momentos liberales: como un cheque bebé de 2.500 euros para todos los hijos, tanto los de familias muy pudientes como los de las muy necesitadas, o la devolución de 400 euros a todos los contribuyentes, ya fueran ricos o pobres. Dos frivolidades que disgustaron al entonces vicepresidente Solbes y salieron de la chistera electoral, en aquella época feliz en la que la crisis era un invento de una oposición antipatriota. ¿Se acuerdan? Parece que fue ayer.

El lado bueno de la declaración de José Blanco es que ha acabado con el culebrón del verano, lanzado y alimentado por los juniors del PP: ya saben, la tontuna de que España es un estado policial. Junior no sólo es un concepto generacional o una categoría orgánica, también es un signo de escasa autoridad. Ana Mato tendrá muchos trienios, pero cuando dice que “toda España” sabe que hay escuchas telefónicas ilegales se le nota demasiado que no se lo cree ni ella misma. Ahora Blanco ha situado el debate político en la cruda realidad de la crisis, al poner sobre la mesa un asunto serio de verdad para el conjunto de la nación. Los casos de corrupción que le llueven al PP también son preocupantes, pero no se resuelven con la cortina de humo de que España está en el mismo club de estados policiales como Cuba, Venezuela, China, Irán, Corea del Norte o Birmania. Nos quejamos de la bisoñez de Aido o Pajín, pero Cospedal, Mato o González Pons, con más edad, juegan la misma liga.

El fondo de la declaración de Blanco es largo y ancho. Para empezar, los ricos no tributan por el impuesto de la renta de las personas físicas. Tienen sociedades de cartera con privilegios fiscales y equipos de asesores para que la rentabilidad de su patrimonio sea afectada lo menos posible por el Fisco. A quienes el Gobierno les va a meter un mordisco en su renta no es a esos ricos, ni a los profesionales liberales que declaran sólo una parte de sus ingresos, o tienen sociedades unipersonales para tributar a un tipo muy inferior al del IRPF, sino a la clase media que tiene una nómina con más de 60.000 euros de ingresos; un 4% de los contribuyentes. Como todas las medidas son electorales, digamos el Gobierno corre pocos riesgos con esta medida, cuya aparición en escena ha acabado con las vacaciones políticas.

Zapatero avisa que las clases medias pagarán la factura de la crisis

Ignacio Martínez | 21 de agosto de 2009 a las 18:26

 

El número 2 del PSOE ha anunciado que el Gobierno va a subir los impuestos. José Blanco ha hecho hincapié en que hablaba a título personal, pero eso no se lo cree nadie, lo ha hecho por encargo del presidente Zapatero. El Gobierno necesita pagar la factura de los gastos sociales disparados por la crisis, pero también frivolidades como el cheque bebé para ricos y pobres o la devolución de 400 euros a todos los contribuyentes, más o menos pudientes. Blanco dice que serán las rentas altas las que paguen el pato, pero en la práctica serán las clases medias controladas por una nómina, porque los grandes patrimonios o los profesionales liberales son muy difíciles de controlar para el fisco. Esto es lo que hay.

Las pensiones, amenazadas

Ignacio Martínez | 16 de abril de 2009 a las 11:37

Ya saben lo que se dice del monstruo del Lago Ness: todo el mundo habla de él, pero nadie lo ha visto. Las pensiones son uno de los monstruos que anidan en el lago de las tierras altas de Escocia. De manera recurrente nos dicen que no va a haber dinero para pagar las pensiones. Antes se decía que a partir de 2015. Ahora que en 2015. Muy gracioso: toda la vida pagando un porcentaje de tu salario para la pensión de jubilación y ahora te dicen que sigas trabajando. Recuerdo haber oído a dos andaluces juiciosos como Griñán y Pimentel, cuando fueron ministros de Trabajo, que no se debería consentir a empresas con beneficios hacer jubilaciones anticipadas con cargo al erario público. No se deberían consentir, pero se consienten todavía. Ayer el gobernador del Banco de España advirtió que se acabará el dinero para las pensiones si no se hacen reformas y que habría que retrasar la edad de jubilación. Hoy, en Los desayunos de TVE, el ministro de Fomento y número 2 del PSOE, José Blanco, ha dicho a preguntas de Pepa Bueno que a los 65 años se está estupendo para trabajar. Muy gracioso, porque lo que faltan no son trabajadores, lo que falta es trabajo, actividad económica. Además de la crisis y el paro, ahora nos amenazan con quedarnos sin la pensión. Y encima, en Andalucía tenemos un nublado de primavera feísimo y ventoso. Como si estuviésemos en la fría y húmeda Escocia.